Cúllar

municipio de la provincia de Granada‎, España
Cúllar
Municipio de España
Escudo de Cúllar (Granada).svg

Plaza de la Constitución de Cúllar

Plaza de la Constitución de Cúllar
Cúllar ubicada en España
Cúllar
Cúllar
Ubicación de Cúllar en España.
Cúllar ubicada en Provincia de Granada
Cúllar
Cúllar
Ubicación de Cúllar en la provincia de Granada.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Bandera de la provincia de Granada (España).svg Granada
• Comarca Baza
• Partido judicial Baza
• Mancomunidad Baza
Ubicación 37°35′01″N 2°34′35″O / 37.583611111111, -2.5763888888889Coordenadas: 37°35′01″N 2°34′35″O / 37.583611111111, -2.5763888888889
• Altitud 897 msnm
• Distancia 127 km a Granada
Superficie 427,66 km²
Población 4296 hab. (2016)
• Densidad 10,52 hab./km²
Gentilicio Cullarense
Código postal 18850 (Cúllar y El Saúco)
18859 (Aguaderico 2º, Aguaderico 3º, Barrio Nuevo, Casa Abad, Charcón Higuera, Charcón Nicolases, Matián, Pulpite, Tarifa, Venta Quemada y Las Vertientes)
18891 (El Almendro, Los Azores, El Collado, El Margen y Venta del Peral)
Alcalde (2015) Alonso Segura López (IU-LV-CA)
Patrón San Agustín
Patrona Virgen de los Dolores
Sitio web www.cullar.es
[editar datos en Wikidata]
Término municipal de Cúllar respecto a la provincia de Granada.

Cúllar es una localidad y municipio español perteneciente a la provincia de Granada, en la comunidad autónoma de Andalucía.

Cruce de caminos desde tiempos prehistóricos, su ubicación lo ha convertido en crisol de varias culturas. Encontramos indicios de actividad homínida en el yacimiento arqueopaleontológico de Cúllar-Baza 1 (800000 años de antigüedad) junto a una muy variada fauna prehistórica. En la pedanía de El Malagón fue excavado un asentamiento del III milenio a. C., correspondiente a la cultura arqueológica de Los Millares en el que apareció el llamado Ídolo de Malagón, figura antropomorfa realizada sobre marfil, con rasgos femeninos salvo en los genitales, por los cuales generalmente ha sido considerada una representación masculina. En el Museo Arqueológico de Granada puede localizarse junto a otra estatuilla mucho menos famosa pero de mayor calado artístico, realizada sobre alabastro y representando claramente a una mujer o divinidad femenina. Cúllar posee indicios de ocupación en tiempos romanos, pero no será hasta la presencia musulmana cuando podamos hablar de un verdadero asentamiento permanente en el actual núcleo urbano.

De la devoción por la Virgen de la Cabeza en los pueblos de la zona, surgen varias fiestas de moros y cristianos (Cúllar, Zújar, Benamaurel,...) que poseen todos un origen común en las antiguas romerías realizadas al cerro de Jabalcón, previo a las distintas devociones locales. Las fiestas de Cúllar fueron recuperadas a inicios de la década de 1980, ya que habían dejado de celebrarse en 1927 tras la muerte accidental de un joven durante las festividades. Realizadas el último fin de semana de abril, suponen el mayor atractivo sociocultural del pueblo e implica a gran parte de sus pobladores.

Índice

Algunos eventos históricosEditar

Año 7 a.C. El miliario aparecido en 1973 en la Rambla de Pulpite y que se conserva actualmente en el altar mayor de la Iglesia Parroquial de Cúllar, posee una inscripción latina que dice, según M.Pastor: “El emperador César Augusto, Cónsul por XI, con la 16 potestad tribunicia, aclamado por imperator por 13 vez, pontífice máximo”. Su cronología es, según este estudio, del año 7 ane/aC.

Año 985. Almanzor da descanso a sus fuerzas en Cúllar a su paso hacia Murcia.

Año 1175. En el periplo del año 571/1175 que realiza Ibn Mugawir desde Sevilla hasta Denia, se menciona Küliya.

Año 1190. Al-Yaziri, rebelde contra el poder almohade, es apresado en el castillo de Cúllar.

Año 1252. Cúllar vuelve a dominación árabe pese a haber sido previamente reconquistada por los cristianos al tomar Lorca Alfonso X el Sabio justo al inicio de su reinado.

Año 1399, 63 vecinos inician la compra del término municipal por 3000 dinares de oro al rey Muhammad VII, que lo tenía enfeudalizado como propiedad real. Con ello los habitantes de Cúllar accedían a ser libres y desprenderse de toda una serie de cargas impositivas.

Año 1488. El rey moro El Zagal, aprovecha la ausencia del gobernador Carlos de Biedma para atacar Cúllar. En el castillo (actualmente desaparecido) se hacen fuertes el Capitán Juan de Ávalos y un pequeño grupo, resistiendo hasta que Don Luis Portocarrero levanta el cerco. La villa será arrasada e incendiada por El Zagal como represalia.

Año 1508. En el pleito por la delimitación de los términos de Orce y los Vélez, en territorio de la frontera nororiental del reino, testigos declaran la existencia de la comunidad de pastos. Bartolomé de Colmenar, vecino de Cúllar, de 65 años de edad, hace más específica esta comunidad al indicar que se llevaba a cabo entre su alquería y la de Vélez "en tiempo de los Moros" (antes de la Reconquista). Zacarías Mehedix, otro vecino de Cúllar, declaraba haber pagado el tributo por herbajar en Vera y en Oria, con leche y queso de su ganado.

Año 1522. Un intensísimo terremoto destruye todas las viviendas del municipio, seguido de un incendio voraz. El pueblo queda prácticamente vacío y los Reyes Católicos proceden a su repoblación. Muy posiblemente los restos existentes del castillo se derrumban también en estas fechas, así que coincidiendo con los inicios de la construcción de la iglesia de Nuestra señora de la Anunciación, el recinto amurallado del castillo comience a servir de cementerio, hasta finales del siglo XIX en que se trasladará a las afueras del municipio.

Año 1570. Don Juan de Austria a su regreso hacia Baza pernocta en Cúllar. Ese mismo año llegan a Cáceres (Extremadura) gran parte de los moriscos expulsados de Cúllar, Baza y Benamaurel. Se asentaron en la calle de Santiago que desde entonces tomó el  nombre de “calle de moros”, actualmente llamada General Margallo.

Año 1618. Se concede Cédula Real para permanecer en España, y en concreto en Cúllar, a Diego Gómez, hijo de Bernabé Gómez, seguramente como deslegitimado por los habitantes de Cúllar por la acusación de pertenecer a la comunidad morisca.

Año 1628. Cúllar se exime de la dependencia de la ciudad de Baza, adquiriendo tal privilegio por concensión regia, pagando 225000 maravedíes. Se utiliza para la delimitación el apeo de amojonamiento de 1572 por parte del licenciado Jerónimo de Rivera.

El francés Juan Peyron narra en su "Nuevo viaje por España" en 1772:

"...es un pueblo construido al pie de una montaña cuyo recinto está hueco y lleno de habitaciones, donde viven las tres cuartas partes de los habitantes"

José Townsend visitó España entre 1782 y 1786 Y estuvo en Guadix, Baza, Purullena y Cúllar Baza. No hace ninguna mención a cuevas ni en Guadix, ni en Baza. Según él, había cuevas, mas no muchas, concordando perfectamente su información con los datos del Marqués de la Ensenada, según el cual, sobre un total de 619 viviendas había 60 cuevas. En Cúllar describe las cuevas en los siguientes términos:

".... Llegamos a Cúllar Baza, miserable pueblo con varias habitaciones labradas en la roca arenosa",

 Hacia 1870 uno de los viajeros románticos[1] que recorrió esta zona y que desde Granada en una carta a su padre, explicaba la profunda impresión que le produjo la contemplación de este paisaje:

"Nuestro viaje a través de las montanas se realizó felizmente ... Hemos visto cosas maravillosas, ¡hay que volver! ¡Cúllar Baza y Guadix están grabadas en mi cráneo! Estoy seguro de no encontrar jamás en ningún país, ni siquiera en Africa o en Siria, nada tan importante, tan bello desde todos los puntos de vista". ¿Dónde encontrar nada más bello que estos desiertos desconocidos, situados al Este de Granada, donde las montanas, barrancos y llanuras adoptan las formas más definidas y bellas con un tono de sencillez que no he visto más que allí?"

Año 1881. H. Belsches Graham BELLINGHAM describe:

Hacia el mediodía, mientras caminábamos a lo largo de la cumbre de una colina árida pasamos por una serie de cuevas en las rocas escarpadas; eran las viviendas de campesinos trogloditas y de gitanos. Estábamos llegando a la extraña ciudad de Cúllar de Baza...

EtimologíaEditar

SignificadoEditar

Posiblemente, de voces árabes como qulla o Kulya: ‘cima’. Algunos autores han convenido determinar el origen del término en la voz latina Collis/Collia, dada para salientes y pequeños montes (Collia-Collado); y de ahí nombres geográficos como Alcolea, Aznalcóllar, Collía, Cuéllar, Culla, Cúllar Vega, o el propio Cúllar, todos próximos o inmersos en zonas de paso natural entre relieves. De esta se daría cierta transición a una voz árabe similar a Qūlya (pronunciado /kúlia/) habiéndose indicado en ocasiones este término como "Terreno elevado" incluso por actuales árabe parlantes, que lo asemejan a "terreno virgen sin roturar".

Culla y Cullera (Valencia), dos pueblos cuyos castillos aún se ubican en la cima de sendos cerros notables, apoyan este origen también para Cúllar, recordándonos así la importancia del castillo de Cúllar incluso en el origen de su nombre, y actualmente desaparecido por completo. En el caso de Culla, en la parte más alta de su término a más de 1100 metros; en el caso de Cullera, en el único promontorio litoral entre Oropesa y Dénia. .

Otra teoría mucho más en desuso tras estas investigaciones, indicaba que dado su uso en combinación con -Baza o con -Vega, pudiera ser simplemente un prefijo que significase "Cerca de -", pero una vez que se reflexiona y verifica la mayor antigüedad del término aislado sin los sufijos, carece de sentido.

Otra hipótesis sugiere una procedencia en la antigua cobertura vegetal de encinar[1], recurso natural de hecho explotado en la zona desde época neolítica y hasta bien entrado el siglo XX.

La primera hipótesis permanece como la más extendida y aceptada: Cúllar significaría Cima/Promontorio/Colina, y obedece esta denominación a la antigua ubicación de su castillo: dominando un alto geográfico junto a un valle fluvial.

Evolución del términoEditar

El uso de la tilde en las diversas formas ha variado continuamente desde su origen, siendo con tilde la forma ortográficamente correcta. Las voces Cúllar, Cúllar de Baza, Cúllar Baza y Cúllar-Baza, han coexistido en un aparente caos, Cúllar es el nombre oficial desde DECRETO 106/1986, de 18 de junio del Boja número 65 de 03/07/1986[2], paso definitivo dado debido a la firme voluntad de sus habitantes.

Cullar (sin tilde, castellanización del árabe Qūlya) ya es utilizado en 1420[3].

Cúllar de Baza será el nombre no oficial del municipio pero generalmente utilizado durante los siglos XVI e inicios del XVII por permanecer dependiente de Baza por privilegio real.[2] En 1628 este privilegio desaparece y por tanto resultaba innecesario el continuar utilizando "de Baza". Dado el siglo y medio durante el cual sí que se había mencionando así, se seguirá utilizando, como por ejemplo en 1693[3] como Cullar de Baça.

Cúllar será el nombre utilizado con mayor profusión en los documentos locales entre inicios del siglo XVIII y hasta mitad del siglo XIX. Sin embargo simultáneamente seguiría el uso de Cúllar de Baza en los documentos de administraciones regionales para evitar confusiones con el parcialmente homónimo Cullar Vega..[4]

El siglo XIX venía contemplando simultáneamente el uso de las cuatro formas (por ejemplo [4] [5] [6] [7],) (Cúllar, Cúllar de Baza, Cúllar Baza y Cúllar-Baza), lo cual continuará sucediendo hasta la etapa de la Transición Democrática.

Durante la época aproximada entre 1830 y 1939, será Cúllar de Baza el nombre que se utilice con más profusión. Sin embargo tras la Guerra Civil será rápidamente sustituido por la forma abreviada con guion intermedio Cúllar-Baza, ya existente desde en torno a 1850[8] y que residualmente se continuaría utilizando casi hasta la actualidad con y sin guion, siendo solo correcto su uso entre 1968 que se aprueba la solicitud de rectificación del nombre para la eliminación de la preposición "de", quedando como Cúllar-Baza[5] y solo hasta 1986, año en que definitivamente se aprueba de nuevo Cúllar como el nombre oficial.

Aunque persistan ocasionalmente en la actualidad errores al refererirse al pueblo bajo las formas Cúllar de Baza, Cúllar Baza y Cúllar-Baza, se deben especialmente a factores como el uso de las mismas por parte de población emigrada entre 1950-1970, que salieron de su patria chica bajo otro nombre y por este siguen refiriéndose a ella. Por otro lado tanto en los medios de comunicación e incluso en los escritos de las administraciones oficiales se siguen cometiendo errores debido a considerar que el sufijo "-Baza" es necesario para la diferenciación respecto a Cúllar-Vega, pese a lo innecesario de esto y sobre todo a la incorrección que se comete al seguir utilizando voces ya descartadas.

El escudo de CúllarEditar

 
Escudo de Cúllar
 
Corona oficial del escudo de Cúllar. Corona de Duque, no coherente con la Historia del municipio y por tanto símbolo heráldico erróneo.

El escudo municipal fue aprobado en los años ochenta del siglo XX sin especialistas heráldicos ni consulta democrática a los habitantes del pueblo, careciendo de una heráldica verificada ni del consenso de aprobación por sus ciudadanos.

Son varios los objetos materiales sobre los que se inspiró su elaboración, destacando la influencia de símbolos inquisitoriales sobre el mismo (hubo en Cúllar cargos vinculados a la Inquisición hasta el siglo XIX), y la incoherencia de algunos de sus componentes heráldico-históricos contrastada con la realidad local. Pueden observarse representaciones del escudo en la parte derecha del altar de su iglesia, o en la entrada a la Calle Mayor número 12, pero no figura en documentación oficial de ningún tipo previo a su aprobación.

 
Corona que debiese estar en el escudo heráldico de Cúllar, la corona de Marqués, en homenaje histórico al Marquesado de Cadimo. Otro marquesado relativo al municipio es el creado el 10 de agosto 1850 en que se nombrase Marqués de Cúllar a Don Jose de Robles Fuentecilla.
 
Escudo de la Inquisición en Calle Mayor 12, Cúllar

Entre sus errores heráldicos, la bordura componada de doce piezas de Castilla y León carece de motivación histórica (ni siquiera los repobladores de Cúllar tras el terremoto de 1522 o tras la expulsión morisca tenían esa procedencia), así como la corona que suele situarse en el escudo es corona ducal, y Cúllar solo ha estado especialmente vinculado al Marquesado de Cadimo (permanece su palacio en la Plaza de la Constitución), y por tanto debiera ser la corona de marqués la que coronase el escudo.

 
Escudo de Cúllar en el Altar Mayor de su iglesia

La corona ducal está compuesta por un cerco de oro adornado de perlas y pedrería, decorado con ocho florones en forma de hojas de apio que se sostienen sobre puntas elaboradas con el mismo metal que la base. En en escudo de Cúllar las perlas están en gules y por tanto pudieran interpretarse como rubíes. Una revisión o renovación del escudo a los gustos de sus habitantes (vía consulta legal), así como la creación de una bandera municipal, permanecen pendientes de efectuarse.

Descripción: En campo de oro, una cruz latina de sable, adiestrada de espada de plata con la punta hacia abajo y siniestrada de rama de olivo de sinople. Bordura componada de doce piezas de Castilla y León. Entado de plata, una granada al natural, rajada de gules, tallada y hojada de dos hojas de sinople. Al timbre, corona ducal.[6]

La fiebre del oro en CúllarEditar

En 1990, el cullarense D. Gregorio Salvador Caja mencionaba en uno de sus más famosos artículos del diario ABC lo siguiente:

"Cuando yo estudiaba Bachillerato, en uno de mis libros de geografía se hablaba de la producción de oro en el mundo, y aparte de los yacimientos del Transvaal, de California, de Colombia o de Australia, se contaba que, en España, los ríos Sil y Darro arrastraban arenas auríferas y que también se había encontrado oro en Cúllar-Baza. No sé de dónde habría sacado el autor del manual tan áurea e incitante noticia. Nadie guardaba memoria en el pueblo de semejante hallazgo ni tampoco se supo nunca por qué extraños caminos llegó tal especie a un libro escolar; bien es verdad que duró poco: en la edición del año siguiente ya se había esfumado el fantástico dato. La fama del pueblo había quedado reducida al levísimo oropel de un destello fugaz en un libro arrumbado. "[7]

Siglo y medio antes, en 1851 se publicó en Madrid un texto acerca de los terrenos de Granada en los cuales se había localizado oro, así como se comentaba todo el estado de la cuestión (explotaciones, maquinaria, potencialidades y viabilidad, etc..) por parte de un autor llamado. Tomás Sabau y Dumas,[8] ingeniero del Colegio Nacional de Minas. El texto, aunque de unas escasas sesenta y cuatro páginas, está repleto de curiosidades y descripciones minuciosas de toda la provincia, careciendo de menciones a Cúllar ni a su oro, por lo que dada la especialización del autor podemos deducir que para la fecha de publicación del libro aún no se había producido el origen de posteriores citas.

 
Ídolo femenino de El Malagón (Cúllar, Granada) Actualmente en el Museo Arqueológico de Granada (cerrado desde hace 7 años "por obras")

Precisamente ese mismo año tuvo lugar en Londres una Feria de Muestras Internacional,[9] en cuyo catálogo localizamos que desde Cúllar se aportaba algo muy distinto al oro, inventariado con el número 23 de ese listado provincial aportado por el Inspector de Minas de Granada: sulfato de magnesia/magnesio. En aquel catálogo se indicaba que "es producido por la evaporación natural de un considerable manantial situado en ese distrito [Cúllar][10] " . Se indicaba igualmente por el inspector que era "vendido al muy bajo precio de cuatro reales y medio por arroba".

En Cúllar fueron quince las minas de oro que se registraron en 1858:

- En la Laera, el cerro coronado por la Torre Alabide, se registraron las minas: "Esperanza", "La California", "Nuestra Señora de la Cabeza", "Por si Acaso" y "Aurora".

- Próxima a ellas, la mina "Lepanto" ubicada en la Fuente del Oro y el Camino de la Laera.

- La mina "La Madriguera" ubicada en La Loma y Piedra del Machero.

- Las minas "María Fernanda" y "Barcelona" ubicadas en el Cercado de Angulo, en el Camino Real de Lorca.

- Las minas "Navío de Hélice" y "San Hermenegildo" ubicadas en La Loma, en el Pago de la Fuente de la Caserilla.

- La mina "Alemania" ubicada en Los Mendigos, en el Peñón de la Torrecica.

- La mina "Mallorca" ubicada en la Cañada del Colmenar.

- La mina "La Piedad" ubicada en las Cabezadas de Macialpitán.

- La mina "Virgen de la Maravilla" ubicada en la Loma de la Venta del Peral.

En 1860, Juan Vilanova y Piera publicaba un Manual de Geología Aplicada a la Agricultura y a las Artes lndustriales. En este sorpresivamente localizamos que se indicaba cómo se encontraba oro "en Cúllar de Baza en filón en las cuarcitas silurias"[11] entre otros muchos lugares de la geografía mundial. Al finalizar esa década, una nueva crónica provincial nos aporta nueva información al respecto. D. Juan de Dios de la Rada y Delgado publica en 1869 un texto[12] en el cual se indicaba la "existencia de oro en los terrenos cuaternarios de las inmediaciones de Granada y Cúllar de Baza" , así como posteriormente insistía en que en el "Partido de Baza: Baza, Caniles y Cúllar de Baza" se encontraban "plomo y oro" .

 
ídolo de marfil hallado en El Malagón (Cúllar), actualmente en el Museo Arqueológico de Granada.

Al año siguiente, 1870, y por lo menos hasta 1884, se producen varias ediciones de un Programa de un curso de Historia Natural para los Institutos de Segunda Enseñanza y escuelas normales, por D. José Monlau.[13] En estos manuales se indicaba:

"El oro nativo cristaliza en el sistema cúbico, o se presenta en pepitas; es de color amarillo peculiar; su densidad varía entre 12 '66, y 14'86, y forjado llega a 19'26; es dúctil y maleable; tiene por fórmula Au pero va también mezclado con osmio, paladio, etc; es fusible al soplete y atacable no más que por el agua regia. - Abunda en California, Australia, Brasil, Colombia, Chile, Siberia, etc,: y en España se encuentran algunos granitos en las arenas de los ríos Darro, Sil y Tajo, en Navas de Ricomalillo (Estremadura), Sierra Cabrera (Zamora), Cúllar de Baza (Granada), y también en el cerro del Sol, colinas de la Alhambra, de Huétor-Vega y otros puntos de la provincia de Granada. - Sirve para la fabricación de alhajas y moneda, para el dorado, etc. "

En 1882, el volumen nueve de la obra "La Creación: Historia Natural", editada en España por Montaner y Simón e impresa en Cartagena,[14] incluía en ella una mención basada de manera directa en la obra de 1860 de Juan Vilanova: "Se hallan criaderos en España en vahos distritos de Asturias, en las Navas de Ricomalillo (Estremadura), en la Clavería de Alcántara, en la dehesa del Castillo, en Sierra-Cabrera (Zamora] y en Cúllar de Baza."

Posteriormente poco o nada ha trascendido publicado respecto a esta pretendida fiebre del oro, quedando como dos posibles hipótesis las siguientes:

HIPÓTESIS 1. Que D. Juan Vilanova y Piera se equivocara al indicar "Cúllar de Baza" cuando quizás quiso indicar "Caniles de Baza". Es muy conocido que en esta localidad sí que ha existido una verdadera fiebre del oro,explotado ya desde época romana; dato en contraposición a lo señalado por el Archivo Histórico Municipal de Cúllar, donde nada se encuentra sobre este dorado metal

HIPÓTESIS 2. Nos lleva de vuelta al catálogo de la Feria de Muestras de Londres en 1851. Tras la muestra número 22, que es la del sulfato de magnesio cullarense, es interesante fijarse en la muestra número 23, Arenas auríferas, del Barranco de Doña Juana, procedente de los depósitos realizados en las zonas llanas del río. ¿Será que la proximidad en el inventario entre la muestra 22 y 23 hicieron confundirse a posteriores autores, dando lugar a que estas arenas auríferas pasaran a ser el "oro de Cúllar de Baza"?. Quizás por tanto, el inventario de 1851 llevase a un error de algún autor que lo consultase, mezclando ambos registros al carecer el número 23 de localidad y pudiendo haber interpretado que ese "Barranco de Doña Juana" quizás fuese del mismo Cúllar al no indicarse "Huétor-Vega" como localidad de origen.

HIPÓTESIS 3. Que sí llegase a localizarse oro en algún lugar del Término Municipal en la primera mitad del siglo XIX pero que nada trascendiese más allá de los intentos de registrar nuevas explotaciones mineras oficiales como las de 1858.

Núcleos de población pertenecientes a CúllarEditar

FiestasEditar

Demografía históricaEditar

Según Ladero Quesada, Cúllar contaba 100 vecinos en 1490.[15]  

La repoblación del siglo XVI dejó Cúllar de este modo:[16]

Origen de repobladores

LIBRO DE APEO DE LA VILLA DE CÚLLAR (1572)

Procedencia Vecinos Porcentaje
Originarios 16 11%
Jaén 4 3%
Resto de Andalucía 9 6%
Reino de Murcia 28 19%
Castilla la Nueva 40 27%
Resto de España 16 11%
Nombres ilegibles en el libro 35 23%

Son 778 los habitantes que constan para 1572. Predominan en Cúllar repobladores de Murcia, La Mancha, o lugares como Cuenca, Navarra, Burgos,… lugares de origen que, como apellidos han continuado presentes hasta la actualidad en los habitantes de la villa.

SERVICIO DE MILLONES. CENSO DE TOMÁS GONZÁLEZ (1591):

Vecinos Habitantes Cuota Maravedíes/Vecino
235 1057 65460 280

Cúllar no aparece en este Censo, aunque sí el reparto con la cuota de 65460 maravedíes para su término. Se obtiene el número de vecinos a partir de la contribución media por vecino, estipulando para esta 280 maravedíes, pues Zújar y Caniles rodaban efectivamente esa cifra. Los habitantes se han determinado aplicando un coeficiente de 4'5 por "vecino". Desde los datos del Libro de Apeo a los del Censo de Tomás González, es decir, en veinte años (1572-1591), se produce un crecimiento anual medio del 15'4 por mil. El crecimiento fue del 2'7 por mil en toda España en el periodo de 1541-1591, por lo que a los repobladores asignados se unió sin ninguna duda una inmigración, hubo un gran efecto llamada. En el caso de Cúllar, podría ser un lugar refugio de los expulsados en buena parte, sabiendo que se autorizó en el reparto de 1572 una quinta parte de propietarios moriscos o "naturales del Reyno".

Para el siglo XVII contamos con escasas o nulas fuentes. Para 1628 usamos un documento realizado con motivo de la independencia de la villa respecto a Baza

  Henríquez (1620) Independencia de la Villa

(1628)

Vecinos 100 (450 habitantes) 340

Aspectos demográficos y socioeconómicos del siglo XVIII en CúllarEditar

 
Imagen esquemática del Término Municipal de Cúllar en el Catastro de Ensenada (1752)

 Libros del Archivo Histórico Provincial correspondientes al Catastro de Ensenada para Cúllar. Signaturas: 1179, 1180, 1181 y 1182         

Habitantes de Cúllar según censos del XVIII
Censo Vecinos Habitantes
1712, Campoflorido 285 1040
1752, Ensenada 699* 2548
1787, Godoy - 3043
Edificios según el Catastro de Ensenada
Calle Casas Cuevas Pajares Pajar-Cueva
Real 24 - - -
Pérez 22 2 - -
Ángel 20 5 1 3
Barranco de las Eras - 23 4 30
Bendo 47 1 - -
Eras 25 14 12 14
Mata 42 1 - 1
Plaza 13 - - -
El Fuerte 9 - - -
Del Baño 10 - - -
San José 8 5 - 4
Mesones 24 - 4 -
Porche 2 2 - -
Barranco de las Eras 2 17 - 10
Cobos 29 - 1 -
San Agustín 18 - 1 4
San Sebastián 58 - - -
Mesón de Abajo 6 - - -
Iglesia 5 - - -
Horno 3 - - -
Otras calles 108 8 9 28
  475 78 32 94
Clasificación profesional de la población[17]
  1752 1787
Oficio Número Porcentaje (%) Número Porcentaje (%)
Clero 25 2,70% 20 2,10%
Jornaleros 222 24,20% 529 56%
Labradores 443 48,30% 278 29,40%
Pastores - - - -
Artesanos 41 4,50% 50 5,30%
Criados 181 19,70% 9 1%
Profs. libres - - 51 5,40%
Comerciantes - - 5 0,50%
Estudiantes - - 3 0,30%
Otros 6 0,60% - -
Total activos 918 100,00% 945 100,00%

  

Propiedad sobre la tierra en 1752
  Riego Secano Cultivado
Eclesiástica 117,06 973,98 1091,04
Secular 454,00 11416,18 11870,18
Total 571,06 12390,16 12961,22

Se puede hablar de una gran cantidad de minifundios agrícolas para la mitad del siglo XVIII, siendo el 50% de las propiedades menores de media hectárea en 1752 Razones: en 1572 se permiten 1/5 de propietarios “naturales” moriscos (libro de Apeo de la Villa) - así como una Inmediata cercanía del parcelario de la vega al pueblo, lo que hace que todo el mundo tenga su pequeño huerto o bancal. En retroceso irán los minifundios hacia la concentración en pocas manos. Se observa por ejemplo en el dato del censo del año 1752: 443 labradores frente a 1787: 278 labradores. CONCENTRACIÓN de terrenos en menos personas. Más cantidad de minifundios en función a la cercanía del pueblo y de la vega del río. Las grandes fincas en el gran terreno del término. Cúllar como uno de los municipios con mayor extensión de territorios de toda la provincia.

Los cultivos principales obedecían a la alimentación básica humana y del ganado, así como por otra parte productos secundarios que no dejaban de ser necesarios. Quizás destaque el caso de la barrilla como algo que se sale un poco de ese régimen de subsistencia:  Trigo. Cereal panificable por excelencia y por tanto cultivo más extendido, debido en buena parte a las condiciones del terreno y del clima. Panizo, Centeno. En etapas de carestía, sustitutos del trigo para alimentación humana. También para alimentación animal. Cáñamo, lino. Esparteñas, cordaje,… destaca la importancia de las fibras para grandes lonas (velas,…). Cebada. Alimentación animal Habas Garbanzos Leguminosas Habichuelas Mijo Alazor. Tinte rojo. Similar al azafrán pero menos fino. Olivar. Se comienzan a plantar en grandes extensiones con objetivos de producción oleícola. Hasta entonces, eran para aceitunas de mesa en su mayoría. Moreras. Hoja de la morera para la alimentación del gusano de seda. Siguió siendo importante en la zona. Uva de vino Peral Ciruelo Guindo Frutales Almendro Nogal , no abundantes pero existentes y complementarios.

En este periodo de 1752 a 1787 se produce la desaparición de gran parte de la servidumbre calificada como “criados”, pasando estos a engrosar el ya de por si enorme bloque de jornaleros. Es curioso destacar cómo precisamente ése grupo (jornaleros) es el que mayor aumento tiene, debido a varias razones. Si la calificación como “labrador” implicaba la posesión de tierra – aquí la mayoría son minifundios, lo que explicaba la abundancia de labradores -, el aumento exacerbado de “jornaleros” implica que se está produciendo una rápida concentración de parte de los minifundios que venían dándose, en manos de unos cuantos. Las diferencias serían por tanto, cada vez mayores, pues mientras los labradores lo son cada vez más de porciones de tierra superiores, los jornaleros son un grupo en expansión debido a los aportes que reciben de ex - poseedores de tierras y de criados que dejan de serlo especialmente, es de hecho, una situación de empobrecimiento general.

El hecho de que no consten los pastores no indica que no jueguen un importante papel (de hecho, es un papel destacable el de la ganadería). Simplemente el no estar mencionados como pastores viene a reforzar el planteamiento de buena parte de la ganadería como actividad totalmente implicada con la agricultura; aquí especialmente por factores como los terrenos poco productivos y difíciles, los largos periodos de barbecho y descanso de la tierra,… toda una serie de factores que hacen que el agricultor sea, en muchos casos y durante parte importante del año, pastor, en mayor o menor medida en función de sus posibilidades. El clero ve mantenidos regularmente sus efectivos, así como el artesanado sufre cierto aumento.

Podríamos decir que el crecimiento de la población (cifras totales), en estos 35 años debería haber sido en buena parte resultado de emigración recibida, es difícil hablar de aportes por emigración para este periodo, pues lo que se produce es una reestructuración de los habitantes ya ocupados así como la incorporación de los jóvenes y los llegados al pueblo, aunque indirectamente observamos que no son unas décadas de recepción de emigrantes (como otras anteriores). Los labradores son, en un enormísimo porcentaje, propietarios de terrenos minúsculos, y la tendencia va a ser hacia la desaparición de parte de ese minifundismo. No niega esto la existencia de grandes propietarios, absentistas de hecho, que poseen enormes territorios, cortijadas, y propiedades (y por tanto también derechos) en el término. Y enlazado con esto también podemos hablar de que gran parte del peso fiscal es administrado por ellos (especialmente por el señor de la villa), en el cual “recaen” tanto Tercias como Alcabalas), por ejemplo.

Pero Cúllar no tiene ningún peso realmente significativo en la economía. Quizás juegue un papel muy somero en tanto en cuanto a su ganadería lanar, abundante, y como parte del fenómeno que, realmente, tiene su núcleo aún más al norte, en tierras de Huéscar y la sierra segureña. En cuanto a la agricultura, sus productos son meramente de autoconsumo, [con la obvia base cerealista]; y con rasgos más precisos que nos hablan de su pasado más inmediato, desde la plantación de moreras que habla de las reminiscencias sobre cierto pasado morisco y ligado a la seda, a exportaciones tan extrañas desde la perspectiva actual como las de cordajes (lino, cáñamo) y sosa para jabón y cristal (barrilla) hacia la zona de levante. De estas últimas afirmaciones cabe opinar que entonces, el mínimo papel de Cúllar en el ámbito económico está volcado a revertir hacia la zona levantina. Y así lo será especialmente también en épocas inmediatamente posteriores, como con el “boom” del esparto que en parte revitalizará esta ya de por sí economía deprimida, por ejemplo.


Evolución demográfica a partir de 1787 hasta la actualidadEditar

1787 1842 1873 1877 1888 1897 1900 1910 1920 1930 1940
3047 5509 6453 7486 7631 7867 8017 8151 8307 8625 9762
1950 1960 1970 1981 1991 1996 2001 2004 2005 2010 2011 2012
10866 9006 8052 6010 5457 5229 4929 4836 4898 4703 4653 4630
2013 2014 2015 2016
4612 4500 4351 4296
 
Mapa de Cúllar en 1931. El trazado urbano antes del boom demográfico que lo modificará entre 1930 y 1970. Pueden observarse importantes hitos como el perfil del ANTIGUO CEMENTERIO, silueta muy similar al Castillo de Cúllar que se levantaba precisamente allí con anterioridad al menos desde época almohade. Actualmente no queda prácticamente nada de esta edificación (el Cementerio Antiguo se desmontó hacia 1880, con lo que el llamado "Fuerte" donde se ubicaba en el siglo XIX era tan sólo los últimos restos posiblemente aun amurallados del antiguo castillo, que fue desmontado a lo largo de los siglos y afectado por eventos como el terremoto de 1522 con seguridad.
  • La población de Cúllar ha seguido un ritmo acelerado de destrucción desde mediados del siglo XX, en que tuvo lugar su máximo histórico por algunos booms económicos derivados de explotaciones agrícolas actualmente desaparecidos (remolacha, cáñamo,...). Actualmente la población equivale a la que tuvo a finales del siglo XVIII, y la pérdida demográfica es acrecentada por factores como el abandono rural y la emigración a núcleos urbanos en busca de empleo y mejores condiciones de vida. La densidad de población actual es de 10 habitantes por kilómetro cuadrado, el envejecimiento de sus habitantes y las pocas oportunidades locales para establecerse y desarrollar proyectos de vida hacen que el éxodo demográfico se acelere a ritmo exagerado.
  • Esta escasa población da lugar en la actualidad a situaciones tan irónicas como que gran parte del casco histórico esté despoblado (o en ruinas), que la matriculación de vehículos turismos en proporción a los habitantes sea de un turismo para cada dos habitantes, o que se cuente con un instituto de educación secundaria y un centro de educación primaria donde las cifras de matriculaciones bajan anualmente sin que se ponga remedio alguno.

Cullarenses célebresEditar

Bosque de los LibrosEditar

 
Ubicación esquemática y calles del "Bosque de los Libros", en el complejo Lagos de Quitasueños, a las afueras de Cúllar.
 
Paisaje vegetal cultivado de El Malagón (Cúllar) en el III milenio A.C.
 
Paisaje vegetal natural de El Malagón (Cúllar) en el III milenio A.C.

A lo largo de los últimos años se ha realizado una iniciativa cultural consistente en crear un pequeño sotobosque en el Complejo de los Lagos de Quitasueños, donde se han realizado una serie de calles con nombres relacionados con la Literatura Universal.Allí se realizan obras teatrales, actos de ecología, talleres,...

Bienes de Interés CulturalEditar

  • No son BIC ni la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación (inicios del siglo XVI), ni el Palacio de los Marqueses de Cadimo. Pero deben ser mencionados como inmuebles que debieran ser protegidos con figuras similares a los actualmente declarados BIC:
Bien catalogado Otras denominaciones Tipo Fecha
Torre del Cerro de la Ermita Torre de Cúllar Monumento 25-VI-1985
Torre de Maciacerrea La Torrecica Monumento 25-VI-1985
El Malagón Cortijo del Malagón Zona Arqueológica 11-XII-2001
Cúllar-Baza 1 Cuesta de Baza Zona Arqueológica 06-V-2008

HermanamientoEditar

ReferenciasEditar

  1. BREY MARILO. M., MViaje a España de Henry Regnault (1868-70)". Valencia. Castalia 1949. p1g.83.
  2. TORRES JARABA, A. (2010): "Cúllar, Ayer y Hoy" (:22)
  3. Archivo Histórico Municipal de Cúllar. Libros capitulares. Año 1693
  4. TORRES JARABA, A. (2010): "Cúllar, Ayer y Hoy" (:22)
  5. Archivo Histórico Municipal de Cúllar. Legajo 100 Pieza 002
  6. F.M. García Farrán José Manuel Erbez. «Símbolos de Granada - Cúllar -». Consultado el 29/03/2017. 
  7. SALVADOR CAJA, GREGORIO (1990): "Pueblo sin apellido", Diario ABC 11.11.1990, página 38. Puede consultarse de manera completa en la dirección URL http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1990/11/11/038.html y posteriormente vuelto a publicar en 1996 en su obra "Granada: Recuerdos y Retornos", de la Editorial Universidad de Granada, 121 páginas. Es un texto acerca del cambio de nombre de Cúllar, realizado en 1986 en que perdimos el "de Baza" y quedamos según el titular del propio D. Gregorio Salvador a partir de entonces como un "Pueblo sin apellido".
  8. SABAU Y DUMAS, TOMÁS (1851): Descripción de los terrenos auríferos de Granada y observaciones imparciales sobre su explotación y beneficio. Madrid - Imprenta y estéreotipia de M. Rivadeneyra. 64 pp.
  9. ELLIS, ROBERT (1851): Official descriptive and illustrated catalogue of the Great Exhibition of the Works of Industry of all Nations, Great Britain, Volumen 3, página 1328.
  10. El Humedal de El Margen es una de las más posibles ubicaciones para este "manantial" donde pudiera emerger la sustancia.
  11. VILANOVA Y PIERA, JUAN (1860): Manual de Geología Aplicada a la Agricultura y a las Artes Industriales. Tomo II, Madrid Imprenta Nacional, página 523.
  12. DE LA RADA Y DELGADO, JUAN DE DIOS (1869): Crónica de la provincia de Granada, página 16.
  13. MONLAU, JOSÉ (1870): Programa de un Curso de Historia Natural para los Institutos de Segunda Enseñanza y Escuelas Normales". Se realizaron varias ediciones posteriores, como la de 1884.
  14. BREHM, A.E., TOPINARD, P., GENER, ÓSCAR, E., TASCHENBERG, E.L & MONTSERRAT Y ARCHS, J. (1883): La creación: historia natural. Zoología o reino animal. Volumen 9. CARTAGENA, página 441.
  15. Ladero Quesada, M.A.: La repoblación del reino de Granada anterior al año 1500" Hispania, nº 110, 1968 pp. 489-563.
  16. CANO GARCÍA G.: La Comarca de Baza; Estudio de Geografía Humana, Valencia, 1974, página 26
  17. CANO GARCÍA G., en La Comarca de Baza; Estudio de Geografía Humana, Valencia, 1974, (páginas 489-490)
  18. «Fernando Rull “Las oportunidades se presentan en la vida y si uno está preparado puede aprovecharlas». Divulgación y Cultura Científica Iberoamericana. Consultado el 29 de marzo de 2017. 

Enlaces externosEditar