Café irlandés

El Café irlandés o Irish coffee (irlandés: Caifé Gaelach) es un cóctel que consiste en la mezcla de whisky irlandés, una cucharada de azúcar, café y cubierto por dos centímetros de crema.

Un café irlandés.
Preparando un café irlandés

OrigenEditar

La forma conocida mundialmente se creó en la década de los cuarenta del siglo XX. En concreto durante un invierno especialmente duro en el aeropuerto de Shannon (Irlanda). Por un retraso en un vuelo de la Pan American, Joe Sheridan tuvo la idea de añadir whisky de su país al café para contrarrestar el frío de los pasajeros. Cuando fue preguntado por si su origen era brasileño respondió que se trataba de café irlandés.[1]

Hay quienes piensan que esta bebida fue la inspiración para que Gilbeys of Ireland comenzase la comercialización, en 1974, de Baileys, bebida basada también en café, crema y whisky irlandés, que es a veces llamada "café irlandés industrializado".[cita requerida]

PreparaciónEditar

Para la realización del café irlandés se utilizan los siguientes ingredientes:

  • 40 ml de whisky irlandés.
  • 80 ml de café caliente.
  • 30 ml de crema.
  • Una cucharadita de azúcar.
  • Se sirve primero la cucharadita de azúcar en una copa de balón o cervecera, pese a que los recipientes pueden cambiar según los países.
  • Seguidamente se añade el whisky y se mezclan los dos ingredientes. En algunos lugares del mundo la mezcla se flamea. En este punto hay discrepancias pues Miguel Jordá propone servir primero el café.[2]
  • Se añade el café. En caso de que se sirva primero esta bebida conviene no mezclarlos.
  • Se añade la crema o nata lentamente, sobre una cuchara invertida apenas sobre la superficie del café, de forma tal que forme una capa que flote sobre el resto. Los puristas recomiendan que no sea inyectada con aerosol sino líquida.

Se puede decorar la mezcla con café en polvo[2]​ o nuez moscada[1]​.

El hecho de servir el whisky separado del café es un fenómeno exclusivo en España,[3]​ en cualquier otro lugar del mundo y, en consecuencia, en la receta original, el café se sirve mezclado con el whisky y el azúcar y es la nata la que se sirve separada, por encima de esta mezcla.

Es importante mencionar que se debe tener cuidado con el vapor que se desprende del trago, ya que el alcohol del whisky, al calentarlo, se vuelve muy inflamable.

ReferenciasEditar

  1. a b Jiménez, 2012.
  2. a b Jordá, 2003, p. 205.
  3. «El origen del quirós inspirado en el café irlandés». ParaHORECA. 4 de junio de 2018. Consultado el 12 de noviembre de 2018. 

BibliografíaEditar

  • Jiménez, Antonio (2012). Mezclados y agitados: Los escritores y sus cócteles. Barcelona: Random House Mondadori. ISBN 978-84-9032-356-4. 
  • Jordá, Miguel J. (2007). Diccionario práctico de gastronomía y salud. Madrid: Ediciones Díaz de Santos. ISBN 978-84-7978-771-4.