Abrir menú principal

Calendas

primer día de cada mes en el calendario romano

Las calendas (en latín, kalendae) en el antiguo calendario romano eran el primer día de cada mes, teóricamente cuando ocurría la luna nueva o novilunio en un ciclo lunar (calendarios de Rómulo y Numa Pompilio). La palabra calendario en español procede de esta palabra.

DescripciónEditar

En el primer día de cada mes los pontífices anunciaban el número de días hasta el próximo mes en la Curia Calabra. Además, los deudores tenían que pagar sus deudas este día. Estas deudas se inscribían en el calendaria, una especie de libro de contabilidad.

EtimologíaEditar

El término deriva del etrusco, lo que podría explicar el mantenimiento de la letra k en la escritura de las fechas, letra que entre los romanos se eliminó rápidamente sustituyéndola por la c (algunos raros términos latinos con k son frecuentemente, de hecho, de origen extranjero).

Otra explicación da un origen completamente latino: derivaría del latín antiguo calenda ('lo que debería llamarse'), del verbo calare ('llamar'), que haría referencia a la llamada del pontífice en el primer día de cada mes cuando anunciaba en voz alta al pueblo el día en que caerían las nonas, si el 5 o el 7 del mes.[1]

CómputoEditar

Las siguientes líneas de poesía ayudan a calcular el día del mes desde las calendas:

Principium mensis cujusque vocato kalendas:
Sex Maius nonas, October, Julius, et Mars;
Quattuor at reliqui: dabit idus quidlibet octo.

Los calendarios modernos cuentan el número de días después del primero de cada mes, sin embargo, el calendario romano contaba el número de días que faltaban para una de las fechas clave más próximas: (alendas, nonas o idus. Las nonas eran el quinto día de cada mes, pero en los meses largos (marzo, mayo, julio y octubre) eran el séptimo día del mes. Los idus, caían en los días 13 de cada mes, o en los 15 en caso de los meses largos.[2]

Para calcular el día de las calendas del próximo mes, es necesario contar el número de días que quedan del mes actual y luego agregar dos a ese número. Por ejemplo, el 22 de abril es el décimo de las calendas de mayo (10 días antes de las calendas de mayo-ante diem decimum Kalendas Maius), porque quedan ocho días para terminar abril.[3]

FiestasEditar

Todos los meses, las calendas se dedicaban a Juno y los idus a Júpiter. Las calendas de enero eran llamadas Saturnales, que los romanos celebraban a finales de diciembre. Las Matronales eran las fiestas que las damas romanas celebraban en las calendas de marzo, mientras que las Fabariae Kalendae eran en las calendas de junio, donde se ofrecían las nuevas habas.

ExpresionesEditar

Las calendas eran características del calendario romano, pero no estaban incluidas en el calendario griego. Consecuentemente, posponer algo ad kalendas graecas ('hasta las calendas griegas') era una expresión coloquial para posponer algo indefinidamente.

Esta frase sobrevivió durante muchos siglos en griego y en lenguas romances (italiano: alle calende greche; francés: aux calendes grecques; portugués: às calendas gregas; rumano: la calendele grecești; español: hasta las calendas griegas).

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Diccionario histórico enciclopédico Bastús. Tomo I A-Cnef: Calendas. 1828. 
  2. Histórico digital (ed.). «Calendación romana». Consultado el 18 de noviembre de 2019. 
  3. "Calends", Cyclopaedia, o Diccionario Universal de Artes y Ciencias (1728), Vol. 1, p. 143.

Enlaces externosEditar