Abrir menú principal

Calle de los Estudios

calle de Madrid

La calle de los Estudios es una vía pública de la ciudad española de Madrid, situada en el barrio de Embajadores, distrito Centro, que une la calle de Toledo, al norte, con la plaza de Cascorro, al sur.[1]​ Debe su nombre a la primitiva Casa de los Estudios de la Villa de Madrid creada en 1569,[2]​ y regida por la Compañía de Jesús, continuando el espíritu y tradición del antiguo Estudio de la Villa. Ha tenido por otros nombres calle de San Dámaso, calle del Estudio y calle de los Estudios de San Isidro.[3][4]

Calle de los estudios
MadridEspaña
Calle de los Estudios (Madrid) 01.jpg
Placa de azulejos del antiguo Madrid
Otros datos
Distrito(s) Centro
Barrio(s) Embajadores
Orientación
 • norte calle de Toledo
 • sur plaza de Cascorro
Cruces calle de Toledo y calle del Duque de Alba
Ubicación 40°24′43″N 3°42′26″O / 40.412063888889, -3.7073527777778Coordenadas: 40°24′43″N 3°42′26″O / 40.412063888889, -3.7073527777778

HistoriaEditar

Aparece en el plano de Texeira, de 1656, como calle del Estudio y como calle de San Dámaso en el de Antonio Espinosa de los Monteros de 1769. Hay antecedentes de construcciones particulares desde 1774.[3]

Con su nacimiento en la calle de Toledo, a la altura del Instituto de San Isidro (en el número 2), la vía empieza a tener vida a partir del siglo xvi con la apertura de la Casa de los Estudios hacia 1569 como fundación docente y precedente del Colegio Imperial, fundado en 1603 con el legado de la emperatriz emperatriz María de Austria (hija de Carlos V y mujer de Maximiliano II de Austria). Inicialmente, la institución puso en funcionamiento las aulas de Latinidad y Retórica con matrícula gratuita.[5]​ En 1625, Felipe IV promovió nuevas obras, confiadas asimismo a los jesuitas, inicialmente encargados de la gestión y explotación del centro conocido sucesivamente como Casa de los Estudios, Colegio Imperial, Colegio Imperial de la Compañía de Jesús o Colegio de San Pedro y San Pablo de la Compañía de Jesús en la Corte, o Reales Estudios de San Isidro.[6][a][7][5]​ En 1752 Fernando VI promocionó una nueva aula de Matemáticas.[5]​ Tras la expulsión de los jesuitas, Carlos III estableció quince cátedras –concedidas por oposición, a diferencia de lo estipulado durante el mandato jesuita– inauguradas el 21 de octubre de 1771, y cuya dirección fue encomendada al ministro del Consejo de Castilla, Manuel de Villafaña; también se decidió cambiar el carácter de la biblioteca, abriéndose como biblioteca pública, al cuidado de dos bibliotecarios y el personal de servicio necesario.[5]​ Pero en 1815, Fernando VII entregó de nuevo la institución y el edificio a los jesuitas que salieron y entraron siguiendo las vicisitudes del reinado del “rey Felón”.[b]

Hacia 1889, Peñasco y Cambronero sitúan en esta calle la antigua Escuela de Arquitectura (que hasta 1844 había estado bajo la tutela de la Real Academia de San Fernando), funcionando desde 1857 como centro dependiente de la universidad Central.[3][8]

En el primer tercio del siglo xx, Répide la describe como rincón típico y pintoresco con sus comercios de ropavejeros y muebles de pino.[8]​ En el siglo xxi es una de las venas que desembocan en el corazón del Rastro de Madrid.

Ilustres vecinosEditar

Además de los profesores y alumnos que frecuentaron esta calle, también se documenta que habitaron temporalmente en ella personajes como el pintor romántico Leonardo Alenza (hacia 1817),[9]

NotasEditar

  1. En 1625 se concentraban en los Reales Estudios enseñanzas de otras instituciones anteriores, como el viejo Estudio de la Villa y la Academia de Matemáticas fundada por Felipe II. Las enseñanzas impartidas abarcaban tanto la Teología y la Filosofía como las lenguas sabias, la Geografía o las Ciencias. Lope de Vega, Quevedo y Calderón se encuentran entre los alumnos más distinguidos, junto a buena parte de la intelectualidad y la nobleza madrileña del siglo XVII. (Referido en ucm.es)
  2. El cronista Pedro de Répide glosa el tema con este párrafo: «En 1823 fue cerrada porque se había caído en la cuenta de que convenía no incurrir en la funesta manía de pensar, y no recobró su título hasta el plan de estudio de 28 de agosto de 1850».

ReferenciasEditar

  1. Gea, 2009, p. 108.
  2. Mesonero, 1861, pp. 163 y 165.
  3. a b c Peñasco de la Puente y Cambronero, 1889, p. 218.
  4. de Répide, 2011, p. 258.
  5. a b c d de Répide, 2011, pp. 258-259.
  6. Ortega y Marín, 2013, pp. 140-143.
  7. «El Colegio Imperial de Madrid y los Reales Estudios de San Isidro». biblioteca.ucm.es (en español). Consultado el 3 de enero de 2019. 
  8. a b de Répide, 2011, p. 259.
  9. Delgado Bedmar, J.D. (1996). «Leonardo Alenza y Nieto (1807-1845)». dialnet.unirioja.es (en español). Consultado el 3 de enero de 2019. «Universidad Complutense, Madrid, (tesis doctoral)». 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar