Abrir menú principal
Cambista judío en Túnez.

Cambista es el que se emplea en el oficio del cambio de moneda, ocupación que se hizo imprescindible con la aparición de las monedas oficiales o divisas de cada uno de los países o ciudades, lo que obligaba a los mercaderes a cambiar por la moneda local la moneda que trajeran con ellos.[1]​ Era necesaria una alta especialización y conocimientos en numismática, metrología y metales para identificar las monedas y distinguir su ley y peso.[2]​ Las tablas o "bancos" de los cambistas fueron el origen de la banca en Europa.[3]

Las sucesivas innovaciones financieras, como la letra de cambio, el papel moneda y las instituciones aparecidas en la Baja Edad Media y la Edad Moderna (Cambio de Aviñón,[4]Taula de canvi, Collegio del Cambio, Amsterdam Wisselbank),[5]​ y la banca moderna y el tipo de cambio flexible en la Edad Contemporánea, permitieron que para el siglo XX ya se desarrollara un mercado de divisas, que permite a bancos e intermediarios financieros (casas de cambio y forex brokers)[6]​ realizar los cambios de moneda de forma sencilla y transparente, aunque no libre de especulación y otras distorsiones.

Índice

HistoriaEditar

 
Pont au Change ("Puente del Cambio") sobre el Sena, en el Plano de París de Truschet y Hoyau de 1553. Allí los cambistas tenían sus bancos.
 
Puestos callejeros de cambio de moneda en Somalia en la actualidad (año 2005).

En Roma el oficio de cambista era desempeñado por los nummulari.[7]​ Según Suetonio, el emperador Galba mandó cortar las manos a un nummularius deshonesto en la Hispania Tarraconensis.[8]​ Tras la división del Imperio y la caída del Imperio occidental, el dinamismo económico del Imperio bizantino[9]​ y la posición estratégica de Constantinopla en las rutas comerciales continuó exigiendo la existencia de cambistas; cuyos puestos se situaban, como los de los joyeros, en la Mesé, entre el Foro y el Gran Palacio, encuadrados en corporaciones derivadas de los collegia romanos y sometidos a la autoridad del prefecto de la ciudad.[10]

En el interior del antiguo Templo de Jerusalén no se podían utilizar para pagar las ofrendas (como animales de sacrificio) más que siclos judíos o tirios, de modo que era obligado cambiar las monedas griegas o romanas que trajeran los peregrinos.[11][12]​ En griego (la lengua del Nuevo Testamento y la utilizada por todo el Mediterráneo Oriental) las palabras para designar a los cambistas son kermatistes, trapezites (por la trapeza -mesa o banco-[13]​ en que realizaban su actividad) o kollubistes (por la comisión legal de un kollubos por cada medio siclo). La presencia de estos cambistas, permitida por las autoridades judías en el Atrio de los Gentiles,[14]​ ambienta el violento episodio evangélico de la expulsión de los mercaderes del Templo por Jesucristo.[15]

La reactivación de la circulación monetaria[16]​ y el comercio a larga distancia entre las ciudades musulmanas medievales exigía la presencia de sayrafi (cambistas) en el suq al-saga ("zoco [mercado] de cambios") de cada una de ellas, situado habitualmente en las proximidades de los jans o qaysariya (zonas destinadas al almacenaje y fiscalización de las mercancías y su venta en subasta -funduq-).[17]

En muchas ciudades europeas de la Edad Media se emitía moneda local, habitualmente con la efigie del gobernante. Cuando los mercaderes acudían a realizar compras y ventas, especialmente durante las ferias, los cambistas les ofrecían el servicio de cambiarles sus monedas por las locales o guardárselas en depósito en sus "bancos", efectuando en sus "cuentas" los ajustes necesarios tras la realización de las transacciones. Así se aminoraban problemas como el desgaste[18]​ o la falsificación. También ofrecían servicios más sofisticados, como el mantenimiento del depósito en ausencia del depositante y el giro bancario. A medida que crecían las operaciones de los cambistas, estos se convertían en prestamistas, al añadir el tipo de interés a sus tasas de cambio.[19]​ A pesar de los recelos ideológicos y religiosos al ámbito de lo que se consideraba pecado de usura, la propia Orden del Temple proporcionaba este servicio a los peregrinos que iban y volvían de Tierra Santa.[20][21]​ Las grandes riquezas acumuladas por los templarios fueron una de las causas principales de su violento final en beneficio del rey de Francia (1307-1312). Era habitual la presencia en el oficio de judíos, que a su vez tenían un activo papel en los préstamos, particularmente con los reyes (con tasas de interés mayores a las permitidas a los cristianos), y el arrendamiento de rentas o administración de los impuestos, lo que se relaciona con su expulsión sucesiva de distintos reinos.[22]

Al igual que los demás oficios (y particularmente los vinculados al trabajo de los metales preciosos -orífices, plateros, orfebres-), los cambistas de cada una de las ciudades se agruparon en gremios o guildas, y sus "bancos" u oficinas se disponían en la misma calle o barrio.[23]​ Los de Florencia, en el Mercado Viejo[24]​ (los Médici se enriquecieron con esta actividad y terminaron por convertirse en los gobernantes de la ciudad); los de Venecia[25]​ en el puente de Rialto, los de París en el Pont au Change. Otras ciudades con importancia en el negocio fueron Siena,[26]Génova, Medina del Campo (donde destacó Simón Ruiz),[27]Lyon,[28]las de Champaña,[29]​ las de la Hansa y del Rin (donde surgieron los Fugger, los Welser, los Adler y los Hochstätter,[30]​ y más adelante, los Rotschild[31]​) y las flamencas, especialmente Brujas[32]​ (cuya primacía pasó a Amberes y de ésta a Ámsterdam).[33]​ En Roma, la concentración de cambistas florentinos en la zona del Vaticano llevó al papa Julio II a promover una serie de construcciones en torno a un nuevo eje urbano (la Via Giulia, con la Casa de Moneda donde posteriormente se creó el Banco di Santo Spirito).[34]

La difusión global de la moneda de plata española se manifestó en su aceptación por los cambistas chinos, que no obstante realizaban sobre sus piezas diversas comprobaciones, como resellarlas (chops[35]​) o cortarlas (lo que también permitía utilizarlas para valores fraccionarios).[36]

Máquina de cambioEditar

La máquina de cambio[37]​ o dispensador de moneda es un dispositivo mecánico que proporciona monedas a cambio de otras de distinto valor o procedencia, o bien el "cambio" o "vuelta".[38]​ Puede tener distintas formas. La inventada por Jacques L. Galef se podía llevar en el cinturón, utilizándose por cobradores de los transportes públicos y otras profesiones en las que es necesario el cobro manual.[39]

 
Galoppwechsler (máquina de cambio para el cobro manual).
 
Lista de tasas de cambio del Kwacha malauí. Nótese cómo los cheques de viaje[40]​ tienen un valor más bajo que el de los billetes de banco.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Dictionary and Thesaurus | Merriam-Webster». www.merriam-webster.com. Consultado el 19 de marzo de 2016. 
  2. César Aching, Matemáticas financieras
  3. Raymond De Roover (2008). Money, Banking and Credit in Mediaeval Bruges - Italian Merchant Bankers, Lombards and Money Changers - A Study in the Origins of Banking. Read Books. p. 464. ISBN 978-1-4437-2609-2. 
  4. De Roover, fuente citada en ca:Mercat de canvi d'Avinyó
  5. Banco de Amsterdam. Quinn, Stephen; Roberds, William (2005). "The Big Problem of Large Bills: The Bank of Amsterdam and the Origins of Central Banking" (PDF). Federal Reserve Bank of Atlanta Working Paper 2005–16. French, Doug (2006). "The Dutch Monetary Environment During Tulipmania" (PDF). Quarterly Journal of Austrian Economics. 9 (1). Archived from the original (PDF) on 27 September 2007. Retrieved 14 August 2012. Fuentes citadas en en:Amsterdam Wisselbank
  6. Record, Neil, Currency Overlay. Fuente citada en en:forex broker
  7. Digesto 16,3,7,2. Fuente citada en it:Nummularius
  8. Vida de los césares, Galba, 9. Citado en Rudolf Herzog, Aus der Geschichte des Bankwesens im Altertum: Tesserae nummulariae
  9. W. Treadgold, A History of the Byzantine State and Society, fuente citada en en:Byzantine economy. Moneda bizantina Grierson, Philip (1982), Byzantine coins, Taylor & Francis, ISBN 978-0-416-71360-2 Grierson, Philip (1999), Byzantine coinage (PDF), Dumbarton Oaks, ISBN 978-0-88402-274-9 Hendy, Michael F. (1985), Studies in the Byzantine Monetary Economy c.300–1450, Cambridge University Press, ISBN 0-521-24715-2 Kazhdan, Alexander, ed. (1991), Oxford Dictionary of Byzantium, Oxford University Press, ISBN 978-0-19-504652-6 Fuentes citadas en en:Byzantine coinage
  10. Hilario Gómez Saafigueroa, Conspiración en Bizancio, 2010. G. Ostrogorsky, Historia del Estado Bizantino, 1984. Salvador Claramunt, El Mundo bizantino: la encrucijada entre Oriente y Occidente, 1987.
  11. Sanders, E. P. The historical figure of Jesus. Penguin, 1993.
  12. Ehrman, Bart D.. Jesus, Interrupted, HarperCollins, 2009. ISBN 0-06-117393-2
  13. En otros contextos, "altar". No podéis participar en la mesa (trapezes) del Señor y en la mesa (trapezes) de los demonios. (Pablo, I Corintios 10:21; citado en Gerald O'Collins, Jesus Our Priest: A Christian Approach to the Priesthood of Christ). Texto en griego (Biblia Paralela - Study Bible): οὐ δύνασθε ποτήριον Κυρίου πίνειν καὶ ποτήριον δαιμονίων· οὐ δύνασθε τραπέζης Κυρίου μετέχειν καὶ τραπέζης δαιμονίων.
  14. Cambista en Wikicristiano.org
  15. Mateo 21:12-13 12 Καὶ εἰσῆλθεν Ἰησοῦς εἰς τὸ ἱερόν καὶ ἐξέβαλεν πάντας τοὺς πωλοῦντας καὶ ἀγοράζοντας ἐν τῷ ἱερῷ καὶ τὰς τραπέζας τῶν κολλυβιστῶν κατέστρεψεν καὶ τὰς καθέδρας τῶν πωλούντων τὰς περιστεράς, 13 καὶ λέγει αὐτοῖς Γέγραπται Ὁ οἶκός μου οἶκος προσευχῆς κληθήσεται, ὑμεῖς δὲ αὐτὸν ποιεῖτε σπήλαιον λῃστῶν. (Biblia Paralela - Study Bible) 12Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera todos los que vendían y compraban en el templo, y trastornó las mesas de los cambiadores, y las sillas de los que vendían palomas; 13Y les dice: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros cueva de ladrones la habéis hecho. (ídem, Reina-Valera). Juan 2:14-16: 14 καὶ εὗρεν ἐν τῷ ἱερῷ τοὺς πωλοῦντας βόας καὶ πρόβατα καὶ περιστερὰς καὶ τοὺς κερματιστὰς καθημένους, 15 καὶ ποιήσας φραγέλλιον ἐκ σχοινίων πάντας ἐξέβαλεν ἐκ τοῦ ἱεροῦ τά τε πρόβατα καὶ τοὺς βόας, καὶ τῶν κολλυβιστῶν ἐξέχεεν τὰ κέρματα καὶ τὰς τραπέζας ἀνέτρεψεν, 16 καὶ τοῖς τὰς περιστερὰς πωλοῦσιν εἶπεν Ἄρατε ταῦτα ἐντεῦθεν, μὴ ποιεῖτε τὸν οἶκον τοῦ Πατρός μου οἶκον ἐμπορίου. (Biblia Paralela - Study Bible). 14Y halló en el templo á los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y á los cambiadores sentados. 15Y hecho un azote de cuerdas, echólos á todos del templo, y las ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó las mesas; 16Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre casa de mercado. (ídem, Reina-Valera).
  16. O Dinero en el islam Islamic Finance, fuente citada en en:Money in Islam. Dinar, dirhem. Economía en el islam, historia de la economía en el islam, historia de la economía islámica. Roy y otras fuentes citadas en en:History of Islamic economics
  17. Garrot, El comercio en el Islam medieval - Técnicas comerciales. Cita como fuentes a Astor, Bautier, Cahen y otros. Véase caravasar Dominique Valerian, Le Fondouk, instrument du contrôle sultanien sur les marchands étrangers dans les ports musulmans, École française de Rome, 2004, (ISBN 2-7283-0692-3) Fuente citada en fr:fondouk. La Bab al-Qaysariya era la puerta de la muralla árabe de Valencia que daba acceso al zoco. La palabra sayrafi se usó también como nombre de persona, que llevaron dos escritores del siglo XII: Yusuf ibn al-Sayrafi, historiador andalusí del siglo XII, secretario del sultán almorávide Tasufín ben Alí ben Yúsef, y Abu-l-Qasim Ali Ibn al-Sayrafi, en el Egipto fatimí.
  18. Dictionary, fuente citada en en:Wear and tear
  19. "El dinero es una mercancía especial, en cuanto a que el único negocio de quienes lo manejan es el de cambiarlo por más dinero. Los cambistas, en principio dedicados a estimar el valor de las monedas y al cambio de estas, al recibir dinero en depósito se encontraron en condiciones de hacer préstamos a terceros, sin dejar de atender el reembolso de los depósitos recibidos. El préstamo a los príncipes requería mayores recursos, y los que se dedicaron a este son nombres conocidos por su influencia política. Los Buonsignori [ Orlando Bonsignori -en:Orlando Bonsignori- Gran Tavola -en:Gran Tavola-] prestaron a la Iglesia hasta que quebraron en 1307. Jacques Coeur combinó el comercio con las finanzas en los últimos años de la Guerra de los Cien Años, y vio confiscados sus bienes, tras haber dirigido la hacienda de Carlos VII. Los Fugger sirvieron a Maximiliano y a Carlos V. Todos ellos procedían de la burguesía mercantil, actuaron en la corte y recibieron títulos nobiliarios, sin renunciar a su actividad." (Miguel Artola, El legado de Europa, 2016).
  20. Martin, Sean (2005). The Knights Templar: The History & Myths of the Legendary Military Order. p. 47, New York: Thunder's Mouth Press. ISBN 1-56025-645-1.
  21. Nicholson, Helen (2001). The Knights Templar: A New History. p. 4, Stroud: Sutton. ISBN 0-7509-2517-5.
  22. Canvis nous y Canvis vells
    • Archivado el 19 de noviembre de 2015 en la Wayback Machine.: "... [en Barcelona] los cambistas judíos tenían un interés del 20% (era el máximo permitido), mientras que el de los cristianos [era] un 12%. Se ubicaban en la plaza de Canvis de la Mar - donde actualmente está el edificio de la Llotja de Mar desde 1392- y ... [las] dos calles [de Canvis nous y Canvis vells, cerca de Santa María del Mar ]..."
    Sergio A. Berumen, Introducción a la economía internacional, 2006: "Las relaciones entre los judíos y la Corona británica fueron de cordialidad, hasta que en 1290 la Corona (con Eduardo I a la cabeza), ahogada de deudas con cambistas judíos, no encontró mejor camino para zanjar sus problemas económicos que expulsarlos del país." La conversión al cristianismo de un gran número de familias judías en los reinos cristianos españoles durante los siglos XIV y XV no supuso el abandono de sus actividades financieras, de lo que son ejemplo los casos de los Santángel, los Coronel o los Espinosa. Véase también Historia de los judíos en España
  23. En las ciudades portuguesas de los siglos XIV y XV, ante la ausencia de una "Ruas dos Cambistas" o "dos Banqueiros", se situaban en las llamadas "Rua dos Mercadores" y "Ruas Novas". (Mercadores-banqueiros e Cambistas no Portugal dos séculos XIV-XV)
  24. Bargellini, fuente citada en it:Mercato Vecchio
  25. Entre las destacadas en el negocio estaba la familia judía veneciana Del Banco, de la que desciende la familia Warburg. Jewish Encyclopedia, fuente citada en en:Warburg family, en:History of the Jews in Venice
  26. "Mientras los genoveses extienden sus oficinas comerciales, se funda Amsterdam ... En 1209 se crea en Siena el banco de los Buonsignori. La segunda mitad del siglo XIII pertenece a los Gianfiliazzi, mercaderes de Florencia que irradian hacia el valle del Ródano pero también hasta Montpellier y Carcassone. En Milán (1229), en Florencia (1289), en Venecia (1297) los mercaderes se organizan en compañías: el capitalismo comercial y bancario se adelanta al precapitalismo manufacturero, aún reducido al sistema de subcontrato artesanal a domicilio. ... A mediados del siglo XIII aparece la letra de feria en Ypres, y los primeros agentes en Provenza. Los cambistas, hasta entonces ambulantes, se instalan en algunas ciudades: Barcelona, Génova, Venecia. En 1256 se crea en Provins el primer banco francés. El siglo de Santo Tomás de Aquino se caracteriza por la aparición de los asuntos financieros y monetarios." (Alain Peyrefitte, La sociedad de la confianza) "... lista de estos mercaderes, cuyo horizonte era bien distinto del de los cambistas, merceros y a fortiori, del de los humildes comerciantes al por menor. ... En todas las regiones orientales del reino de Francia se encontraban "lombardos", es decir, hombres de negocios, prestamistas, mal integrados, pese a lo que se ha dicho, en la sociedad autóctona, aunque tuviesen casas o tierras. En época de Felipe Iv el Hermoso, unos 150 lombardos estaban establecidos en París. Se trata de los Tolomei, los Bonsignori, los Gallerani de Siena, los Ammanati y los Chiarenti de Pistoia, los Guinigi, los Battoni y los Riccardi de Lucca, los Sclai, los Magalotti y los Falconieri de Florencia, los Anguissoli, los Scotti y los Guardabene de Piacenza. ... La presencia de "casanas" y de "mesas de lombardos" es señalada en cantidad de sencillos burgos rurales." (Philippe Contamine, La economía medieval)
  27. Exposición Mercaderes y Cambistas (Junio-Julio 1998, Medina del Campo). Domingo de Soto, De Iustitia el iure, 1556:

    ... si es lícito el cambio de monedas que tienen desigual valor en unos lugares que en otros, a causa de la escasez o abundancia de toda clase de moneda... Existen pues entre nosotros cuatro ferias determinadas, a las cuales corresponden otras tantas en Flandes. Las primeras se celebran en Medina del Campo en el mes de mayo, en donde las mesas de los cambistas se preparan, o como dicen ellos, se abren los cambios el día quince de julio, y duran los pagos hasta el día diez de agosto. A éstas corresponden otras en Flandes en el mes de septiembre, en donde se abren los cambios para efectuar los pagos el día diez de noviembre, y duran dichos pagos todo el mes. Las ferias segundas tienen lugar en Medina de Rioseco, en donde...

  28. Michè1e Bonnet, Les changeurs lyonnais ov. Moyen Age (135O- 145O), Rev. historique, CCXLIX (1973)
  29. "Chaque marchand arrivant d'ordinaire avec la monnaie de son pays, ie concours des changeurs était indispensable dans un nombre énorme de transactions. Thibaut II, dans une lettre à Suger, en 1148, parle de changeurs de Vézelay qui venaient aux foires de mai de Provins (1). Dans une foule de chartes il est question de changeurs venant aux foires de Champagne" (Henry Arbois de Jubainville, Léon Pigeotte, Histoire des ducs et des comtes de Champagne: 1152-1181, 1861)
  30. Abelardo del Vigo Gutiérrez, Cambistas, mercaderes y banqueros: en el Siglo de Oro español. Para los Adler o Scwarzadler de Frankfurt: "ADLER* (also SCHWARZADLER) This was an old family named after the Schwarzer Adler which descended from a priestly tribe. For the latter reason members were often called Cohn or Katz. It is at times difficult to distinguish between these closely related and united families most of whom lived fairly near to one another. It is, in fact, possible that all these families were branches of the prolific Cahn family of which Rabbi Nathan and his son, Calman, paid a residents' tax from 1505." (Alexander Dietz, Isobel Mordy, The Jewish community of Frankfurt: a genealogical study 1349-1849, 1988).
  31. El patriarca de esta familia, Amschel Moses Rothschild, fue cambista en la Frankfurter Judengasse en la primera mitad del siglo XVIII. Amos Elon (1996). Founder: Meyer Amschel Rothschild and His Time. HarperCollins. ISBN 0-00-255706-1. Fuente citada en en:Amschel Moses Rothschild. Véase también Historia de los judíos en Alemania. Tanto judíos como gentiles tomaban como apellido el nombre de su oficio, siendo "cambista" en alemán Wechsler (George Fenwick Jones, German-American Names).
  32. Humberto Mandinelli, Historia económica y social. Raymond De Roover, Money, Banking and Credit in Medieval Bruges: Italian Merchant-Bankers, Lombards and Money-Changers, Routledge, 1999.
  33. "La bolsa (stock exchange) más antigua de Europa se creó en Amberes en 1460. Lyon y Ámstermam estuvieron entre las ciudades rivales que financiaron el crecimiento de la riqueza en Europa." (Gerald Leinwand, Pageant World History, pg. 345.
  34. Arte e historia Roma y el Vaticano):

    La comunidad florentina, formada sobre todo por banqueros y cambistas que tenían sus tiendas en la llamada "zona de los bancos", era casi independiente: gozaba de autonomía jurídica y tenía un tribunal propio instituido en 1515, así como una iglesia nacional, San Juan de los Florentinos. La importancia siempre creciente del barrio empujó al papa Julio II a dar vida a una nueva intervención urbanística para conectarlo con la Basílica de San Pedro y el área portuaria de Trastévere, que constituían el polo financiero, religioso y comercial de la ciudad respectivamente. Con esta finalidad el pontífice hizo abrir la Vía Giulia o Julia, a fin de crear una conexión más directa con el Vaticano, y promovió la construcción de una serie de edificios, cuya función estaba estrictamente ligada al rol administrativo al que él había destinado la zona. Surgieron así la Casa de Moneda, más conocida como Palacio del Banco de Santo Spirito, la Cancillería Vieja -el actual Palacio Sforza Cesarini, sede de la Cancillería Apostólica- y el monumental Palacio de Tribunales, en la misma vía Julia, empezado por Bramante en 1508 y jamás terminado. A la vocación estrictamente administrativa y bancaria de la zona -en la que predominaban las tiendas de los cambistas, que servían a los numerosos peregrinos forasteros llegados a la ciudad santa-, le hacía eco una intensa actividad artesanal de la que es un vivo recuerdo la Vía dei Coronari, donde los antiguos vendedores de coronas, medallitas y objetos sagrados fueron reemplazados, últimamente, por los anticuarios.

  35. Van Ryzin, fuente citada en en:Chop marks on coins
  36. Monedas españolas - Colección de China, en Museo Oriental de Valladolid.
  37. en:Change machine
  38. "Dinero fraccionario de billetes o monedas de mayor valor" Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cambio». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7.  "Dinero que, al cobrar, y para ajustar una cuenta, se reintegra a quien hace un pago con moneda, billete de banco o efecto bancario cuyo valor excede del importe debido." Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «vuelta». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  39. Western Mail, fuente citada en en:manual fare collection
  40. Time, fuente citada en en:Traveler's cheque
  41. "Perteneciente o relativo al negocio de cambio o a la letra de cambio." Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cambiario». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7.  Hay tres acepciones que pueden ser aplicadas: "4. m. Valor relativo de las monedas de diferentes países. ... 6. m. Com. Tanto que se abona o cobra, según los casos, sobre el valor de una letra de cambio. ... 8. m. Econ. Precio de los valores contratados en un mercado financiero." Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cambio». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 

Enlaces externosEditar