Abrir menú principal

Un campus virtual es el espacio con una estructura en forma de comunidad virtual de aprendizaje, donde se desarrollan los servicios y las actividades académicas de una institución educativa en cualquiera de sus formas, desde un pequeño entorno de capacitación, hasta englobar una universidad completa.[1]

Designa, a su vez, el espacio virtual recreado mediante distintas aplicaciones tecnológicas, que permite a la comunidad educativa acceder a una formación, a su organización en aulas, al espacio personal, a herramientas de comunicación y recursos educativos, así como a otros espacios comunes o complementarios a la misma.[2]

Índice

ContextualizaciónEditar

La inclusión de la tecnología ha generado una evolución en los servicios en línea que presta una institución educativa, se establece así el uso del término campus virtual, y se generaliza su implementación en los sistemas educativos.[1]​ Los ambientes virtuales de aprendizaje llevan a la construcción del campus virtual en el que convergen servicios académicos y administrativos para la comunidad. Un campus virtual incluye, por tanto, los servicios administrativos, pedagógicos, organizativos y técnicos.[2]

Las posibilidades y opciones que pone a disposición un campus virtual desarrollan el principio de interactividad, aumentando las interacciones entre los agentes que configuran el proceso de enseñanza- aprendizaje y el contenido, pudiendo darse de forma síncrona o asíncrona. De la misma forma se facilita el principio de accesibilidad y usabilidad.[3]

El campus virtual se convierte en un elemento cotidiano e imprescindible de la docencia y el aprendizaje,[4]​ tanto en modalidades educativas enteramente virtuales, como en modalidades de aprendizaje semipresenciales, como el blended learning. Además, da apoyo en modalidades presenciales, puesto que ofrece un entorno de aprendizaje en línea rico en recursos y adaptable a las necesidades de los usuarios.[5]

Las instituciones educativas utilizan el campus virtual como un espacio en línea para facilitar la comunicación entre docentes y alumnado, aportar información, impulsar la colaboración entre estudiantes y prestar servicios de gestión y trámites académicos. Para ello se incorporan herramientas y recursos digitales específicos. Además, otras tecnologías tales como videoconferencia, Skype, chat, o software educativo específicos para tutoría en línea pueden ser integrados al campus virtual.[6]

Estructura y recursosEditar

La estructura está sustentada por un sistema de gestión de aprendizaje o LMS (Learning Manager Systems). Son entornos de apoyo a los procesos de enseñanza-aprendizaje, que se organizan a través del diseño de cursos.[7]​ También, son repositorios para la investigación y el conocimiento que presentan contenidos inéditos y restringidos de la comunidad institucional en la que se enmarcan.[8]​ Consiste en un software para servidores de Internet que integra una serie de herramientas que permiten gestionar entornos virtuales de aprendizaje.

El aula virtual es su unidad de trabajo más elemental, aquí tienen lugar la interacciones entre docentes y dicentes, y el intercambio de contenidos y conocimientos.[9]​ Los contenidos pueden organizarse en clases o módulos.

En este tipo de plataformas se encuentran una serie de recursos que se podrían clasificar en tres grupos de acuerdo a la función que cumplen, en la gestión del aprendizaje:[10][11]

  • Recursos para actividades, que permiten desarrollar distintos diseños según la tarea, y proveen herramientas y/o técnicas para su monitorización y evaluación como la analítica de aprendizaje y el proctoring.[2][12]
  • Medios para la interacción, centrados en la gestión de una comunicación asincrónica (foros, buzón de correo, blogs, etc.) y sincrónica (servicios de chats y video conferencias).
  • Por último, recursos para la creación y gestión de repositorios de contenido educativo, que respondan a unos estándares de producción que garanticen la interoperabilidad entre instituciones afines.[13]

RolesEditar

El concepto de roles en el campus virtual tiene por finalidad dar la posibilidad a los usuarios de que realicen diferentes tareas dependiendo cuál sea su intervención en el proceso de enseñanza aprendizaje. Se generan otorgando o no permisos a los usuarios para realizar una u otra tarea.[14]​En los diferentes LMS que se utilizan, estos roles se concretan de distinta forma y tienen diferentes combinaciones. A continuación se enumeran aquellos que son más comunes en las diferentes plataformas:[15]

  • Administradores: usuarios que tienen permisos para realizar todas las tareas en el campus incluso la configuración y adaptación inicial.
  • Armador de cursos: usuarios que pueden crear el curso desde cero.
  • Profesor / Tutor: pueden realizar todas tareas implicadas en el armado del contenido de un curso.
  • Profesor / Tutor sin edición: aquellos usuarios que realizan tareas de soporte al profesor. No pueden subir o modificar contenidos pero si puede interactuar con los alumnos en el foro o calificarlos.
  • Estudiante: puede acceder al curso, participar de las actividades pero no puede editar componentes del curso.
  • Invitado (no siempre está disponible): este tipo de rol puede ver el contenido del curso como si fuera un alumno pero no puede interaccionar.

Aportaciones al AprendizajeEditar

  • Al estudiar de forma virtual se ahorra tiempo y recursos materiales.
  • Permite el seguimiento de la acción formativa: El docente controla el desarrollo de la clase, las aportaciones y la interacción. Existen herramientas de monitorización y seguimiento denominadas como Proctoring.
  • Mejora la comunicación profesor/alumno: las herramientas del campus agilizan la comunicación.[16]
  • Flexibilidad: para realizar las tareas en cualquier momento y lugar con acceso a Internet.
  • Existe una interactividad evidente en el entorno virtual de aprendizaje.
  • Potencia el debate: la posibilidad de relacionarse con personas en lugares muy alejados facilita la participación y la retroalimentación.
  • Fomenta la creación de comunidades educativas: los profesores pueden compartir materiales y colaborar en proyectos educativos conjuntos.[17]
  • Disponibilidad “permanente” de los contenidos, si bien es verdad que se necesita una conexión a Internet para acceder a ellos.[18]
  • Favorece el desarrollo de las competencias digitales para el siglo XXI.
  • Agiliza los trámites administrativos.[19]

Limitaciones al AprendizajeEditar

  • Ausencia de contacto personal con profesores y compañeros.
  • Algunas instituciones ofrecen campus virtuales que son simplemente un modelo tradicional de enseñanza que usa recursos digitales.[20]
  • Posibles fallos de seguridad o en la infraestructura tecnológica.
  • Aislamiento y desmotivación del trabajo en línea.[21]
  • Avance tecnológico rápido que requiere continua actualización de profesores, alumnos e institución educativa.
  • Dependencia de los recursos tecnológicos.
  • La posible pérdida de contenidos por la inestabilidad de la información en Internet[18]
  • El exceso de información. Los profesores suelen caer en la tentación de poner a disposición del alumno mucha más documentación que si se la entregaran en mano.[18]
  • Mayor tiempo de preparación que la enseñanza tradicional, ya que requiere presentar de forma explícita las metodologías de aprendizaje.

La influencia de las web 2.0Editar

Los campus virtuales han presentado limitaciones en el acceso y oferta de recursos y funciones.[22]​ La participación en estos entornos de aprendizaje está ligada a la pertenencia a una comunidad educativa concreta: equipo docente, personal de administración, estudiantes, etc., de una institución educativa.

Sin embargo, la influencia de las web 2.0 ha supuesto la apertura institucional, especialmente en al ámbito universitario. Esta nueva tendencia consiste en la integración de nuevas funciones y protocolos para procurar una interacción, entre usuarios y de usuarios con el contenido, centrada en la filosofía Openness.[8]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Farley Ortiz, Luis (2007). «Campus Virtual: la educación más allá del LMS». Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento 4 (1). Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  2. a b c Urbina, Santos; Salinas, Jesús (2017). «Campus virtuales: una perspectiva evolutiva y tendencias.». RED. Revista de Educación a Distancia (41). Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  3. Méndez, Pablo; Cataldi, Zulma (2014). «Inclusividad en los campus virtuales:condiciones de accesibilidad y usabilidad». LIEMA, Universidad de Buenos Aires. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  4. Gutiérrez Valderrama, Rafael (2013). Uso del campus virtual en la universidad de Málaga. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  5. Torras Virgili, Eulàlia (2015). «Aproximación conceptual a la enseñanza y aprendizaje en línea». FUOC. 
  6. Ramírez, Lesly; Débora, Vargas; Cheté, Helen; Amaya, Alejandra; Velásquez, Jorge; Herrera, Yeimi (2017). Campus Virtuales, eLearning, bLearning y ebook. Guatemala: Universidad Mariano Galvez. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  7. Gros Salvat, Begoña (2011). «Los Recursos de Aprendizaje». En Xavier Mas García. Evolución y Retos de la Educación Virtual. Construyendo el eLearning del siglo XXI (Primera edición). Barcelona: Editorial UOC. p. 120. ISBN 978-84-9788-406-8. Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  8. a b González-González, Carina Soledad; Fajardo-López, Luis; Cairós-Barreto, Dulce María (2017). «The intellectual property of content published in virtual campuses: what legal and technological aspects should be considered?». RED. Revista de Educación a Distancia (53). Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  9. Gros Salvat, Begoña (2011). «El Modelo Educativo Basado en la Actividad de Aprendizaje». En Xavier Mas García. Evolución y Retos de la Educación Virtual. Construyendo el eLearning del siglo XXI (Primera edición). Barcelona: Editorial UOC. pp. 19-20. ISBN 978-84-9788-406-8. Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  10. Blackboard Inc (2018). «Content Collection». Washington, DC (USA): Blackboard Inc. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  11. Comunidad Moodle (2016). «Gestionando un curso de Moodle». Australia: Moodle TM. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  12. Martínez López, Francisco José; Infante, Alfonso; Infante Moro, Juan Carlos; García Ordaz, Mercedes; Gallardo Pérez, Julia (Abril de 2018). Proctoring: reto para la enseñanza del siglo XXI. Tenerife (España). Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  13. Palacios Osma, José Ignacio; Rodríguez Molano, José; Forero Pinzón, Diana (2017). «Educación y campus virtual, nuevos espacios de formación». Revista Científica (22): 97-110. Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  14. Comunidad Moodle (2014). «Roles y permisos». Australia: Moodle TM. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  15. BlackBoard Inc (2018). «Roles del Sistema». Washington, DC (USA): Blackboard Inc. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  16. Stansfield, Mark; Connolly, Thomas; Cartelli, Antonio; Jimoyiannis, Athanassios; Magalhães, Hugo; Maillet, Katherine (2009). «The Identification of Key Issues in the Development of Sustainable eLearning and Virtual Campus Initiatives». Electronic Journal of e-Learning 7 (2). Consultado el 5 de abril de 2019. 
  17. Consultores Formación. «Concepto y ventajas de la plataforma o campus virtual». Consultado el 6 de abril de 2019. 
  18. a b c Bemposta Rosende, Sergio (2011). «El B-Learning a Examen: ventajas, desventajas y opiniones». Consultado el 6 de abril de 2019. 
  19. Hernández Sánchez, Caridad (2007). «Los Alumnos y el Campus Virtual: Percepción de las ventajas, dificultades, cómo abordarlas y propuestas». UCM Facultad de Educación. Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  20. Guàrdia, L.; Sangrà, A. (2005). «Diseño instruccional y objetos de aprendizaje; hacia un modelo para el diseño de actividades de evaluación del aprendizaje online». RED - Revista de Educación a Distancia, Monográfico IV. Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  21. Borges, Federico (2005). La frustración del estudiante en línea. Causas y acciones preventivas (7). Consultado el 28 de marzo de 2019. 
  22. Gros Salvat, Begoña (2011). «Los Recursos de Aprendizaje». En Xavier Mas García. Evolución y Retos de la Educación Virtual. Construyendo el eLearning del siglo XXI (Primera edición). Barcelona: Editorial UOC. p. 121. ISBN 978-84-9788-406-8. Consultado el 28 de marzo de 2019.