Carlismo electoral (Segunda República)

Segunda República (1931-1936)

En términos de éxito electoral el Carlismo de la Segunda República se situó en el grupo político de los pequeños-medianos partidos, distante de los grandes como el PSOE y la CEDA aunque dejando atrás también a contrincantes en su mismo rango como Izquierda Republicana. Durante el conjunto de las tres campañas electorales a las Cortes, los Carlistas obtuvieron menos de 50 escaños, por debajo del 3,00% de todos los asientos disponibles. Desorganizada durante las elecciones de 1931, los candidatos carlistas fueron la primera opción política elegida por unos 50.000 votantes; una consecuente reorganización en campañas sucesivas elevó el número a 420.000 (1933) y 365.000 (1936), respectivamente 4,90% y 3,80% de electores activos. A mediados de los años 30, como una segunda opción electoral, los carlistas tenían candidatos aceptables para 1,8 millones de votantes (18,00%). El movimiento disfrutó del apoyo mayoritario en el sector del norte de España; el baluarte del partido era Navarra, la única región única donde el Carlismo permaneció como una fuerza dominante; fue un grupo minoritario todavía a ser considerado en Vascongadas, Castilla la Vieja y Aragón, con bastante presencia testimonial en otras regiones. La más conocido de las personalidades carlistas en las Cortes fue Tomás Domínguez de Arévalo, que mantuvo la representación durante tres legislaturas republicanas completas.

Enseña carlista

ContextoEditar

 
Exaltación de las guerras carlistas, pintando por Augusto Ferrer-Dalmau

El carlismo ha sido conocido por librar guerras más que por esfuerzos electorales,[1]​ y la principal herramienta carlista en la lucha por el poder político siempre ha sido un fusil, no una papeleta.[2]​ Al competir por escaños parlamentarios, el partido calibró sus esfuerzos como medio de movilización política y la forma de mantener el impulso antes de que surgiera la próxima oportunidad de un derrocamiento violento. Así es como el contingente carlista en las Cortes operó en el período de reinado de Isabel II de España y durante la época Restauración (España); por lo general reducido a un pequeño grupo, solo periódicamente crecía hasta convertirse en una fuerza parlamentaria considerable pero todavía minoritaria. Fue más numerosa a principios de la década de 1870, cuando 50 diputados carlistas constituían el 13% de toda la cámara;[3]​ en la era de la monarquía posterior del alfonsismo fueron reducidos al 1-4% de todos los diputados. La estrategia y posición carlista en el ámbito parlamentario de la Segunda República española no fue muy diferente; los carlistas veían el sistema republicano como un régimen transitorio al que derrocar de una forma u otra.[4]​ Participaron en las tres campañas electorales a las Cortes, pero sus esfuerzos fueron preparados como un medio de movilización política más que como un camino al poder.[5]

 
Exterior del edificio de las Cortes

En la España de los primeros días de la República, el carlismo se consideraba generalmente "ya muerto, aunque aún no enterrado". La frase expresaba la creencia popular de que a principios de la década de 1930 el movimiento no era más que una reliquia arcaica del pasado español. Nacido cien años antes como epígono del feudalismo, patéticamente obsoleto ya a fines del siglo XIX, supuestamente recibió un golpe mortal por la ruptura de mellismo en 1919. Si todavía se publicaban revistas carlistas y algunos políticos estaban activos, era —decía la teoría— sólo porque pocos antiguos partidarios de la causa se negaban a reconocer los nuevos tiempos. Con su fallecimiento, se esperaba que el carlismo fuera sepultado en el montón de cenizas de la historia; los malos resultados de las elecciones de 1931 parecían confirmar esta opinión.[6]

Los años siguientes demostraron que con más de 2 millones de votos obtenidos en cada campaña electoral, el movimiento demostró un resurgimiento.[7]​ Los académicos ofrecen diferentes explicaciones del fenómeno. Según una teoría, el medio republicano sectario llevó a muchos votantes a los extremos, y el carlismo como partido de extrema derecha se benefició del proceso.[8]​ Según otra lectura, en tiempos turbulentos el carlismo siempre ha prosperado como fuerza amalgamadora; en la década de 1830 atrajo a los defensores absolutistas del Antiguo régimen, en la década de 1870 atrajo a neocatólicos, en la década de 1930 atrajo a todos estos ansiosos por evitar la revolución.[9]​ Sin embargo, había límites al atractivo carlista. Como defensores de los valores católicos, fueron superados por los grandes partidos modernos de la democracia cristiana como la CEDA. Como defensores del gobierno real, lucharon contra el grupo monárquico dominante, los alfonsistas. Como activistas por la descentralización y los establecimientos regionales separados, no fueron rival para los nacionalistas vasco y catalán.[10]​ Una combinación de las características anteriores, más cuestiones relacionadas con la estrategia electoral, se consideran responsables del desempeño general carlista en las urnas.

Rendimiento en las encuestas: el carlismo y su entornoEditar

Efectividad global del carlismo[11]
Año % de votantes[12] % de escaños[13]
1931 1.2% (4.8%) 1.1%
1933 4.9% (17.7%) 5.1%
1936 3.8% (18.3%) 2.1%

Los trabajos académicos proporcionan varios números de candidatos carlistas[14]​ y diputados carlistas entre 1931 y 1936;[15]​ dependiendo de una combinación de fuentes, las cifras agregadas pueden oscilar entre 32 y 50 diputados (2,3% a 3,5% de todos los escaños disponibles en 3 legislativos combinados). En el caso de la campaña de 1931, sólo 3 mandatos están fuera de toda duda[16]​ y los otros 8 permanecen en debate,[17]​ lo que eleva la proporción de mandatos ganados a un rango entre 0,6% y 2,3%. En el caso de la votación de 1933, el número de diputados carlistas enumerados por varios autores oscila entre 19 y 24[18]​ (4,0% a 5,1%) y en el caso de las elecciones de 1936 la discrepancia es de 10 a 16[19]​ (2,1% a 3,5%). Independientemente de las diferencias, el desempeño carlista en las urnas quedó muy por detrás del demostrado por los partidos más exitosos, CEDA, PSOE y el Partido Republicano Radical (Radicales), que en las tres campañas combinadas lograron alrededor de 200 escaños cada uno; los carlistas también fueron superados por partidos medianos-grandes como Esquerra Republicana (Esquerra) o varias tipos de republicanismo en España, que entre 1931 y 1936 ganaron entre 50 y 100 mandatos cada uno. Los carlistas se ubican en el grupo de contendientes mediano-pequeños que reclaman 25-50 escaños cada uno, como los agrarios, la Lliga, Renovación Española o el PNV. A su vez su puntuación estuvo por encima de los resultados obtenidos por los partidos republicanos minoritarios, el PCE, otras organizaciones de trabajadores y diversas agrupaciones efímeras.[20]

Las diferencias en el número de mandatos carlistas reportados se deben principalmente a cuestiones de categorización, ya que un diputado en cuestión podría haber sido incluido en una u otra rúbrica política.[21]​ En general, la pregunta se trata de diferenciar el Tradicionalismo del carlismo. Algunos académicos discuten sobre candidatos relacionados con varias razas de tradicionalismo como carlistas,[22]​ otros estudiosos también los agrupan pero ignoran la denominación carlista y prefieren el título tradicionalista,[23]​ un grupo más de autores reserva el nombre Tradicionalista solo para los Jaimistas.[24]​ En 1931, tres ramas tradicionalistas, el Integristas, los Jaimistas y el Mellistas, estaban en transición,[25]reunidos pero no formalmente reunidos.[26]​ La organización carlista unida que coordinó los esfuerzos electorales de 1933 y 1936, Comunión Tradicionalista (CT), tomó forma formalmente a principios de 1932.[27]​ Sin embargo, también después de esa fecha los números están sujetos a dudas.[28]​ Algunos aspirantes se mantuvieron ambiguos en sus lealtades partidarias, mientras que en 1936 la Comisión de Actas canceló algunos mandatos carlistas; algunos académicos citan resultados originales y algunos optan por estos anunciados después de las elecciones parciales.[29]

 
1931: Líderes carlistas

La categorización de candidatos y diputados en términos de su identidad política es un problema importante para los historiadores de la Segunda República. Javier Tusell, académico experto en historia electoral de la época, presentó una propuesta general; se basa en el análisis de las alianzas políticas demostradas posteriormente por los políticos en cuestión.[30]​ De acuerdo con esta metodología, solo los candidatos que luego se unieron a la minoría carlista de las Cortes o participaron en la CT se calificarían como carlistas. Otros académicos ignoran la propuesta y aplican sus propios criterios. P. ej. al afirmar que desde 1931 la parlamentaria "minoria carlista" estaba dividida en 2 facciones formales, católico-fueristas y agrarios;[31]​ algunos consideran anacrónico e inútil el enfoque de Tusell a la hora de medir el apoyo electoral a partidos específicos.[32]

 
Mitin carlista, 1932

Programa y alianzasEditar

Dos temas que marcaron el tono general de todas las campañas electorales carlistas fueron la defensa del catolicismo, percibido como en peligro por la legislación republicana militantemente secularista, y la oposición a la revolución, supuestamente promovida por partidos de izquierda. En 1931, otro tema importante fue la promoción de los fueros, aunque la función fue dejada de lado y marginada más tarde. Como el régimen republicano demostró una extrema vigilancia hacia todas las referencias monárquicas, en la propaganda carlista aparecieron más bien veladas, aunque hubo excepciones.[33]​ Los matices dinásticos también estaban algo silenciados; en caso de que se mencionara a Don Jaime o posteriormente Don Alfonso Carlos, aparecía como "nuestro augusto caudillo".[34]​ Otros motivos, reiterados durante las reuniones electorales carlistas, fueron la exaltación de la Patria y el patriotismo, la protección de los valores tradicionales, especialmente la familia, y la defensa de ley y orden, incluida la propiedad privada.[35]​ Remarcar que el abordaje de temas sociales era poco común, bien mantenido en el marco de la solidaridad cristiana o calibrado como apuntalamiento de intereses agrarios.[36]​ El punto de referencia negativo del tradicionalismo carlista, el liberalismo, fue cediendo paso gradualmente al marxismo tanto en su versión socialista como en las encarnaciones comunistas; ocasionalmente, motivos anti-masónicos y antijudíos surgieron en el discurso electoral tradicionalista.[37]

Los objetivos generales y vagamente especificados de los candidatos carlistas en teoría parecían facilitar su acceso a muchas coaliciones de derecha; sin embargo, en la práctica, el partido tendió a la rigidez al discutir las posibles alianzas con agrupaciones políticas potencialmente afines. El campeón de los derechos católicos, CEDA, fue abordado por los carlistas con recelo debido a su formato de religiosidad cristianodemócrata y la perspectiva política accidentalista. Otra agrupación monárquica, Renovación Española, generó aún más desconfianza por su fuerte inclinación alfonsista. Los partidos partidarios de la normativa autonómica, el PNV vasco o la Lliga catalana, provocaron escepticismo sobre el apoyo percibido a los nacionalismos separatistas y la dudosa lealtad española. Quizás el partido que se convirtió en el socio más probable de la alianza carlista fue el Partido Agrario, una agrupación conservadora de terratenientes y pequeños y medianos agricultores.[38]​ Los candidatos de ambas organizaciones aparecieron con especial frecuencia en las listas electorales comunes, algunos se hicieron pasar por representantes de ambos partidos y algunos agrarios fueron de hecho respaldados oficialmente por los carlistas.[39]

 
1933: sesión de TYRE (Tradicionalistas y Renovación Española), una oficina monárquica de coordinación electoral

El partido permaneció dividido sobre su política de alianzas, más inclinado hacia acuerdos de coalición durante el liderazgo de Tomás Domínguez Arévalo (Rodezno) (mediados de 1932 a mediados de 1934). El resultado fue que los carlistas nunca firmaron un pacto nacional completo con otro partido. Dos veces concluyeron acuerdos electorales acercándose a tal alianza. Antes de la campaña de 1931, los carlistas formaron una lista conjunta "católico-fuerista" con el PNV, aunque se limitaba a Vascongadas y Navarra solamente.[40]​ Antes de la campaña de 1933 se unieron a Renovación Española en TYRE,[41]​ una oficina de coordinación electoral;[42]​ apoyado a medias,[43]​ la iniciativa apenas se revivió en 1936.[44]​ El resultado fue que en 1933 y 1936 todos los casos de carlistas que se unieron a listas multipartidistas[45]​ se acordaron a nivel provincial; excepto en Navarra, los carlistas siempre fueron un socio minoritario.[46]​ Si las conversaciones fallaron, un candidato carlista se postuló solo,[47]​ generalmente sin éxito.[48]​ Disgusto por la negociación entre partidos, demostrada particularmente en 1936, traducido en resultados electorales. En 1933 y 1936, todos los candidatos del partido reunieron unos 2,1 millones de votos en cada campaña; en 1933 los candidatos apoyados obtuvieron 24 mandatos, mientras que en 1936 el resultado fue solo de 10 escaños.

ElectoradoEditar

 
Carlist Electorado (historieta Liberal más vieja)

El sistema electoral republicano alentó fuertemente las coaliciones[49]​ y los votantes tendían a votar en bloque a todos los candidatos de una lista electoral específica;[50]​ el resultado es que, según historiadores expertos, es imposible definir exactamente el tamaño del electorado de un partido en particular.[51]​ La estimación más simple del apoyo electoral carlista general se basa en la suma de todos los votos obtenidos por los candidatos identificados como carlistas; en 1931 este total fue de 0,27 millones de votos (0,45 millones en caso de que también se cuenten los candidatos en disputa), en 1933 se acercó a los 2,11 millones y en 1936 se situó en 2,21 millones de votos.[52]​ Aparte del hecho de que, debido a la diferente legislación, las cifras de 1931 y de 1933/36 no son comparables[53]​ y que se necesita algo de desdoblamiento,[54]​ los agregados de ninguna manera indican cuántos votantes prefirieron el carlismo como su opción política de primera elección. Dado que cada votante tenía derecho a elegir un número de candidatos, las cifras podrían, en el mejor de los casos, demostrar que, a mediados de la década de 1930, estaban preparados unos 1,8 millones de españoles mayores de 23 años (13% del electorado y 18% de los votantes activos) a apoyar a un candidato carlista, ya sea como primera opción o como socio aceptable de alianza.[55]

Aunque dividir a todo el electorado español por lealtades estrictas a los partidos parece imposible basándose únicamente en los resultados electorales, los historiadores idearon soluciones alternativas para llegar al menos a algunas estimaciones.[56]​ Un método se basa en calcular la "proporción de decisiones" (PdD),[57]​ otro se centra en el cálculo de la llamada "media de votos" (MdV);[58]​ en la mayoría de las circunstancias, los métodos PdD y MdV arrojan resultados bastante similares.[59]​ Dado que un componente del método PdD está disponible solo para 1931,[60]​ se sigue el método MdV para calcular las cifras de las campañas de 1933 y 1936. El número de votantes que prefirieron el carlismo como su primera opción política se estima en 51.000 personas en 1931 (99.000 en caso de que también se contabilicen candidatos dudosos), 422.000 personas en 1933 y 366.000 personas en 1936.[61]​ En términos relativos, estas cifras ascendieron al 1,2% de todos los votantes activos en 1931 (0,8% de todos los que tienen derecho a voto), 4,9% en 1933 (3,3%) y 3,8% en 1936 (2,7%).[62]​ Como probablemente hubo algunos votantes carlistas en distritos sin ningún candidato carlista postulando, las cifras anteriores deben entenderse como las estimaciones más bajas aceptables sin embargo, no parece probable una revisión sustancial al alza.[63]

 
Fiesta rural carlista

Ninguno de los trabajos consultados intenta definir un perfil social del electorado carlista, ya sea en términos de sexo, edad, educación, ocupación, residencia o cualquier otra característica[64]​ Los estudios electorales dedicados a áreas específicas ofrecen cierta aproximación, no necesariamente representativos de toda España[65]​ y por obras que proporcionan un análisis social del carlismo en el estallido de la Guerra Civil.[66]​ Ambos tipos de análisis sugieren que el carlismo fue generalmente un heterogéneo, movimiento entre clases, pero popular particularmente en el medio rural de pequeñas ciudades y aldeas más que en los principales centros urbanos; los carlistas sólo obtuvieron 3 mandatos en una circunscripción estrictamente urbana de una gran ciudad.[67]​ Sin embargo, muchos estudiosos también señalan que la implantación del carlismo no fue igual en todas las áreas rurales; fueron los pequeños y medianos agricultores, más que el proletariado rural sin tierra, los que se sintieron particularmente atraídos.[68]

GeografíaEditar

 
Geografía de Carlist diputados

El carlismo no era una agrupación genuinamente nacional; su llamado Mass Party Index, un parámetro ideado para medir la capacidad de competir en todos los distritos electorales, osciló entre un escaso 20% (1931), un 48% (1933) y un 43% (1936).[69]​ Medido en términos del número de mandatos ganados, el apoyo geográfico al carlismo durante el período republicano siguió siendo desigual; unas dos terceras partes de los escaños se obtuvieron en la mitad norte del país. Sin embargo, el resultado fue mucho más equilibrado que en el período de la Restauración, cuando no se ganó ningún escaño al sur de Sierra de Guadarrama; en la década de 1930 el partido registró un modesto resurgimiento en Nueva Castilla (España) y Nueva Castilla]].[70]​ Bajo el régimen democrático liberal de 1876-1923, las tres fortalezas carlistas, Cataluña, Navarra y Vascongadas, proporcionaron el 81% de todos los escaños ganados; en 1931-1936 las tres regiones eran responsables de sólo el 46% de los asientos carlistas. Navarra siguió siendo claramente el núcleo carlista y aseguró el 26% de todos los escaños ganados; sin embargo, el partido redujo su dependencia de la provincia del 35% durante la era de la Restauración. El centro de gravedad carlista se alejó particularmente de Vascongadas y Cataluña; el primero aseguraba sólo el 13% de los escaños frente al 30% durante la monarquía alfonsina; para Cataluña la cifra fue del 8% frente al 16%.

la mayoría de las regiones carlistas (% de escaños obtenidos)[71]
Núm Distrito 1931 1933 1936 Total
1 Navarra 28.6% 57.1% 57.1% 47.6%
2 Vascongadas 11.8% 11.8% 5.9% 9.8%
3 Aragón 0.0% 9.5% 4.8% 4.8%
4 Castilla la Vieja 0.0% 9.8% 2.4% 4.1%
5 Asturias 0.0% 6.3% 0.0% 2.1%
6 Cataluña 0.0% 3.8% 1.9% 1.9%
7 Andalucía 0.0% 4.5% 1.1% 1.9%
8 Valencia 0.0% 5.4% 0.0% 1.8%
9 Castilla la Nueva 1.6% 1.6% 1.6% 1.6%
10 León 0.0% 4.5% 0.0% 1.5%
11 Galicia 0.0% 2.1% 0.0% 0.7%
12 Baleares 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%
12 Canarias 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%
12 Extremadura 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%
12 Murcia 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%
ESPAÑA 1.1% 5.1% 2.1% 2.8%

En términos de apoyo medido como el número de escaños ganados en comparación con el número de escaños disponibles, la región que siguió siendo un bastión carlista fue Navarra, donde el partido se apoderó del 48% de todos los escaños disputados en 1931-1936. En tres regiones, el carlismo electoral sigue siendo una fuerza secundaria aún a tener en cuenta: Vascongadas (10% de todos los escaños disponibles), Castilla la Vieja (5%) y Aragón (5%). En 6 regiones la presencia electoral del partido fue meramente testimonial, la ratio de mandatos ganados oscilaba entre el 1,5% y el 2%: Andalucía, Asturias, Cataluña, León, Castilla la Nueva y Valencia. En comparación con el período Alfonsino[72]​ la tasa de éxito carlista se deterioró visiblemente, aunque no dramáticamente, en la mayor parte del país, perjudicial especialmente en los antiguos baluartes de Vascongadas y Cataluña.[73]​ Sin embargo, hubo excepciones; en Navarra, la participación carlista de escaños ganada pasó del 36% en el período de la Restauración, con un crecimiento relativo también en Castilla la Vieja[74]​ y regiones donde el partido no consiguió un escaño único antes de 1923.[75]​ Aplicación del método MdV para calcular el Carlista El porcentaje de votos (no de escaños) en todas las regiones sugiere que osciló entre un 40% en Navarra[76]​ y un 15-17% en las Vascongadas,[77]​ 3-7% en Castilla la Vieja,[78]​ 2-6% en Valencia,[79]​ 4-5% en Aragón[80]​ y Cataluña[81]​ y 2-4% en Andalucía,[82]​ León[83]​ y Nueva Castilla.[84]

Debido a que los distritos electorales más pequeños del período de la Restauración fueron reemplazados por distritos de la República con múltiples mandatos, no es posible realizar una comparación geográfica detallada. A nivel provincial —el más bajo disponible— las entidades que registraron el mayor índice de éxito carlista fueron Navarra (48%), Álava (33%), Tarragona (10%) y Zaragoza (9%); el cambio más llamativo se registró en Guipúzcoa, donde antes de 1923 los carlistas acapararon el 33% de todas las plazas disponibles; en 1931-1936 esta proporción se redujo al 6%. También otras provincias con un apoyo carlista tradicionalmente notable, especialmente las de la costa mediterránea, se volvieron cada vez más tibias en sus preferencias carlistas; estos fueron los casos catalanes de Gerona y Barcelona.[85]

PersonalidadesEditar

 
3 veces derrotado: Larramendi

Había 65 personas que representaban al carlismo compitiendo por las entradas a las Cortes Republicanas; de estos, 30 tuvieron éxito. Una persona, Tómas Domínguez de Arévalo o conde de Rodezno, ganó el mandato en las 3 campañas, mientras que 5 políticos carlistas se sentaron en la cámara durante 2 mandatos: Luis Arellano Dihinx, Joaquín Bau Nolla, Jesús Comín Sagüés, Ginés Martínez Rubio y José Luis Oriol Urigüen.[86]​ Sin embargo, ninguno de los parlamentarios carlistas ganó una estima comparable a la de los magnates parlamentarios de derecha como José Calvo Sotelo o José María Gil-Robles. Aunque hubo políticos carlistas reconocidos por su formato intelectual, algunos —como Víctor Pradera— no aspiraban al mandato de Cortes, y algunos —como Luis Hernando de Larramendi— fallaron en sus intentos. La figura de Larramendi destaca por otro motivo: fue el único candidato carlista que se presentó en 1931, 1933 y 1936 y que perdió en las 3 campañas.[87]

El perfil detallado de todos los candidatos carlistas no es posible debido a la escasez de datos, tal vez excepto señalar que eran 64 hombres y 1 mujer. El contingente de diputados estaba compuesto mayoritariamente por abogados, terratenientes y empresarios:[88]​ 13 tenían 30 años; 12, 40 años; 10, 50 y pocas personas permanecían por debajo de 30 o por encima de 60.[89]​ Entre los diputados carlistas 5 ganaron ejercicio parlamentario en las Cortes de Restauración; el más experimentado de ellos, Esteban Bilbao, sirvió tres mandatos antes de 1923. Su historial palidece en comparación con el de Manuel Senante, quien sirvió 8 mandatos como diputado integrista durante el período de la Restauración; sin embargo, Senante falló en sus dos apustas parlamentarias republicanas. El diputado que finalmente alcanzó los máximos honores fue Bilbao, en la España franquista fue ministro de Justicia y antiguo presidente de las Cortes; por otro lado, 6 parlamentarios carlistas fueron posteriormente asesinados por sus oponentes políticos.[90]

 
3 veces elegido: Rodezno

Puede parecer paradójico que de los 10 candidatos que obtuvieron el mayor número de votos, 7 fracasaron; el fenómeno resultó de su posición en grandes distritos urbanos, generalmente en el mejor de los casos tibios hacia el carlismo, y su víctima clave fue Román Oyarzun Oyarzun; en Madrid en 1936 contó con el apoyo de 186.000 votantes.[91]​ En cuanto al mayor porcentaje de votos reunidos, el candidato carlista con mejor desempeño fue Miguel de Miranda y Mateo, quien, en Logroño, en 1933, contó con el 87% de votantes activos.[92]​ El peor resultado registrado fue el de Francisco Martínez García, que, en Murcia, en 1936, solo obtuvo 1.469 votos.[93]​ Igualmente desastroso parece ser el resultado de José Roca y Ponsa, en Canarias, en 1931. Sin embargo, sus 735 votos se obtuvieron bajo la legislación que solo permitía el sufragio masculino. El cargo de líder político carlista, jefe delegado, lo ocupaban 3 personas: en 1931 marqués de Villores competía solo en Valencia y perdió miserablemente; en 1933 el conde de Rodezno ganó cómodamente en Navarra, y en 1936 Fal Conde, quien intentó sin éxito su suerte como integrista en 1931, se abstuvo de presentar su candidatura.[94]​ Durante el período 1931-1933 no hubo una minoría carlista formal, sin embargo, el bloque católico-militar del que formaban parte estaba encabezado por Joaquín Beunza; durante la legislatura de 1933-1935 y la legislatura que comenzó en 1936 fue el Conde de Rodezno quien encabezó formalmente el grupo parlamentario carlista en las Cortes.

Ver tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. "Ningún movimiento político de la España contemporánea ha mostrado, como el tradicionalismo carlista, una predisposición tan franca y tan persistente a la violencia, hasta hacerla formar parte indisociable de su praxis política, de su identidad colectiva y de su acervo cultural ", Eduardo González Calleja, Aproximación a las subculturas violentas de las derechas antirrepublicanas españolas (1931-1936) , [ en:] Pasado y memoria 2 (2003), pág. 113
  2. Una especie de historia carlista "oficial" es una serie monumental de Melchor Ferrer, Historia del tradicionalismo español , Sevilla 1949-1979; de sus 30 volúmenes, unos 22 están dedicados a los esfuerzos militares carlistas
  3. Jordi Canal, "El carlismo", Madrid 2000, ISBN  8420639478, p. 168
  4. No existe una monografía académica dedicada a la actividad electoral carlista o, en términos algo más amplios, parlamentaria, y mucho menos durante los años de la Segunda República. Lo más parecido es un trabajo sobre el carlismo en 1931-1936, con algunas secciones centradas en cuestiones electorales / parlamentarias, Martin Blinkhorn, "Carlism and Crisis in Spain 1931-1939", Cambridge 2008, ISBN 9780521086349. Los carlistas se involucraron por primera vez en una conspiración antirrepublicana en enero de 1932, seguida de otro episodio del verano de 1932. Si en ambos casos el partido decidió no seguir el camino violento no fue porque prefirieran los medios pacíficos; se consideraba que aún no había llegado el momento, Canal 2000, p. 299
  5. Especialmente la campaña de 1936 fue vista por el líder político carlista Manuel Fal Conde como tema secundario; a diferencia de sus predecesores en el cargo de Jefe Delegado, no se molestó en dirigirse él mismo, Blinkhorn 2008, págs. 228-236
  6. Canal 2000, p. 287
  7. Canal 2000, p. 308
  8. Hay abundante literatura sobre la política de la Segunda República y la mayoría de los autores están de acuerdo que su inclinación sectaria contribuyó al colapso final del régimen republicano: "una de las explicaciones clásicas que se han dado a la proliferación de la violencia durante la Segunda República ha girado en torno a un déficit de cultura política que habría favorecido el auge de los extremismos ", González Calleja, 2003, p. 107. Para un estudio clásico que tiende a centrarse en la violencia de izquierda, véase Stanley G. Payne, "The Collapse of the Spanish Republic, 1933-1936", Nueva York 2006, ISBN 9780300110654. Un estudio igualmente clásico que se centra en la violencia de derecha, incluida la carlista, es Paul Preston, "The Coming of the Spanish Civil War: Reform, Reaction and Revolution in the Second Republic", Londres 1994, {{ISBN | 9780415063548} }. Una monografía dedicada al carlismo de la Segunda República tiene el formato "Un estudio del extremismo político en la España de la Segunda República", Blinkhorn 2008, p. VII
  9. "El carlismo se había erigido de nuevo como núcleo cohesivo de otra alamgama conterrevolucionaria, aunque de dimensiones bastante más modestas que las del siglo XIX", Jordi Canal i Morell, Banderas blancas, boinas rojas: una historia política del carlismo, 1876- 1939 , Madrid 2006, ISBN 9788496467347, p. 324
  10. Blinkhorn 2008; ver especialmente el capítulo Rivales a la derecha, págs. 94-118
  11. para la clasificación de candidatos y diputados, véase la nota al pie nº 32. Los votos reunidos se calcularon en consecuencia utilizando el método MdV, ver nota al pie nº 58
  12. votantes que apoyaron a los carlistas como su primera opción (calculado de acuerdo con el método MdV, ver nota al pie # 58) como porcentaje de todos los votantes activos. Entre paréntesis, votantes que apoyaron a los carlistas en general (número total de votos reunidos por los carlistas deduplicados en el caso de distritos con más de 1 candidato carlista, ver nota al pie nº 54) como porcentaje de todos los votantes activos.
  13. número de escaños ocupados por los diputados carlistas como porcentaje de todos los escaños disponibles en la cámara
  14. P. ej. para la campaña de 1933, un académico afirma que había 39 candidatos, Blinkhorn 2008, p. 123, mientras que otro da la cifra de 38, Roberto Villa García, "La república en las urnas: el despertar de la democracia en España", Madrid 2011, ISBN  9788492820511, p. 180
  15. P. ej. para la campaña de 1931, un académico afirma que hubo 8 candidatos carlistas elegidos con otros 2 apoyados por los carlistas, José Carlos Clemente Muñoz, "El carlismo en el novecientos español (1876-1936)", Madrid 1999, ISBN  9788483741535 , pags. 80; otro autor afirma que fueron elegidos 4 tradicionalistas, Octavio Ruiz-Manjón Cabeza, Genoveva García Queipo de Llano, Javier Tusell Gómez, Las constituyentes de 1931; unas elecciones de transición (II), [en:] Revista de derecho político 13 (1982), p. 177. Para la campaña de 1936, un estudio afirma 12 parlamentarios carlistas, ver Blinkhorn 2008, p. 346; otro trabajo avanza la cifra de 16, Carlos Barciela López, Albert Carreras, Xavier Tafunell (eds.), Estadísticas históricas de España: siglos XIX-XX, vol. 3, Madrid 2005, ISBN  9788496515000, pág. 1100
  16. Conde de Rodezno y Joaquín Beunza eran jaimistas activos; otro diputado, Julio Urquijo, solía ser activista carlista en la década de 1910 y seguía siendo amigo personal del pretendiente. Aunque desde la década de 1920 se distanció un poco de la política, Urquijo seguía estando claramente asociado al carlismo
  17. Estévanez Rodríguez y Lamamié de Clairac eran activistas integristas; tres sacerdotes católicos, Fernández González, Gómez Roji y Pidaín Zapiáin estaban vagamente asociados con el integrismo; ninguno de los 5 habían estado relacionados anteriormente con el carlismo, aunque Lamamié se unió más tarde y Estévanez se acercó al movimiento. Oreja Elosegui y Madariaga Almendros solían ser carlistas activos que se unieron a los secesionistas melistas en 1919 y parecían volver a acercarse al carlismo a principios de los años treinta; el primero, de hecho, se reincorporó, mientras que el segundo finalmente optó por la CEDA. Oriol Urigüen antes de 1931 estaba vagamente relacionado con varias clases de conservadurismo; durante la campaña animó a Hermandad Alavesa, organización que creó como su vehículo electoral privado no oficial; después de 1931 se incorporó a las filas carlistas. De estos 8 diputados, Pildáin, Oreja y Oriol se unieron a los carlistas y los nacionalistas vascos en las listas comunes católico-fueristas; otros se postularon como Agrarios
  18. Barciela, Carreras, Tafunell 2005 reclaman 19 diputados (sin nombres), Blinkhorn 2008, págs. 332-333 nombra 21 diputados, y un publicación carlista Álbum histórico del Carlismo, Barcelona 1933, p. 296, reclamó 23 diputados. La diferencia entre Blinkhorn y el Álbum histórico la hacen Luciano de la Calzada y Miguel de Miranda y Mateo
  19. Barciela, Carreras, Tafunell 2005 reclamo 16 diputados (sin nombre), Blinkhorn 2008, p. 347 afirma que 13 candidatos seleccionados se redujeron a 10 una vez que la Comisión de Actas despojó a Lamamié, Arauz y Estévanez de sus mandatos, y Eduardo Ros, "Las elecciones del Frente Popular", Valencia 2015, p. 35 enumera 12 diputados (sin nombres)
  20. El estudio general más reciente dedicado a la historia electoral de la Segunda República es de Villa García, 2011
  21. Las denominaciones aplicadas por la prensa contemporánea podrían haber sido las de agrario, agrario independiente, carlista, católico fuerista, cedista, independiente, integrista, jaimista, mellista, monárquico, nacional agrario o tradicionalista, compare Ahora 10-jun-1931, disponible 3 aquí
  22. Blinkhorn 2008, pp.55-57
  23. Leandro Álvarez Rey, La derecha en la II República: Sevilla, 1931-1936, Sevilla 1993, ISBN  9788447201525, p. 139
  24. Ruiz-Manjón, García, Tusell 1982, p. 177
  25. Primeros mítines públicos organizados conjuntamente por los jaimistas, Integristas y ex Mellistas tuvo lugar en junio de 1931, incluso antes de las elecciones generales, Canal 295-296
  26. Los tres grupos tendieron a acercarse y desde los primeros días de la República ya se hablaba ampliamente de su unidad, Octavio Ruiz-Manjón Cabeza, Javier Tusell Gómez, Genoveva García Queipo de Llano, Las Constituyentes de 1931: unas elecciones de transición (I), [en:] Revista de derecho político 12 (1981-1982), pág. 224. Sus candidatos no compitieron entre sí y en pocos casos se unieron a las mismas listas de alianzas. P. ej. en Guipúzcoa, donde un candidato integrista, Pildáin, y un candidato jaimista, Urquijo, se postularon en la papeleta "coalición católico-fuerista"
  27. Una vez que Primo de Rivera prohibió todos los partidos políticos en 1923 no existía una organización carlista general. A partir de 1930, las agrupaciones carlistas que surgieron en varias regiones de España asumieron diferentes nombres, como Comunión Tradicionalista (por ejemplo, en Cataluña, ver La Vanguardia 8-mar-1931, disponible en /08/pagina-6/33162502/pdf.html aquí), Comunión Tradicionalista Vasco-Navarra (en Vascongadas y Navarra, ver Heraldo Alavés 11-jun-1931, disponible es / catalogo_imagenes / grupo.cmd?path=1000032451&interno=S&posicion=1&presentacion=pagina aquí), Comunión Católico-Monárquica o Comunión Legitimista (en Madrid, ver El Cruzado Español 5-sep-1930, disponible aquí), Comunión Tradicionalista-Integrista (en Canarias) o Partido Tradicionalista (en Guipúzcoa, El Siglo Futuro 7-mar-1931, disponible [http: / /hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000483176&page=1 aquí])
  28. Blinkhorn 2008, pp. 332-3 33
  29. La mayoría de los académicos consideran que la actividad de la Comisión de Actas en 1936 es al menos incompatible con el espíritu de la legislación electoral; algunos se refieren a la manipulación y otros aplican el nombre de "pucherazo", un término español clásico para referirse al fraude electoral. Un trabajo sobre las elecciones de 1936 en Granada, donde los resultados fueron totalmente anulados, traza un paralelo entre las elecciones de 1936 y las fraudulentas elecciones de Restauración, ver Roberto Villa García, El fracaso de la modernización electoral: las elecciones de mayo de 1936 en Granada, [en:] Journal of Contemporary History 44/3 (2009), págs. 402-429
  30. "la identificación de los candidatos con la derecha se hace teniendo en cuenta posteriores identificaciones políticas", Ruiz-Manjón, García, Tusell 1982, p. 146
  31. Clemente 1999, p. 80
  32. Un votante que toma su decisión electoral en 1931, p. ej., obviamente, desconocía las lealtades políticas posteriores asumidas por un candidato por el que votó; los votantes basaron sus decisiones en lealtades políticas asumidas antes de la fecha. La regla adoptada aquí es que, a menos que claramente se presenten en otra papeleta de partido, los candidatos que en cualquier momento antes de la fecha de las elecciones se habían conocido como activistas carlistas se cuentan entre ellos; este es el caso, por ejemplo. de Jaime Chicharro, Marcelino Oreja o Dimas de Madariaga en 1931. De la misma manera, se descartan candidatos que hasta la fecha de las elecciones nunca habían estado involucrados en el carlismo, incluso aquellos que luego se convertirían en personalidades emblemáticas del carlismo. Este es el caso p. ej. de Manuel Fal Conde, José María Lamamié de Clairac o José Luis Oriol corriendo en 1931; sin embargo, al unirse a la Comunión Tradicionalista, Lamamié y Oriol se cuentan para las elecciones de 1933 y 1936
  33. El Siglo Futuro 15.02.36, disponible en /issue.vm?id=0000575706&page=26 aquí
  34. El Siglo Futuro 04.11.33, disponible aquí o El Siglo Futuro 16.02.36, disponible aquí
  35. El Siglo Futuro 18.11.33, disponible aquí
  36. El Siglo Futuro 03.02.36, disponible en ? id = 0000574159 & page = 12 aquí
  37. El Siglo Futuro 18.11.36, disponible aquí
  38. Discusión detallada en Luis Teófilo Gil Cuadrado, El Partido Agrario Español (1934-1936) ; una alternativa conservadora y republicana [Tesis doctoral Universidad Complutense], Madrid 2006
  39. P. ej. el caso de Dimas de Madariaga en 1931, Josep Carles Clemente, Breve historia del carlismo, Madrid, 2001, ISBN  9788475600413, p. 150
  40. Según el acuerdo de alianza, los candidatos que se presentaban en Vascongadas tenían que ser vascos, lo que eliminaba a Rafael Díaz Aguado y Salaberry, inicialmente para ser desplegado en la región, ver en Idoia Estornés Zubizarreta, La construcción de una nacionalidad vasca, San Sebastián, 1990, ISBN  9788487471049, pp. 496-497
  41. TYRE era la abreviatura de Tradicionalistas Y Renovación Española
  42. TYRE no era una lista electoral común, Blinkhorn 2008, pp 109-110, 132
  43. Blinkhorn 2008, p. 139
  44. Blinkhorn 2008, p. 202; para una discusión detallada de la alianza monárquica y una comparación interesante de RE y CT, ver Julio Gil Pecharromán, El alfonsismo radical en las elecciones de febrero de 1936, [en:] Revista de Estudios Políticos 42 (1984), pp. 101-136
  45. Típicamente denominados "Frente de Orden", "Unión de Derechas", "Candidatura Contrarrevolucionaria", etc.
  46. La opinión generalizada sobre el peso del carlismo en el ámbito electoral de la derecha difiere. Un académico habla sobre "el segundo partido nacional más importante de la Unión de Derechas, la Comunión Tradicionalista", Villa García 2011, p. 177. Un estudio anterior afirma que "en la tendencia derechista existían dos grandes partidos. El más popular era la CEDA, con Gil Robles, y más a la derecha, Renovación Española, de Calvo Sotelo", en Juan J. Linz, Jesús M. De Miguel, "Hacia un análisis regional de las elecciones de 1936 en España", [en:] "Revista española de la opinión pública" 48 (1977), p. 32
  47. P. ej. en el Levante en 1931 nadie quiso aliarse con 3 candidatos carlistas, incluido el líder del partido José Selva Mergelina, marqués de Villores, y se postularon por su cuenta, Blinkhorn 2008, p. 54
  48. Anticipando la derrota, los carlistas se enfurecieron particularmente porque su veterano de las Cortes de la Restauración Manuel Senante fue eliminado de la lista común de la derecha, ver en El Siglo Futuro 8-feb-1936, disponible aquí
  49. El sistema ofreció una considerable representación mayoritaria a la lista de candidatos más popular en cada distrito y "obviamente favoreció las coaliciones multipartidistas", Stanley G. Payne, "Spain's First Democracy", Madison 1993, ISBN  9780299136741, págs. 47-48
  50. P.ej. en el caso de las elecciones de 1936 en el distrito de Granada, la lista de la derecha estaba formada por 10 candidatos; representaron a varios partidos, como CEDA, Comunión Tradicionalista, Partido Agrario o Renovación Española. El candidato más votado de la lista obtuvo 148,934 votos, mientras que el menos votado de los 10 candidatos obtuvo 145,934 votos (98% de los votos emitidos para el candidato más exitoso), Villa García 2009, pp. 402-429
  51. "Es prácticamente imposible segregar los votos de una determinada significación (por ejemplo, los radical-socialistas de los socialistas) en el caso de que hubiera una candidatura de coalición republicano-socialista", Ruiz-Manjón, García, Tusell 1982, p. 157; "Resulta imposible determinar cuántos votos pertenecían por separado a cada formación política", Villa García 2011, p. 337
  52. Ver totales del apéndice
  53. Las mujeres tuvieron derecho a votar por primera vez en las elecciones de 1933. En 1931, el electorado total era de 6,2 millones de personas, mientras que en 1933 y 1936 eran, respectivamente, 12,9 millones y 13,3 millones de personas
  54. Se necesita desdoblamiento en los distritos donde había más de 1 candidato carlista postulado. Es probable que en la mayoría de estos casos un votante que votó por un candidato carlista votó también por otro/otros candidatos carlistas
  55. En 1933 el número total de votos reunidos por los candidatos carlistas fue de 2,11 millones; después del desdoblamiento necesario en los distritos donde había más de 1 candidato carlista, este número se traduce en 1,54 millones de personas que apoyaron a los carlistas. En 1933 el número total de españoles con derecho a voto era de 12,90 millones y el número total de votantes era de 8,68 millones. En 1936, los carlistas obtuvieron 2,21 millones de votos, que tras el desdoblamiento se traducen en 1,78 millones de personas; el electorado fue de 13,39 millones y el número de votantes activos fue de 9,73 millones. Datos provinciales de electorado y número de votantes para 1933 y después de 1936 Ros 2015, págs. 26-27; para 1931 según Ruiz-Manjón, García, Tusell 1982, pp. 141-142
  56. Además de los métodos de PdD y MdV que se enumeran a continuación, también hay otros enfoques utilizados para estimar el apoyo obtenido por partidos específicos; uno se centra en el número de votos obtenidos por el candidato más votado (o en primer lugar) de una lista determinada), otro, llamado "cantidad moda", calcula "cantidad que más veces se repite dentre de la liste de nombres que forman la candidatura". Se utilizan para estimar el apoyo recibido por los partidos políticos, pero son inútiles para calcular el apoyo recibido por candidatos individuales específicos, comparar Miguel Ángel Mateos Rodríguez, Fuentes y metodología para el estudio electoral de la II República española, [en:] Ayer 3 (1991), págs. 139-164
  57. "La influencia de un partido político puede ser medida por la proporción de decisiones en favor de los candidatos de una significación determinada con respecto al total de las decisiones efectuadas ", Ruiz-Manjón, García, Tusell 1982, pp. 157, 162. El cálculo para medir el apoyo electoral de partidos específicos se basa en comparar el número total de los votos reunidos por los candidatos del partido en cuestión en un distrito dado al número total de votos emitidos en ese distrito. La propuesta se acepta generalmente como un medio para calcular la proporción aproximada de votos, expresada como porcentaje, que el partido recibió en la provincia, compare, p. ej. el cálculo de los votos recibidos por los partidos principales en Cuenca en 1933, Ángel Luis López Villaverde, Cuenca durante la II República: elecciones, partidos y vida política, 1931-1936, Cuenca 1997, ISBN  9788487319198, pags. 255
  58. "Media aritmética, dividiendo el total de los sufragios obtenidos por una candídatura entre el número de votos que el elector poseía en cada circunscripción". Los historiadores señalan que se trata simplemente de "una ficción que crea el historiador para obtener los resultados nacionales y provinciales", Villa García 2011, p. 337; otros lo definen como, "la estimación de los porcentajes de apoyo electoral obtenido por los partidos se ha realizado dividiendo los votos de cada partido por el número de votos que el elector podía ultilizar en el distríto", Barciela López, Carreras, Tafunell 2005, pags. 1100
  59. Tanto PdD como MdV deben devolver exactamente el mismo resultado en caso de que todos los votantes ejerciten plenamente sus derechos. Debido a que una fracción de los votantes solía elegir menos candidatos de los que tenían derecho, el fenómeno es responsable de resultados ligeramente diferentes producidos por ambos métodos. P.ej. en Navarra en 1931 hubo 73.786 personas que votaron; cada votante tenía derecho a elegir 5 candidatos ("tomar 5 decisiones"), pero el "número total de decisiones" tomadas fue 364,353 (y no 73,786 * 5 = 368,925). De dos candidatos netamente carlistas, Joaquín Beunza obtuvo 46,102 votos y el conde de Rodezno obtuvo 45,940 votos. Según la metodología del PdD, la participación carlista de votantes fue (46.102 + 45.940) /364.353=25,3%. Según la metodología de MdV, la participación carlista de votantes fue [(46.102 / 5) + (45.940 / 5)] / 73.786 = 24,9%. En cifras absolutas, ambos porcentajes arrojan un número similar de votantes: 18.640 y 18.408
  60. "Número total de decisiones" se publica solo para todos los distritos en la campaña de 1931; no se conoce para los distritos de 1933 y 1936
  61. Un intento detallado de la descomposición de todos los votantes en electorados partidistas se llevó a cabo únicamente en las elecciones de 1936, véase Linz, De Miguel 1977, págs. 27-68. Los autores utilizan el método MdV y llegan al electorado carlista total de 328.000, ver tabla 9 [sin paginación, entre las páginas 66 y 67]
  62. Ver totales como en los anexos. Barciela, Carreras, Tafunell 2005, p. 1100, especifique la proporción de votos carlistas como 1,0% (1931), 4,3% (1933) y 3,4% (1936); "la estimación de los porcentajes de apoyo electoral obtenido por los partidos se ha realizado dividiento los votos de cada partido por el número de votos que el electo podía ultilizar en el distríto". El mismo trabajo especifica la participación carlista de escaños como 0,8% (1931), 4,1% (1933) y 3,2% (1936). Linz, de Miguel 1977, pág. 34 utilizan el mismo método y especifican la proporción de votos carlistas obtenidos en 1936 como 3,4%
  63. Se cree que el método MdV sobrestima el apoyo electoral a los partidos principales, ver comentarios sobre "sobrevaloriación de los partidos de centro que el mismo modelo de análisis introduce", Linz, De Miguel 1977, págs. 27-28
  64. En algunas zonas las mujeres constituían el 40% de los carlistas, Rafael Quirosa-Cheyrouze y Muñoz, Católicos, monárquicos y fascistas en Almería durante la Segunda República, Almería 1998, ISBN  9788482401195, p. 53
  65. para áreas carlistas clave, ver p. ej. José Antonio Rodríguez Ranz, Guipúzcoa y San Sebastián en las elecciones de la II República, Donostia 2003, ISBN  9788471732293, y Roberto Villa García, Las elecciones de 1933 en el País Vasco y Navarra, Madrid 2007, ISBN  9788498491159
  66. Para otra área carlista clave, Álava, ver Javier Ugarte Tellería, La nueva Covadonga insurgente: orígenes sociales y culturales de la sublevación de 1936 en Navarra y el País Vasco, Madrid 1998, ISBN  9788470305313
  67. Gínes Martínez Rubio en Sevilla en 1933 y 1936, Joaquín Manglano y Cucaló en Valencia en 1933
  68. Breves intentos de proporcionar una descripción social general en Canal 2000, págs. 309-310
  69. para 1936 ver Linz, de Miguel 1977, p. 36. De unos 40 partidos en competencia, Comunión Tradicionalista registró un índice de partidos de masas inferior solo a los de CEDA (95%), PSOE (92%), Izquierda Republicana (88%), Radicales (68%) y Unión Republicana (60%). )
  70. El análisis geográfico del apoyo al partido durante las elecciones de 1936 sugiere, sorprendentemente, que después de Navarra (63.000 personas) y Vascongadas (58.000) la tercera región con mayor electorado carlista fue Andalucía (56.000); Cataluña (48.000) estaba en cuarto lugar; ver Linz, De Miguel 1977
  71. Número de escaños ganados respecto a todos los disponibles. El objetivo del 100% no era posible, ya que la ley electoral reservaba alrededor del 20% de los escaños (el número exacto difiere por distrito) para una lista minoritaria
  72. , la tasa de éxito de las elecciones de la República no es matemáticamente comparable a la tasa de éxito del período de la Restauración. El sistema electoral republicano fue mayoritario-proporcional, mientras que el de la Restauración fue mayoritario. En el sistema republicano, ningún partido podría haber ganado el 100% de los escaños en un distrito electoral, ya que el sistema reservaba una fracción de los escaños, generalmente alrededor del 20%, a la segunda lista más popular. En el sistema de la Restauración, un partido exitoso podría haber ganado todos los escaños disponibles en un distrito
  73. en Vascongadas del 15,7% al 9,8%, en Cataluña del 2,7% al 1,9%
  74. del 1,3% en el período alfonsino al 4,9% durante la Segunda República
  75. Aragón, Nueva Castilla y Andalucía. La tasa de éxito carlista se mantuvo estable en Valencia (del 1,7% durante la Restauración al 1,8% durante la República) y León (del 1,4% al 1,5%)
  76. 64.000 de 190.000 en 1933, 64.000 de 156.000 en 1936
  77. 67.000 de 380.000 (1933), 67.000 de 394.000 (1936)
  78. 56.000 de 763.000 (1933), 32.000 de 831.000 (1936)
  79. 51.000 de 783.000 (1933), 17.000 de 868.000 (1936)
  80. 21.000 de 671.000 (1933), 18.000 de 435.000 (1936)
  81. 37.000 de 1.033.000 (1933), 59.000 de 1.189.000 (1936)
  82. 35.000 de 1.443.000 (1933), 62.000 de 1.714.000 (1936)
  83. 16.000 de 414.000 (1933), 13.000 de 429.000 (1936)
  84. 54,00 0 de 929.000 (1933), 29.000 de 1.223.000 (1936)
  85. La cuota carlista de escaños como porcentaje del total de escaños disponibles durante el período de la Restauración fue del 5,7% en Gerona y del 2,5% en Barcelona; durante el período republicano los carlistas no consiguieron un solo escaño en ambos distritos (Barcelona ciudad y aldea)
  86. José Luis Oriol tuvo éxito en 1931, 1933 y 1936, pero no se le cuenta como representante carlista durante la campaña de 1931
  87. en 1931 y 1933 se presentó en Madrid, circunscripción urbana donde el electorado carlista - al menos en términos relativos - fue menor. En 1936 se mudó a Gerona, pero esto no ayudó; antes no había tenido nada que ver con Gerona
  88. el contingente de diputados carlistas estaba formado por 10 abogados, 9 terratenientes y 6 empresarios (p. Ej. Juan José Palomino Jiménez, más académicos solteros (p. Ej. Mariano Oliver de Puigdollers), trabajadores, editores y funcionarios
  89. el único diputado carlista de más 60 era Urquijo; los menores de 30 eran Calzada y Arellano en 1933 y Elizalde en 1936
  90. Oreja fue fusilado durante la revolución de 1934; Beunza, Requejo, Meras, Sangenis y Madariaga fueron asesinados durante la Guerra Civil. El número de muertos incluyó también a algunos carlistas que no lograron ganar la papeleta de Cortes, como Juan Bautista Soler Martí
  91. La Nación 18.02.36, disponible aquí
  92. obtuvo 37.456 votos con el número de votantes activos 43.152; datos en Mateo y Miranda, Miguel de entrada, [en:] servicio Índice Histórico de Diputados , disponible SDocum / ArchCon / SDHistoDipu / SDIndHistDip? aquí, y Ros 2015, p. 26
  93. ya que los carlistas no cerraron un acuerdo de coalición con cualquier alianza, se estaba postulando por su cuenta
  94. pero ansioso por controlar a los diputados carlistas, presidió sus sesiones, Blinkhorn 2008, p. 219

BibliografíaEditar

  • Martin Blinkhorn, Carlismo y Crisis en España 1931-1939, Cambridge 2008.
  • Jordi Canal, El carlismo, Madrid, 2000.
  • Jordi Canal, Banderas blancas, boinas rojas: una historia política del carlismo, 1876-1939, Madrid 2006, ISBN 9788496467347.
  • Melchor Ferrer, Historia del tradicionalismo español, vol. XXX, Sevilla, 1979.
  • Roberto Villa García, La república en las urnas: el despertar de la democracia en España, Madrid, 2011.

Enlaces externosEditar