Carne de conejo

La carne de conejo es un producto cárnico procedente del conejo (Oryctolagus cuniculus), que se puede obtener mediante la cría o, históricamente, mediante la caza. Se considera una carne blanca.[1]​ Aunque no es tan popular como la carne de res, de cerdo o de pollo, tiene cierta tradición en Europa entre otros, especialmente en las áreas rurales.

Carne de conejo

Algunos platos a base de carne de conejo son el hasenpfeffer en Alemania, los andrajos y el conill amb xocolata en España, el cacciatore en Italia, la cabidela en Portugal, el rabbit pie en Reino Unido, el ostropel en Rumanía o el stuffat tal-fenek, plato nacional de Malta. En cambio, en otros lugares del mundo el conejo es considerado una mascota y su consumo se observa como tabú.

La producción industrial de carne de conejo se da principalmente en Italia, Francia, Venezuela, Corea del Norte, Egipto, España, Estados Unidos y China, siendo este último el mayor productor mundial (690.000 t, 40%) desde 2010.[2]

A nivel culinario, se puede preparar asada, al horno, a la plancha, salteada, guisada, confitada, frita... Se considera una carne seca debido a su bajo contenido graso. También es baja en colesterol, y a diferencia de otras carnes, es de fácil digestión.[3]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Dra. Haro García, A. «La carne de conejo: una carne blanca rica en proteínas.». Puleva. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  2. «Rabbit Meat». Rabbit Advocacy Network (en inglés estadounidense). 19 de octubre de 2014. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  3. Dr. Camps Rabadà, J. «El valor nutritivo de la carne de conejo». Universitat Autònoma de Barcelona. 

Enlaces externosEditar