Abrir menú principal

La carta apostólica (en latín: Epistola apostolica, o bien Litterae Apostolicae) es un tipo de documento oficial elaborado por el Pontífice de la Iglesia católica y dirigida a un destinatario concreto (aunque no faltan casos de cartas dirigidas a toda la Iglesia, como muestran los ejemplos que se incluyen abajo), a diferencia de la constitución apostólica, la exhortación apostólica o la encíclica que se dirigen a toda la Iglesia. Sin embargo, es más importante que breve apostólico, que es menos solemne y se usa para asuntos menores.

HistoriaEditar

En virtud de la primacía papal los papas comenzaron a emitir las leyes que regirían la Iglesia. Estas, las escribían en cartas por voluntad propia o en aplicación de sínodos y reuniones. Tienen su origen en las Epístolas de San Pedro y su continuación en las cartas del papa Clemente I. De los primeros siglos se conservan pocas cartas, entre ellas se encuentran, Adversus Aleatores de Víctor I, algunos fragmentos de una carta de Esteban I, tres cartas de Cornelio, y una de Dionisio. Cuando la Iglesia fue reconocida por Roma, el número de cartas y documentos aumento. En el siglo VI, las cartas papales, comenzaron a incluirse en las leyes canónicas.

En la actualidad los papas escriben cartas apostólicas con menor frecuencia que en épocas anteriores, puesto que con la reorganización de la curia realizada por Pio X y recogida en la constitución apostólica Consilio Sapienti de 29 de junio de 1908, las congregaciones y algunos cardenales tienen competencias en la administración y jurisdicción de la Iglesia.

Ejemplos de cartas apostólicasEditar


Se conocen también bajo la denominación de Epístolas Apostólicas a aquellos escritos de los Padres Apostólicos dentro del siglo I, antes de la muerte del último Apóstol (hacia el año 100) y que formaron parte de los Cánones antiguos de la Biblia como el Muratoriano y el Vaticano en Occidente o el Sinaítico y el Alejandrino entre otros Códices de las Iglesias ortodoxas orientales. Serían Epístolas Apostólicas las que se ubicarían entre el primer grupo de las Epístolas Generales: Santiago, Judas, I Pedro y II Pedro (algunos añaden aquí la Epístola a los Hebreos escrita hacia el año 70) y el segundo grupo, es decir las Joánicas (I Juan, II Juan y III Juan), serían: La Epístola Didaché, la Epístola de Bernabé, la Epístola de Clemente y la Epístola de Hermas.

No entran en este conjunto la Epístola Apostolorum, la Segunda epístola de Clemente, la Epístola a los Orientales del Pseudo Lino, la Epístola de los diáconos de Acaya sobre el martirio de San Andrés, las Epístolas del Pseudo Dionisio Areopagita, ni las de los otros Padres Apostólicos (Ignacio de Antioquía, Policarpo de Esmirna, Papías de Hierápolis, Fragmento de Cuadrato o A Diogneto), por haber sido redactadas con posterioridad a la Era Apostólica.

Epístolas como la III Corintios y a los Laodicenses no integran este grupo ya que se consideran de tradición paulina, redactadas por un Pseudo Pablo.

Véase tambiénEditar