Castellanía

La castellanía, en la Corona de Aragón y en el Reino de Castilla durante el feudalismo, era el territorio o señorío regido con leyes particulares y jurisdicción propia para su capital y los pueblos de su distrito. Incluía el conjunto de bienes y derechos que dependían de un castillo y su titular, destinados al mantenimiento del castellano o alcaide y de su guarnición.

Lo propio de la castellanía era estar formada por bienes inmuebles, entre los que se encontraban, además del castillo, tierras de su entorno, para labranza, ganadería o explotación maderera y caza, así como poblados. A veces la castellanía era una cantidad en dinero o de bienes, que se entregaban al castellano periódicamente por los súbditos del castillo

Es una figura que aparecía con más frecuencia en los territorios de la Corona de Aragón.[1][2]

FuncionamientoEditar

El castellano, alcaide o gobernador del castillo era nombrado por el titular de los territorios (rey, príncipe, obispo, etc.). Bajo su jurisdicción recaían una serie de aldeas y pueblos. A su vez, la castellanía, formaba parte, junto con otras, de un condado.[3]
En tiempos de guerra, los aldeanos se refugiaban dentro del castillo y eran protegidos por los caballeros al servicio del alcaide o castellano.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Carlos Barquero Goñi. Actuaciones de Jaime II en las encomiendas hospitalarias de la castellanía de Amposta: una aproximación. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval. N. 11. 1996-1997
  2. María Bonet Donato. La Orden del Hospital en la corona de Aragón: poder y gobierno en la Corona de Aragón. Poder y Gobierno en la Castellanía de Amposta (ss. XII-XIV). Biblioteca de Historia. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 1994.
  3. Las castellanías o los ancestros de las comandancias de la Guardia Civil