Castillo de Burgos

fortificación en Burgos

El Castillo de Burgos es una fortaleza situada en la ciudad española de Burgos.

Castillo de Burgos
Castillo de burgos exterior 2.jpg
Vista del castillo.
Información general
Uso(s) Castillo
Catalogación Bien de Interés Cultural
Localización Bandera de la ciudad de Burgos (España).svg Burgos
Flag Burgos Province.svg Burgos
Flag of Castile and León.svg Castilla y León
Flag of Spain.svg España
Coordenadas 42°20′34″N 3°42′26″O / 42.3428, -3.70722Coordenadas: 42°20′34″N 3°42′26″O / 42.3428, -3.70722
Inicio Siglo IX
Finalización Siglo XV
Propietario Ayuntamiento de Burgos
Otros Protección: genérica
Conservación: restaurado
[editar datos en Wikidata]

Se encuentra[1] en el cerro de San Miguel elevado 75 m sobre el nivel de la ciudad. Fue levantado por el conde Diego Rodríguez Porcelos en los tiempos de la Reconquista, año 884, aunque ya existieron fortificaciones más antiguas.

Fue edificado en el mismo emplazamiento en el que existieron dos torres defensivas, edificadas por orden del conde Diego Porcelos, consideradas como las primeras edificaciones de la ciudad. Conforme fue aumentando la importancia del emplazamiento defensivo, se dio paso a un castillo y a elementos defensivos más complejos.

Índice

CaracterísticasEditar

PuertasEditar

 
Ruinas del Castillo de Burgos, puerta sur.

Recientes excavaciones arqueológicas han permitido descubrir los restos de la Puerta Sur. Se trata de un muro quebrado, abierto a un vano flanqueado por sendas torres de planta semicircular. La puerta principal, abierta en el frente noroccidental, dispone de un pasadizo en bóveda.

PozoEditar

Como parte del complejo subterráneo, el pozo (popularmente conocido como Cueva del Moro) cuenta con galerías de más de 300 m de longitud. Data de los siglos XII y XIII, aunque las primeras noticias se remontan a 1475, durante el asedio de las tropas de Isabel la Católica, episodio de la guerra de sucesión al trono, estando defendido por los partidarios de Juana la Beltraneja.

Es una obra de fábrica de sillería en piedra caliza, consistente en un cilindro hueco vertical que alcanza una profundidad de 62,50 m. Para poder acceder se construyen 6 husillos o cilindros verticales de 1,40 m de diámetro interior.

"Para que este Castillo fuese más seguro y no le pudiesen tomar por sed, hizo su fundador cerca de su entrada, por la parte interior, un pozo tan profundo, que para bajar al nacimiento del agua tiene alrededor una escalera de piedra en forma de caracol de trescientos treinta y cinco escalones con sus claraboyas a trechos que le dan luz, aunque poca, y está tan artificiosamente obrado que parece obra de encantamiento."[2]

Otros elementosEditar

Patio de armas, restos de la torre del Homenaje, tumbas antropomorfas, diversas estancias y pavimentos.

HistoriaEditar

 
Vista exterior del Castillo de Burgos, fortificaciones napoleónicas.

La ocupación humana más antigua en el Cerro del Castillo remonta al Hierro I con atribución Soto de Medinilla, atestiguada por un complejo estudio arqueológico realizado a mediados de los años 80 del siglo XX.

Sin embargo el nacimiento del castillo está estrechamente relacionado con la fundación de Burgos. Tras estos inicios en tiempos del conde Diego Rodríguez Porcelos, la importancia creciente de la ciudad exigió la construcción de una gran fortaleza, cuyo perímetro está perfectamente documentado. Los viajeros medievales relatan unánimemente la sensación de fuerza y de seguridad que ofrecía. Probablemente durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla se produce la primera gran transformación, participando expertos alarifes al gusto mudéjar de la época. El rey castellano Enrique IV emprende la segunda reforma, fundamentalmente de embellecimiento, con objeto de transformarlo en palacio: salones, aposentos y capilla.

"Los reyes de Castilla, teniendo aquella fortaleza, tienen título al reino, e se pueden con buena confiança llamarse reyes dél, porque es cabeça de Castilla e cámara de los reyes."[3]

.

Alcázar RealEditar

El conocido como palacio de Alfonso X fue habitado por Juan II de Castilla y también por su padre Enrique III de Castilla.

Disputas con la ciudadEditar

Nunca fueron buenos amigos la ciudad y el castillo, pero se soportaron durante siglos. Fernando el Católico lo asedia en la guerra contra Juana la Beltraneja. El cerco lo inicia en agosto de 1474 y dura hasta enero de 1476. En este período se libraron algunos de los combates más feroces de su historia, siendo uno de los objetivos cortar el agua a los sitiados, de modo que los minadores trabajaron con la doble finalidad de interceptar el pozo y volar los muros, tal como señala Luciano Serrano.[4]

Presos insignesEditar

El castillo de Burgos fue utilizado como cárcel de Estado, estando ocupada por los reyes García de Galicia y Alfonso VI de León, así como por Tomás de Gournay, asesino del rey Eduardo II de Inglaterra.

En 1277, según refieren los Anales del reinado de Alfonso X, fue ejecutado en el castillo de Burgos el infante Fadrique de Castilla, hijo de Fernando III el Santo, por orden de su hermano Alfonso X el Sabio, quien ordenó ejecutar al mismo tiempo a Simón Ruiz de los Cameros, señor de los Cameros y yerno del infante Fadrique de Castilla. La versión que proporcionan los Anales del reinado de Alfonso X, posteriores a la Crónica de Alfonso X, de la ejecución del infante Fadrique, es la siguiente:[5]

"Era de mill e trezientos e diez e seis eños, el ynfante don Sancho, fijo del rey don Alfonso e heredero, presó a don Ximón Ruiz de los Cameros en Logroño por mandado del rey su padre. E en este año presó el rey don Alfonso a don Fadrique, su hermano, en Burgos, e mandólo le meter en el castillo e meterlo en vna arca que estaba llena de fierros agudos e allí murió."

Posteriormente, y después de haber permanecido varios años en un lugar indigno, los restos mortales del infante Fadrique de Castilla fueron trasladados en 1282, y por orden de su sobrino Sancho IV el Bravo, al desaparecido convento de la Santísima Trinidad de Burgos, que fue demolido en el siglo XIX.

Fábrica de pólvoraEditar

Durante la Edad Moderna y por causa tanto de la evolución de las técnicas militares, como por la lejanía de los escenarios bélicos, pierde su antigua función defensiva. En su recinto se asentó durante el siglo XVI la primera escuela de formación para artilleros que ha habido en España, llegando a fabricar veinte quintales de pólvora diarios en 1542. Se trataba de actividades secundarias.

DestrucciónEditar

 
Campañas de la coalición aliada de británicos y portugueses junto con los rebeldes españoles, para retomar la Península y expulsar a las tropas napoleónicas.

Un incendio acaecido en 1736 supuso la destrucción del interior, viguerías, techumbres y artesonados. Durante la Guerra de la Independencia la ciudad recuperó su posición estratégica y los franceses procedieron a un efímero acondicionamiento que supuso una importante transformación del recinto.

Con la invasión napoleónica los soldados franceses establecen en el mismo su batería imperial. Entre septiembre y octubre de 1812 el castillo fue el centro protagonista del asedio de Burgos dirigido por las tropas angloportuguesas duque de Wellington, el cuál tenía su base de operaciones en un palacio situado en Villatoro. Durante este asedio, los franceses volaron la iglesia de San Román.[6] [7]

Con la retirada de los franceses en junio de 1813, el castillo es testigo de los últimos preparativos que el contingente realiza antes de su marcha definitiva. Allí trabajan para hacer desaparecer cualquier material, bélico o documental, que pudiera serle útil al enemigo; el procedimiento elegido es volar la fortaleza. La hacen saltar por los aires sin dar tiempo a la evacuación de los últimos soldados. Más de doscientos militares franceses mueren en la explosión, que estremece a toda la población.[8]

La iglesia de Santa María la Blanca queda destruida; se pierde buena parte de las vidrieras de la catedral y se producen daños en el antepecho de la torre del crucero; así como en la iglesia de San Esteban. Además, en la chopera del Carmen se localizan bastantes cadáveres de soldados franceses.

Siglo XIX y XXEditar

Durante el resto del siglo XIX fue utilizado esporádicamente durante las guerras carlistas y también se usó a lo largo de la guerra civil de 1936, instalándose allí la defensa antiaérea de la ciudad.

Telégrafo ópticoEditar

El castillo de Burgos tuvo una importancia clave en el sistema de comunicaciones mediante telégrafo óptico ideado en España en el siglo XIX. En la provincia de Burgos aún se conservan restos, en diversos estados de conservación, de las numerosas torres que se construyeron para comunicar el centro de la península con el norte. El castillo de Burgos fue la posición 27 de la Línea de Castilla que comunicaba Madrid con Irún.[9]

Posición 27: Torre óptica sobre el castillo de Burgos hacia 1870. Fotografía de J. Laurent.

Estado actual y visitasEditar

Hoy en día el entorno del castillo es un parque de recreo con calles dedicadas a poetas. La reconstrucción parcial de la fortaleza ha permitido su habilitación como centro de interpretación (abierto al público en 2003) pudiendo visitarse también el pozo y las galerías subterráneas, conocidas como Cueva del Moro.

Las visitas[10] se realizan de forma autoguiada, salvo en lo que se refiere al itinerario subterráneo, que se lleva a cabo en grupos reducidos y siempre acompañados por un guía que explica el recorrido.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

NotasEditar

  1. Vista aérea muy detallada: [1]. Wikimapia
  2. > José Barrio Villamor, Historia de Burgos, manuscrito 1638
  3. > Hernando del Pulgar, Crónica de los Reyes Católicos , 1481-1490
  4. > En su obra Los Reyes Católicos y la ciudad de Burgos desde 1541 hasta 1492 (C.S.I.C - 1943
  5. González Jiménez, Manuel (octubre de 2004). «XI». Alfonso X el Sabio (1ª edición). Barcelona: Editorial Ariel S. A. p. 317. ISBN 84-344-6758-5. 
  6. Diario de Burgos (3-2-2015): San Román sale a la luz.
  7. Diario de Burgos (20-3-2015): La clave de una bóveda confirma el hallazgo de la iglesia de San Román.
  8. H. Jiménez (Diario de Burgos, 9-6-2013): "Y con el Castillo volaron los franceses". Las vidrieras de la Catedral saltaron por los aires. Sufrió la barandilla del cimborrio por el impacto de los cascotes. Las agujas de la parte norte y el remate de la capilla de los Condestables también se llevaron parte de los daños. Las puertas de San Esteban se abrieron de par en par con la onda expansiva. La iglesia de Santa María la Blanca desapareció. El pedestal de la estatua de Carlos III también resultó dañado. Tres compañías de soldados perecieron casi al completo. Y la fortaleza que custodiaba la ciudad desde la Edad Media quedó reducida a escombros.
  9. La torre de Burgos en Telegrafía Óptica.
  10. Ver tarifas y horarios de visita en: http://www.aytoburgos.es/direcciones/castillo-de-burgos

Enlaces externosEditar