Abrir menú principal

Catalina de Castilla

Princesa de Asturias e hija de Juan II de Castilla

Catalina de Castilla (Illescas, 5 de octubre de 1422Madrigal de las Altas Torres, 10 de septiembre de 1424) fue una infanta de Castilla, hija primogénita del rey Juan II.[2]​ Como heredera al Trono y para legitimar «la unión dinástica entre las ramas Trastámara y petrista» [2]​, fue jurada en la imperial ciudad de Toledo a principios de febrero de 1423 Princesa de Asturias,[3]​ título que ostentó hasta su prematura muerte.

Catalina de Castilla
Catarina de Castela, Princesa das Astúrias.jpg
Información personal
Nacimiento 5 de octubre de 1422 Ver y modificar los datos en Wikidata
Illescas (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 17 de septiembre de 1424jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrigal de las Altas Torres (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Convento Agustino de Extramuros (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Corona de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliaria Casa de Trastámara Ver y modificar los datos en Wikidata
Padres Juan II de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
María de Aragón Ver y modificar los datos en Wikidata
Catalina de Castilla
Princesa de Asturias
Información personal
Predecesor Juan de Castilla
Sucesor Enrique de Castilla
(Leonor de Castilla)[1]

Índice

BiografíaEditar

Catalina nació el 5 de octubre de 1422 en Illescas, fruto del matrimonio entre Juan II de Castilla y María de Aragón.[4]​ y fue bautizada, con el nombre de Catalina por deseo de su padre en recuerdo de su abuela,[4]​ por Diego Gómez de Fuensalida, obispo de Zamora.[5]

El rey se dirigió a Toledo, desde donde mandó llamar a la reina para que acudiera con su hija. La recién nacida infanta debía ir a aquella ciudad para ser reconocida y jurada como princesa heredera de la Corona. Juan II ordenó, entonces, que las Cortes se reunieran en Toledo, pero, debido a una epidemia de peste, el rey no pudo llamar a los procuradores.[6]​ Por ello, partieron distintos caballeros en cuyas manos los representantes de las ciudades debían prestar el juramento que no pudieron realizar a la princesa en persona.[7]

La Crónica de los Reyes de Castilla describe el acto celebrado en una sala del Alcázar en enero de 1423, de la siguiente forma:[8]

[...] el infante Juan [el primero de los nobles] llegó a la cama donde estaba la princesa, y le besó la mano, y en las manos del rey hizo juramento y pleito de homenaje que en el caso que el rey falleciera sin dejar hijo varón legítimo... que desde entonces había a la princesa por reina y señora en estos reinos... y que guardaría su vida y salud y todo su servicio, a provecho y bien común de estos reinos, y desviaría todo mal y peligro de su persona y daño de sus reinos en cuanto él pudiese; y haría guerra y paz por su mandado de las villas y lugares y castillos que en estos reinos tenía, y la recibiría en ellos y en cada uno de ellos, airada o pagada, de día o de noche, con muchos o con pocos, como ella pluguiese; y que correría en todos sus lugares su moneda y no consentiría que corriese otra, y que haría y guardaría cerca de ella todas las cosas y cada una de las que el buen vasallo debe y es tenido de guardar a su rey y señor natural. Y esto hecho, el rey mandó que todos besasen la mano a la princesa y le hiciesen pleito y homenaje en las manos del infante Juan, teniendo el obispo de Cuenca el misal y la cruz en las manos, en que se producía el juramento.

Para festejar estos acontecimientos, se celebraron un torneo y varias justas en unos festejos que se alargaron una semana.[9]

El domingo 10 de septiembre de 1424 falleció Catalina en Madrigal de las Altas Torres,[10]​ cuando aún no había cumplido los dos años de edad. La infanta Catalina recibió sepultura en el convento de agustinas, extramuros de Madrigal de las Torres.[11][a]

La muerte de la princesa de Asturias dejó como única heredera a su hermana Leonor, que en aquel entonces tenía un año, a la espera de que la reina diera a luz al hijo que esperaba. El 5 de enero de 1425 nacería un varón, Enrique, que llegaría a ocupar el Trono como Enrique IV de Castilla.


Predecesor:
Juan de Castilla
Princesa de Asturias
1423 - 1424
Sucesor:
Enrique de Castilla
(Leonor de Castilla)[1]

NotasEditar

  1. «La elección de un convento de monjas agustinas para el entierro de la princesa Catalina y más tarde para su hermana María puede estar en relación con la privanza en la corte del agustino fray Juan de Alarcón».[12]

ReferenciasEditar

  1. a b En ocasiones, Leonor es omitida de las listas de príncipes de Asturias, como en: Sampedro Escolar, José Luis (2004). La numeración de los Príncipes de Asturias. Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía
  2. a b Cañas Gálvez, 2018, p. 137.
  3. Cañas Gálvez, 2018, p. 148.
  4. a b Cañas Gálvez, 2018, p. 145.
  5. Cañas Gálvez, 2018, p. 149.
  6. Cañas Gálvez, 2018, pp. 151-152.
  7. Colmeiro, Manuel (1884). Cortes de los antiguos Reinos de León y de Castilla. Sucesores de Rivadeneyra
  8. Martín, José Luis (2003). Enrique IV. Ed. Nerea
  9. Cañas Gálvez, 2018, p. 153.
  10. Cañas Gálvez, 2018, pp. 157.
  11. Cañas Gálvez, 2018, p. 158.
  12. Cañas Gálvez, 2018, p. 158. m-131.

BibliografíaEditar