Catedral de Tarazona

templo católico de Aragón, (España)

La catedral de Nuestra Señora de la Huerta de Tarazona es el templo cabeza de la diócesis homónima. Se encuentra en la ciudad española de Tarazona, Zaragoza, Aragón.

Catedral de Nuestra Señora
de la Huerta de Tarazona
Bien de Interés Cultural
Tarazona - Catedral de Nra Sra. de la Huerta 19.jpg
Vista general del templo.
Localización
País EspañaFlag of Spain.svg España
Comunidad AragónBandera de Aragón.svg Aragón
Provincia ZaragozaFlag of Zaragoza province (with coat of arms).svg Zaragoza
Localidad Flag of Tarazona Spain.svg Tarazona
Coordenadas 41°54′10″N 1°43′30″O / 41.9028, -1.7251Coordenadas: 41°54′10″N 1°43′30″O / 41.9028, -1.7251
Información religiosa
Culto Católico
Diócesis Tarazona
Advocación Virgen de la Huerta
Historia del edificio
Construcción 1162-1232
Datos arquitectónicos
Tipo Catedral
Estilo Gótico, mudéjar, renacentista y barroco.
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Declaración 3 de junio de 1931
Categoría Monumento
Código RI-51-0001044
Sitio web oficial

Iniciada su construcción en el siglo XII con planta gótica clásica, fue reformulada en el siglo XVI en estilo renacentista. Cuenta con elementos en estilo mudéjar, siendo una de las escasas catedrales con mudéjar de España, junto con la de Teruel. Posteriormente se construyó un gran atrio barroco, de tal modo que la catedral es una suma de estilos, conformando un rico y variado conjunto monumental.

Se le denomina como la Capilla Sixtina del renacimiento español por las pinturas mitológicas desnudas, únicas en una catedral europea, que alberga en la cabecera y en el cimborrio, redescubiertas tras su gran restauración (1985-2011) y ocultas durante siglos.[1]

UbicaciónEditar

La Catedral de Tarazona se sitúa en la actual plaza de la Seo, en la margen derecha del río Queiles y junto al renacentista Palacio de Eguarás. Como se puede observar, se encuentra en una zona alejada del núcleo medieval, mucho más elevado y al otro lado del río, cuando lo habitual que las catedrales se encuentren en el centro medieval de las ciudades y dentro del recinto amurallado.

Sin embargo, la ubicación extramuros de la catedral de Tarazona hacen de ella una curiosa singularidad. Parece ser que la explicación podría encontrarse en los restos arqueológicos de origen romano que aparecieron debajo del atrio catedralicio y que conforman varios edificios importantes del siglo IV, decorados con grandes mosaicos, entre ellos un baptisterio. Ello vendría a confirmar que el espacio actual sobre el que se alza la catedral ya había sido un lugar de gran importancia urbanística en la Turiaso romana y de culto cristiano, lo que justificaría ahí esta construcción.[2]

HistoriaEditar

 
Cimborrio y capilla mayor.
 
Exterior del cimborrio.

El inicio de la erección de la Catedral de Tarazona data de mediados del siglo XII y fue consagrada en 1232 siendo obispo García Frontín II.[3]

Cuando Alfonso I el Batallador conquista la ciudad de Tarazona, se la denominó Iglesia de Nuestra Señora de la Hidria (en referencia, seguramente, al jarro de azucenas); sin embargo, la población transmutó el nombre a Nuestra Señora de la Huerta o de la Vega, en referencia a su emplazamiento, cerca del río y vega y huerta adyacentes.

Por el mismo tiempo se estaba construyendo el cercano Monasterio de Veruela, de estilo gótico cisterciense, lo que seguramente influyó en la pureza gótica de la primera edificación catedralicia. Este influjo se confirma con la semejanza en muchos detalles entre estos ambos edificios.

En 1221 fue armado en ella caballero el rey Jaime I, el Conquistador. Este rey se casó el 6 de febrero de ese año en la vecina ciudad de Ágreda con Leonor de Castilla a la edad de 13 años. Tras el enlace, los monarcas fueron a Tarazona para que el rey fuese armado caballero.

La catedral fue ampliada en la segunda mitad del siglo XIII, siguiendo con la uniformidad estilística del gótico cisterciense: tres naves con crucero, cabecera semicircular y girola con capillas radiales.

En el contexto del ataque de Pedro I el Cruel contra Tarazona en el marco de la Guerra de los Dos Pedros (contienda en la que Tarazona constituyó primera línea del conflicto bélico) la catedral, situada extramuros, fue tomada al asalto sufriendo graves daños y resultando destruido el claustro.

Acabada la contienda, la obra de la seo turiasonense fue reconceptualizada con elementos mudéjares, procediéndose a la reconstrucción de las naves, las capillas laterales, lienzos exteriores, el cimborrio y la torre. De este modo, la planta general es la de un templo gótico (cabecera y naves) así como arcos, arbotantes y contrafuertes, pero el cimborrio y la torre-campanario son gótico-mudéjares, mientras, el tramo central del crucero pertenece ya a la arquitectura renacentista.

La finalización del campanario fue iniciado a finales del siglo XV y rematado en 1588. La decoración de sus paños se resuelve mediante frisos de esquinillas con rombos y de arcos de medio punto.

Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.[4]​ Desde 1985 permaneció cerrada al público debido a graves problemas estructurales y a unas largas obras de restauración integral. El 20 de abril de 2011 el obispo Hernández Sola la reconsagró al culto coincidiendo con la consagración en el año 1235; posteriormente se abrió al uso turístico y litúrgico.[5]

Estilos arquitectónicosEditar

 
Celosías del claustro.
  • Gótico: la planta de la catedral es puramente gótica. Consta de tres naves, la central de mayor altura que las otras dos, con arcos de medio punto. La gran altura de la nave principal dota al edificio de la esbeltez interior habitual de los templos góticos y sus muros descargan en arbotantes por el exterior. Las bóvedas de las naves laterales mantienen la crucería simple gótica. La capilla mayor y el transepto presentan triforio. La girola consta de 6 capillas y presenta una serie de pinturas góticas en el deambulatorio ocultas hasta la última gran restauración. Destaca el retablo gótico internacional de Juan de Leví, en la capilla de los obispos Calvillo.
  • Mudéjar: el claustro, formado por celosías de yeso de inspiración oriental, el exterior del cimborrio, la decoración de la galería norte de aireación de la nave principal y el tramo medio del campanario.
 
Capilla de San Andrés.
  • Renacentista: La decoración interior de la catedral es muy renacentista. El interior del cimborrio con sus pinturas, pechinas, salvajes y bóveda entrellada de crucería. Las pinturas de la capilla mayor. Las bóvedas de crucería de la nave principal y los ventanales interiores de esta. El pórtico de la plaza de la Seo.
  • Barroco: el trascoro, el atrio y la capilla de San Andrés.

Galería fotográficaEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «La 'Capilla Sixtina' del Renacimiento español, a punto». Heraldo de Aragón. Consultado el 17 de septiembre de 2020. 
  2. «Un complejo romano del siglo IV revoluciona el pasado de Tarazona». El Periódico de Aragón. Consultado el 17 de septiembre de 2020. 
  3. «Catedral de Santa María de la Huerta». Turinea. Consultado el 17 de septiembre de 2020. 
  4. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (ed.). «Consulta a la base de datos de bienes inmuebles». 
  5. «La catedral de Tarazona recupera el culto desde 1992». Heraldo de Aragón. Consultado el 17 de septiembre de 2020. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar