Abrir menú principal

Cayetano Martínez de Irujo

Duque de Arjona y Grande de España

Cayetano Luis Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart (Madrid, 4 de abril de 1963), iv duque de Arjona y xiv conde de Salvatierra, Grande de España, es un jinete español de equitación, en la especialidad de saltos.

Equestrian pictogram.svg Cayetano Martínez de Irujo
Presentación carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda en Guijuelo (28587700815).jpg
Datos personales
Nacimiento Madrid
4 de abril de 1963 (56 años)
Nacionalidad(es) Española
Carrera
Deporte Equitación
Página web oficial

Desde 2012 y hasta 2015, que fue destituido por una moción de censura presentada por Antonio García-Plata (actual presidente), presidió la Asociación de Deportistas, en sustitución de Emilio Sánchez Vicario.[1]

También ha sido actor, interpretando al duque de Wellington en la película Los fantasmas de Goya de Miloš Forman.

Juegos OlímpicosEditar

Participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, consiguiendo un 4º puesto en saltos por equipos.

Campeonatos de EspañaEditar

En 2006 se proclamó en Benahavís campeón de España de saltos, con "Kesberoy St. Aubert", por delante de Rutherford Latham y Álvaro Muñoz Escassi.[2]

Vida personalEditar

Es el quinto hijo de Cayetana Fitz-James Stuart, xviii duquesa de Alba (1926-2014) y Luis Martínez de Irujo y Artázcoz (1919-1972).

Contrajo matrimonio en el palacio de las Dueñas el 15 de octubre de 2005 con la mexicana Genoveva Casanova González (30 de noviembre de 1976). Cayetano y Genoveva tienen dos hijos mellizos; Luis Martínez de Irujo y Casanova y Amina Martínez de Irujo y Casanova (México, 25 de julio de 2001). El matrimonio se divorció a finales de 2007.

Títulos nobiliariosEditar

Conde de Salvatierra desde 1994 por cesión de su madre, en 2013, una nueva distribución de títulos de la misma le convierte en duque de Arjona.[3][4]

AncestrosEditar

PolémicasEditar

En 2011, en un contexto de crisis económica y amplísimo desempleo, realizó las siguientes declaraciones:[5]

Los jornaleros andaluces tienen pocas ganas de trabajar.

Esta afirmación fue repudiada desde distintos sectores. Días después, una manifestación de jornaleros ocupó una de sus numerosas fincas para pedirle trabajo, petición que el conde no satisfizo. Previamente, había declarado que había sido malinterpretado.

Trabajos publicadosEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar