Chiles de árbol.

El chile de árbol o guindilla es una variedad del Capsicum annuum originaria de Mexico y Centroamérica. Es muy utilizado en la cocina mexicana. Se caracteriza por un sabor picante y rico aroma; puede ser cocido o utilizado crudo, partido en rodajas, etc. La palabra chile proviene del náhuatl chilli.

Lo más común es encontrarlo en salsas que se utilizan para darle un toque diferente a cada comida. El sabor picante proviene de la Capsaicina que es la que provoca el picor, y según la concentración de esta, será el nivel de picor del chile.

Existen más de 30 especies de chiles, sin embargo no todas se cultivan en todas las regiones y esto vuelve a algunas de ellas características de ciertas zonas.

Los chiles de árbol tienen un alto contenido de vitaminas C y A, y se cultivan desde la época pre-hispánica.

El chile de árbol obtiene su nombre debido a que la planta es más alta que el promedio y presenta frutos largos y delgados de unos 7 cm de largo.

Es de color verde aunque se vuelve rojo al madurar. Al secarse es rojo brillante. Suele consumirse seco aunque hay personas que lo prefieren fresco. Esta variedad es muy picante y se cultiva mejor en climas cálidos. Sin agua y a temperaturas bajas es casi imposible su cultivo.

Salsa de chile de árbol