Cicno, hijo de Apolo

en la mitología griega hijo de Apolo y Tiria.

En la mitología griega, Cicno era hijo de Apolo y Tiria, hija de Anfínomo.

Cicno era un hermoso cazador que vivía en la región comprendida entre Pleuronia y Calidón y, aunque fue amado por muchos, los rechazó a todos y sólo uno, Filio, perseveró. Finalmente Cicno le impuso tres trabajos: matar un león sin ayudarse con armas, atrapar vivos unos monstruosos buitres que devoraban hombres y conducir con su propia mano un toro hasta el altar de Zeus. Filio completó estas tres tareas pero, respetando una petición hecha por Heracles, rehusó dar a Cicno un toro que había recibido como premio. Cicno, desesperado por esta negativa, saltó desde un precipicio al lago Canope, que desde entonces se llamó Cicneo. Su madre, Tiria, lo siguió, y ambos fueron transformados en cisnes por Apolo.[1]

Ovidio, que cuenta la misma historia, afirma que el lago Cicneo nació al convertirse Tiria en lágrimas por la muerte de su hijo.[2]

ReferenciasEditar

  1. Antonino Liberal: Colección de metamorfosis (Μεταμορφώσεων Συναγωγή), 12 (Cicno).
  2. Ovidio: Las metamorfosis, VII, 371 y ss.