En la mitología griega, Cicreo (en griego antiguo, υχρεύς) era hijo del dios Poseidón y de la ninfa Salamina, hija del oceánida Asopo.[1]

Dio muerte a una serpiente que asolaba la isla de Salamina y los habitantes le proclamaron rey. Según Ferécides de Leros, Telamón era hijo de Acteo y Glauce, hija de Cicreo.[2]​ Después de asesinar a su hermano Foco y de que Éaco le expulsara de Egina con su hermano y cómplice Peleo, se refugió en la corte de su suegro. Al morir Cicreo sin descendencia heredó el trono de Salamina.[3]​ Otra tradición llama Cariclo a la hija de Cicreo.[4]

Según otra versión, la serpiente, llamada Cicreida, había sido criada por Cicreo y, por causar daños en Salamina, fue expulsada no por él sino por Euríloco.[5]

Según el geógrafo griego Pausanias en la isla hubo un santuario dedicado a Cicreo, construido en agradecimiento por la ayuda prestada a los griegos en la Batalla de Salamina, apareciendo en forma de serpiente entre las naves.[6]

ReferenciasEditar

  1. Pausanias, Descripción de Grecia I.35.2
  2. Pseudo-Apolodoro, Biblioteca mitológica III.12.6
  3. Pseudo-Apolodoro, op. cit. III.12.7
  4. Plutarco, Teseo 10.
  5. Estrabón IX.1.9.
  6. Pausanias, op. cit. I.36.1