Abrir menú principal
Greecefilm.png

El cine de Grecia tiene una larga y rica historia. Aunque limitada a veces por la guerra, la inestabilidad política y un gobierno griego hostil, la industria del cine griego domina el mercado interno y ha experimentado el éxito internacional. Las características del cine griego suelen incluir una trama dinámica, un fuerte desarrollo de los personajes y temas eróticos. Dos películas griegas, Desaparecido (1982) y La eternidad y un día (1998), han ganado la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes. Cinco películas griegas han recibido nominaciones para el premio de la Academia a la mejor película en habla no inglesa.

Aunque el cine griego se remonta a la década de 1900, las primeras películas maduras no se produjeron hasta la década de 1920, después del final de la Guerra Greco-Turca.[1]​ Los filmes durante este período, como Astero (1929) de Dimitris Gaziadis y Maria Pentagiotissa (1929) de Ahilleas Madras, consistieron en melodramas emocionales con abundantes elementos folclóricos.[2]Dafnis y Cloe de Orestis Laskos (1931), una de las primeras películas griegas que fueron proyectadas en el extranjero, contenía la primera escena de desnudo voyeur en una película europea.[3]​ Durante el régimen de Metaxas (1936-1941) y de la ocupación del Eje, la industria del cine griego no se sometió y se vio obligada a trasladarse al extranjero.

Después de la guerra civil griega, el cine heleno experimentó un renacimiento. Inspirado por el neorrealismo italiano, directores como Grigoris Grigoriou y Stelios Tatasopoulos crearon obras durante este período filmadas con actores no profesionales.[2]​ Durante los años 1950 y 1960, el cine griego experimentó una edad de oro, a partir de Stella de Michael Cacoyannis (1955), que se proyectó en Cannes. La película de 1960 Nunca en domingo fue nominada a cinco premios de la Academia y su actriz principal, Melina Mercouri, ganó el premio a la mejor actriz en Cannes. Zorba el griego de Cacoyannis (1964) ganó tres premios de la Academia.

Las políticas de censura de la Junta de 1967 y el aumento de la competencia extranjera condujo a un declive del cine griego.[1]​ Después de la restauración de la democracia a mediados de la década de 1970, la industria cinematográfica griega floreció de nuevo, dirigido por el director Theo Angelopoulos, cuyas películas acapararon varios premios internacionales. La deriva hacia el cine de autor, en la década de 1980, dio lugar, sin embargo, a una disminución de las audiencias.[1]​ En la década de 1990, los cineastas griegos más jóvenes comenzaron a experimentar con motivos iconográficos.[1]​ A pesar de los problemas de financiación creadas por la crisis financiera de finales de la década de 2000, películas griegas como Kynódontas (2009) de Yorgos Lanthimos y Attenberg (2010) de Athina Rachel Tsangari recibieron la aclamación crítica internacional.[4]

Índice

Películas notablesEditar

Estudios y distribuidorasEditar

PersonalidadesEditar

DirectoresEditar

GuionistasEditar

ActoresEditar

Directores de fotografíaEditar

EscenográficosEditar

Compositores de bandas sonorasEditar

BibliografíaEditar

  • Dimitris Koliodimos, The Greek filmography, 1914 through 1996, Jefferson, N.C. [u.a.] : McFarland, 1999, 773p.
  • Journal of Modern Greek Studies 18.1, May 2000, Special Issue: Greek Film
  • Vrasidas Karalis, A History of Greek Cinema, Continuum, 2012

ReferenciasEditar

  1. a b c d Vrasidas Karalis, History of Greek Cinema (Continuum International Publishing Group, 2012), pp. ix-xiii.
  2. a b Ephraim Katz, "Greece," The Film Encyclopedia (New York: HarperResource, 2001), pp. 554-555.
  3. Babis Aktsoglou, "Daphnis and Chloe: Plasticity and Lyricism
  4. Steve Rose, "Attenberg, Dogtooth and the Weird Wave of Greek Cinema," The Guardian, 26 de agosto de 2011. (Consultado el 15 de junio de 2013)