Cinetosis

trastorno debido al movimiento

La cinetosis o mareo del viajero es un trastorno que sufren algunas personas durante los viajes. Puede manifestarse en automóviles, aeronaves, trenes o navíos, y más raramente durante el uso de simuladores virtuales, como videojuegos o simuladores de vuelo. Sus síntomas más comunes son náuseas, vómitos, sudor frío, dolor de cabeza, somnolencia, bostezos, pérdida de apetito y aumento de la salivación.

Cinetosis
Clasificación y recursos externos
Especialidad medicina de emergencia
CIE-10 T75.3
CIE-9 994.6
OMIM 158280
DiseasesDB 11908
MeSH D009041
Sinónimos
  • Mal de movimiento
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Los astronautas pueden sufrir el síndrome de adaptación espacial.

CausasEditar

Su causa primaria es la estimulación excesiva del aparato vestibular por movimientos de baja frecuencia.

La teoría aceptada, llamada «teoría del conflicto sensorial y desajuste neuronal» describe la discrepancia entre los patrones visuales y somatosensoriales experimentados durante el viaje y los memorizados como "normales" por el individuo como la causa del trastorno.[1]

La susceptibilidad individual es muy variable, pero virtualmente cualquier persona cuyo aparato vestibular es funcional puede sufrirlo si el estímulo es suficientemente intenso o duradero.[2]

Los estímulos visuales como un horizonte en movimiento, junto a otros factores, en muchas circunstancias asociados al vehículo de transporte como mala ventilación, humos, monóxido de carbono o vapor, y los factores emocionales como el miedo o la ansiedad, actúan junto con el movimiento para precipitar un ataque.

TratamientosEditar

Mantener la cabeza quieta y acostarse boca arriba pueden ayudar a controlar la cinetosis. Si es posible, se debe fijar la vista en el horizonte. Hay que evitar leer o consultar mapas.[3]

Se pueden usas técnicas de habituación, pero su efectividad se manifiesta a medio plazo y debe mantenerse mediante práctica continuada.[4]

Hay varios medicamentos que ayudan a evitar la cinetosis: antimuscarínicos, como la escopolamina, antihistamínicos, como el dimenhidrinato y simpaticomiméticos, por ejemplo, la dextroanfetamina.[3]​ La escopolamina es el más eficaz, especialmente si se usa de manera preventiva.[5]​ Deben tenerse en cuenta los posibles efectos adversos. Durante el embarazo solo son recomendables la meclizina y el dimenhidrinato.[4]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Zhang, Li‐Li; Wang, Jun‐Qin; Qi, Rui‐Rui; Pan, Lei‐Lei; Li, Min; Cai, Yi‐Ling (9 de octubre de 2015). «Motion Sickness: Current Knowledge and Recent Advance». CNS Neuroscience & Therapeutics 22 (1): 15-24. ISSN 1755-5930. PMC 6492910. PMID 26452639. doi:10.1111/cns.12468. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  2. Golding, John F. (2006-10). «Motion sickness susceptibility». Autonomic Neuroscience 129 (1-2): 67-76. ISSN 1566-0702. doi:10.1016/j.autneu.2006.07.019. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  3. a b Golding, J. F. (1 de enero de 2016). Furman, Joseph M., ed. Cinetosis. Handbook of Clinical Neurology. Neuro-Otology (en inglés) 137. Elsevier. pp. 371-390. doi:10.1016/b978-0-444-63437-5.00027-3. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  4. a b Takov, Veronica; Tadi, Prasanna (2020). StatPearls. StatPearls Publishing. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  5. Spinks, Anneliese; Wasiak, Jason (15 de junio de 2011). «Scopolamine (hyoscine) for preventing and treating motion sickness». Cochrane Database of Systematic Reviews. ISSN 1465-1858. PMC 7138049. PMID 21678338. doi:10.1002/14651858.cd002851.pub4. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 

Enlaces externosEditar