Abrir menú principal

La cláusula de barrera, también conocida como barrera electoral o legal, umbral electoral, o piso electoral, en política, es la proporción mínima de votos que necesita una lista electoral para que pueda conseguir asientos o representantes en el parlamento u órgano similar; o también, la cantidad mínima para que un partido pueda actuar en las comisiones parlamentarias. El objetivo de la cláusula es evitar la fragmentación parlamentaria.

Cláusula de barrera por paísEditar

En Alemania, se necesita superar el 5% o tener al menos 3 diputados electos de forma directa para conseguir un escaño en el Bundestag y en los parlamentos regionales.

En Argentina se sitúa en el 3% para acceder a la Cámara de Diputados[1]​y en el 1,5% en las elecciones primarias que permiten competir para cargos ejecutivos o legislativos.[2]

En Brasil, estaba situada al 5%, y si un partido no supera ese número no podrá actuar en las comisiones parlamentarias ni ser considerado grupo parlamentario. Sin embargo, esta norma fue declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo del país. Después de una reforma electoral y una enmienda constitucional en 2017, la cláusula de barrera pasó a aplicarse con un porcentaje del 1,5% en las elecciones de 2018. La reforma prevé que el porcentaje aumente progresivamente al 2% en 2022, el 2,5% en 2026 y 3 % de las elecciones de 2030 en adelante.[3][4]

En España, la cláusula está situada en el 3% en cada provincia para las elecciones al Congreso de los Diputados y al 5% para las elecciones municipales. En cuanto a las elecciones autonómicas varía según las distintas regiones. La mayor parte de comunidades como Andalucía, Aragón o Cataluña tienen establecido una barrera electoral del 3% de voto en la circunscripción, mientras que en comunidades como Galicia y Baleares la barrera es del 5% en cada circunscripción. En la Comunidad Valenciana la barrera también está situada en el 5%, pero no en relación al porcentaje de votos de la circunscripción, sino de todo el territorio de la región. Y en el caso de Canarias se combina de manera optativa una barrera del 30% de votos en la circunscripción y una barrera del 6% a nivel de comunidad.

En Georgia se sitúa en el 5% para el parlamento unicameral.[5]

En los Países Bajos, en cambio, el porcentaje para ingresar al Parlamento es muy bajo (0,67%), lo que ha hecho que tenga una representación muy diversa de partidos, como por ejemplo, el Partido por los Animales. Esto generó el término “partido testimonial” para referirse a partidos políticos pequeños cuya participación electoral gira en torno a temáticas particulares y causas que buscan sostener antes que hacer gobierno.

En Perú, se requiere el 5%, o un total de 7 congresistas electos a nivel nacional en más de un distrito electoral.

En Rusia es del 7% para obtener un escaño en la Duma Estatal.[6]

En Suecia, la cláusula de barrera para obtener un escaño en el Riksdag está situada en el 4%.

En Turquía la cláusula de barrera es de las más altas del mundo, situándose al 10% y favoreciendo claramente a un modelo bipartidista, en gran parte motivado para relegar al partido kurdo.

ReferenciasEditar