Automóvil eléctrico

automóvil con tracción de motor eléctrico
(Redirigido desde «Coche eléctrico»)

Un automóvil eléctrico es un automóvil equipado con uno o más motores eléctricos, proporcionándole una aceleración rápida que continua desde que está parado.[1]

Automóvil eléctrico


Datos generales
Período Años 1880-presente
Configuración
Propulsión Eléctrica
Planta motriz
Motor Eléctrico

A diciembre de 2019, circulaban en el mundo 7,200,000 vehículos eléctricos, contando los eléctricos puros con un 66.6%; y los híbridos enchufables con un 33.3%. China tiene la mayor flota de automóviles eléctricos en uso con 3,400,000 o un 47% del ola, seguido de Europa con 1,700,000 para un 25%; y los Estados Unidos con 1,450,000 para un 20%.[2]

Historia

editar
 
Automóvil eléctrico de Thomas Parker de 1895.
 
La Jamais Contente de 1899.
 
Thomas Edison junto a un automóvil eléctrico en 1913 (cortesía de National Museum of American History).
 
Henney Kilowatt de 1959.
 
El General Motors EV1 estuvo en venta entre 1996 y 1999.

Los primeros coches prácticos surgieron durante la década de 1880.[3][4]​ De hecho, los coches eléctricos fueron populares a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, hasta que los avances en los motores de combustión interna, sobre todo con la introducción del motor de arranque eléctrico y la producción en masa de coches de gasolina más baratos y con un combustible a buen precio llevaron al declive el uso de coches eléctricos.

Tras varias décadas en el olvido, la crisis del petróleo de 1973 produjo un breve renacimiento en el interés por los vehículos eléctricos durante la década de 1970 y 1980, aunque tampoco llegaron a alcanzar la comercialización en masa, como los vehículos eléctricos debido a los avances en las baterías y en la gestión de la energía, la preocupación global acerca del aumento de precios del petróleo y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.[5][6]​ Varios gobiernos nacionales y locales han establecido incentivos para los vehículos eléctricos o híbridos enchufables, exenciones de impuestos y otras ayudas para promover la introducción y la adopción en el mercado de este tipo de vehículos. Los vehículos eléctricos son significativamente más silenciosos que los vehículos de combustión interna. No emiten contaminantes durante su circulación,[7]​ posibilitando una gran reducción de la contaminación local y dependiendo del método usado para la generación de la electricidad empleada, pueden comportar una significativa reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.[5][6]

También proporcionan independencia energética respecto a las importaciones de petróleo, lo que en ciertos países es causa de preocupación debido a su vulnerabilidad por la volatilidad del precio del petróleo y su posible efecto en la disrupción del suministro.[5][8][9]

El coche eléctrico fue el primero de los automóviles que se desarrollaron, hasta el punto de que existieron eléctricos anteriores al motor de cuatro tiempos sobre el que el motor diésel y Otto de gasolina, basaron el automóvil actual. Entre 1832 y 1839, aunque el año exacto es incierto, el hombre de negocios escocés Robert Anderson, inventó el primer vehículo eléctrico puro. El profesor Sibrandus Stratingh de Groninga, Países Bajos, diseñó y construyó con la ayuda de su asistente Christopher Becker vehículos eléctricos a escala reducida en 1835.

La mejora de la pila eléctrica, por parte de los franceses Gaston Planté en 1859 y Camille Faure en 1881, allanó el camino para los vehículos eléctricos. En la Exposición Mundial de 1867 en París, el inventor austríaco Franz Kravogl mostró un ciclo de dos ruedas con motor eléctrico. Francia y Gran Bretaña fueron las primeras naciones que apoyaron el desarrollo generalizado de vehículos eléctricos. En noviembre de 1881, el inventor francés Gustave Trouvé demostró un automóvil de tres ruedas en la Exposición Internacional de la Electricidad de París.

Justo antes de 1900, antes de la preeminencia de los motores de combustión interna, los automóviles eléctricos realizaron registros de velocidad y distancia notables, entre los que destacan la superación de la barrera de los 100 km/h (62 mph), de Camille Jenatzy el 29 de abril de 1899, que alcanzó una velocidad máxima de 105,88 km/h (65,79 mph).

Los automóviles eléctricos, producidos en los Estados Unidos por Anthony Electric, Baker, Detroit, Edison, Studebaker y otros durante los principios del siglo XX tuvieron relativo éxito comercial. Debido a las limitaciones tecnológicas, la velocidad máxima de estos primeros vehículos eléctricos se limitaba a unos 32 km/h (19,9 mph), por eso fueron vendidos como coche para la clase alta y con frecuencia se comercializaban como vehículos adecuados para las mujeres debido a conducción limpia, tranquila y de fácil manejo, especialmente al no requerir el arranque manual con manivela que si necesitaban los coches de gasolina de la época.

En España los primeros intentos se remontan a la figura de Emilio de la Cuadra. Tras una visita a la Exposición Internacional de la Electricidad por motivos profesionales se interesó por dichos motores tras haber quedado sorprendido por las carreras celebradas en el circuito París-Burdeos-París en 1895. A través de la Compañía General de coches-automóviles Emilio de la Cuadra S. en C. construiría diversos prototipos de vehículos eléctricos. Sin embargo, la falta de tecnología y recursos materiales y económicos provocó que desechara todos los proyectos y dedicara una docena de automóviles con motor de explosión, bajo el nombre de La Cuadra. La empresa cerró en 1901 debido a la falta de dinero y una huelga.

La introducción del sistema de arranque eléctrico del Cadillac en 1913 simplificó la tarea de arrancar el motor de combustión interna, que antes de esta mejora resultaba difícil y a veces peligroso. Esta innovación, junto con el sistema de producción en cadenas de montaje de forma masiva y relativamente barata implantado por Ford desde 1908 contribuyó a la caída del vehículo eléctrico. Además, las mejoras se sucedieron a mayor velocidad en los vehículos de combustión interna que en los vehículos eléctricos.

A finales de 1930, la industria del automóvil eléctrico desapareció por completo, quedando relegada a algunas aplicaciones industriales muy concretas, como montacargas, introducidos en 1923 por Yale, toros elevadores de batería eléctrica, o más recientemente carros de golf eléctricos, con los primeros modelos de Lektra en 1954.

En el siglo XXI y, ante la amenaza del calentamiento global y de agotamiento de recursos fósiles, se "decidió dar una oportunidad" para los autos eléctricos. Estos tienen una ventaja, ya que pueden utilizar variedades de fuentes renovables para producir electricidad, su combustible.

En abril del 2019, la compañía china BYD Auto lanzó al mercado el primer Autobús biarticulado del mundo, el BYD K12A,[10]​ el cual operó como prueba en el sistema BRT de Bogotá TransMilenio en agosto de 2019.[11]

En la segunda mitad de 2020, la compañía manufacturera de autobuses china Yutong empezó a poner en circulación de manera paulatina hasta completar 10 autobuses eléctricos en el sistema Metrobús de la Ciudad de México, particularmente en el recorrido que comprende la Ruta 3, que va desde Tenayuca hasta Santa Cruz Atoyac, Benito Juárez, de la mano de la empresa concesionaria MIVSA, subsidiaria de Mobility ADO y en colaboración con ENGIE.[12]​ Previamente Yutong había suministrado trolebuses simples y articulados al Sistema de Transportes Eléctricos de la Ciudad de México, con sistemas de autonomía totalmente eléctricos con hasta 80 km (50 millas) de alcance con batería al desconectarse de la línea aérea de contacto y con esa previa experiencia, pudieron poner en marcha este plan que,[13]​ si es de resultados positivos, es posible replicarlo en más rutas.

Ventajas e inconvenientes

editar

Inconvenientes

editar
  1. Carga de las baterías y precio. Las baterías de más de 400 km (249 millas) de autonomía son muy costosas y se recargan en unas 9 horas sin mermar su capacidad. Para evitar este problema sería necesario cambiar las baterías descargadas por otras con carga de manera inmediata, de forma tal que al repostar en una estación de servicio el vehículo ingresara casi sin energía eléctrica y saliera de allí total o parcialmente cargado pocos minutos más tarde. Para ello las baterías deberían adaptarse perfectamente de manera de poder cambiarse rápidamente y que esto pudiese hacerse tanto de forma total como fraccionada.
  2. En ciertos casos, la electricidad utilizada para recargar las baterías se produce mediante materias primas contaminantes como el carbón. En España, por ejemplo, la electricidad utilizada para las baterías supone unas emisiones de CO2 de 0,276 kg (0,6 libras)/kWh generado.
  3. Menor autonomía que un coche convencional, dado que necesita recargas frecuentes.
  4. El fuerte costo de compra inicial. En algunos casos el precio de un coche eléctrico triplica al de uno coche convencional. Ejemplo: Un Toyota Corolla puede costar en torno a 17 000  con lo básico, un vehículo eléctrico como el THINK City alcanza en el mercado los 30 114 €. Esto podría solucionarse si los fabricantes lo decidieran pues ya se ha comprobado con los vehículos híbridos que estos tienden a bajar de precio y ganar mercado rápidamente.
  5. La poca accesibilidad que existe en cuanto a las recargas. Problema que se irá solucionando poco a poco, al suministrar los puntos de recarga «electrolineras» por parte del país. Pero para ello quizás sea imprescindible que las estaciones de servicio puedan cambiar las baterías descargadas total o parcialmente por otras con carga de manera inmediata. De esta forma la empresa se interesaría por el nuevo negocio y el usuario se vería compensado al pagar por un servicio que le ahorraría mucho tiempo de espera.

Ventajas

editar
  1. Su mantenimiento y costo del "combustible" es mucho menor al de uno convencional.
  2. Mayor eficiencia y máximo par motor a partir de 0 revoluciones y la total ausencia de marchas, debido a que, en caso de tener transmisión, la misma puede aprovechar la potencia de manera más eficiente sin retardo alguno.
  3. En los deportivos, el uso de potencia distribuida en las ruedas y control del par motor de cada uno proporciona una mayor estabilidad en las curvas, y, por tanto, en seguridad.
  4. Según Francisco Laverón, Miguel Ángel Muñoz y Gonzalo Sáenz de Miera, dos economistas y un ingeniero de la compañía Iberdrola, un coche consigue una eficacia de un 77% si la electricidad procede de fuentes renovables, mientras que 42% si procede de energía eléctrica basada en gas natural. Además, estos autores aseguran que un coche eléctrico podría recorrer casi el doble de distancia que uno de gasolina.[14]
  5. Pueden recargar su batería mediante el frenado regenerativo, prolongando así la vida útil de las balatas del sistema de frenado, lo cual aumenta su autonomía de cierta forma, aunque la misma solamente presente un aumento insignificante pero aun así es una ventaja ya que con el pasar del tiempo y las mejoras tecnológicas el frenado regenerativo podría ayudar a extender la autonomía,
  6. Con el pasar de los años la tecnología de las baterías ha mejorado para ofrecer una autonomía casi similar a algunos vehículos de combustión interna de reducida cilindrada, en modelos más grandes incluso pueden tener las mismas comodidades, pero también se acostumbran los dueños de los mismos a nuevos hábitos de conducción.[15]

Recarga

editar

Aparte de planes a pequeña escala de forma global la red de carga de la estadounidense Tesla, Inc. es la más extensa con más de 2,500 estaciones de carga rápida y cerca de 15 000 estaciones de velocidad normal. Esta red abarca ya la totalidad de Estados Unidos, la zona más poblada de Canadá, parte de México, pequeñas áreas de Centroamérica, también abarca toda Europa occidental, el Este de China, Corea, todo Japón y pequeñas áreas de Australia, Nueva Zelanda y Emiratos Árabes Unidos. Toda la red está en constante consolidación y expansión. Actualmente la infraestructura de recarga para coches eléctricos se encuentra muy avanzada en todos los países de Europa gracias a los avances realizados en los últimos años. España en particular se encuentra a la cabeza en la red de recarga rápida, ya que dispone de 1,244 puntos de recarga rápida,[16]​ contando con 33,211 coches eléctricos.[17]​ Se trata del país europeo con mejor proporción de cargadores rápidos por coches eléctricos. Este despliegue sigue creciendo gracias a los planes de expansión de las compañías de instalación y recarga. La empresa española Iberdrola presentó su Plan Smart Mobility que contempla instalar 150 000 puntos de recarga en hogares, empresas, vía urbana, ciudades y principales autovías hasta 2025. La apuesta por el despliegue de estaciones de alta eficiencia se concretará en la instalación de estaciones ultra rápidas 350 kW (476 CV), súper rápidas 150 kW (204 CV) y rápidas 50 kW (68 CV). El plan, que incluye la puesta en marcha de al menos una estación de recarga rápida cada 50 km (31,1 millas), permitirá viajar por todo el país con autonomía.

 
El Tesla Model S fue declarado automóvil verde de 2013.

La recarga de un automóvil eléctrico puede requerir varias horas. Para recorridos de larga distancia, muchos coches permiten un modo de carga rápida que puede proporcionar un 80% de la carga en media hora, usando cargadores públicos.[18][19][20]​ Aunque el coste de las baterías está descendiendo rápidamente, todavía es alto y debido a ello la mayor parte de los modelos tienen todavía una autonomía reducida y a un mayor costo que los vehículos convencionales. Con estos modelos los choferes también pueden experimentar ansiedad por falta de autonomía: el miedo a que las baterías se gasten antes de llegar a su destino.[5][6]​ También hay algunos modelos que ofrecen una gran autonomía como por ejemplo el Tesla Model S que tiene más de 500 km (311 millas) de autonomía.

Unidades por país:
País Coches eléctricos Puntos de recarga rápida
Alemania 216,264 5,074
Reino Unido 212,651 4,008
Noruega 274,207 3,426
Francia 180,277 1,975
España 33,211 1,242
Países Bajos 152,510 1,069
Suecia 87,031 1,023
Suiza 37,596 846
Italia 25,363 833
Austria 30,273 575

Energía

editar

A diferencia de un vehículo con un motor de combustión interna que está diseñado específicamente para funcionar quemando combustible, un vehículo eléctrico obtiene la tracción de los motores eléctricos,[21]​ pero la energía puede ser suministrada de los modos siguientes:

  • Alimentación externa del vehículo durante todo su recorrido, con un aporte constante de energía, como es común en el tren eléctrico o el trolebús.
  • Energía proporcionada al vehículo en forma de un producto químico almacenado en el vehículo que, mediante una reacción química producida a bordo, produce la electricidad para los motores eléctricos. Ejemplo de esto es el coche híbrido no enchufable, o cualquier vehículo con pila de combustible.
  • Energía generada a bordo usando energía solar con placas fotovoltaicas, que es un método no contaminante durante la producción eléctrica, mientras que los otros métodos descritos, dependen de si la energía que consumen proviene de fuentes renovables para poder decir si son o no contaminantes.
  • Energía eléctrica suministrada al vehículo cuando está parado, que es almacenada a bordo con sistemas recargables y que luego consumen durante su desplazamiento. Las principales formas de almacenamiento son:
    • Energía química almacenada en las baterías como en el llamado vehículo eléctrico de batería, especialmente en baterías de litio que parece ser la tecnología más desarrollada hoy. Es preciso destacar las nuevas inversiones que se están haciendo en el mayor yacimiento de litio en el Salar de Uyuni, Bolivia, para la fabricación de estas baterías, aunque hay otros tipos de baterías recargables que se pueden utilizar.
    • Energía eléctrica almacenada en supercondensadores. Tecnología aún muy experimental.
    • almacenamiento de energía cinética, con volante de inercia sin rozamiento.
  • También es posible disponer de vehículos eléctricos híbridos, cuya energía proviene de múltiples fuentes, tales como:
    • Almacenamiento de energía recargable y un sistema de conexión directa permanente.
    • Almacenamiento de energía recargable y un sistema basado en la quema de combustibles, incluye la generación eléctrica con un motor de explosión y la propulsión mixta con motor eléctrico y de combustión.

Fuentes de energía

editar

Es importante distinguir entre fuente de energía y vector energético. Las fuentes de energía son convertibles en formas de energía aprovechable y se encuentran de manera natural en el planeta, mientras que los vectores energéticos también son convertibles en energía aprovechable, en los que es menester invertir energía proveniente de una fuente energética para fabricarlos, para posteriormente recuperarla a voluntad.

Las fuentes de energía las hay de cuatro clases:

  • Las fuentes gratuitas de energía renovable, son aquellas en las cuales la fuerza de conversión de energía proviene del entorno. Esta fuente incluye la energía solar, eólica, hidráulica, geotérmica, mareomotriz, gradiente térmico y energía azul, generalmente no contaminan.
  • Las fuentes de energía renovable contaminante son aquellas que liberan agentes tóxicos durante el proceso de obtención de energía, pero son agentes que habían sido absorbidos del entorno por las plantas y animales de los que se obtiene la energía, por lo que al final no se han añadido sustancias tóxicas al entorno. Ejemplos de esta fuente son el aceite vegetal, el metano de la composta, las heces de los animales, la leña o el carbón de madera.
  • Las fuentes de energía atómica se basan en el principio de convertir materia en energía, proveniente de la transformación del núcleo atómico; mediante la fisión o la fusión atómicas. Pueden producirse residuos peligrosos y enormes cantidades de energía, por lo que se requiere un mayor conocimiento científico para su manejo apropiado.
  • Las fuentes de energía fósil de combustión, extraídas de yacimientos naturales finitos acumulados durante largo tiempo, es una forma de energía química, producto de millones de años de la vida terrestre, como son el petróleo, el gas natural y el carbón mineral, hasta ahora la energía se ha obtenido por pirólisis.

Como productos de la descomposición de los compuestos orgánicos al quemarlos, se obtiene dióxido de carbono en combustión completa; o monóxido de carbono si es incompleta, además de óxidos de nitrógeno y azufre, entre otros. Los cuales pueden alcanzar dosis letales en la atmósfera.

Actualmente, compañías como Iberdrola poseen el certificado de origen 100% renovable de la energía con la que se recarga el coche eléctrico en sus puntos de recarga.[22]

En el caso de vehículos que utilizan un vector energético, como es por ejemplo el hidrógeno, su grado de contaminación dependerá de cómo se haya obtenido ese hidrógeno, porque en estado natural solo se encuentra combinado con otros elementos y para aislarlo hay que invertir mucha energía. Los métodos actuales de producción son la hidrólisis del agua, mediante electricidad, el refinado del gas natural para aislar el hidrógeno, proceso que libera el CO2 del gas. Además, algunas compañías investigan otros métodos para obtener el hidrógeno, como la fotosíntesis de algas especiales que lo liberan del agua o a través de placas solares, como investiga el fabricante de automóviles japonés Honda, la única firma que ha obtenido la homologación para empezar a comercializar su vehículo eléctrico de pila de combustible de hidrógeno, el FCX Clarity, en Japón y Estados Unidos en 2008.

Las electrolineras o QuickDrop,[23]​ son estaciones de servicio donde los coches u otros vehículos eléctricos pueden cambiar las baterías y el chofer no tiene ni siquiera que bajarse del vehículo, todo este proceso en menos de dos minutos. Pretenden completar las necesidades de autonomía de los coches eléctricos para distancias largas, principalmente interurbanas.

Contaminación y electricidad

editar

En 2009 el sector del transporte fue responsabilizado del 39% del consumo de energía final en España, con una intensidad energética que supera en más de un 40% la media europea (EU-27). El sector del transporte sigue siendo enormemente dependiente de los productos petrolíferos en un 98%. En el caso del transporte por carretera, este representa más de la cuarta parte de las emisiones totales de CO2 en España con el 25.4%, correspondiéndole del orden del 80% del consumo energético del sector transporte y el 90% de sus emisiones de CO2.

Desde la perspectiva medioambiental, no cabe duda de la eficacia del vehículo eléctrico, tanto para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero como para la reducción de la contaminación local tanto atmosférica como sonora.[24]

La contaminación de todo vehículo, ya se eléctrico o no, debe contabilizarse sumando las emisiones directas, que son las emisiones que produce el propio motor del vehículo y las emisiones indirectas, que son las emisiones producidas en sistemas externos al vehículo, pero fundamentales para este por proporcionarle la energía necesaria para funcionar. Aunque un vehículo eléctrico no produce emisiones contaminantes durante su funcionamiento, la generación de energía eléctrica necesaria para mover el vehículo eléctrico da lugar a emisiones contaminantes y al consumo de recursos no renovables en mayor o menor medida, dependiendo de cómo se haya generado esa energía eléctrica, como queda visto arriba. Un caso particular es el de los vehículos que utilizan electricidad renovable como fuente de energía primaria. Este es el caso de los vehículos recargados por electricidad solar, también conocidos como vehículo con carga solar. Asimismo, durante la generación, el transporte y la transformación de energía eléctrica se pierde parte de la energía, por lo que la energía útil es inferior a la energía primaria, como se ha visto antes. Lo mismo sucede con el petróleo, que además de los gastos de transporte debidos a la diferencia geográfica de los lugares de producción y de consumo, es necesario transformar en refinerías en los diferentes productos derivados del petróleo, incluyendo los carburantes.

En la siguiente tabla se muestra la cantidad de energía que produce cada tipo de central de la Red Eléctrica de España,[25]​ su relevancia, los kg de CO2 que se emiten por cada kWh producido en cada tipo de central y los que son necesarios emitir en la central para que un vehículo eléctrico recorra 100 km (62 millas), de acuerdo con las tablas anteriores para que un vehículo eléctrico recorra 100 km (62 millas), es necesario producir 15,35 kWh (55 MJ) en la central eléctrica.

Balance eléctrico y emisiones de España hasta el 20 de abril de 2010:[25]
Centrales REE Energía kg de CO2/kWh kg de CO2/100 km
Hidráulica 17 360 755 MWh (62 498 718 000 MJ) (19.93%) 0.000 0.000
Nuclear 18 055 812 MWh (65 000 923 200 MJ) (20.72%) 0.000 0.000
Carbón 4 551 776 MWh (16 386 393 600 MJ) (5.22%) 0.950 0.762
Combustible + Gas 414 844 MWh (1 493 438 400 MJ) (0.48%) 0.700 0.051
Ciclo combinado 17 158 538 MWh (61 770 736 800 MJ) (19.69%) 0.370 1.118
Eólica 15 316 833 MWh (55 140 598 800 MJ) (17.58%) 0.000 0.000
Resto Régimen Especial 14 271 036 MWh (51 375 729 600 MJ) (16.38%) 0.270 0.679
TOTAL 87 129 594 MWh (313 666 538 400 MJ) (100.00%) 0.170 2.610

En el caso de España, el aprovechamiento de las fuentes de energías renovables libres de emisiones de CO2, representan en 2011 el 20% de la generación eléctrica y se pretende llegar en 2020 a solamente el 40%.[24]

Siendo las emisiones de la red eléctrica de España entre el 1 de enero y 20 de abril de 2010 de 0,17 kg (0,4 libras) de CO2/kWh, un vehículo eléctrico tendrá unas emisiones indirectas y totales de 2,61 kg (5,8 libras) de CO2/100 km.

Por otro lado, en Europa se estima que la media de emisiones de la red eléctrica era en 2009 de unos 0,43 kg (0,9 libras) CO2/kWh,[26]​ lo que conlleva unas emisiones del vehículo eléctrico en Europa de unos 6,6 kg (14,6 libras) de CO2/100 km. No obstante, se calcula que desde ahora estas cifras desciendan gradualmente, de forma que en 2030 las emisiones medias de la red eléctrica en Europa serían de 0,13 kg (0,3 libras) de CO2/kWh.[27]​ frente a los 0,43 actuales, lo que, unido al mayor rendimiento de los motores en esa época: unos 11 kWhC/100 km en 2030[28]​, conseguirá que en 2030 las emisiones medias europeas del vehículo eléctrico sean de unos 1,43 kg (3,2 libras) CO2/100 km, frente a los 6,6 kg (14,6 libras) actuales.

Cabe apuntar que las emisiones de CO2/kWh de la Red Eléctrica de España,[25]​ estaban teniendo un rápido y repentino descenso desde 2007, cuando se emitieron 0,368 kg (0,8 libras) de CO2/kWh, que comparado con los 0,17 kg (0,4 libras) de CO2/kWh en 2010, supone una reducción del 53.8% de las emisiones por kWh en solamente 3 años. En 2007 un vehículo eléctrico en España habría emitido 5,64 kg (12,4 libras) de CO2/100 km, frente a los 2,61 kg (5,8 libras) de 2010. Este rápido descenso en las emisiones de CO2/kWh en España se debe principalmente al desuso de las centrales de carbón (las más contaminantes), que de 1995 al 2007 han pasado de suponer el 41.6% a suponer solamente el 25.6% de la producción total de energía eléctrica, para luego reducir drásticamente este porcentaje desde entonces hasta el 2010, quedando en su relevancia hasta ese año en el 5.2%. Las centrales nucleares mantienen una relevancia constante en torno al 20%, las eólicas mantienen un ascenso casi lineal y las de ciclo combinado modifican su producción según abunde o escasee la energía procedente de las centrales hidráulicas, cuya producción depende de factores climáticos no controlables.

Conviene comparar las cifras anteriores de contaminación del vehículo eléctrico con las del vehículo de gasolina para hacernos una idea de la relación entre unos y otros en términos de emisiones. Tal y como se ha calculado con el vehículo eléctrico, solamente que este no tiene emisiones directas, solamente indirectas, las emisiones que se exponen a continuación son las emisiones totales del vehículo de motor de combustión, es decir, las directas que proporciona el fabricante más las indirectas, que son aproximadamente una adición de un 15%, debido a emisiones en el refinamiento del petróleo, transporte, etc.[27]​. Así, las emisiones totales de un utilitario pequeño Renault Clio Expression DCi con motor diésel son de 13,8 kg (30,4 libras) CO2/100 km o 12 kg (26,5 libras) de emisiones directas,[29]​ las de las nuevas matriculaciones en España en 2009 son de unos 16 kg (35,3 libras) de CO2/100 km[30]​ o 13,9 kg (30,6 libras) de emisiones directas; y las emisiones del parque vehicular medio en 2009 de Europa eran de unos 18,4 kg (40,6 libras) de CO2/100 km o 16 kg (35,3 libras) de emisiones directas.[27]
Existe controversia respecto al uso de vehículos eléctricos y la fuente de generación de la electricidad. Para Jeff Guyton, “un motor de combustión combinado con un motor eléctrico es más sostenible que un vehículo eléctrico puro”. Así, un coche eléctrico recargado con energía procedente del carbón emite 200 g (7,1 onzas) de contaminantes por km recorrido, 165 g (5,8 onzas) si esta procede del petróleo y 100 g (3,5 onzas) si procede de gas licuado del petróleo (GNL), mientras que un coche híbrido emite la misma cantidad de CO2 que un coche que utilice energía generada por GNL. Por lo tanto, habría que hacer una verdadera reconversión hacia las energías renovables antes que sustituir todo el parque vehicular.[31]

Energía limpia, electricidad renovable

editar

En todo caso, los particulares y empresas están instalando placas solares y microturbinas eólicas[32]​ y contratando con comercializadores de electricidad renovable para recargar con este tipo de energía sus vehículos eléctricos, en especial los todo-eléctricos, por lo que la contaminación que producen es nula.[33][34][35][36]

Consumo

editar

Los vehículos eléctricos destacan por su alto rendimiento en la transformación de la energía eléctrica de la batería en la energía mecánica con la que se moverá el vehículo de 60 a 85%, frente al rendimiento de la transformación de la energía del tanque de combustible en la energía mecánica que mueve un vehículo de gasolina de 15 a 20%.[37]​ El presente y futuro de las baterías del vehículo eléctrico parece pasar por la batería de ion de litio, que cada vez se fabrica con mayor densidad de carga y longevidad permitiendo mover motores más potentes, aunque por ahora la autonomía media de un utilitario eléctrico se encuentra en torno a los 150 km (93 millas). No obstante, deportivos eléctricos más caros han conseguido aumentar esa autonomía hasta los 483 km (300 millas), como el modelo de 70 kWh (252 MJ) del Tesla Roadster. , Con el objetivo de saber el consumo que supone el vehículo eléctrico, existen distintas herramientas, como el programa CEVNE[38]​ o el usar tablas de consumo cada 100 km (62,1 millas) de los principales vehículos eléctricos salidos y por salir en un corto plazo de tiempo y el consumo de kWh de la batería por cada 100 km (62,1 millas) de cada uno de ellos y de la media.

 
Nissan Leaf Tekna de 2018.
Consumo de los principales vehículos eléctricos:
Modelo Energía Autonomía Batería/100 km
Mega e-City[39] 9 kWh (32 MJ) 100 km (62 millas) 9 kWh (32 MJ)
Reva L-ion[40] 11 kWh (40 MJ) 120 km (75 millas) 9,17 kWh (33 MJ)
Think City[41] 25 kWh (90 MJ) 200 km (124 millas) 12,5 kWh (45 MJ)
Mitsubishi i-Miev[42] 16 kWh (58 MJ) 130 km (81 millas) 12,31 kWh (44 MJ)
Citroën C-Zero[43][44] 16 kWh (58 MJ) 130 km (81 millas) 12,31 kWh (44 MJ)
Renault Fluence ZE[45] 24 kWh (86 MJ) 175 km (109 millas) 13,71 kWh (49 MJ)
Nissan Leaf[19][46] 24 kWh (86 MJ) 160 km (99 millas) 15 kWh (54 MJ)
Tesla Roadster 42 42 kWh (151 MJ) 257 km (160 millas) 16,34 kWh (59 MJ)
Tesla Roadster 70[47] 70 kWh (252 MJ) 483 km (300 millas) 14,49 kWh (52 MJ)
MEDIA 26,11 kWh (94 MJ) 193 km (120 millas) 12,76 kWh (46 MJ)

Entendemos con esto, sin tomar en cuenta el Mega e-City que fue añadido a la tabla después, que el consumo medio cada 100 km (62 millas) de un vehículo eléctrico actualmente es de 13,78 kWh (50 MJ). Sin embargo, solamente es el consumo de los kWh que contiene la batería. Como el proceso de carga de la batería o el transporte y distribución de la electricidad tienen pérdidas causadas por no tener un rendimiento perfecto, la cantidad de kWh que necesitan extraerse de una toma de corriente o que se fabrican en la central eléctrica son algo superiores. Para obtenerlos debemos atender a la siguiente tabla de rendimiento del paso de la electricidad por cada elemento del sistema que va desde la energía del medio hasta la energía mecánica que mueve el vehículo.

Rendimiento/Eficiencia del Vehículo Eléctrico en España:[48]
Sistema Notación Rendimiento
Central (ponderación) ηg 48.47%
Transporte y distribución ηt 93.70%
Convertidor eléctrico ηc 97.00%
Batería ηb 98.80%
Rendimiento enchufe-batería ηc·ηb 95.84%
Rendimiento central-batería ηt·ηc·ηb 89.80%
Sistema mec vehículo ηmec 80.00%
Motor y sistema eléctrico ηm 88.30%
Rendimiento batería-EMec ηmec·ηm 70.64%
Rendimiento central-EMec ηt·ηc·ηb·ηmec·ηm 63.43%
TOTAL (Medio-EMec) η = ηg·ηt·ηc·ηb·ηmec·ηm 30.75%

Cabe apuntar que ηg hace referencia al rendimiento medio de la Red Eléctrica de España,[25]​ que ha sido corregida siguiendo datos extraídos la propia web, ya que recientemente se ha situado sobre la media europea, que está entorno al 38%.[37]​ Con esto podemos calcular la energía real que debe pasar por cada elemento del sistema para que lleguen esos 13,78 kWh (50 MJ) a la batería de un coche eléctrico por cada 100 km (62 millas).

Consumo de un coche eléctrico por cada 100 km (62 millas) en cada parte del sistema:
kWhEMec/100 km (62 millas) kWhB/100 km (62 millas) kWhE/100 km (62 millas) kWhC/100 km (62 millas) kWhM/100 km (62 millas)
Son los kWh que cada 100 km (62 millas) se transforman en energía mecánica aprovechable, a partir de los 13,78 kWh (50 MJ) de la batería Son los kWh que cada 100 km (62 millas) se consumen de la batería Son los kWh que cada 100 km (62 millas) es necesario extraer del enchufe de carga para proporcionar los 13,78 kWh (50 MJ) a la batería. Son los kWh que pagamos cada 100 km (62 millas) Son los kWh que cada 100 km (62 millas) se han producido en la central para proporcionar los 13,78 kWh (50 MJ) a la batería. Son los kWh empleados para los cálculos de contaminación de las centrales Son los kWh que cada 100 km (62 millas) es necesario extraer del medio para proporcionar los 13,78 kWh (50 MJ) a la batería
9,73 kWh (35 MJ) 13,78 kWh (50 MJ) 14,38 kWh (52 MJ) 15,35 kWh (55 MJ) 31,66 kWh (114 MJ)

Así, de esos 13,78 kWh (50 MJ) consumidos de la batería de un coche eléctrico cada 100 km (62 millas) se transforman en energía mecánica para desplazar el vehículo 9,73 kWh (35 MJ), será necesario extraer de una toma de corriente 14,38 kWh (52 MJ), será necesario producir en una central eléctrica 15,35 kWh (55 MJ) y será necesario extraer del medio 31,66 kWh (114 MJ).

Por los motivos antes apuntados (diferente ηg respecto de Europa) el dato de los 31,66 kWh (114 MJ) es válido solamente para España, mientras que como media europea sería algo superior, en torno a 40 kWh (144 MJ).

Debido a que se necesita extraer de la toma de corriente 14,38 kWh (52 MJ) para recorrer 100 km (62 millas) en un vehículo eléctrico, este será el número de kWh que aparecerá en la factura por cada 100 km (62 millas) recorridos. Estando en España, el costo por kWh para pequeños consumidores en aproximadamente 0.115 €.[49]​ El costo que supone proporcionar la energía necesaria a un vehículo eléctrico en España es de unos 1.65 €/100 km.

Este dato es uno de los puntos fuertes de los vehículos eléctricos a baterías. Comparándolo con el consumo de un vehículo equipado con un motor de combustión interna, es verdaderamente ventajoso. Por ejemplo: un pequeño utilitario como el Renault Clio DCi con un motor diésel, combinando recorrido urbano y extra-urbano consume 4,7 L/100 km (21,3 km/L; 50,1 mpgAm).[29]​ Lo cual, con el precio actual del diésel, unos 1.35 €/L[50]​, supone 6,35 €/100 km.

Incluso es un gasto por kilómetro muy pequeño comparándolo con un vehículo híbrido. El Toyota Prius tiene un consumo medio homologado en circuito combinado de 3,9 l/100 km,[51]​ un poco inferior al del utilitario convencional. Esto supondría un costo de 5.27 €/100 km.

Integración en la red eléctrica

editar
 
Dos Smart ED cargando baterías en Ámsterdam.
 
Auto eléctrico cargando en una estación de carga pública en la Colonia Condesa de la Ciudad de México.

La recarga masiva de vehículos eléctricos generará una demanda importante sobre el sistema eléctrico. Para que el balance ambiental de la introducción del vehículo eléctrico sea beneficioso, se requiere un cierto grado de flexibilidad en los modos de recarga, así como una gestión inteligente de las cargas en función de la disponibilidad de generación renovable. Un paso más allá sería la utilización de las baterías de los vehículos eléctricos como medio de almacenamiento remoto que pueda inyectar energía a la red cuando fuese necesario y el grado de carga y plan de utilización del vehículo lo permitieran.[52]

Los híbridos

editar

Se han llamado “híbridos” a los automóviles que utilizan un motor eléctrico y un motor de combustión interna para realizar su trabajo. A diferencia de los automóviles solo eléctricos, hay vehículos híbridos que no es necesario conectar a una toma de corriente para recargar las baterías, el generador y el sistema de "frenos regenerativos" se encargan de mantener la carga de las mismas.[53]

Al utilizar el motor térmico para recargar las baterías, se necesitan menor número de estas por lo que el peso total del vehículo es menor ya que el motor térmico suele ser pequeño. Tradicionalmente, los motores que han propulsado a los automóviles convencionales han sido sobredimensionados con respecto a lo estrictamente necesario para un uso habitual. La nota dominante ha sido y sigue siendo todavía, equipar con motores capaces de dar una potencia bastante grande, pero que solo es requerida durante un mínimo tiempo en la vida útil de un vehículo.

Los híbridos se equipan con motores de combustión interna, diseñados para funcionar con su máxima eficiencia. Si se genera más energía de la necesaria, el motor eléctrico se usa como generador y carga de baterías del sistema. En otras situaciones, funciona solo el motor eléctrico, alimentándose de la energía guardada en la batería. En algunos híbridos es posible recuperar la energía cinética al frenar, que suele disiparse en forma de calor en los frenos, convirtiéndola en energía eléctrica. Este tipo de frenos se suele llamar "regenerativo". Ejemplo de vehículo con motor híbrido (BMW X5 'Efficient Dynamics')

Promoción

editar

Diversas entidades públicas conceden subvenciones, exenciones de impuestos y rebajas fiscales a los vehículos eléctricos.

Reconociendo la necesidad de reinventar el automóvil, el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, anunció en 1993 un proyecto conjunto del gobierno y la industria automotriz estadounidenses para diseñar el auto del futuro. Dijo: “Trataremos de poner en marcha el programa tecnológico más ambicioso que jamás haya tenido nuestra nación”. Queda por ver si se logra “crear el vehículo ecológico de eficiencia perfecta para el siglo XXI”. Aunque a un costo enorme, se esperaba fabricar un prototipo en el lapso de una década. Algunos fabricantes están trabajando en modelos que combinan el uso de gasolina y electricidad. En Alemania en los años 1990 ya existían costosos automóviles deportivos eléctricos capaces de alcanzar la velocidad de 100 km/h (62 mph) en 9 segundos y se espera llegar a 180 km/h (112 mph). Sin embargo, cuando hayan recorrido 200 km (124 millas), habría que recargar las baterías al menos durante tres horas. Se espera que la investigación progrese mucho más en este campo.

La práctica totalidad de los países desarrollados y de la OCDE están implementando políticas de apoyo al vehículo eléctrico, con el objetivo de contribuir a la mejora de la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de CO2 y de contaminantes en las ciudades,[54]​ al tiempo que se reduce la dependencia del petróleo y se favorece la utilización de fuentes de energía renovables.[24]

Unión Europea

editar

En el Papel Blanco sobre Transporte 2050, la Unión Europea establece que:[55]

  • No habrá coches de combustión en el centro de las ciudades para 2050, con el objetivo intermedio de que en 2030 la mitad de los vehículos sean eléctricos.
  • Un 40% de corte de emisiones de barcos y un uso del 40% de combustibles bajos en carbono en la aviación.
  • Y un cambio de un 50% de viajes de media distancia, tanto de pasajeros como de mercancías, desde la carretera al tren y otros modos de transporte.

Se prevé la creación de un Área Única de Transporte Europeo.

España

editar
 
Turismos y furgonetas eléctricas e híbridos enchufables matriculados en España entre 2010 y 2014.

Los vehículos todo-eléctricos están exentos del impuesto de matriculación.[56]​ En la región de Murcia se conceden ayudas dentro de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España[57]​ (E4), Plan de movilidad sostenible, a las corporaciones locales y otras administraciones públicas y las empresas, pero no a los particulares,[58]​ como sucede en otros lugares.

El Ministerio de Ciencia e Innovación quiere asumir el objetivo fijado por el Gobierno de España de transformar el modelo productivo de la nación en una economía sostenible, basada en el conocimiento, en línea con la política de innovación prevista en el Acuerdo Social y Económico para el crecimiento, el empleo y la garantía de las pensiones (ASE). Por ello, el MICINN y Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) han firmado un convenio de colaboración, con el fin de facilitar e impulsar el cumplimiento de los fines y objetivos que tienen ambas administraciones, en materia de empleo y de formación profesional para el empleo y en materia de investigación, desarrollo experimental e innovación y en particular, para desarrollar las actividades de formación del Programa INNCORPORA y generar empleo de calidad.

El Plan Integral de Automoción, compuesto por el Plan de Competitividad, dotado con 800 000 000 €, el Plan VIVE II y la apuesta por el vehículo híbrido eléctrico, con el objetivo de que en 2014 circulen por las carretas españolas un millón de coches eléctricos. Para ello, se proponía poner en marcha un programa piloto denominado Proyecto Movele,[59]​ consistente en la introducción en 2009 y 2010 y dentro de entornos urbanos, de 2000 vehículos eléctricos que sustituyan a coches de gasolina y diésel.[60]

Dentro del Proyecto Movele, en España se han instalado 500 puntos de recarga o electrineras hasta 2011[24]​ y en Barcelona se instalaron durante el año 2009 dieciocho puntos, que se ubicaron en diversos aparcamientos municipales.[61][62]​ Asimismo, en la ciudad condal se celebra la Fórmula E.[63][64]

Tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros del Plan PIVE, el cual permite acumular dos ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos. Pudiendo tener subvenciones hasta de 8000 euros. En la acumulación del Plan Integral de Impulso del Vehículo Eléctrico en España 2010-2014 (Plan MOVELE) y el Plan PIVE.[65]

Por otro lado, la Ley 19/2009, de 23 de noviembre, de medidas de la eficiencia energética de los edificios, establece que para instalar en el estacionamiento de un edificio algún punto de recarga para vehículos eléctricos de uso privado, siempre que este se ubicara en un cajón individual, solo se requerirá la comunicación previa a la comunidad de que se procederá a su instalación. El costo de dicha instalación será asumido íntegramente por el interesado directo en la misma.

Dentro del Plan Avanza, Subprograma Avanza Competitividad, para la realización de proyectos y actuaciones de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I), se recoge la finalidad de contribuir a la consecución, dentro de las TIC verdes, de aplicaciones y sistemas para el vehículo eléctrico.[66]

El Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo[67]​ contempla en el capítulo V, en el ámbito del sector energético, medidas que tienen como objetivo crear las condiciones para impulsar nuevas actividades, muy relevantes para la modernización del sector, como son las empresas de servicios energéticos y el vehículo eléctrico, que por su papel dinamizador de la demanda interna y, en definitiva, de la recuperación económica. A través del artículo 23, se incluye en el marco normativo del sector eléctrico un nuevo agente del sector, los gestores de cargas del sistema, que prestarán servicios de recarga de electricidad, necesarios para un rápido desarrollo del vehículo eléctrico como elemento que una de nuevo, las características de nuevo sector en crecimiento y de instrumento de ahorro y eficiencia energética y medioambiental. Por otra parte, en el artículo 24 y con el objetivo de promover el ahorro y la eficiencia energética, se establece que la Administración podrá adoptar programas específicos de ahorro y eficiencia energética en relación con el desarrollo del vehículo eléctrico.

El Gobierno ha presentado la Estrategia Integral para el Impulso del Vehículo Eléctrico, con el horizonte 2014 y el Plan de Acción 2010-2012.[68]​ En dicho plan de acción y el Plan integral del impulso del vehículo eléctrico, se ha incorporado la novedad de los autobuses eléctricos, pero no se han incluido los barcos no deportivos o la maquinaria agrícola, como los tractores.[24]

En Canarias, la entidad e-move se ha consolidado como la pionera en el desarrollo de los vehículos eléctricos,[69]​ siendo la promotora de instalaciones de puntos de recarga y fomento del uso de la movilidad sostenible.

Enseñanzas
editar

Se indica en el Real Decreto 1796/2008, de 3 de noviembre, por el que se establece el título de Técnico Superior en Automoción y se fijan sus enseñanzas mínimas que el sector productivo en el área de electromecánica señala una evolución en la actividad hacia la aplicación de nuevas tecnologías en detección, diagnosis y reparación de averías, la aparición de nuevos motores tanto eléctricos como los denominados híbridos, donde los dispositivos de cambio de velocidad serán sustituidos por variadores de velocidad y la utilización de nuevos combustibles no derivados del petróleo.[70]

Modelos

editar
 
Tabla comparativa de autonomía (en millas), según el ciclo EPA de modelos disponibles en el mercado estadounidense en 2020.

Vehículos enchufables incluidos en el Plan MOVELE:[71]

Ventas

editar
 
Venta de automóviles eléctricos en los principales mercados mundiales entre 2011 y 2022.
 
Tesla Model 3 de 2019.
 
Tesla Model Y.
 
El Rolls-Royce Spectre inició las ventas en 2023.

Los nuevos registros de coches eléctricos, incluyendo tanto de batería como híbridos enchufables, se incrementaron un 70% entre 2014 y 2015, con más de 550 000 vehículos vendidos a nivel mundial en 2015. Estados Unidos fue superado por China como el mercado más grande de coches eléctricos en ese mismo año, con más de 200 000 nuevos registros.[74]​ Las ventas globales acumuladas de vehículos eléctricos sobrepasaron el millón de unidades en septiembre de 2016.[75]​ El modelo con más vendido es el Tesla Model 3, puesto en el mercado en julio de 2017, con cerca de 1 100 000 unidades en todo el mundo hasta octubre de 2021.[76]​ El Tesla Model S, puesto a la venta en junio de 2012, ocupa el segundo lugar en ventas globales con cerca de 150 000 unidades hasta noviembre de 2016.[77]

El Nissan Leaf ha sido el modelo eléctrico más vendido en el mundo hasta diciembre de 2019 con 450 000 unidades.[19][78][79][80]

El Tesla Model Y ha sido el coche más vendido del mundo en 2023 con 1 230 000 unidades matriculadas, un 64% más que el año anterior.[81]

Turismos eléctricos más vendidos en Europa:[82]
Modelo Totales en 2022
Tesla Model Y 137,052
Tesla Model 3 91,475
Volkswagen ID.4 67,490
Fiat 500 66,198
Volkswagen ID.3 53,015
Skoda Enyaq 49,566
Dacia Spring 48,535
Peugeot e-208 46,616
Hyundai Kona Eléctrico 41,266
Kia e-Niro 38,522
Hyundai Ioniq 5 37,312
Renault ZOE 35,706
Mini eléctrico 34,764
Renault Mégane E-Tech Electric 32,641
Cupra Born 32,405
Polestar 2 31,734

Gestores de cargas

editar

Un gestor de cargas del sistema para la realización de servicios de recarga energética era aquella sociedad mercantil que desarrolla la actividad destinada al suministro de energía eléctrica para la recarga de los vehículos eléctricos.[83]

Deben informar a sus clientes acerca del origen de la energía suministrada, así como de los impactos ambientales de las distintas fuentes de energía.

Organizaciones

editar

Entre las organizaciones que fomentan el vehículo eléctrico, se encuentra World Electric Vehicle Association.

Referencias

editar
  1. «Tipos de vehículos eléctricos – Explicación de los vehículos eléctricos». Smart Wall Boxes. 2 de noviembre de 2021. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2021. 
  2. International Energy Agency (IEA), Clean Energy Ministerial, and Electric Vehicles Initiative (EVI), ed. (Junio de 2020). «Global EV Outlook 2020». IEA Publications (en inglés). pp. 247-252. Archivado desde el original el 15 de junio de 2020. Consultado el 15 de junio de 2020. «Enterign the decade of electric drive?» 
  3. Roth, Hans (marzo de 2011). Das erste vierrädrige Elektroauto der Welt [The first four-wheeled electric car in the world] (en alemán). pp. 2-3. 
  4. Guarnieri, M. (2012). «Looking back to electric cars». Proc. HISTELCON 2012 - 3rd Region-8 IEEE HISTory of Electro - Technology CONference: The Origins of Electrotechnologies: #6487583. doi:10.1109/HISTELCON.2012.6487583. 
  5. a b c d Sperling, Daniel; Gordon, Deborah (2009). Two billion cars: driving toward sustainability. Oxford University Press. pp. 22-26. ISBN 978-0-19-537664-7. 
  6. a b c Sandalow, David B. (2009). Plug-In Electric Vehicles: What Role for Washington? (1st. edición). The Brookings Institution. pp. 1-6. ISBN 978-0-8157-0305-1. See Introduction
  7. «Electro Automotive: FAQ on Electric Car Efficiency & Pollution». Electroauto.com. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2009. Consultado el 18 de abril de 2010. 
  8. Mitchell, William J.; Borroni-Bird, Christopher; Burns, Lawrence D. (Marzo de 2010). Reinventing the Automobile: Personal Urban Mobility for the 21st Century (1.ª edición). Massachusetts Institute of Technology. pp. 85-95. ISBN 978-0-262-01382-6. Archivado desde el original el 9 de junio de 2010. Consultado el 21 de julio de 2013.  capítulo 5: Clean Smart Energy Supply
  9. Sandalow, David B.; Woolsey, R. James; Sexton, Chelsea (2009). Chapter 1: Geopolitical Implications of Plug-in Vehicles (1st edición). The Brookings Institution. pp. 11-21. ISBN 978-0-8157-0305-1.  en Plug-in Electric Vehicles: What Role for Washington?
  10. «BYD fabrica el primer bus biarticulado del mundo». BYD Eléctricos Colombia. Consultado el 4 de abril de 2019. 
  11. «Bogotá tendría el bus eléctrico más largo del mundo en agosto 2019». RCN Radio. Consultado el 4 de abril de 2019. 
  12. Hernández, Verónica (24 de septiembre de 2020). «Dan banderazo a bus eléctrico para Metrobús L3». Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2020. 
  13. Nexobús, ed. (27 de julio de 2020). «130 trolebuses Yutong, para el transporte de Ciudad de México». Nexotrans. Archivado desde el original el 30 de marzo de 2021. «Estos vehículos se unirán a los 63 trolebuses, que ya están en funcionamiento desde hace unos meses». 
  14. Ibáñez. «Autonomía de coche eléctrico frente a coche gasolina». Consultado el 30 de septiembre de 2014. 
  15. «LIUX: La solución para los jóvenes que buscan coches asequibles, eficientes y sostenibles | Canariasenred - Noticias de Canarias». 4 de enero de 2024. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  16. «Observatorio del Vehículo Eléctrico y Movilidad Sostenible – DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS – IIT». Consultado el 28 de febrero de 2020. 
  17. «The best countries in Europe for an EV road trip (and what to see when you're there)». carwow.co.uk (en inglés). Consultado el 28 de febrero de 2020. 
  18. «DC Fast Charger». Archivado desde el original el 27 de octubre de 2010. 
  19. a b c «13 Key Questions and Answers about Nissan Leaf Battery Pack and Ordering». Archivado desde el original el 30 de mayo de 2010. 
  20. «Speedy charging driving a global boom in electric cars.»
  21. «LIUX GEKO, el coche eléctrico urbano que desearás tener en 2025». Crónica Vasca. 4 de abril de 2024. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  22. «Plan Vehículo Eléctrico - IBERDROLA». www.iberdrola.es. Archivado desde el original el 6 de mayo de 2020. Consultado el 28 de febrero de 2020. 
  23. «Electrolineras del futuro, ¿cómo serán?». Muévete en verde. 3 de septiembre de 2018. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  24. a b c d e boe.es, ed. (10 de mayo de 2011). «DISPOSICIONES GENERALES MINISTERIO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO». 
  25. a b c d «Balance eléctrico y emisiones». REE. España. 20 de abril de 2010. Archivado desde el original el 5 de octubre de 2013. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  26. Bettina Kampman, etc. (enero de 2010). «Green Power for Electric Cars» (PDF) (en inglés). p. 86. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2010. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  27. a b c Bettina Kampman, etc (enero de 2010). «Green Power for Electric Cars». p. 18 (contando la portada). Archivado desde el original el 15 de febrero de 2010. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  28. Bettina Kampman, etc (enero de 2010). «Green Power for Electric Cars» (PDF). p. 17 (contando la portada). Archivado desde el original el 15 de febrero de 2010. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  29. a b «Ficha técnica del Renault Clio Expression dci 70 5p eco2». Archivado desde el original el 18 de abril de 2010. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  30. «Las emisiones medias de los coches vendidos en 2009 bajaron un 4%». Consultado el 20 de abril de 2010. 
  31. ABC, ed. (21 de septiembre de 2017). «El coche eléctrico es caro y su rentabilidad es cuestionable». 
  32. Mark Hanson (4 de noviembre de 2010). «Welcome to REEVA» (en inglés). 
  33. «Coches eléctricos y energías renovables: hacia la electrificación y la reducción de emisiones». Híbridos y Eléctricos. 7 de junio de 2019. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  34. Gribben, Chip. «Debunking the Myth of EVs and Smokestacks». Electro Auto (en inglés). Archivado desde el original el 1 de marzo de 2009. Consultado el 15 de octubre de 2010. 
  35. Buekers, J; Van Holderbeke, M; Bierkens, J; Int Panis, L (2014). «Health and environmental benefits related to electric vehicle introduction in EU countries». Transportation Research Part D Transport and Environment 33: 26-38. doi:10.1016/j.trd.2014.09.002. 
  36. Seminar on EVs-ClimateChange (Vimeo) (en inglés). Archivado desde el original el 2 de octubre de 2016. Consultado el 7 de febrero de 2018. 
  37. a b Kampman, Bettina (Enero de 2010). «Green Power for Electric Cars» (PDF) (en inglés). p. 21 (contando la portada). Archivado desde el original el 15 de febrero de 2010. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  38. Herramienta CEVNE, para comparar un vehículo eléctrico y uno de combustión
  39. «Información sobre el AIXAM Mega e-City (Litio)». Archivado desde el original el 8 de diciembre de 2011. Consultado el 17 de diciembre de 2011. 
  40. «Información sobre el Reva». Archivado desde el original el 4 de mayo de 2010. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  41. «Información sobre el Think City». Consultado el 20 de abril de 2010. 
  42. «Información sobre el Mitsubishi i-Miev». Archivado desde el original el 21 de noviembre de 2008. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  43. «Información sobre el Citroën C-Zero». Consultado el 20 de abril de 2010. 
  44. «Información(2) sobre el Citroën C-Zero». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2010. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  45. «Información sobre el Renault Fluence ZE». Archivado desde el original el 19 de abril de 2010. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  46. «Especificaciones del Nissan Leaf». Nissan. España. Archivado desde el original el 21 de junio de 2012. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  47. «Información sobre el Tesla Roadster de 42kWh y de 70kWh». Consultado el 20 de abril de 2010. 
  48. R. Bargalló, J. Llaverías, H. Martín. «El vehículo eléctrico y la eficiencia energética global». p. 3.  Página 2
  49. «Evolución de precios mercado eléctrico periodo 2008 a 2010» (PDF). jcrmo.org. p. 2. Archivado desde el original el 5 de octubre de 2013. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  50. «Coste del L de gasolina actual». Consultado el 20 de abril de 2010. 
  51. «Ficha técnica del Toyota Prius». Archivado desde el original el 2 de septiembre de 2014. Consultado el 20 de abril de 2010. 
  52. «Integración a la red eléctrica del vehículo eléctrico». Archivado desde el original el 17 de julio de 2010. Consultado el 2010. 
  53. «¿Cómo funciona un coche híbrido y qué tipos existen?». Afiliación y Seguros. España. 12 de abril de 2022. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  54. «LIUX: Pioneros en la adopción de la fibra de lino». A Todo Motor. España. 4 de enero de 2024. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  55. «Press conference on the adoption of the White paper on Transport 2050» (en inglés). Bruselas. 28 de marzo de 2011. 
  56. «La apuesta de LIUX por la sostenibilidad: Un mix de acero y fibra de lino». Andalucía información. España. Consultado el 24 de abril de 2024. 
  57. https://web.archive.org/web/20120212030556/http://www.mityc.es/energia/desarrollo/EficienciaEnergetica/Estrategia/Paginas/EstrategiaEficiencia.aspx
  58. «Consumo y producción de la energía». 29 de enero de 2018. Archivado desde el original el 3 de abril de 2010. 
  59. «MOVELE. Proyecto Piloto de MOVilidad ELEctrica - IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía». Archivado desde el original el 5 de mayo de 2010. 
  60. «Industria prevé aprobar un Plan Integral que incluye un programa piloto para la implantación del coche eléctrico». Consultado el 2009. 
  61. «Barcelona tindrà divuit punts per carregar vehicles elèctrics - Notícies - CETIB». Consultado el 2009. 
  62. «:B:SM:.: Inicio». Archivado desde el original el 13 de diciembre de 2009. Consultado el 2009. 
  63. «La primera edició de la jornada Fórmula-e aplega més d’un centenar de persones - Notícies - CETIB». Archivado desde el original el 8 de febrero de 2018. Consultado el 2009. 
  64. «Circuit de Catalunya». Archivado desde el original el 20 de julio de 2009. Consultado el 2009. 
  65. [1], Información sobre el Plan PIVE.
  66. «Copia archivada». Archivado desde el original el 23 de diciembre de 2011. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  67. «Copia archivada». Archivado desde el original el 10 de abril de 2012. Consultado el 16 de octubre de 2016. 
  68. residencia del Gobierno (2009). «14. PLAN INTEGRAL DEL VEHÍCULO ELÉCTRICO». Archivado desde el original el 7 de junio de 2011. 
  69. «Expertos en movilidad sostenible». e-move (en inglés). España. Archivado desde el original el 15 de abril de 2018. 
  70. «MINISTERIO DE EDUCACIÓN, POLÍTICA SOCIAL Y DEPORTE, título de Técnico Superior en Automoción y se fijan sus enseñanzas mínimas». 25 de noviembre de 2008. 
  71. «Catálogo Movele». Archivado desde el original el 22 de agosto de 2014. 
  72. «DILIXI triunfa en la Feria Internacional del Autobús y el Autocar de Madrid con los Zeus y Avancity 0 Emisiones Contaminantes». Consultado el 2009. 
  73. «Trams, energy saving, private cars, trolley buses, diesel buses | Claverton Group». Claverton-energy.com. 28 de mayo de 2009. Consultado el 19 de septiembre de 2009. 
  74. «Global EV Outlook 2016: Beyond one million electric cars» (PDF). International Energy Agency (en inglés) (París, Francia): 10. Mayo de 2016. Archivado desde el original el 24 de agosto de 2016. Consultado el 31 de mayo de 2016.  Ver pp. 4–5, 24–25 y anexo estadístico, pp. 34–37.
  75. Shahan, Zachary (22 de noviembre de 2016). «1 Million Pure EVs Worldwide: EV Revolution Begins!». Clean Technica. Consultado el 23 de noviembre de 2016. 
  76. «El Tesla Model 3 ya es el coche eléctrico más vendido de la historia». 
  77. Cobb, Jeff (5 de diciembre de 2016). «Tesla Model S Is Second Plug-in Car To Cross 150,000 Sales Milestone». HybridCars.com. Consultado el 5 de diciembre de 2016. 
  78. «Nissan reveals stylish new LEAF Black Edition». Paris: Nissan GB. 8 de noviembre de 2016. Consultado el 10 de noviembre de 2016. «Since the Nissan LEAF first went on sale in 2010, almost 240,000 units have been sold globally, with 64,000 of these on Europe’s roads; making it the world’s best-selling electric vehicle.» 
  79. Holland, Maximilian (10 de febrero de 2020). «Tesla Passes 1 Million EV Milestone & Model 3 Becomes All Time Best Seller». CleanTechnica. Archivado desde el original el 12 de abril de 2020. Consultado el 23 de mayo de 2020. 
  80. «The “E” side of EV: Nissan brings excitement from the road to the track with LEAF Nismo RC unleashed for the first time in Europe». Valencia, Spain: Nissan Europe. 20 de enero de 2020. Consultado el 23 de mayo de 2020. 
  81. Lifona, Daniel G. (25 de enero de 2024). «Un coche eléctrico, el más vendido del mundo por primera vez en la historia». Expansión. España: Unidad Editorial Información Económica. Archivado desde el original el 25 de enero de 2024. Consultado el 27 de enero de 2024. (requiere suscripción). 
  82. «Los coches eléctricos más vendidos en Europa en 2022». Motor.es. 6 de febrero de 2023. 
  83. «I. DISPOSICIONES GENERALES MINISTERIO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO». 23 de mayo de 2011. p. Sec. I. 51098. 

Bibliografía

editar

Westbrook, Michael Hereward (2001). «The electric and hybrid electric car». books.google (en inglés) (SAE). ISBN 0768008972.