Cohesión social

concepto sociológico

La cohesión social designa, en sociología, el grado de consenso de los miembros de un grupo social o la percepción de pertenencia a un proyecto o situación común. Es una medida de la intensidad de la interacción social dentro del grupo; puede ser por medio de un test de índices o simplemente descrito o definido para cada caso. Atenta contra la cohesión la anomia, es decir, el comportamiento no basado en normas, y la refuerza la abnegación.[1]

Esto quiere decir que esas relaciones son consensuadas, percibidas como justas entre los grupos que gobiernan y los que son gobernados. Demandan o implican tanto la percepción del buen desempeño de las autoridades y que esas sean respetadas como que exista una acción percibida como de interés común (el llamado bien común o procomún).

La cohesión de un grupo puede medirse mediante un test estadístico no paramétrico o libre de distribución, como el coeficiente de correlación de rangos de Pearson o el coeficiente de correlación de rangos de Kendall que comparan los resultados escalares de varios cuestionarios sobre una misma variable en dos momentos diferentes de muestreo o entre dos variables diferentes pero relacionadas.[2]

Al discutir sobre los diferentes grupos sociales se dice que un grupo es un estado de cohesión (cuando los miembros poseen lazos que los unen unos con otros y con el grupo como uno solo). Aunque el término cohesión es un proceso que consta de muchos factores, se pueden distinguir cuatro componentes esenciales: las relaciones sociales, las relaciones de trabajo, la unidad (que se percibe entre los miembros del grupo) y las emociones de los integrantes.

El campo de la discriminación social puede estudiarse, desde las perspectivas sociológicas del interaccionismo simbólico, el funcionalismo o la teoría del conflicto, como un problema de cohesión social.

La noción de integración social se utiliza habitualmente como sinónimo de la cohesión. Desde la perspectiva funcionalista o la teoría de sistemas se entiende la integración en un sistema de estratificación social como fundamento armónico de las relaciones entre las clases; las instituciones y, a fortiori, el sistema social en su conjunto se consideran como un todo funcional.

Elementos de cohesiónEditar

Los lazos entre los miembros del grupo no se desarrollan espontáneamente. Se desarrollan a partir de una serie de componentes como la atracción, la coordinación, el sentido de pertenencia y las emociones compartidas. Los componentes pueden conocerse como antecedentes de la cohesión.[3]​ Además, también definen la naturaleza de la cohesión. A continuación se explica en profundidad cada componente.

AtracciónEditar

Festinger y sus colegas (1950) se centraron mucho en la atracción como fuerza en comparación con cualquier otra fuerza. En un estudio, pidieron a los miembros del grupo que identificaran a todos sus buenos amigos y calcularon la proporción entre las elecciones del grupo interno y las del grupo externo. Según Dion (2000), cuanto mayor sea la proporción, mayor será la cohesión del grupo. Hogg (1992 y 2001) señaló que la atracción personal no es una cohesión de grupo, aunque los miembros de los grupos cohesionados se gusten mutuamente. La cohesión de grupo es similar a un tipo de atracción a nivel de grupo que, según Hogg, se conoce como atracción social.[4]​ La atracción social es un gusto por otros miembros del grupo basado en su estatus como miembros típicos del grupo. La atracción es un ingrediente básico para la mayoría de los grupos, sin embargo, cuando las relaciones interpersonales entre los miembros del grupo se intensifican, puede transformar un grupo unido en uno cohesionado.

Sentido de pertenenciaEditar

En un grupo cohesionado, los individuos tienden a fusionarse para formar un todo. Los no miembros que se encuentren con un grupo estarán convencidos de que se trata de un grupo fuertemente cohesionado. Los miembros del grupo expresarían su sentido de pertenencia al grupo siendo leales a él, identificándose con el grupo y clasificándose como miembros. También describirían su unidad utilizando términos como familia, nosotros, comunidad, equipo, etc.

CohesiónEditar

Se cree que la cohesión tiene que ver más con la voluntad de trabajar juntos para lograr una serie de objetivos que con las relaciones interpersonales entre los miembros del grupo. Según Siebold (2007), los grupos orientados a las tareas, como las tripulaciones de vuelo y los escuadrones militares, comparten el impulso de cumplir sus objetivos.[5]

Emociones compartidasEditar

Una de las características más evidentes de un grupo cohesionado es una emoción positiva compartida. La cohesión emocional es un proceso multinivel, ya que las emociones pueden ser colectivas. Por ejemplo, un miembro del grupo puede experimentar una emoción cuando se entera de que el otro miembro del grupo ha sido maltratado. Una emoción es colectiva cuando todos los miembros de un grupo experimentan la misma reacción emocional. La intensidad de estas emociones es alta cuando los miembros se identifican fuertemente con su grupo.[3]

Cohesión Grupal (psicología)Editar

Esta propiedad la describe Sprott (1975) como las fuerzas motivantes o impulsantes que provocan que los miembros se mantengan en el grupo. También se ha definido por autores como Carron, Brawley y Widmeyer (1998, p. 213)[6]​ la cohesión como un proceso dinámico que se refleja en la tendencia de un grupo a mantenerse unido en la consecución de sus objetivos instrumentales y/o para la satisfacción de las necesidades afectivas de sus miembros.

Otras definiciones como Festinger (1950)[7]​ define la cohesión como el campo total de fuerzas que actúan sobre los miembros para permanecer en el grupo. Como resumen la cohesión son las fuerzas adquiridas por el grupo con las cuales se mantienen como tal, y funcionan como motivantes para lo coexistencia y mantenimiento del grupo, que van de sujeto a sujeto.

FactoresEditar

Las fuerzas que empujan a los miembros del grupo a unirse pueden ser positivas (recompensas basadas en el grupo) o negativas (cosas que se pierden al abandonar el grupo). Los principales factores que influyen en la cohesión del grupo son: la similitud de los miembros,[8][9]​ tamaño del grupo,[10]​ dificultad de entrada,[11]​ éxito del grupo[12][13]​ y la competencia y las amenazas externas. [14][15]​ A menudo, estos factores actúan aumentando la identificación de los individuos con el grupo al que pertenecen, así como sus creencias sobre cómo el grupo puede satisfacer sus necesidades personales.

Similitud de los miembros del grupoEditar

La similitud de los miembros del grupo tiene diferentes influencias en la cohesión del grupo dependiendo de cómo se defina este concepto. Lott y Lott (1965), que se refieren a la atracción interpersonal como cohesión del grupo, llevaron a cabo una extensa revisión de la literatura y encontraron que las similitudes de los individuos en cuanto a sus antecedentes (por ejemplo raza, etnia, ocupación, edad), actitudes, valores y rasgos de personalidad tienen generalmente una asociación positiva con la cohesión del grupo.[16]

Por otra parte, desde la perspectiva de la atracción social como base de la cohesión del grupo, la similitud entre los miembros del grupo es la pista para que los individuos se clasifiquen a sí mismos y a los demás en un ingrupo o en un extragrupo.[17]​ En esta perspectiva, cuanto más similitud prototípica sientan los individuos entre ellos y otros miembros del ingrupo, más fuerte será la cohesión del grupo.[17]

Además, la similitud de antecedentes hace más probable que los miembros compartan puntos de vista similares sobre diversas cuestiones, como los objetivos del grupo, los métodos de comunicación y el tipo de liderazgo deseado. En general, un mayor acuerdo entre los miembros sobre las reglas y normas del grupo da lugar a una mayor confianza y a menos conflictos disfuncionales. Esto, a su vez, refuerza tanto la cohesión emocional como la de las tareas.[18]

Dificultad de entradaEditar

Los criterios o procedimientos de entrada difíciles a un grupo tienden a presentarlo de forma más exclusiva. Cuanto más elitista se percibe el grupo, más prestigioso es ser miembro de ese grupo[cita requerida]. Como se demostró en los estudios de disonancia realizados por Aronson y Mills (1959) y confirmados por Gerard y Mathewson (1966), este efecto puede deberse a la reducción de la disonancia (véase disonancia cognitiva). La reducción de la disonancia puede ocurrir cuando una persona ha soportado una ardua iniciación en un grupo; si algunos aspectos del grupo son desagradables, la persona puede distorsionar su percepción del grupo debido a la dificultad de entrada.[11]​ Así, el valor del grupo aumenta en la mente del miembro del grupo.

Tamaño del grupoEditar

Los grupos pequeños son más cohesionados que los grandes. Esto se debe a menudo a la holgazanería social, una teoría que dice que los miembros individuales de un grupo se esforzarán menos, porque creen que otros miembros compensarán la falta de trabajo. Se ha descubierto que la holgazanería social se elimina cuando los miembros del grupo creen que sus actuaciones individuales son identificables, lo que ocurre en mayor medida en los grupos más pequeños.[19]

En primatología y antropología, se teoriza que los límites del tamaño del grupo coinciden con el número de Dunbar.

ConsecuenciasEditar

La cohesión del grupo se ha relacionado con una serie de consecuencias positivas y negativas. Sus consecuencias sobre la motivación, el rendimiento, la satisfacción de los miembros, el ajuste emocional de los miembros y las presiones que sienten los miembros se examinarán en las secciones siguientes.

MotivaciónEditar

La cohesión y la motivación de los miembros del equipo son factores clave que contribuyen al rendimiento de una empresa. Mediante el desarrollo de la adaptabilidad, la autoestima y el crecimiento de la motivación personal, cada miembro puede sentirse seguro y progresar en el equipo. El Social loafing es menos frecuente cuando hay cohesión en un equipo; la motivación de cada miembro del equipo es considerablemente mayor.[1]

RendimientoEditar

Los estudios han demostrado que la cohesión puede causar rendimiento y que el rendimiento puede causar cohesión.[20][21]​ La mayoría de los meta-análisis (estudios que han resumido los resultados de muchos estudios) han demostrado que existe una relación entre la cohesión y el rendimiento.[1][2][22][23]​ Este es el caso incluso cuando la cohesión se define de diferentes maneras.[1]​ Cuando la cohesión se define como atracción, está mejor correlacionada con el rendimiento. [1]​ Cuando se define como compromiso con la tarea, también se correlaciona con el rendimiento, aunque en menor grado que la cohesión como atracción.[1]​ No se han realizado suficientes estudios con la cohesión definida como orgullo de grupo. En general, la cohesión definida de todas estas formas se relacionó positivamente con el rendimiento.[1]

Sin embargo, algunos grupos pueden tener una relación cohesión-rendimiento más fuerte que otros. Los grupos más pequeños tienen una mejor relación cohesión-rendimiento que los grupos más grandes.[21]​ Carron (2002) encontró que las relaciones cohesión-rendimiento son más fuertes en los equipos deportivos y clasificó la fuerza de la relación en este orden (de más fuerte a más débil): equipos deportivos, escuadrones militares, grupos que se forman con un propósito, grupos en entornos experimentales. Hay algunas pruebas de que la cohesión puede estar más fuertemente relacionada con el rendimiento para los grupos que tienen roles altamente interdependientes que para los grupos en los que los miembros son independientes.[23]

En cuanto a la productividad del grupo, tener atracción y orgullo de grupo puede no ser suficiente.[1][23]​ Es necesario tener compromiso con la tarea para ser productivo. Además, los grupos con objetivos de alto rendimiento eran extremadamente productivos.[2][24][25][26][27]

Sin embargo, es importante señalar que la relación entre la cohesión y el rendimiento puede diferir según la naturaleza del grupo que se estudie. Algunos estudios que se han centrado en esta relación han arrojado resultados divergentes. Por ejemplo, un estudio realizado sobre el vínculo entre la cohesión y el rendimiento en un departamento gubernamental de servicios sociales encontró una baja asociación positiva entre estas dos variables, mientras que otro estudio sobre grupos en una unidad militar danesa encontró una alta asociación negativa entre estas dos variables.[28]

Satisfacción de los miembrosEditar

Los estudios han demostrado que las personas que forman parte de grupos cohesionados han manifestado más satisfacción que los miembros de un grupo no cohesionado.[29][30][31]​ Este es el caso en muchos entornos, incluidos los industriales, deportivos y educativos. Los miembros de los grupos cohesionados también son más optimistas y sufren menos problemas sociales que los de los grupos no cohesionados.[32]

Un estudio involucró a un equipo de albañiles y carpinteros que trabajaban en una urbanización.[33]​ Durante los primeros cinco meses, su supervisor formó los grupos en los que debían trabajar. Estos grupos cambiaban a lo largo de los cinco meses. Esto sirvió para que los hombres conocieran a todos los que trabajaban en este proyecto de desarrollo y, naturalmente, surgieron gustos y aversiones por las personas que los rodeaban. El experimentador formó entonces grupos cohesionados agrupando a las personas que se gustaban mutuamente. Se comprobó que los albañiles y carpinteros estaban más satisfechos cuando trabajaban en grupos cohesionados. Como dijo uno de los trabajadores, "el trabajo es más interesante cuando tienes un compañero trabajando contigo. De todos modos, te gusta mucho más". [33]: 183 

Ajuste emocionalEditar

Las personas en grupos cohesionados experimentan un mejor ajuste emocional. En particular, las personas experimentan menos ansiedad y tensión.[34][35]​ También se descubrió que las personas afrontan mejor el estrés cuando pertenecen a un grupo cohesionado.[36][37]

Un estudio demostró que la cohesión como compromiso con la tarea puede mejorar la toma de decisiones del grupo cuando éste se encuentra bajo estrés, más que cuando no está bajo estrés.[37]​ El estudio estudió cuarenta y seis equipos de tres personas, todos los cuales se enfrentaron a la tarea de seleccionar los mejores sitios de perforación petrolera con base en la información que se les dio. El estudio manipuló si los equipos tenían alta o baja cohesión y la urgencia de la tarea. El estudio descubrió que los equipos con baja cohesión y alta urgencia obtuvieron peores resultados que los equipos con alta cohesión y alta urgencia. Esto indica que la cohesión puede mejorar la toma de decisiones del grupo en momentos de estrés.

La teoría del apego también ha afirmado que los adolescentes con problemas de conducta no tienen relaciones interpersonales estrechas o las tienen superficiales.[38]​ Muchos estudios han descubierto que un individuo sin relaciones estrechas con sus compañeros tiene un mayor riesgo de sufrir problemas de ajuste emocional en la actualidad y más adelante en su vida.[39]

Si bien las personas pueden experimentar mejores emociones en grupos cohesionados, también pueden enfrentarse a muchas demandas sobre sus emociones, como las que resultan del chivo expiatorio y la hostilidad.[40][41]

Presiones de conformidadEditar

Las personas en grupos cohesionados tienen una mayor presión para conformarse que las personas en grupos no cohesionados. La teoría del groupthink sugiere que las presiones impiden que el grupo piense críticamente sobre las decisiones que está tomando. Giordano (2003) ha sugerido que esto se debe a que las personas dentro de un grupo interactúan frecuentemente entre sí y crean muchas oportunidades de influencia. También se debe a que una persona dentro de un grupo percibe a los demás miembros como similares a ella misma y, por tanto, está más dispuesta a ceder a las presiones de conformidad. Otra razón es que las personas valoran al grupo y, por tanto, están más dispuestas a ceder a las presiones de conformidad para mantener o mejorar sus relaciones.

Las actividades ilegales se han derivado de las presiones de conformidad dentro de un grupo. Haynie (2001) descubrió que el grado de participación de un grupo de amigos en actividades ilegales era un predictor de la participación de un individuo en la actividad ilegal. Esto era así incluso después de que se controlara el comportamiento previo del individuo y se establecieran otros controles. Además, los que tenían amigos que participaban en actividades ilegales eran los más propensos a participar ellos mismos en actividades ilegales. Otro estudio descubrió que los adolescentes sin amigos no realizaban tantas actividades ilegales como los que tenían al menos un amigo.[42]​ Otros estudios han encontrado resultados similares.[43][44][45][46][47]

AprendizajeEditar

Albert Lott y Bernice Lott investigaron cómo la cohesión del grupo influía en el aprendizaje individual. Querían comprobar si el aprendizaje sería mejor si los niños estudiaban con compañeros que les gustaban que con compañeros que no les gustaban.[48]​ Se suponía que el grado de agrado de los miembros indicaba la cohesión del grupo. Descubrieron que los niños con un coeficiente intelectual alto obtenían mejores resultados en las pruebas de aprendizaje cuando aprendían en grupos de alta cohesión que en grupos de baja cohesión. Sin embargo, en el caso de los niños con un coeficiente intelectual bajo, el factor de cohesión apenas suponía una diferencia. Aun así, había una ligera tendencia a que los niños con un coeficiente intelectual bajo obtuvieran mejores resultados en grupos de alta cohesión. Los investigadores creían que si los niños trabajaban con otros estudiantes que les gustaban, era más probable que tuvieran un mayor impulso para aprender que si tenían actitudes neutrales o negativas hacia el grupo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f g h Beal, D. J.; Cohen, R.; Burke, M. J.; McLendon, C. L. (2003). «Cohesion and performance in groups: A meta-analytic clarification of construct relation». Journal of Applied Psychology 88 (6): 989-1004. PMID 14640811. S2CID 1342307. doi:10.1037/0021-9010.88.6.989. 
  2. a b c Carron, A.V.; Brawley, L.R. (2000). «Cohesion: Conceptual and measurement issues». Small Group Research 31 (1): 89-106. S2CID 220367599. doi:10.1177/104649640003100105. 
  3. a b Forsyth, D. R. (2009). Dinámica de grupos (5 edición). Wadsworth. pp. 119-122. ISBN 978-0495599524. 
  4. Hogg, M. A.; Hardie, E. A. (1992). «Prototipicidad, conformidad y atracción despersonalizada: A self-categorization analysis of group cohesiveness». British Journal of Social Psychology 31 (1): 41-56. doi:10.1111/j.2044-8309.1992.tb00954.x. 
  5. Forsyth, Donelson R. (2009). Dinámica de grupos. p. 120. 
  6. Carron, A.V., Brawley, R.L., y Widmeyer, W.N. (1998). The measurement of cohesiveness in sport groups. En J.L. Duda (Ed.): Advances in sport and exercise psychology measurement (pp. 213-226). Morgantown, WV: Fitness Information Technology.
  7. Festinger, L. (1950). Informal social communication. Psychological Review, 57, 271-282.
  8. Barnett, William P., Caldwell, David F., O'Reilly III. Demografía de los grupos de trabajo, integración social y rotación. Sage Publications, Inc. 
  9. Tajfel, Henri (1982). Identidad social y relaciones intergrupales. Cambridge University Press. pp. 25-29. ISBN 9780521153652. 
  10. Carron A. V.; Spink, K.S. (1995). «La relación de cohesión del tamaño del grupo en grupos mínimos». Small Group Research 26 (1): 86-105. S2CID 144462941. doi:10.1177/1046496495261005. 
  11. a b Gerard, H. B.; Mathewson, G. C. (1966). «El efecto de la severidad de la iniciación en el gusto por un grupo: Una réplica». Journal of Experimental Social Psychology 2 (3): 278-287. doi:10.1016/0022-1031(66)90084-9. 
  12. Zaccaro, S. J.; McCoy, M. C. (1988). «Los efectos de la tarea y la cohesión interpersonal en el rendimiento de una tarea grupal disyuntiva». Journal of Applied Social Psychology 18 (10): 837-851. 
  13. Murphy, Shane M. (1995). Shane M. Murphy, ed. Intervenciones de psicología del deporte. pp. 154-157. 
  14. William R. Thompson; David P. Rapkin (Dic 1981). «Collaboration, Consensus, and Détente: The External Threat-Bloc Cohesion Hypothesis». The Journal of Conflict Resolution 25 (4): 615-637. JSTOR 173912. 
  15. Rempel, Martin W; Fisher, Ronald J. (Jul 1997). «Amenaza percibida, cohesión y resolución de problemas de grupo en conflictos intergrupales». International Journal of Conflict Management 8 (3): 216-234. doi:10.1108/eb022796. 
  16. Lott, A. J.; Lott, B. E. (1965). «La cohesión del grupo como atracción interpersonal: una revisión de las relaciones con las variables antecedentes y consecuentes». Psychol. Bull. 64 (4): 259-309. PMID 5318041. doi:10.1037/h0022386. 
  17. a b Hogg, M. A. (1993). «Group cohesiveness: A critical review and some new directions». European Review of Social Psychology 4 (1): 85-111. doi:10.1080/14792779340031. 
  18. Fonseca, Xavier; Lukosch, Stephan; Brazier, Frances (16 de julio de 2018). «La cohesión social revisada: una nueva definición y cómo caracterizarla». Innovation: The European Journal of Social Science Research (2 edición) 32: 231-253. ISSN 1351-1610. S2CID 150284711. doi:10.1080/13511610.2018.1497480. 
  19. Feltz, D.L. (1992). «Understanding motivation in sport: a self efficacy perspective». En G.C. Roberts, ed. Motivation in sport and exercise. pp. 107-128. 
  20. Forsyth, D.R.; Zyzniewski, L.E.; Giammanco, C. A. (2002). «Difusión de la responsabilidad en colectivos cooperativos». Personality and Social Psychology Bulletin 28 (1): 54-65. S2CID 5738250. doi:10.1177/0146167202281005. 
  21. a b Mullen, Brian; Carolyn Copper (March 1994). «La relación entre la cohesión del grupo y el rendimiento: Una integración». Psychological Bulletin 115 (2): 217. S2CID 145115867. doi:10.1177/1046496406287311. Archivado desde el original el 8 de abril de 2013. 
  22. Oliver, Laurel W. (1988). «La relación de la cohesión del grupo con el rendimiento del grupo: Un intento de integración de la investigación». Alexandria, VA: U.S. Army Research Institute for the Behavioral and Social Sciences, 11, 13. Archivado desde el original el 8 de abril de 2013. Consultado el 27 de junio de 2022. 
  23. a b c Gully, S.M.; Devine, D.J.; Whitney, D.J. (1995). «Un meta-análisis de cohesión y rendimiento: Efectos del nivel de análisis y de la interdependencia de las tareas». Small Group Research 26 (6): 497-520. S2CID 220319732. doi:10.1177/1046496412468069. 
  24. Seashore, S.E. (1954). La cohesión del grupo en el grupo de trabajo industrial. Ann Arbor, MI: Institute for Social Research. 
  25. Langfred, C.W. (1998). «¿Es la cohesión del grupo un arma de doble filo? An investigation of the effects of cohesiveness on performance». Small Group Research 29 (1): 124-143. S2CID 145369559. doi:10.1177/1046496498291005. 
  26. Berkowitz, L. (1954). «Normas de grupo, cohesión y productividad». Human Relations 7 (4): 509-519. S2CID 145346687. doi:10.1177/001872675400700405. 
  27. Gammage, K.L.; Carron, A.V.; Estabrooks, P.A. (2001). «Cohesión de equipo y productividad individual: La influencia de la norma de productividad y la identificabilidad del esfuerzo individual». Small Group Research 32 (1): 3-18. S2CID 144716627. doi:10.1177/104649640103200101. 
  28. Casey-Campbell, Milly; Martens, Martin (Junio 2009). «Sticking it all together: A critical assessment of the group cohesion-performance literature». International Journal of Management Reviews 11 (2): 223-246. S2CID 143448147. doi:10.1111/j.1468-2370.2008.00239.x. 
  29. Hogg, M. A. (1992). La psicología social de la cohesión del grupo. Nueva York: New York University Press. ISBN 978-0745010625. 
  30. Hackman, J.R. (1992). «Influencias del grupo sobre los individuos en las organizaciones». En M.D. Dunnett; L. M. Hough, eds. Handbook of industrial and organizational psychology 3 (2nd edición). Consulting Psychologists Press. pp. 199-267. 
  31. Hare, A. P. (1976). Handbook of small group research (2nd edición). New York: Free Press. 
  32. Hoyle, R. H.; Crawford, A.M. (1994). «Uso de datos a nivel individual para investigar fenómenos de grupo: Problemas y estrategias». Small Group Research 25 (4): 464-485. S2CID 145779011. doi:10.1177/1046496494254003. 
  33. a b Van Zelst, R.H. (1952). «Los equipos de trabajo seleccionados sociométricamente aumentan la producción». Personnel Psychology 5 (3): 175-185. doi:10.1111/j.1744-6570.1952.tb01010.x. 
  34. Myers, A.E. (1962). «Competencia en equipo, éxito y ajuste de los miembros del grupo». Journal of Abnormal and Social Psychology 65 (5): 325-332. PMID 13936942. doi:10.1037/h0046513. 
  35. Shaw, M.E.; Shaw, L.M. (1962). «Algunos efectos del agrupamiento sociométrico sobre el aprendizaje en un aula de segundo grado». Journal of Social Psychology 57 (2): 453-458. doi:10.1080/00224545.1962.9710941. 
  36. Bowers, C.A.; Weaver, J.L.; Morgan, B.B., Jr. (1996). «Moderación de los efectos de los estresores sobre el rendimiento». En J.E. Driskell; E. Salas, eds. El estrés y el rendimiento humano. Mahwah, NJ: Erlbaum. pp. 163-192. ISBN 1134771827. 
  37. a b Zaccaro, S. J.; Gualtieri, J.; Minionis, D. (1995). «La cohesión de la tarea como facilitadora de la toma de decisiones en equipo bajo urgencia temporal". Military Psychology, 7». Military Psychology 7 (2): 77-93. doi:10.1207/s15327876mp0702_3. 
  38. Hirschi T (1969). Causas de la delincuencia. Berkeley: Univ. Cal. Press. ISBN 978-0520019010. 
  39. Bukowski WM, Cillessen AH (1998). Sociometry Then and Now: Building on Six Decades of Measuring Children's Experiences with The Peer Group: New Directions for Child. Jossey-Bass. ISBN 978-0787912475. 
  40. French, J.R.P., Jr. (1941). «La perturbación y la cohesión de los grupos». Journal of Abnormal and Social Psychology 36 (3): 361-377. doi:10.1037/h0057883. 
  41. Pepitone, A.; Reichling, G. (1955). «La cohesión del grupo y la expresión de la hostilidad». Human Relations 8 (3): 327-337. S2CID 146649549. doi:10.1177/001872675500800306. 
  42. Demuth S. (1997). «Understanding the "loner": La delincuencia y las relaciones con los compañeros, la familia y la escuela de los adolescentes sin amistades íntimas». Youth & Society 35 (3): 366-392. S2CID 143494449. doi:10.1177/0044118X03255027. . Presentado en Am. Soc. Criminol. Meet., Chicago, IL
  43. Giordano PC, Cernkovich SA, Pugh M (1986). «Friendships and delinquency». Am. J. Sociol. 91 (5): 1170-202. JSTOR 2780125. S2CID 144997609. doi:10.1086/228390. 
  44. Kandel, D. B. (1991). «Redes de amistad, intimidad y uso de drogas ilícitas en la juventud: una comparación de dos teorías que compiten entre sí». Criminology 29 (3): 441-69. doi:10.1111/j.1745-9125.1991.tb01074.x. 
  45. Pleydon, A.P.; Schner, J.G. (2001). «Amistad entre las adolescentes y comportamiento delictivo». Adolescence 36 (142): 189-205. PMID 11572300. 
  46. Dishion, T. J.; Andrews, D.W.; Crosby L. (1995). «Chicos antisociales y sus amigos en la adolescencia temprana: características de la relación, calidad y proceso de interacción». Child Development 66 (1): 139-51. JSTOR 1131196. PMID 7497821. doi:10.2307/1131196. 
  47. Wilkinson, D.L. (2001). «Eventos violentos e identidad social: especificando la relación entre el respeto y la masculinidad en la violencia juvenil del centro de la ciudad». En D. A. Kinney, ed. Estudios sociológicos sobre la infancia y la juventud 8. Nueva York: Elsevier. pp. 235-69. ISBN 978-0-7623-0051-8. doi:10.1016/S1537-4661(01)80011-8. 
  48. Bruhn, John (2009). The Group Effect: Social Cohesion & Health Outcomes. Springer. pp. 39. 

BibliografíaEditar