Coloso de Ramsés II de Menfis

El coloso de Ramsés II de Menfis es una escultura gigante de 12 metros de altura tallada en el Imperio Nuevo de Egipto, durante el reinado de Ramsés II, faraón de la dinastía XIX de Egipto.

Coloso de Ramsés II de Menfis
Grand Egyptian Museum 2019-11-07d.jpg
Escultura colosal de Ramses II en piedra caliza, expuesta en el Gran Museo Egipcio
Material Roca caliza
Tamaño 12 metros
Civilización Antiguo Egipto
Descubrimiento 1820
Descubridor Giovanni Battista Caviglia
Procedencia Gran Templo de Ptah
Fecha Imperio Nuevo de Egipto
Ubicación actual Gran Museo Egipcio, El Cairo

HallazgoEditar

El coloso fue descubierto en el año 1820 por el viajero italiano Giovanni Caviglia y originariamente estaba situada en el flanco sur del Gran Templo de Ptah, ("Señor de la magia", dios creador en la mitología egipcia, "Maestro constructor", inventor de la albañilería, patrón de los arquitectos y artesanos. Se le atribuía también poder sanador), templo situado a su vez en Menfis, capital del Imperio Antiguo de Egipto y del nomo I del Bajo Egipto. Estaba situada al sur del delta del río Nilo, en la región que se encuentra entre el Bajo y el Alto Egipto.

En el año 1820 iba a ser transportada al Museo Británico de Londres, opción que se descartó por las dificultades de transportar la monumental escultura.

SimbologíaEditar

El coloso representa a Usermaatra Setepenra - Ramsés Meriamón. En el Poema de Pentaur se lee su nombre: «Rey del Alto y Bajo Egipto, Usermaatra-Setepenra, el Hijo de Ra, Ramsés-Meriamón... o Ramsés II, tercer faraón de la dinastía XIX de Egipto, gobernó unos 66 años, del c. 1279 al 1213 a. C. (cronología según Helck, von Beckerath, Shaw, Kitchen, Krauss y Málek). Ramsés II es uno de los faraones más célebres, debido a la gran cantidad de vestigios que perduran de su activo reinado. Algunos escritores creen que es el faraón mencionado en el Éxodo bíblico, pero no hay pruebas, ni documentos egipcios que lo confirmen.

TrasladosEditar

 
La estatua de Ramsés II en una fotografía de Pascal Sebah del año 1880.

Tras su descubrimiento en 1820, la estatua permaneció tumbada 130 años entre las ruinas de Menfis, a unos 40 km al sur de El Cairo. En 1954 el presidente Gamal Abdel Nasser ordenó que la colosal figura se llevara a la capital egipcia para celebrar el segundo aniversario de la exitosa revolución de 1952. Los fragmentos fueron transportados por carros de combate y la estatua fue ensamblada, restaurada y puesta de pie en el centro de la plaza Bab Al-Hadid, frente a la principal estación ferroviaria de la ciudad.[1]

Durante medio siglo fue testigo del intenso tráfico de la urbe, pero en 2006 el gobierno egipcio, preocupado porque la contaminación atmosférica dañara la figura, decidió moverla a Guiza en previsión de su futura colocación a la entrada de un nuevo museo. El 25 de agosto de 2006 se efectuó el traslado a Guiza en una complicada operación que duró 10 horas, y allí fue restaurada. En enero de 2018 de nuevo fue movida hasta la escalinata de entrada al nuevo Gran Museo Egipcio.[1]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «3,000-Year-Old Colossal Pharaoh Statue Moved to New Home». 25 de enero de 2018. Consultado el 20 de abril de 2020. 

Enlaces externosEditar