Abrir menú principal

El llamado Comando Rodrigo Franco, fue un comando paramilitar y escuadrón de la muerte que surgió y funcionó durante el gobierno de Alan García (1985-1990), como un aparato para eliminar y amedrentar sospechosos de terrorismo en un contexto de agudización de la crisis del terrorismo en el Perú.

Comando Rodrigo Franco
Operacional 1987 - 1990
Liderado por Agustín Mantilla
Regiones activas Bandera del Perú Perú
Ideología Extrema derecha
Brazo político APRA
Actos criminales Genocidio, crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, limpieza étnica
Estatus Desaparecida

Fue duramente cuestionado por sus amenazas, crímenes y ejecuciones extrajudiciales contra sospechosos de terrorismo.

El informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación dado en el 2003, permite suponer que los casos del frustrado atentado contra el Diario Marka (diario pro-senderista), el asesinato del abogado Manuel Febres Flores (a la razón Defensor de Osmán Morote Barrionuevo) y el asesinato del líder sindical Saúl Cantoral Huamaní, entre otros, fueron llevados a cabo por integrantes del llamado Comando Rodrigo Franco;[1]​ quienes, se presume, estuvieron dirigidos por Agustín Mantilla, entonces ministro del Interior.

El nombre del comando ha sido muy controvertido, pues Rodrigo Franco fue conocido miembro de Alianza Popular Revolucionaria Americana, considerado honorable, fue asesinado en 1987, y aunque en un inicio dicho crimen se creyó resultado de pugnas internas en dicho partido, posteriormente el grupo terrorista Sendero Luminoso reconoció su autoría sobre el hecho.

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar