Combustible de motor

combustible que alimenta un motor térmico

Un combustible de motor es un combustible que se utiliza para proporcionar energía a los vehículos de motor.

Actualmente, la mayoría de los vehículos de motor en todo el mundo funcionan con gasolina o diésel. Otras fuentes de energía incluyen etanol, biodiésel, propano, gas natural comprimido (GNC), baterías eléctricas cargadas desde una fuente externa e hidrógeno. El uso de combustibles alternativos está aumentando, especialmente en Europa.[1]​ Antes de decidirse por un tipo de combustible en particular, se deben considerar algunos factores:[2]

  • La rentabilidad de una solución.
  • La carga de trabajo en relación con el propio rendimiento de conducción: si alguien conduce distancias cortas, obtendrá muy pocos beneficios para él y el medio ambiente.
  • La infraestructura de repostaje/carga debe estar lo suficientemente desarrollada para que uno pueda usar su vehículo de manera flexible sin preocuparse por encontrar una estación de servicio.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. (www.dw.com), Deutsche Welle. «Alternative fuel vehicles on the rise in Europe | Business | DW | 04.05.2017». DW.COM (en inglés). Consultado el 7 de diciembre de 2017. 
  2. «Alternative fuels». Spritrechner.biz (en alemán). Consultado el 9 de octubre de 2016.