Abrir menú principal
El proceso de convertir bhang a bebida.

Comidas de cannabis son comidas y bebidas hechas con cannabis o sus preparaciones, por ejemplo marihuana, o con su forma resinosa, el hachís. Entre estos productos se incluyen la mantequilla de cannabis, pasteles y tortas de cannabis y el bhang, una bebida de yogur popular en la India.

Para hacer sentir los efectos psicotrópicos del tetrahidrocannabinol o THC, que sólo es soluble en lípidos y alcohol,[1]​ el cannabis debe ser cocinado junto con algún alimento que los contenga, antes de ser mezclado en pasteles, galletas o bebidas. Durante la preparación es necesario que el cannabis se caliente lo suficiente para causar la descarboxilación de su cannabinoide más abundante, el ácido tetrahidrocannabinólico o ATHC en THC psicoactivo[2]​ y en 11-OH-THC[3]​ que no se obtiene cuando se fuma el cannabis.[4]

La solubilidad del THC en las grasas se conoce desde tiempos antiguos; por ejemplo en las recetas de Sanskrit, de la India, se describe que hay que saltear el cannabis en ghee antes de mezclarlo con otros ingredientes.[5][6]​ Hacer un infusión o té es una forma ineficaz de extraer los cannabinoides psicoactivos. Agregar leche, que contiene grasas, es más eficaz.

Bioquímica y efectosEditar

Algunos autores y consumidores afirman que el consumo oral de cannabis, cuando está cocinado correctamente, es una forma más eficaz que fumarlo de absorber cannabinoides.[7]​ Los efectos —la subida—tardan más en presentarse, pero son más duraderos y pueden ser más intensos. Esto debe ser tenido en cuenta por los consumidores noveles, ya que es fácil tener una mala experiencia por una dosificación excesiva, y ésta es más duradera. Cannabis produce THCA, un ácido adjuntado al grupo carboxílico. THCA no es especialmente psicoactivo. Sólo se convierte en THC psicoactivo cuando se quita el grupo carboxílico del THCA. El THC líquido y otros cannabinoides tienen un punto de ebullición de entre 180-200 °C (355-392 °F). Antes de convertirse en gases, el grupo carboxílico se suelta de la molécula como dióxido de carbono y vapor de agua cuando la temperatura llega a 106 °C (220 °F). En cuanto a cocinar productos psicoactivos para comer, algunas investigaciones indican que el método óptimo para maximizar las proporciones THC:THCA es calentar el cannabis hasta una temperatura de 122 °C (251 °F) durante 27 minutos.[8]

Cuando se come el cannabis, el THC se absorbe en el hígado antes de entrar en el torrente sanguíneo y se producen altos niveles del metabolito 11-OH-THC, lo cual no ocurre cuando se fuma el cannabis.[4]​ El 11-OH-THC es más potente que el THC y cruza la barrera hematoencefálica más fácilmente.[9]

ReferenciasEditar

  1. Cooking With Cannabis
  2. Rosenthal, Ed (2 de enero de 2003). «Does marijuana have to be heated to become psychoactive?». Cannabis Culture. Archivado desde el original el 6 de octubre de 2010. Consultado el 16 de octubre de 2010. 
  3. Johnson JR, Jennison TA, Peat MA, Foltz RL (1984). «Stability of delta 9-tetrahydrocannabinol (THC), 11-hydroxy-THC, and 11-nor-9-carboxy-THC in blood and plasma». Journal of analytical toxicology 8 (5): 202-4. PMID 6094914. doi:10.1093/jat/8.5.202. 
  4. a b Government Marijuana Researcher Speaks Favorably About Marijuana's Medical Utility NORML September 26, 1996.
  5. Gottlieb, Adam (1993). Cooking with Cannabis: The Most Effective Methods of Preparing Food and Drink with Marijuana, Hashish, and Hash Oil. Ronin Publishing. p. 7. ISBN 0-914171-55-0. 
  6. Drake, Bill (2002). The Marijuana Food Handbook. Ronin Publishing. p. 18. ISBN 0-914171-99-2. 
  7. Gottlieb, Adam (1993). Cooking with Cannabis: The Most Effective Methods of Preparing Food and Drink with Marijuana, Hashish, and Hash Oil. Ronin Publishing. p. 8. ISBN 0-914171-55-0. 
  8. Veress, T.; Szanto, J.I.; Leisztner, L. (9 de noviembre de 1990). «Determination of cannabinoid acids by high-performance liquid chromatography of their neutral derivatives formed by thermal decarboxylation: I. Study of the decarboxylation process in open reactors». Journal of Chromatography A 520: 339-347. doi:10.1016/0021-9673(90)85118-F. 
  9. Possible hepatotoxicity of chronic marijuana usage Sao Paulo Med. J. vol.122 no.3 São Paulo May 2004.