Abrir menú principal

Conomor o Comor fue un conde bretón de la edad media, lugarteniente del rey franco Childeberto I.[1]

BiografíaEditar

Habría obtenido la confianza de Childeberto I a instancias de la esposa de este, la reina Ultrogoda. Tradicionalmente se le atribuye una gran crueldad. La leyenda sostiene que se habría casado sucesivas veces y apuñalado a sus mujeres al descubrir que estaban embarazadas, una de estas esposas, la más famosa, santa Trifina. Conomor asesinó a Jonás, rey de Bretaña, por lo que perdió el favor de Childeberto, que apoyó a Judual, el hijo de Jonás. Judual finalmente venció a Conomor, que resultó muerto.[2]

Según la leyenda de san Tremeur, este fue el hijo de Conomor y Trifina, y sobrevivió a la decapitación de su madre cuando ella estaba embarazada de él, pero después, ya crecido, fue finalmente muerto por Conomor, que lo encontró un día en el campo solo, lo reconoció y le cortó la cabeza.[3]

Según la leyenda de san Leonorio,[4]​ este fue un obispo de Bretaña que dio refugio a Judual en su monasterio. Conomor ofendió al obispo dándole una bofetada y por eso fue castigado por Judual,[5]​ según otra versión de la misma historia, tras la bofetada, Conomor, enfurecido salió a todo galope en su caballo, este se desbarrancó y su jinete quedó tan maltrecho que acabó muriendo en medio de terribles dolores.[6]

ReferenciasEditar

  1. Alban Butler, Vidas de los Padres Mártires y otros principales santos: deducidas de monumentos originales y de otras memorias auténticas. Traducción de José Alonso Ortiz. Tomo V, Valladolid, 1790. Pág. 581-582
  2. Castellanos de Losada, Basilio Sebastián (director), Biografía eclesiástica completa, Tomo 25, pág. 542. Madrid, 1865. Disponible en https://books.google.com.ar/books?id=Oztt-R7fl64C&pg=PA542&lpg=PA542&dq=principe+jonas+breta%C3%B1a+childeberto&source=bl&ots=973fyft1Yw&sig=DImt8VD7HJHNxbTpiIO6R5k8kKw&hl=es-419&sa=X&ei=goHzVNiBJMytogSF0IC4BQ&ved=0CBwQ6AEwAA#v=onepage&q=principe%20jonas%20breta%C3%B1a%20childeberto&f=false
  3. Luco, Histoire de Saint Gildas de Rhuys, Vannes, Imp. de L. Galles, 1869. Pág. 79-80. Disponible en http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k63660918/f95.image.r
  4. O Lunario, ya que el nombre es cambiante. Sería de origen gálico y al latinizarse habría adoptado múltiples formas, incluso femeninas, como Leonor, Elionor, Alienor, etc. Ver http://www.elalmanaque.com/santoral/febrero/22-2-leonor.htm
  5. Guy Alexis Lobineau. Les vies des saints de Bretagne... Rennes. Compagnie des imprimeurs-libraires. 1725. Pág. 107.
  6. Op.cit. pág. 91.