Abrir menú principal

Construcción del Estado de las autonomías

La construcción del Estado de las autonomías fue un proceso por el cual las regiones y nacionalidades de España accedieron a la autonomía tras la promulgación de la Constitución española de 1978. Comenzó en 1979 y acabó en 1995. Se conformaron diecisiete comunidades autónomas y dos ciudades autónomas.

Índice

AntecedentesEditar

La historia de la organización territorial de España comienza en el siglo XVI con la unión dinástica de la Corona de Aragón y la Corona de Castilla y la conquista del Reino de Navarra.

Vías de acceso a la autonomíaEditar

La Constitución española de 1978 no estableció un modelo territorial acabado, sino que configuró lo que Jesús Leguina Villa denominó «Estado unitario regionalizable»,[1]​ es decir, un Estado que permitía el acceso a la autonomía de las nacionalidades y regiones, estableciendo para ello una serie de procedimientos que darían lugar a una posterior regionalización de la totalidad del territorio. El nuevo modelo de Estado políticamente descentralizado fue construido en los años posteriores a la promulgación de la Constitución.

La Constitución establece dos formas de acceder a la autonomía: la vía lenta, establecida en el artículo 143, y la vía rápida, establecida en el artículo 151. Además, incorpora una serie de excepciones en el artículo 144 y en disposiciones adicionales y transitorias.

Vía lentaEditar

La vía lenta de acceso a la autonomía está descrita en el artículo 143 de la Constitución española. Utilizando esta vía se accede a una autonomía reducida. Las comunidades que se forman mediante la vía lenta no disponen de todas las competencias al momento de constituirse: solo pueden asumir las competencias establecidas en el artículo 148.1 de la Constitución. Para poder recibir el resto de competencias que no son exclusivas del Estado, deben esperar cinco años y reformar sus estatutos de autonomía.

La Constitución establece que pueden acceder a la autonomía utilizando la vía lenta todas las provincias españolas limítrofes que tienen elementos históricos, culturales y territoriales comunes, los territorios insulares, y las provincias con entidad regional histórica.

La iniciativa del proceso autonómico mediante la vía lenta la tienen las diputaciones provinciales o cabildos insulares y las dos terceras partes de los municipios cuya población represente al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia o isla. Estos requisitos deben ser cumplidos en el plazo de seis meses desde el primer acuerdo adoptado al respecto. Si la iniciativa autonómica no prospera, deben pasar cinco años para reiterar.

Vía rápidaEditar

La vía rápida de acceso a la autonomía está descrita en el artículo 151 de la Constitución española. Esta vía permite obtener un mayor nivel de autogobierno desde el principio pero tiene unos requisitos más exigentes que la vía lenta. Las comunidades que se forman mediante la vía rápida pueden asumir las competencias del artículo 148.1 y las competencias que no se establecen en el artículo 149 como exclusivas del Estado.

La Constitución establece que pueden acceder a la autonomía utilizando la vía rápida todas las provincias españolas limítrofes que tienen elementos históricos, culturales y territoriales comunes, los territorios insulares, y las provincias con entidad regional histórica.

La iniciativa del proceso autonómico mediante la vía rápida la tienen las diputaciones provinciales o cabildos insulares que desean formar una comunidad autónoma y las tres cuartas partes de los municipios cuya población represente al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia o isla.

A continuación, los diputados y senadores de las Cortes Generales elegidos en dichas provincias o islas se constituyen en asamblea y se encargan de elaborar el proyecto de estatuto de autonomía. Lo deben aprobar por mayoría absoluta. Posteriormente, el texto aprobado se remite a la Comisión Constitucional del Congreso para determinar junto con la asamblea la formulación definitiva del texto.

Después, el proyecto de estatuto debe ser aprobado mediante referéndum por el voto afirmativo de la mayoría absoluta de los electores de cada provincia. Nótese que no es suficiente obtener el respaldo de la mayoría absoluta de los votantes, sino que requiere la mayoría absoluta de los electores en cada provincia.

Finalmente, ambas cámaras de las Cortes Generales deben ratificar el proyecto de estatuto.

Las regiones que habían plebiscitado estatutos de autonomía durante la Segunda República Española y disponían de regímenes preautonómicos al promulgase la Constitución contaban con una ventaja procedimental: la disposición transitoria segunda de la Constitución permitía a estas regiones acceder a la autonomía utilizando la vía rápida pero sin hacer frente a los exigentes requisitos del artículo 151.1. Estas regiones eran País Vasco, Cataluña y Galicia.

Vía excepcionalEditar

El artículo 144 de la Constitución establece una serie de excepciones a los procedimientos de los artículos 143 y 151 que permiten a las Cortes Generales actuar por motivos de interés nacional. Su apartado 144.a permite a las Cortes Generales constituir una comunidad autónoma uniprovincial si no reúne las condiciones del artículo 143.1. Esto ocurrió con la Comunidad de Madrid.

En el apartado 144.b permite a las Cortes Generales autorizar un estatuto de autonomía para territorios que no estén integrados en la organización provincial. Esto ocurrió con las ciudades de Ceuta y Melilla. Además este apartado permitiría dotar de autonomía a Gibraltar en el supuesto de que esta colonia británica retornase a la soberanía española.[2]

Por último, el apartado 144.c permite a las Cortes Generales sustituir la iniciativa de las corporaciones locales del artículo 143.2. Esto ocurrió para incorporar a Segovia al proceso autonómico de Castilla y León.

La disposición adicional primera de la Constitución ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales (Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra). Navarra utilizó esta disposición para acceder a la autonomía como comunidad foral.

La disposición transitoria quinta de la Constitución permite a las ciudades de Ceuta y Melilla constituirse en comunidades autónomas mediante aprobación por mayoría absoluta de sus ayuntamientos y autorización de las Cortes Generales siguiendo el artículo 144. No obstante, no llegaron a utilizar esta disposición y en 1995 se constituyeron como ciudades autónomas.

DesarrolloEditar

La construcción del Estado de las autonomías comenzó tras la promulgación de la Constitución española el 29 de diciembre de 1978.

País Vasco (1979), Cataluña (1979) y Galicia (1981) accedieron a la autonomía mediante la disposición transitoria segunda y el prodecimiento del artículo 151.2, utilizando la vía rápida pero sin hacer frente a los exigentes requisitos del artículo 151.1. La disposición transitoria segunda se aplicaba solamente a estos tres territorios por haber plebiscitado estatutos de autonomía durante la Segunda República Española y disponer de regímenes preautonómicos.[3]

Andalucía, que no podía aprovecharse de la ventaja procedimental de la disposición transitoria segunda, alcanzó la autonomía plena cumpliendo los requisitos de la vía rápida. El 28 de febrero de 1980 se celebró el referéndum de aprobación de su estatuto de autonomía, que requería el voto afirmativo de la mayoría absoluta de los electores de cada provincia. En la provincia de Almería no se alcanzó la mayoría necesaria. Entonces las Cortes Generales modificaron la Ley Orgánica de referéndum para posibilitar la sustitución de la iniciativa autonómica, en relación con las provincias donde hubiera fracasado la ratificación de aquella, permitiendo la creación de la comunidad autónoma de Andalucía por la vía rápida.[4]

Los pactos autonómicos de 1981 entre UCD y PSOE organizaron el acceso a la autonomía del resto de regiones.[5]Navarra (1982) accedió a la autonomía plena a través de la disposición adicional primera de la Constitución y el Amejoramiento del Fuero.[6]​ El resto de las comunidades autónomas se constituyeron mediante la vía lenta.[7]​ No obstante, la Comunidad Valenciana y Canarias, pese a pertenecer a la vía lenta, gozaron de competencias propias de la vía rápida gracias a las transferencias que les realizó el Estado General, en virtud de las leyes de transferencia.[8]

La provincia de Segovia intentó conformar su propia comunidad autónoma pero no lo consiguió y el Gobierno utilizó el artículo 144.c de la Constitución para incorporar a Segovia al proceso autonómico de Castilla y León.[9]

El artículo 144.a de la Constitución se utilizó para constituir la Comunidad de Madrid por interés general.[10]

A partir de 1992, se produjo una relativa equiparación de competencias entre las comunidades de primer grado (vía rápida) y las de segundo grado (vía lenta) mediante los pactos autonómicos de 1992 entre PSOE y PP.

Los dos últimos estatutos de autonomía fueron los de Ceuta y Melilla (1995), que se establecieron como ciudades autónomas gracias al artículo 144.b.[11]

Estatutos de autonomíaEditar

En la siguiente tabla se muestran las comunidades autónomas y ciudades autónomas en orden de acceso a la autonomía. Se indica también la vía de acceso y la fecha de aprobación de su primer estatuto de autonomía.

Posición Nombre Vía de acceso[12] Aprobación
1   País Vasco Disp. trans. segunda 18 de diciembre de 1979 (LO 3/1979)
2   Cataluña Disp. trans. segunda 18 de diciembre de 1979 (LO 4/1979)
3   Galicia Disp. trans. segunda 6 de abril de 1981 (LO 1/1981)
4   Andalucía Art. 151 30 de diciembre de 1981 (LO 6/1981)
5   Principado de Asturias Art. 143 30 de diciembre de 1981 (LO 7/1981)
6   Cantabria Art. 143 30 de diciembre de 1981 (LO 8/1981)
7   La Rioja Art. 143 9 de junio de 1982 (LO 3/1982)
8   Región de Murcia Art. 143 9 de junio de 1982 (LO 4/1982)
9   Comunidad Valenciana Art. 143 1 de julio de 1982 (LO 5/1982)
10   Aragón Art. 143 10 de agosto de 1982 (LO 8/1982)
11   Castilla-La Mancha Art. 143 10 de agosto de 1982 (LO 9/1982)
12   Canarias Art. 143 10 de agosto de 1982 (LO 10/1982)
13   Comunidad Foral de Navarra Disp. adic. primera 10 de agosto de 1982 (LO 13/1982)
14   Extremadura Art. 143 25 de febrero de 1983 (LO 1/1983)
15   Islas Baleares Art. 143 25 de febrero de 1983 (LO 2/1983)
16   Comunidad de Madrid Art. 144.a y art. 143 25 de febrero de 1983 (LO 3/1983)
17   Castilla y León Art. 143 25 de febrero de 1983 (LO 4/1983)
18   Ceuta Art 144.b 13 de marzo de 1995 (LO 1/1995)
19   Melilla Art 144.b 13 de marzo de 1995 (LO 2/1995)

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Jesús Leguina Villa, Escritos sobre autonomías territoriales, ed. Tecnos, ISBN 84-309-1054-9, página 20
  2. Fontan, Antonio (11 de enero de 1980). «El Estado de las autonomías». El País. 
  3. Alonso de Antonio, José Antonio (diciembre de 2003). «Sinopsis de la disposición transitoria segunda». congreso.es. 
  4. Garrido Mayol, Vicente (diciembre de 2003). «Sinopsis del artículo 151». congreso.es. 
  5. Aragón Reyes, 2006, p. 86.
  6. Sánchez Navarro, Ángel; Fernández Riveira, Rosa María (diciembre de 2003). «Sinopsis de la disposición adicional primera». congreso.es. 
  7. Alonso de Antonio, José Antonio (diciembre de 2003). «Sinopsis del artículo 143». congreso.es. 
  8. Bacigalupo Sagesse, Mariano (diciembre de 2003). «Sinopsis del artículo 150». congreso.es. 
  9. Jefatura del Estado (2 de marzo de 1983). «Ley Orgánica 5/1983, de 1 de marzo, por la que se aplica el artículo 144, c), de la Constitución a la provincia de Segovia». Boletín Oficial del Estado (núm. 52, de 2 de marzo de 1983): 5972. ISSN 0212-033X. BOE-A-1983-6484. 
  10. Jefatura del Estado (21 de julio de 1982). «Ley Orgánica 6/1982, de 7 de julio, por la que se autoriza la constitución de la Comunidad Autónoma de Madrid». Boletín Oficial del Estado (núm. 173, de 21 de julio de 1982): 19662-19663. ISSN 0212-033X. BOE-A-1982-18261. 
  11. Alonso de Antonio, José Antonio (diciembre de 2003). «Sinopsis del artículo 144». congreso.es. 
  12. de Zubiría Samper, 2014, p. 105.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar