Control de Tráfico Centralizado

El Control de Tráfico Centralizado, conocido como CTC, es un dispositivo a través del cual se controla el tráfico de trenes desde un puesto centralizado, llamado puesto de mando. El CTC controla las señales y los desvíos de un tramo concreto a través de una conexión remota, normalmente por medios informáticos. El tráfico se representa en unas pantallas donde aparecen las vías disponibles y los trenes en circulación. Los técnicos disponen de controles para establecer un itinerario a cada uno de los trenes. Las redes ferroviarias pueden estar al amparo de un CTC o dejar el control del tráfico a los gabinetes de circulación que se encuentran en las estaciones a lo largo de la línea.[1]

Puesto de mando del CTC en Madrid-Chamartín.

HistoriaEditar

En EspañaEditar

El primer tramo controlado por un CTC fue el tramo en vía única entre las estaciones de Brañuelas y Ponferrada. Entró en servicio en abril de 1954. El CTC se situaba en Ponferrada, y utilizaba tecnología GRS, de origen estadounidense.[1]

Los CTC más modernos ejecutan automáticamente la apertura de itinerarios a los trenes, de tal modo que los técnicos se dedican exclusivamente a la regulación del tráfico.[1]​ Excepción hecha de las grandes terminales, donde la apertura de las señales exige la continua intervención del Jefe del CTC.

ReferenciasEditar

  1. a b c «CTC Control de Tráfico Centralizado». ADIF. Consultado el 9 de diciembre de 2019.