Abrir menú principal

Controversia de la circuncisión en el cristianismo primitivo

Circuncisión de Jesús.

El concilio de Jerusalén[nota 1]​ durante la Edad Apostólica de la historia del cristianismo no incluía la circuncisión masculina religiosa como requisito para los nuevos gentiles convertidos. Esto se conoce como el «Decreto Apostólico»[1][nota 2]​ y puede ser uno de los primeros actos de diferenciación temprana entre el cristianismo y el judaísmo.[2][nota 3]​ La circuncisión se impuso sobre el patriarca bíblico Abraham, sus descendientes y sus siervos como «un símbolo de la Alianza», culminada con él por Dios para todas las generaciones, como un «pacto eterno».[3]

Índice

Bases del judaísmoEditar

Existen numerosas referencias en la Biblia hebrea a la obligación de la circuncisión. Por ejemplo, Levítico 12:3[4]​ dice:

Y al octavo día se circuncidará al niño.

Y los no circuncidados deben ser aislados del pacto en Génesis 17:14:[5]

Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi pacto.

Durante el siglo I a. C. hubo una controversia en relación con que si un prosélito al judaísmo que ya fue circuncidado necesitaba ser ritualmente re-circuncidado. Esto se hace a través de un pinchazo, para crear una gota de sangre y todavía se practica en la actualidad.

Una similar controversia entre los shamaitas y los hilelitas se da (Shab. 137a) con respecto a un prosélito nacido circuncidado: los primeros exigían el derramamiento de una gota de sangre de la alianza; los segundos declaraban que era innecesario. El punto de vista riguroso shamaita expresado en el Libro de los Jubileos (Ic «en el lugar citado»), se impuso en la época del rey Juan Hircano, quien obligó el rito de Abraham sobre los idumeos, y en la de rey Aristóbulo, quien hizo los itureos sufrieran la circuncisión (Josefo, Antigüedades de los Judíos, xiii. 9, § 1; 11, § 3). Según Ester 8:17, Septuaginta,[6][nota 4]​ los persas que, por temor a los judíos después de la derrota de Amán, «se convirtieron en judíos», fueron circuncidados.[7]

El judaísmo del siglo I y II d. C.Editar

Las fuentes judías varían sobre si la circuncisión de los prosélitos era una práctica universal en tiempos de los Tanaim:[8]

La cuestión entre los zelotes y partidos liberales con respecto a la circuncisión de prosélitos se mantuvo abierta en tiempos de los Tanaim.[7]

El desacuerdo se centra en la corrección de pasajes contradictorios del Talmud de Babilonia y el Talmud de Jerusalén, cuyo pasaje es más antiguo:[8]

B. Yevamot 46a se resume de la siguiente manera: el rabino Joshua dice que si un prosélito se sumerge pero no es circuncidado esto es válido, debido a que nuestras madres son inmersas pero no circuncidadas. El rabino Eliezer dice lo contrario, porque así es hallado con respecto a nuestros padres. Sin embargo, los sabios dicen ambos son necesarios.[8]

P. Qiddushin 3:12 (3:14, 64d) se resume de la siguiente manera: el rabino Eliezer dice que sólo la circuncisión se requiere, lo mismo que en B. Yevamot 46a. El rabino Joshua dice que ambos son necesarios.[8]

Durante los tiempos de los Tanaim existían semi-conversos no circuncidados, los «temerosos de Dios» y los «gentiles justos».[8]

Circuncisión de JesúsEditar

 
Circuncisión de Jesús, escultura en la Catedral de Chartres.

Según el Evangelio de Lucas, Jesús fue circuncidado ocho días después de su nacimiento, de acuerdo con la ley mosaica.[9]

La ley de Moisés en el cristianismo primitivoEditar

Diferencias y disputas similares existieron en el cristianismo temprano, pero las más importantes eran las controversias sobre el lugar de la ley mosaica o Antiguo Pacto en el cristianismo. Esto es particularmente notable en la segunda mitad del siglo primero, cuando la controversia de la circuncisión salió a la luz. Alister McGrath, un defensor de la paleo-ortodoxia, afirma que muchos de los cristianos judíos eran totalmente fieles judíos religiosos, solamente diferenciándose por su aceptación de Jesús como el Mesías.[10][nota 5]​ Por lo tanto, ellos creían que la circuncisión y otros requisitos de la ley mosaica eran necesarios para la salvación. Los que estaban en la comunidad cristiana e insistían en que la ley bíblica, incluidas las leyes sobre la circuncisión, seguían aplicándose a los cristianos fueron peyorativamente etiquetados de «judaizantes» por sus oponentes y criticados por ser elitistas y legalistas.[11][nota 6]

 
Imagen de Jacobo el Justo, quien emitió el Decreto Apostólico (Hechos 15:19-21) en el concilio de Jerusalén, c. 50 d. C.

El concilio de Jerusalén[12]​ de alrededor de 50 d. C. fue la primera reunión en el cristianismo primitivo llamada a considerar la aplicación de la Ley mosaica a la nueva comunidad. En concreto, se tuvo que considerar si los nuevos gentiles conversos al cristianismo serían obligados a someterse a la circuncisión para la membresía plena en la comunidad cristiana, pero eran conscientes de que la cuestión tenía implicaciones más amplias, ya que la circuncisión es el signo «eterno» del Pacto de Abraham.[13]​ La cultura judía todavía estaba tratando de encontrar su lugar en la más dominante cultura helenística, que encontraba a la circuncisión repulsiva.[14][nota 7]

La decisión del Consejo, llamado el Decreto Apostólico,[15]​ fue que la mayoría de la ley mosaica, incluyendo el requisito de la circuncisión de los varones, no era obligatorio para los gentiles conversos, con el fin de facilitar a los predicadores judeocristianos para inducir a las perspectivas de los gentiles a unirse al movimiento cristiano.[16]​ El Concilio hizo retener las prohibiciones contra el consumo de carne que contienen sangre o carne de animales muertos incorrectamente, y en contra de la «fornicación» y la «adoración de ídolos».[17][nota 8]​ Hay una idea de que «estrangulada» y «sangre» en los textos se refieren a las condiciones de prepucio: la parafimosis y el frenillo roto, respectivamente.[18]​ A partir de Agustín de Hipona,[19]​ muchos han visto una conexión con la ley noájida, mientras que algunos estudiosos modernos[20]​ rechazan cualquier conexión[21]​ y en su lugar ven a Levítico 17–18[22]​ como base.

El Decreto fue uno de los primeros actos que diferenció a la Iglesia de sus raíces judías,[2]​ a pesar de una disputa similar se llevaba a cabo al mismo tiempo en el judaísmo, pero que llegó a una conclusión contraria.

La enseñanza de PabloEditar

 
Representación artística de San Pablo escribiendo sus epístolas, siglo XVI (Blaffer Foundation Collection, Houston, Texas). La mayoría de los estudiosos creen que Pablo realmente dictaba sus cartas a un secretario.[23][nota 9]

Mientras que el problema se resolvió teóricamente, continuó siendo un tema recurrente entre los cristianos. Cuatro años después del Concilio de Jerusalén, Pablo escribió a los gálatas sobre el tema, que se había convertido en una seria controversia en su región. Hubo un movimiento creciente de judaizantes en el área que defendía la adhesión a las leyes tradicionales mosaicas, incluyendo la circuncisión. Según McGrath, Pablo identificó a Jacobo el Justo como la fuerza motivadora detrás del movimiento. Pablo consideraba una gran amenaza para la doctrina de la salvación por la fe y abordó el tema con gran detalle en Gálatas 3.[24][25]

Pablo, que se hacía llamar Apóstol de los gentiles, atacó la práctica, aunque no siempre. En el caso de Timoteo, cuya madre era judía cristiana pero de padre griego, él, personalmente, le circuncidó «a causa de los judíos» que estaban en la ciudad.[26][27][nota 10]​ También apareció alabando su valor en Romanos 3:1-2.[28]

Existen dos interpretaciones del comentario de Pablo sobre aquellos que quieran forzar la circuncisión en los cristianos gentiles en Gálatas 5:12. En la King James Version se lee: «Ojalá fuesen también cortados», sugiriendo una separación de la iglesia; pero la mayoría de las versiones modernas, siguiendo a estudiosos como Lightfoot, R.C.H. Lenski y F.F. Bruce, se lee como en la English Standard Version: «¡Ojalá que los que los perturban también se mutilaran!», debido a una lectura del texto griego apokopsontai,[29]​ "serán cortados", como Pablo deseando que los de la circuncisión se castren a sí mismos.[30][nota 11]​ Esto es paralelo al griego κατατομή, katatomē. Eusebio informó que los primeros cristianos como Orígenes de hecho se castraron a sí mismos, aunque siguiendo Mateo 19:12.[31]

Pablo argumentó que la circuncisión ya no significaba que el físico, sino una práctica espiritual (Romanos 2:25-29). Y en ese sentido, él escribió: «¿Fue llamado alguno ya circuncidado? No se haga incircunciso» (1 Corintios 7:18), probablemente una referencia a la práctica de epispasm.[32]

Posturas posterioresEditar

Según Hechos, Simón Pedro, el primer papa de la Iglesia Católica, condenó la circuncisión necesaria de los conversos.[33]​ Cuando los diversos pasajes de la respecto a la circuncisión del Nuevo Testamento se reúnen, una visión muy negativa de la circuncisión se desprende, según Michael Glass.[34]​ Algunos estudiosos de la Biblia piensan que la Epístola a Tito, generalmente atribuida a Pablo, puede afirmar que la circuncisión debe desaconsejarse entre los cristianos,[35]​ aunque otros creen que esto no es más que una referencia a los judíos. La circuncisión fue tan estrechamente asociada a los hombres judíos que los judeocristianos fueron referidos como «los de la circuncisión»,[36][37]​ o por el contrario los cristianos que fueron circuncidados fueron referidos como judeocristianos o judaizantes. Estos términos (circuncisos e incircuncisos) generalmente se interpretan en el sentido de judíos y griegos, que era predominante; sin embargo, es una simplificación excesiva como la Provincia de Judea del siglo I, pues también habían algunos judíos que no estaban circuncidados, y algunos griegos (llamados prosélitos o judaizantes) y otros como egipcios, etíopes, y los árabes que lo estaban.

Una interpretación común de la controversia de circuncisión del Nuevo Testamento es que era sobre la cuestión de si los gentiles podían entrar en la Iglesia directamente o deberían convertir primero al judaísmo. Sin embargo, la Halajá del judaísmo rabínico estaba todavía en desarrollo en este momento, como la Enciclopedia Judaica[38]​ anota: «Jesús, sin embargo, no parece haber tenido en cuenta el hecho de que la Halajá era en este periodo solo se estaba materializando, y que muchas discusiones existieron en cuanto a su forma definitiva; las disputas del Bet Hilel y Bet Shamai se estaban produciendo en la época de su madurez». Esta controversia se libró en gran medida entre los grupos opuestos de los cristianos que se encontraban a sí mismos étnicamente judíos. Según esta interpretación, los que sentían que la conversión al judaísmo era un requisito previo para miembros de la Iglesia fueron finalmente condenados por Pablo como «maestros judaizantes». La fuente de esta interpretación es desconocida; sin embargo, parece estar relacionado con el supersesionismo o el hiperdispensacionalismo (véase también Nueva Perspectiva de Pablo). Además, los cristianos modernos, como los ortodoxos etíopes y coptos todavía practican la circuncisión, pero no lo consideran una parte de la conversión al judaísmo, ni se consideran a sí mismos como judíos o judeocristianos.

El artículo de la Enciclopedia Judaica «Gentile: Gentiles May Not Be Taught the Torah»[39]​ (Gentiles: Los gentiles no pueden ser instruidos en la Torá) toma nota de la siguiente reconciliación:

R. Emden, en una apología notable del cristianismo que figura en el apéndice de Olam Seder (pp. 32b-34b, Hamburgo, 1752), da su opinión de que la intención original de Jesús, y en especial de Pablo, era para convertir sólo a los gentiles a las siete leyes morales de Noé y dejar que los judíos siguieran la ley mosaica, lo que explica las aparentes contradicciones en el Nuevo Testamento respecto a las leyes de Moisés y el sábado.

Prácticas contemporáneasEditar

Hoy en día, la mayoría de las denominaciones cristianas son neutrales acerca de la circuncisión masculina ritual, sin requerirlo ni prohibirlo. La práctica es habitual entre la Iglesia ortodoxa copta, etíope y eritrea, y también algunas otras iglesias africanas.[40][nota 12]​ Algunas iglesias cristianas en Sudáfrica se oponen a la circuncisión, viéndolo como un ritual pagano, mientras que otros, entre ellos la iglesia Nomiya en Kenia,[40][41]​ requieren de la circuncisión para la adhesión. Algunos de los participantes en grupos de discusión en Zambia y Malawi dijo que los cristianos deben practicar la circuncisión porque Jesús fue circuncidado y la Biblia enseña la práctica.

La Iglesia Ortodoxa Griega celebra la circuncisión de Cristo el 1 de enero,[42]​ mientras que las iglesias ortodoxas orientales, siguiendo el calendario juliano, lo celebran el 14 de enero. La Iglesia ortodoxa oriental considera que es una de las doce «Grandes Fiestas». En las iglesias católica, anglicana y luterana, la conmemoración de la circuncisión de Cristo ha sido sustituida por otras conmemoraciones.[43]

NotasEditar

  1. Una descripción se encuentra en Hechos de los Apóstoles, capítulo 15.
  2. Traducción al español: «Pero todavía existían los clamores de los conversos del fariseísmo que exigían que los gentiles convertidos ‹deben ser circundados y mandados a obedecer la ley de Moisés›, [por lo que] el asunto fue discutido en una reunión pública. (...) Por el decreto del Apóstoles la causa de la libertad cristiana fue ganada contra los estrechos judaizantes, y la manera [de convertirse] fue suavizada para la conversión de las naciones. La victoria fue enfatizada por San Pablo, en su negativa a permitir a Tito a ser circuncidado, incluso como una pura concesión a los extremistas (Gálatas 2:2-5)».
  3. Traducción al español: «De acuerdo a las enseñanzas rabínicas, que dominaron incluso durante la existencia del Templo (Pes. viii. 8), el bautismo, junto a la circuncisión y el sacrificio, era una condición absolutamente necesaria para ser reconocido como un prosélito del judaísmo (Yeb. 46b, 47b; Ker. 9a; 'Ab. Zarah 57a; Shab. 135a; Yer. Kid. iii. 14, 64d). La circuncisión, sin embargo, era mucho más importante, y, como el bautismo, se le llama un ‹sello› (Schlatter, "Die Kirche Jerusalems," 1898, p. 70). Sin embargo, como la circuncisión fue descartada por el cristianismo, y los sacrificios habían cesado, el bautismo se mantuvo la única condición para la iniciación en la vida religiosa. La siguiente ceremonia, aprobada poco después por los otros, fue la imposición de manos, que se sabe, fue de uso de los judíos en la ordenación de un rabino. La unción con aceite, que al principio también acompañó al acto de bautismo, y que era análoga a la unción de los sacerdotes entre los judíos, no era una condición necesaria».
  4. Traducción al español: «en cada provincia, en cada ciudad y en todo lugar donde se publicaba la ordenanza: donde la proclamación tuvo lugar había alegría y gozo para los judíos, banquete y día festivo. Y muchos gentiles fueron circuncidados, y se convirtieron en judíos, por temor a los judíos».
  5. Traducción al español: «En efecto, ellos [los judeocristianos] parecían considerar el cristianismo como una afirmación de todos los aspectos del judaísmo contemporáneo, con la adición de una sola creencia de que Jesús era el Mesías. A menos que los varones fueron circuncidados, no podían ser salvos (Hechos 15:1)».
  6. Traducción al español: «Pablo señala el surgimiento de un partido judaizante en la región –es decir, un grupo dentro de la iglesia– que insistían en que los creyentes gentiles debían obedecer todos los aspectos de la ley de Moisés, incluyendo la necesidad de ser circuncidados. Pablo [se hace referencia a Gálatas, pero no se da el versículo específico], la fuerza principal detrás de este grupo fue Jacobo (...) el hermano de Jesús (...)».
  7. Traducción al español: «En contacto con la cultura griega, especialmente en los juegos de la arena [que implicaba la desnudez], hizo esta distinción [la circuncisión] odiosa para los griegos, o antinacionalistas; y la consecuencia fue su intento de aparecer como los griegos por ‹epispam› (‹haciéndose prepucios›; I Macc. i. 15; Josephus, "Ant." xii. 5, § 1; Assumptio Mosis, viii.; I Cor. vii. 18; , Tosef., Shab. xv. 9; Yeb. 72a, b; Yer. Peah i. 16b; Yeb. viii. 9a). Mientras más lo hicieron los judíos observantes de la ley desafiando el edicto de Antíoco Epífanes que prohibía la circuncisión (I Macc. i. 48, 60; ii. 46); y las mujeres judías mostraron su lealtad a la Ley, aun a riesgo de sus vidas, circuncidando por sí mismas a sus hijos».
  8. Traducción al español: «Más vemos que, en el momento del Sínodo de Gangra, el decreto del Sínodo Apostólico con respecto a la sangre y lo ahogado todavía estaba en vigor. En los griegos, de hecho, siguió siempre en vigor como sus Euchologies todavía muestran. También Balsamon, el comentarista bien conocido en los cánones de la Edad Media, en su comentario sobre el sexagésimo tercer Canon Apostólico, culpa expresamente los latinos porque habían dejado de observar este mandamiento. Lo que la Iglesia Latina, sin embargo, piensa al respecto, hacia el año 400 se muestra a san Agustín en su obra Contra Faustum, donde afirma que los apóstoles había dado esta orden con el fin de unir a los paganos y judíos en el arca de Noé; pero que luego, cuando la barrera entre conversos judíos y paganos había caído, este mandamiento en relación a lo ahogado y de sangre había perdido su significado, y sólo era observado por pocos. Pero aun así, todavía en el siglo VIII, el papa Gregorio III (731) prohibió comer sangre o lo ahogado bajo la amenaza de una penitencia de cuarenta días. Nadie pretenderá que los decretos disciplinarios de cualquier consejo, aunque sea uno de los indiscutibles Sínodos Ecuménicos, puede ser de mayor y más inmutable vigor que el decreto de ese primer consejo, en poder de los Santos Apóstoles en Jerusalén, y el hecho de que su decreto ha sido desechado desde hace siglos en Occidente es la prueba de que incluso los cánones ecuménicos pueden ser de utilidad sólo temporal y puede ser derogados por la falta de uso, al igual que otras leyes».
  9. Traducción al español: «En este punto [Gálatas 6:11] el apóstol toma la pluma de su amanuense, y el párrafo final está escrito con su propia mano. Desde el momento en el que las letras comenzaron a fraguarse en su nombre (2Tesalonicenses 2:2; 2Tesalonicenses 3:17) parece haber sido su práctica cerrar con algunas palabras de su propio puño y letra, como medida de precaución contra este tipo de falsificaciones. (...) En el presente caso, escribe un párrafo entero, resumiendo las principales lecciones de la epístola en frases concisas, deseos inconexos. Él escribe, también, en grandes caracteres en negrita (Gr. Grammasin pelikois), como si su escritura pudiera reflejar la energía y la determinación de su alma».
  10. Traducción al español: «Sin embargo vemos en el caso que nos ocupa, la circuncisión de Timoteo con su propia mano, y esto a causa de ciertos judíos que estaban en aquellos lugares».
  11. Traducción al español: «El principal problema se refiere al significado de la frase ‹Ojalá fuesen también cortados›, (...) que a menudo se usa para describir algún tipo de mutilación corporal, como la castración (Lightfoot 207; Lenksi 272; Bruce, Galatians 238; Arndt and Gingrich 92)».
  12. Consuetudinario en algunos coptos y otras iglesias:
    • «Los cristianos coptos en Egipto y los cristianos ortodoxos etíopes, dos de las formas más antiguas de la cristiandad supervivientes, conservan muchas de las características del cristianismo primitivo, incluyendo la circuncisión masculina. La circuncisión no se prescribe en otras formas de cristianismo. (...) Algunas iglesias cristianas en Sudáfrica se oponen a la práctica, viéndolo como un ritual pagano, mientras que otras, incluyendo la iglesia Nomiya en Kenia, requieren de la circuncisión para la adhesión, y los participantes en los grupos de discusión en Zambia y Malawi mencionaron creencias similares que los cristianos deben practicar la circuncisión ya que Jesús fue circuncidado y la Biblia enseña la práctica».
    • «La decisión de que los cristianos no necesitan practicar la circuncisión se registra en Hechos 15; nunca hubo, sin embargo, la prohibición de la circuncisión, y es practicada por los cristianos coptos».

ReferenciasEditar

  1. Florentine Bechtel (1910). Catholic Encyclopedia: Judaizers: Council of Jerusalem (50 o 51 d. C.): «But to still the clamours of the converts from Pharisaism who demanded that the Gentile converts "must be circumcised and be commanded to observe the Law of Moses", the matter was discussed in a public meeting. ... By the decree of the Apostles the cause of Christian liberty was won against the narrow Judaizers, and the way smoothed for the conversion of the nations. The victory was emphasized by St. Paul's refusal to allow Titus to be circumcised even as a pure concession to the extremists (Galatians 2:2-5)».
  2. a b Jewish Encyclopedia: Baptism: «According to rabbinical teachings, which dominated even during the existence of the Temple (Pes. viii. 8), Baptism, next to circumcision and sacrifice, was an absolutely necessary condition to be fulfilled by a proselyte to Judaism (Yeb. 46b, 47b; Ker. 9a; 'Ab. Zarah 57a; Shab. 135a; Yer. Kid. iii. 14, 64d). Circumcision, however, was much more important, and, like baptism, was called a "seal" (Schlatter, "Die Kirche Jerusalems," 1898, p. 70). But as circumcision was discarded by Christianity, and the sacrifices had ceased, Baptism remained the sole condition for initiation into religious life. The next ceremony, adopted shortly after the others, was the imposition of hands, which, it is known, was the usage of the Jews at the ordination of a rabbi. Anointing with oil, which at first also accompanied the act of Baptism, and was analogous to the anointment of priests among the Jews, was not a necessary condition».
  3. Génesis 17:13
  4. Levítico 12:3
  5. Génesis 17:14
  6. Brenton's translation of Esther in the Septuagint 8:17: «in every city and province wherever the ordinance was published: wherever the proclamation took place, the Jews had joy and gladness, feasting and mirth: and many of the Gentiles were circumcised, and became Jews, for fear of the Jews».
  7. a b Jewish Encyclopedia: Circumcision" Circumcision of Proselytes
  8. a b c d e Lawrence H. Schiffman (1985). Who was a Jew?. Library of Congress Cataloging. Manufactured in the United States of America. pp. 32-38. Consultado el 10 de junio de 2015. 
  9. Lucas 2:21-24
  10. McGrath, Alister E., Christianity: An Introduction. Blackwell Publishing (2006). ISBN 1-4051-0899-1. p. 174: «In effect, they [Jewish Christians] seemed to regard Christianity as an affirmation of every aspect of contemporary Judaism, with the addition of one extra belief — that Jesus was the Messiah. Unless males were circumcised, they could not be saved (Acts 15:1)».
  11. McGrath, Alister E., Christianity: An Introduction. Blackwell Publishing (2006). ISBN 1-4051-0899-1. p. 174: «Paul notes the emergence of a Judaizing party in the region — that is, a group within the church which insisted that Gentile believers should obey every aspect of the law of Moses, including the need to be circumcised. According to Paul [reference is made to Galatians, but no specific verse is given], the leading force behind this party was James (...) the brother of Jesus (...)».
  12. Hechos 15
  13. Génesis 17:9-14
  14. Jewish Encyclopedia: Circumcision: In Apocryphal and Rabbinical Literature: «Contact with Grecian life, especially at the games of the arena [which involved nudity], made this distinction obnoxious to the Hellenists, or antinationalists; and the consequence was their attempt to appear like the Greeks by epispasm (‹making themselves foreskins›; I Macc. i. 15; Josephus, "Ant." xii. 5, § 1; Assumptio Mosis, viii.; I Cor. vii. 18; , Tosef., Shab. xv. 9; Yeb. 72a, b; Yer. Peah i. 16b; Yeb. viii. 9a). All the more did the law-observing Jews defy the edict of Antiochus Epiphanes prohibiting circumcision (I Macc. i. 48, 60; ii. 46); and the Jewish women showed their loyalty to the Law, even at the risk of their lives, by themselves circumcising their sons». Hodges, Frederick, M. (2001). «The Ideal Prepuce in Ancient Greece and Rome: Male Genital Aesthetics and Their Relation to Lipodermos, Circumcision, Foreskin Restoration, and the Kynodesme» (PDF). The Bulletin of the History of Medicine 75 (Fall 2001): 375-405. PMID 11568485. doi:10.1353/bhm.2001.0119. Consultado el 24 de julio de 2007. 
  15. Hechos 15:19-21
  16. Hechos 15:19
  17. Commentary on canon II of Gangra de Karl Josef von Hefele anota: «We further see that, at the time of the Synod of Gangra, the rule of the Apostolic Synod with regard to blood and things strangled was still in force. With the Greeks, indeed, it continued always in force as their Euchologies still show. Balsamon also, the well-known commentator on the canons of the Middle Ages, in his commentary on the sixty-third Apostolic Canon, expressly blames the Latins because they had ceased to observe this command. What the Latin Church, however, thought on this subject about the year 400, is shown by St. Augustine in his work Contra Faustum, where he states that the Apostles had given this command in order to unite the heathens and Jews in the one ark of Noah; but that then, when the barrier between Jewish and heathen converts had fallen, this command concerning things strangled and blood had lost its meaning, and was only observed by few. But still, as late as the eighth century, Pope Gregory the Third 731 forbade the eating of blood or things strangled under threat of a penance of forty days. No one will pretend that the disciplinary enactments of any council, even though it be one of the undisputed Ecumenical Synods, can be of greater and more unchanging force than the decree of that first council, held by the Holy Apostles at Jerusalem, and the fact that its decree has been obsolete for centuries in the West is proof that even Ecumenical canons may be of only temporary utility and may be repealed by disuse, like other laws».
  18. Douglas E. «JQuad». 
  19. Contra Faust, 32.13
  20. Por ejemplo: Joseph Fitzmyer (2 de diciembre de 1998). The Acts of the Apostles (The Anchor Yale Bible Commentaries). Yale University Press. ISBN 0-300-13982-9. Capítulo V.
  21. Génesis 9
  22. Levítico 17-18
  23. Harris, Stephen L., Understanding the Bible. Palo Alto: Mayfield. 1985. p. 316-320. Harris cita Gálatas 6:11, Romanos 16:22, Colosenses 4:18, 2Tesalonicenses 3:17, Filemón 19. Joseph Barber Lightfooten su Commentary on the Epistle to the Galatians escribe: «At this point [Galatians 6:11] the apostle takes the pen from his amanuensis, and the concluding paragraph is written with his own hand. From the time when letters began to be forged in his name (2 Thessalonians 2:2; 2 Thessalonians 3:17) it seems to have been his practice to close with a few words in his own handwriting, as a precaution against such forgeries... In the present case he writes a whole paragraph, summing up the main lessons of the epistle in terse, eager, disjointed sentences. He writes it, too, in large, bold characters (Gr. pelikois grammasin), that his handwriting may reflect the energy and determination of his soul».
  24. Gálatas 3
  25. McGrath (2006). pp. 174-175.
  26. Hechos 16:1-3
  27. McGarvey on Acts 16: «Yet we see him in the case before us, circumcising Timothy with his own hand, and this 'on account of certain Jews who were in those quarters».
  28. Romanos 3:1-2
  29. ὄφελον καὶ ἀποκόψονται οἱ ἀναστατοῦντες ὑμ
  30. Thomas Marberry, Robert E. Picirilli, Daryl Ellis (1988). Galatians through Colossians. p. 90. «The main problem concerns the meaning of the phrase ‹I would they were even cut off›, (...) often used to describe some type of bodily mutilation such as castration (Lightfoot 207; Lenksi 272; Bruce, Galatians 238; Arndt and Gingrich 92)».
  31. «Origen of Alexandria». ReligionFacts. 20 de febrero de 2006. Consultado el 13 de junio de 2015. 
  32. SOURCE?? "making themselves foreskins"; I Macc. i. 15; Josephus, "Ant." xii. 5, § 1; Assumptio Mosis, viii.; I Cor. vii. 18;, Tosef.; Talmud tractes Shabbat xv. 9; Yevamot 72a, b; Yerushalmi Peah i. 16b; Yevamot viii. 9a; [1]; Catholic Encyclopedia: Circumcision: "To this epispastic operation performed on the athletes to conceal the marks of circumcision St. Paul alludes, me epispastho (1 Corinthians 7:18).") Paul was circumcised when he was "called." He added: "Is any called in uncircumcision? let him not be circumcised.", and went on to argue that circumcision didn't matter: "Circumcision is nothing and uncircumcision is nothing. Keeping God's commands is what counts (1 Corintians 7:19}}.
  33. Hechos 15:7-10
  34. The New Testament and Circumcision
  35. Tito 1:10-16
  36. Colosenses 3:20
  37. cultural/glass1
  38. article on Jesus Jesús
  39. Gentile: Gentiles May Not Be Taught the Torah
  40. a b Customary in some Coptic and other churches:
    • «The Coptic Christians in Egypt and the Ethiopian Orthodox Christians— two of the oldest surviving forms of Christianity— retain many of the features of early Christianity, including male circumcision. Circumcision is not prescribed in other forms of Christianity... Some Christian churches in South Africa oppose the practice, viewing it as a pagan ritual, while others, including the Nomiya church in Kenya, require circumcision for membership and participants in focus group discussions in Zambia and Malawi mentioned similar beliefs that Christians should practice circumcision since Jesus was circumcised and the Bible teaches the practice».
    • «The decision that Christians need not practice circumcision is recorded in Acts 15; there was never, however, a prohibition of circumcision, and it is practiced by Coptic Christians». "circumcision", The Columbia Encyclopedia, Sixth Edition, 2001-05.
  41. Mattson C.L., Bailey R.C., Muga R., Poulussen R., Onyango T. (2005). Acceptability of male circumcision and predictors of circumcision preference among men and women in Nyanza province Kenya. AIDS Care 17:182–194.
  42. Greek Orthodox Archdiocese calendar of Holy Days
  43. Por ejemplo, "The Calendar of the Church Year" in The (Online) Book of Common Prayer (Episcopal Church in the United States of America), http://www.bcponline.org/ retrieved 11 October 2006.