Abrir menú principal

Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales

(Redirigido desde «Convención 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales»)

El Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales, también conocido como Convención 169 de la OIT o Convenio 169 de la OIT, es una convención adoptada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1989. Es el principal instrumento internacional sobre derechos de los pueblos indígenas. A 2016, ha sido ratificado por 22 estados.

Convenio sobre pueblos indígenas y tribales
Convenio n.º 169
Firmado 27 de junio de 1989
Ginebra
En vigor 5 de septiembre de 1991
Condición 2 ratificaciones
Firmantes 22[1]
Depositario Director-General de la Oficina Internacional del Trabajo
Idiomas Inglés y francés
Sitio web Convenio n.º 169 de la OIT

Este instrumento fue precedido por el Convenio 107 de la OIT, adoptada en 1957,[2]​ y se le considera como un precedente para la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de 2007.

Índice

Historia el convenio 169 de oitEditar

El Convenio 169 de la OIT es el más importante instrumento internacional que garantiza los derechos indígenas. Su fuerza radica y depende, de todos modos, de un alto número de naciones ratificantes.[3][4][5]

La revisión de la convención 107 significa que los enfoques integracionistas y asimilacionistas ya no son aceptables como doctrinas para los gobiernos que las buscan.[6]​ Los pueblos indígenas deben tener el derecho a elegir si integrarse o mantener su cultura, sus tradiciones, e integridad política. Los artículos 8–10 reconocen las culturas, tradiciones, y circunstancias especiales de los pueblos indígenas y tribales.

En noviembre de 2009, la decisión de una corte Chilena, considerada un hito en los derechos de los temas indígenas, hizo uso de las normas de la convención 169 de la OIT. La corte fallo unánimemente a favor de conceder un flujo de agua de 9 litros por segundo para las comunidades Chusmiza y Usmagama. Por una disputa legal de 14 años, y centros en derechos de agua para las comunidades en uno de los lugares más áridos del planeta. La decisión de la Corte Suprema en derechos de las aguas aymara sostiene las decisiones del tribunal de Pozo Almonte tribunal y la corte de Iquique a apelar, y marca la primera aplicación judicial de la convención 169 de la OIT en Chile.[7]​ Luego de esta decisión, algunos protestaron e intensificaron sus protestas durante el fallo respecto a la Convención 169 en Chile. Líderes Mapuche iniciaron una medida cautelar contra la presidenta chilena Michel Bachelet y su ministro de presidencia José Antonio Viera Gallo que también es coordinador de asuntos indígenas, argumentando que el gobierno fracaso a cumplir plenamente con la cláusula del convenio 169 sobre "consulta previa" que debe ser levado "de buena fe y de forma apropiada a las circunstancias, con el objetivo de conseguir acuerdo o consenso a las medidas propuestas" como tala, agronegocios, o minería en territorios indígenas. Existen muchos ejemplos de casos exitosos en los que se aplicó la convención OIT en Chile, como el caso de una Machi que inició una acción legal para proteger tierras con hierbas medicinales, que eran amenazadas por la industria forestal. Algunas preocupaciones se alzaron en su tiempo por el marco político de los gobiernos trajeron además del proveniente de la convención, y no al revés.[8]

Alcance del convenio 169Editar

El convenio hace hincapié en los derechos de trabajo de los pueblos indígenas y tribales y su derecho a la tierra y al territorio, a la salud y a la educación.

Determinando la protección de "los valores y prácticas sociales, culturales, religiosos y espirituales propios" de los pueblos indígenas, y define "la importancia especial que para las culturas de nuestro territorio y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios". Así como la importancia de las actividades económicas tradicionales para su cultura. También que los servicios de salud para indígenas deberán organizarse en forma comunitaria, incluyendo los métodos de prevención, prácticas curativas y medicamentos tradicionales. Los programas de educación "deberán abarcar su historia, sus conocimientos y técnicas, sus sistemas de valores" y además, "deberán adoptarse disposiciones para preservar las lenguas indígenas".

Diferencias con el convenio 107Editar

El Convenio 107 de 1957 fue la primera iniciativa de tratar los asuntos indígenas y fue adoptado por la OIT a pedido de la ONU, y se adoptó en 27 países. Sin embargo, el mismo tenía un enfoque integracionista. En 1970 la ONU comenzó a investigar a los pueblos indígenas y tribales y se cuestionó el enfoque del convenio. Así, en 1986 se sostuvo que el “enfoque integracionista del Convenio estaba obsoleto y que su aplicación era prejudicial en el mundo moderno”. De este modo nace en 1989 el Convenio 169.[9]

Conclusiones ==

Los siguientes países han ratificado este convenio:[10][1]
 
País Fecha Notas
  Argentina 03.07.2000 ratificado
  Bolivia 11.12.1991 ratificado
  Brasil 25.07.2002 ratificado
  República Centroafricana 30.08.2010 ratificado
  Chile 15.09.2008 ratificado
  Colombia 07.08.1991 ratificado
  Costa Rica 02.04.1993 ratificado
  Dinamarca 22.02.1996 ratificado
  Dominica 25.06.2002 ratificado
  Ecuador 15.05.1998 ratificado
  Fiyi 03.03.1998 ratificado
  Guatemala 05.06.1996 ratificado
  Honduras 28.03.1995 ratificado
  México 05.09.1990 ratificado
  Nepal 14.09.2007 ratificado
  Holanda 02.02.1998 ratificado
  Nicaragua 25.08.2010 ratificado
  Noruega 19.06.1990 ratificado
  Paraguay 10.08.1993 ratificado
  Perú 02.02.1994 ratificado
  España 15.02.2007 ratificado
  Venezuela 22.05.2002 ratificado

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b OIT-ratificación (2016). «Ratificación del C169 - Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989 (núm. 169)». Organización Internacional del Trabajo. Consultado el 5 de julio de 2016. 
  2. Texto del Convenio 169 de la OIT
  3. Nettheim, Garth (2002). Indigenous Peoples and Governance Structures: A Comparative Analysis of Land and Resource Management Rights. Aboriginal Studies Press. ISBN 085575379X. 
  4. N. Zillman, Donald (2002). Human Rights in Natural Resource Development: Public Participation in the Sustainable Development of Mining and Energy Resources. Oxford University Press. ISBN 0199253781. 
  5. Survival International website – ILO 169
  6. Bunn-Livingstone, Sandra (2002). Juricultural Pluralism Vis-a-Vis Treaty Law:State Practice and Attitudes. Springer. ISBN 9041118012. 
  7. «Chile’s Supreme Court Upholds Indigenous Water Use Rights». The Santiago Times. 30 de noviembre de 2009. Consultado el 2 de marzo de 2010. 
  8. «CHILE: Indigenous Protests on Several Fronts». IPS. 7 de octubre de 2009. Archivado desde el original el 27 de octubre de 2009. Consultado el 2 de marzo de 2010. 
  9. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas convenio 107
  10. ILO (17 de marzo de 2010). «Convention No. C169». ilo.org. Consultado el 17 de marzo de 2010. 

Enlaces externosEditar