Crítica de Mahoma

La crítica de Mahoma ha existido desde el siglo VII, cuando Mahoma fue criticado por sus contemporáneos árabes no musulmanes por predicar el monoteísmo, y por las tribus judías de Arabia por lo que afirmaron que eran una apropiación injustificada de narrativas y figuras bíblicas,[6]​ vituperación de la fe judía,[6]​ y proclamarse a sí mismo como "el último profeta" sin realizar ningún milagro o mostrar ningún requisito personal exigido en la Biblia hebrea para distinguir un verdadero profeta elegido por el Dios de Israel de un falso pretendiente. Por estas razones, le dieron el apodo despectivo de ha-Meshuggah (hebreo: מְשֻׁגָּע, "el loco" o "el poseído").[7][8][9]​ Durante la Edad Media, varios [3][4][5][10]​ pensadores cristianos occidentales y bizantinos consideraron a Mahoma como un pervertido, [3][5]​ un hombre deplorable,[3][5]​ un falso profeta,[3][4][5]​ e incluso el Anticristo, [3][4]​ ya que con frecuencia se lo veía en la cristiandad como un hereje [2][3][4][5]​ o poseído por demonios. [2][5]​ Algunos de ellos, como Tomás de Aquino, criticaron las promesas de placer carnal de Mahoma en el más allá.[5]

El Infierno de Dante arroja a Mahoma al infierno,[1][2][3]​ reflejando su imagen negativa en el mundo cristiano. [3][4][5]​ Aquí, la ilustración de William Blake del Infierno muestra a Mahoma abriendo su pecho que ha sido cortado por un demonio para simbolizar su papel como "cismático", [2][3]​ ya que el Islam era considerado una herejía por los cristianos medievales. [3][4][5]

La crítica religiosa moderna [3][11][12]​ y secular [13][14][15][16]​ del Islam [11][12][13][14][15][16]​ se ha referido a la sinceridad de Mahoma al pretender ser profeta, su moralidad, su propiedad de esclavos, [17][18]​ su trato a los enemigos, sus matrimonios, [19]​ su trato a los asuntos doctrinales, y su presunta condición psicológica. Mahoma ha sido acusado de sadismo y despiadado, incluida la invasión de la tribu Banu Qurayza en Medina,[20][21]​ relaciones sexuales con esclavos y su matrimonio con Aisha cuando ella tenía seis años, que, según la mayoría de las estimaciones, se consumó cuando tenía nueve años. [22]

CríticaEditar

Ex-musulmanes ateos / críticas agnósticasEditar

Muchos antiguos musulmanes como Ibn al-Rawandi, Al-Maʿarri y Ibn al-Warraq fueron famosos escépticos religiosos, eruditos y filósofos que criticaron el Islam,[10]​ la supuesta autoridad y confiabilidad del Corán,[10]​ la moralidad de Mahoma,[10]​ y sus afirmaciones de ser un profeta.[10][23]

El Corán también menciona a los críticos de Mahoma; por ejemplo, el Corán 25: 4-6 dice que los críticos se quejaron de que Mahoma estaba haciendo pasar lo que otros le decían como revelaciones:

"Los que no creen dicen: "Esto no es más que una mentira que él inventó, y otros lo han ayudado a hacerlo... Historias de los antiguos; él las escribió; se las dictan por la mañana y por la noche".[24]

Crítica judíaEditar

En la Edad Media, era común que los escritores judíos describieran a Mahoma como ha-Meshuggah ("El loco"), un término de desprecio que se usa con frecuencia en la Biblia para aquellos que se creen profetas.[7]

Críticas del cristianismoEditar

Temprana Edad MediaEditar

El conocimiento cristiano documentado más antiguo de Mahoma proviene de fuentes bizantinas, escritas poco después de la muerte de Mahoma en el 632. En la Doctrina Jacobi nuper baptizati, un diálogo entre un converso cristiano reciente y varios judíos, un participante escribe que su hermano "le escribió a [él] diciendo que ha aparecido un profeta engañoso en medio de los sarracenos". Otro participante en la Doctrina responde sobre Mahoma: "Él está engañando. ¿Porque los profetas vienen con espada y carro?… [Tú] no descubrirás nada verdadero de dicho profeta excepto el derramamiento de sangre humana".[25]

 
Mahoma y el monje Sergio (Bahira), 1508, del artista holandés Lucas van Leyden. En la crítica cristiana primitiva, se afirmó que Bahira era un monje herético cuyas opiniones erradas inspiraron el Corán.[26]

Un cristiano que estuvo bajo el dominio temprano del califato islámico fue Juan de Damasco (c. 676–749 d. C.), que estaba familiarizado con el Islam y el árabe. El segundo capítulo de su libro, La fuente de la sabiduría, titulado "Acerca de las herejías", presenta una serie de discusiones entre cristianos y musulmanes. Juan afirmó que un monje arriano (que no sabía que era Bahira) influyó en Mahoma y el escritor vio las doctrinas islámicas como nada más que una mezcolanza extraída de la Biblia.[27]​ Entre las primeras fuentes que representan a Mahoma se encuentra la polémica obra "Concerniente a la herejía" (Perì hairéseōn) de Juan de Damasco, traducida del griego al latín. En este manuscrito, el sacerdote sirio representa a Mahoma como un "falso profeta" y un "Anticristo". Algunos demuestran que Mahoma fue señalado en este manuscrito como "Mamed",[28]​ pero este estudio fue corregido por Ahlam Sbaihat quien afirmó que es la forma ΜΩΑΜΕθ (Mohamed) la que se menciona en este manuscrito. El fonema h y la geminación de m no existen en griego, por lo que ha desaparecido de los usos de Juan.[29]

A partir del siglo IX se escribieron en latín biografías muy negativas de Mahoma,[30]​ como la de Álvaro de Córdoba proclamándolo Anticristo.[31]​ Desde el siglo VII, Mahoma y su nombre se han relacionado con varios estereotipos. Muchas fuentes mencionaron estereotipos exagerados y en ocasiones erróneos. Estos estereotipos nacen en Oriente pero son adoptados o desarrollados en las culturas occidentales. Estas referencias jugaron un papel principal en la introducción de Mahoma y su religión en Occidente como el falso profeta, el príncipe o deidad sarracena, la bestia bíblica, un cismático del cristianismo y una criatura satánica, y el Anticristo.[32]

Edad MediaEditar

Durante el siglo XII, Pedro el Venerable, que vio a Mahoma como el precursor del Anticristo y el sucesor de Arrio,[31]​ ordenó la traducción del Corán al latín (pseudoprofeta Lex Mahumet) y la recopilación de información sobre Mahoma para que los eruditos cristianos pudieran refutar las enseñanzas islámicas.[30]​ Durante el siglo XIII, una serie de obras de eruditos europeos como Pedro Pascual, Ricoldo de Monte Croce y Ramon Llull[30]​ describieron a Mahoma como un anticristo y argumentaron que el Islam era una herejía cristiana.[30]

El hecho de que Mahoma era analfabeto, que se casó con una viuda adinerada, que en su vida posterior tuvo varias esposas, que gobernó una comunidad humana, estuvo involucrado en varias guerras y que murió como una persona común en contraste con la creencia cristiana en el fin sobrenatural de la vida terrenal de Cristo fueron todos los argumentos utilizados para desacreditar a Mahoma.[30]​ Una acusación común presentada contra Mahoma fue que era un impostor que, para satisfacer su ambición y su lujuria, propagaba enseñanzas religiosas que sabía que eran falsas.[33]​ Algunos escritores eclesiásticos medievales retrataron a Mahoma como poseído por Satanás, un "precursor del Anticristo" o el mismo Anticristo.[34]​ En La Divina Comedia de Dante, Mahoma habita en la novena bolgia del octavo círculo del infierno y se lo representa destripado; el contrapasso representado implica a Mahoma como un cismático, que desgarra figurativamente el cuerpo de la Iglesia Católica y compromete la integridad de la verdad del cristianismo de la misma manera que el cuerpo de Mahoma se describe literalmente herido.

 
Pedro el Venerable, con otros monjes, manuscrito iluminado del siglo XIII.

Una interpretación más positiva aparece en el Estoire del Saint Grail del siglo XIII, el primer libro del vasto ciclo artúrico, el Lancelot-Grail. Al describir los viajes de José de Arimatea, el autor dice que la mayoría de los residentes de Oriente Medio eran paganos hasta la llegada de Mahoma, quien se muestra como un verdadero profeta enviado por Dios para llevar el cristianismo a la región. Sin embargo, esta misión fracasó cuando el orgullo de Mahoma hizo que cambiara los deseos de Dios, engañando así a sus seguidores. Sin embargo, la religión de Mahoma se describe como muy superior al paganismo.[35]

El Tultusceptrum del libro domni Metobii, un manuscrito andaluz con fecha desconocida, relata cómo Mahoma (llamado Ozim de Hashim) fue engañado por Satanás para que adulterara una revelación divina originalmente pura. La historia argumenta que Dios estaba preocupado por el destino espiritual de los árabes y quería corregir su desviación de la fe. Luego envía un ángel al monje Osius, quien le ordena predicar a los árabes. Sin embargo, Osius está enfermo y ordena a un joven monje, Ozim, que lleve a cabo las órdenes del ángel. Ozim se propone seguir sus órdenes, pero es detenido por un ángel maligno en el camino. El ignorante Ozim cree que él es el mismo ángel que habló con Osius antes. El ángel maligno modifica y corrompe el mensaje original dado a Ozim por Osius, y le cambia el nombre a OzimMahoma. De esto se siguieron las enseñanzas erróneas del Islam, según el Tultusceptrum.[36]

Tomás de AquinoEditar

Tomás de Aquino fue muy crítico con el carácter y la ética de Mahoma, afirmando que sus enseñanzas se ajustaban en gran medida a su estilo de vida inmoral. Escribió en Summa Contra Gentiles:

"Mahoma] sedujo al pueblo con promesas de placer carnal a las que nos incita la concupiscencia de la carne. Su enseñanza también contenía preceptos que estaban en conformidad con sus promesas, y dio rienda suelta al placer carnal. En todo esto, como no es de extrañar, fue obedecido por hombres carnales. En cuanto a las pruebas de la verdad de su doctrina, presentó sólo aquellas que pudieran ser captadas por la habilidad natural de cualquiera con una sabiduría muy modesta ... Tampoco los pronunciamientos divinos de parte de los profetas precedentes le ofrecen ningún testimonio. Por el contrario, pervierte casi todos los testimonios del Antiguo y del Nuevo Testamento convirtiéndolos en fabricaciones propias, como puede ver cualquiera que examine su ley. Por lo tanto, fue una decisión astuta de su parte prohibir a sus seguidores que leyeran el Antiguo y el Nuevo Testamento, para que estos libros no lo condenaran por falsedad. Está claro, pues, que quien pone alguna fe en sus palabras cree tontamente".[37]

Martín LuteroEditar

Martín Lutero se refirió a Mahoma como "un diablo y primogénito de Satanás".[38]​ El principal objetivo de las críticas de Lutero en ese momento era el Papa, y la caracterización que Lutero hizo de Mahoma tenía la intención de hacer una comparación para mostrar que el Papa era peor.[39]

Siglo XXEditar

A principios del siglo XX, las opiniones de los eruditos occidentales sobre Mahoma cambiaron, incluidas las opiniones críticas. En la Enciclopedia Católica de 1911, Gabriel Oussani afirma que Mahoma se inspiró en una "comprensión imperfecta" del judaísmo y el cristianismo, pero que las opiniones de Lutero y de aquellos que llaman a Mahoma un "impostor malvado", un "mentiroso cobarde" y un "engañador deliberado" "son un abuso indiscriminado y sin apoyo de hechos". En cambio, los eruditos occidentales del siglo XIX como Aloys Sprenger, Theodor Noldeke, Gustav Weil, William Muir, Sigismund Koelle, Grimme y DS Margoliouth nos dan una estimación más correcta e imparcial de la vida y el carácter de Mahoma, y están sustancialmente de acuerdo con sus motivos, llamado profético, calificaciones personales y sinceridad.[34]

Muir, Marcus Dods y otros han sugerido que Mahoma fue al principio sincero, pero luego se volvió engañoso. Koelle encuentra la clave del primer período de la vida de Mahoma con Jadiya, su primera esposa, después de cuya muerte se convirtió en presa de sus "pasiones malvadas".[34]​ Samuel Marinus Zwemer, un misionero cristiano, criticó la vida de Mahoma por las normas del Antiguo y Nuevo Testamento, por la moralidad pagana de sus compatriotas árabes, y por último, por la nueva ley que trajo.[40]​ Citando a Johnstone, Zwemer concluye afirmando que su severo juicio se basa en pruebas que "provienen en su totalidad de los labios y las plumas de sus devotos seguidores [es decir, de Mahoma]".[34][41]

Crítica hindúEditar

Siglo XIXEditar

 
Swami Vivekananda.

En su obra de 1875, Satyarth Prakash, Dayananda Sarasvati, el fundador de Arya Samaj, citó e interpretó varios versos del Corán y describió a Mahoma como "belicoso", un "impostor" y uno que tendía "un cebo para hombres y mujeres, en el nombre de Dios, para satisfacer sus propias necesidades egoístas".[42]Swami Vivekananda escribió en su libro de 1896 Raja Yoga que aunque Mahoma se inspiró, no era un yogui entrenado, ni sabía la razón de lo que estaba haciendo. Vivekananda escribió que se ha hecho un gran mal a través del fanatismo de Mahoma con "países enteros destruidos" y "millones y millones de personas asesinadas".[43]

Década de 1920Editar

En la década de 1920, tres publicaciones escritas por hindúes atacaron a Mahoma y sus matrimonios: el libro Vichitra Jivan (que significa "vida extraña") de Pandit Kalicharan Sharma en 1923, el panfleto Rangila Rasul (que significa "El profeta colorido") de un autor anónimo con el seudónimo de Pandit Chamupati en 1924, y el ensayo Sair-i-Dozakh (que significa "El viaje al infierno") de Devi Sharan Sharma en 1927.[44][45]​ En Vichitra Jivan, Sharma escribió que Mahoma fue víctima de muchos males, que todos sus matrimonios fueron extraordinarios e impropios y que sufría de epilepsia.[44]

Sharma examinó en detalle los "maravillosos poderes" de Mahoma, los "productos de su cuerpo" y cada rasgo de sus "relaciones maritales y sexuales", y terminó el libro diciendo que tal persona no podría haber sido un mensajero divino.[44]​ El Sair-i-Dozakh fue una versión de Isra y Mi'raj, el viaje de Mahoma al cielo y al infierno según las tradiciones islámicas. Descrito como una "sátira brutal" por Gene Thursday, describió un sueño supuestamente experimentado por el autor en el que monta un animal misterioso y ve a varias deidades y gurús hindúes y sijs en el reino de la salvación.[44]

Críticas modernasEditar

Jai Maharaj, patrocinador del sitio web Satyameva Jayate, escribió que Mahoma era "de hecho un terrorista, criminal y asesino cuya vida entera se basó en victimizar a inocentes y entregarse a la violencia, la matanza y la masacre sin sentido". Maharaj relató lo que él llamó "actos criminales en forma de batallas y asesinatos" de Mahoma, incluido el asesinato de cuatro comerciantes durante el mes sagrado de Rajab, el asesinato de 70 comerciantes y 900 hombres de La Meca, el asesinato de los poetas Asma bint Marwan y Abu 'Afak, y la motivación inicial para matar seguida de la eventual expulsión de la tribu judía de Banu Qaynuqa.[46]

VoltaireEditar

 
Portada de la edición de 1753 de la obra "Mahoma" de Voltaire.

Mahoma (en francés: Le fanatisme, ou Mahomet le Prophète, literalmente "El fanatismo o Mahoma") es una tragedia en cinco actos escrita en 1736 por el dramaturgo y filósofo francés Voltaire. Debutó en Lille el 25 de abril de 1741. La obra es un estudio del fanatismo religioso y la manipulación egoísta basada en un episodio de la biografía tradicional de Mahoma en el que ordena el asesinato de sus críticos. Voltaire describió la obra como "escrita en oposición al fundador de una secta falsa y bárbara a quien podría yo inscribir con más propiedad una sátira sobre la crueldad y los errores de un falso profeta".[47]

En una carta a Federico II de Prusia en 1740, Voltaire atribuye a Mahoma una brutalidad que "seguramente no es nada que nadie pueda excusar" y sugiere que sus seguidores se deben a la superstición y la falta de Ilustración.[48]​ Quería retratar a Mahoma como "Tartufo con una espada en la mano".[49][50]

ReferenciasEditar

  1. Inferno, Canto XXVIII Archivado el 4 de octubre de 2018 en Wayback Machine., lines 22-63; translation by Henry Wadsworth Longfellow (1867).
  2. a b c d Buhl, F.; Ehlert, Trude; Noth, A.; Schimmel, Annemarie; Welch, A. T. (2012) [1993]. «Muḥammad». En Bearman, P. J.; Bianquis, Th.; Bosworth, C. E.; van Donzel, E. J.; Heinrichs, W. P., eds. Enciclopedia del islam 7 (2nd edición). Leiden: Brill Publishers. pp. 360-376. ISBN 978-90-04-16121-4. doi:10.1163/1573-3912_islam_COM_0780. 
  3. a b c d e f g h i j k Quinn, Frederick (2008). «The Prophet as Antichrist and Arab Lucifer (Early Times to 1600)». The Sum of All Heresies: The Image of Islam in Western Thought. New York: Oxford University Press. pp. 17-54. ISBN 978-0195325638. 
  4. a b c d e f Goddard, Hugh (2000). «The First Age of Christian-Muslim Interaction (c. 830/215)». A History of Christian-Muslim Relations. Edinburgh: Edinburgh University Press. pp. 34–49. ISBN 978-1-56663-340-6. 
  5. a b c d e f g h i
    Criticism by Christians [...] was voiced soon after the advent of Islam starting with St. John of Damascus in the late seventh century, who wrote of "the false prophet", Muhammad. Rivalry, and often enmity, continued between the European Christian world and the Islamic world [...]. For Christian theologians, the "Other" was the infidel, the Muslim. [...] Theological disputes in Baghdad and Damascus, in the eighth to the tenth century, and in Andalusia up to the fourteenth century led Christian Orthodox and Byzantine theologians and rulers to continue seeing Islam as a threat. In the twelfth century, Peter the Venerable [...] who had the Koran translated into Latin, regarded Islam as a Christian heresy and Muhammad as a sexually self-indulgent and a murderer. [...] However, he called for the conversion, not the extermination, of Muslims. A century later, St. Thomas Aquinas in Summa contra Gentiles accused Muhammad of seducing people by promises of carnal pleasure, uttering truths mingled with many fables and announcing utterly false decisions that had no divine inspiration. Those who followed Muhammad were regarded by Aquinas as brutal, ignorant "beast-like men" and desert wanderers. Through them Muhammad, who asserted he was "sent in the power of arms", forced others to become followers by violence and armed power.
  6. a b
    The Jews [...] could not let pass unchallenged the way in which the Koran appropriated Biblical accounts and personages; for instance, its making Abraham an Arab and the founder of the Ka'bah at Mecca. The prophet, who looked upon every evident correction of his gospel as an attack upon his own reputation, brooked no contradiction, and unhesitatingly threw down the gauntlet to the Jews. Numerous passages in the Koran show how he gradually went from slight thrusts to malicious vituperations and brutal attacks on the customs and beliefs of the Jews. When they justified themselves by referring to the Bible, Muhammad, who had taken nothing therefrom at first hand, accused them of intentionally concealing its true meaning or of entirely misunderstanding it, and taunted them with being "asses who carry books" (sura lxii. 5). The increasing bitterness of this vituperation, which was similarly directed against the less numerous Christians of Medina, indicated that in time Muhammad would not hesitate to proceed to actual hostilities. The outbreak of the latter was deferred by the fact that the hatred of the prophet was turned more forcibly in another direction, namely, against the people of Mecca, whose earlier refusal of Islam and whose attitude toward the community appeared to him at Medina as a personal insult which constituted a sufficient cause for war.
  7. a b Norman A. Stillman (1979). The Jews of Arab Lands: A History and Source Book. Jewish Publication Society. p. 236. ISBN 978-0827601987. 
  8. Ibn Warraq, Defending the West: A Critique of Edward Said's Orientalism, p. 255.
  9. Andrew G. Bostom, The Legacy of Islamic Antisemitism: From Sacred Texts to Solemn History, p. 21.
  10. a b c d e John of Damascus, De Haeresibus. See Migne, Patrologia Graeca, Vol. 94, 1864, cols 763–73. An English translation by the Reverend John W. Voorhis appeared in The Moslem World, October 1954, pp. 392–98.
  11. a b Cimino, Richard (December 2005). «"No God in Common": American Evangelical Discourse on Islam after 9/11». Review of Religious Research 47 (2): 162-74. JSTOR 3512048. doi:10.2307/3512048. 
  12. a b Dobbins, Mike (13 April 2015). «The Critics of Islam Were Right: An Apology to Ayaan Hirsi Ali, Sam Harris, Bill Maher and Other So-Called Islamophobes». The Christian Post (Washington, D.C.). Archivado desde el original el 10 December 2016. Consultado el 21 December 2019. 
  13. a b Akyol, Mustafa (13 January 2015). «Islam's Problem With Blasphemy». The New York Times. Archivado desde el original el 26 October 2017. Consultado el 21 December 2019. 
  14. a b Cornwell, Rupert (10 April 2015). «Ayaan Hirsi Ali: Islam's most devastating critic». The Independent (Londres). Archivado desde el original el 27 October 2017. Consultado el 21 December 2019. 
  15. a b Ibn Warraq (2000). The Quest for the Historical Muhammad. Amherst, New York: Prometheus Books. ISBN 978-1573927871. 
  16. a b Robert Spencer (2006). The Truth About Muhammad. Washington, D.C.: Regnery Publishing. ISBN 978-1596980280. 
  17. Gordon, Murray (1989). «The Attitude of Islam Toward Slavery». Slavery in the Arab World. New York: Rowman & Littlefield. pp. 18–47. ISBN 978-0941533300. 
  18. Willis, John Ralph, ed. (2013). Slaves and Slavery in Muslim Africa: Islam and the Ideology of Enslavement 1. New York: Routledge. pp. vii-xi, 3-26. ISBN 978-0714631424. ; Willis, John Ralph, ed. (1985). Slaves and Slavery in Muslim Africa: The Servile Estate 2. Nueva York: Routledge. pp. vii-xi. ISBN 978-0714632018. 
  19. During the twenty-five years of his union with Ḥadijah Muhammad had no other wife; but scarcely two months had elapsed after her death (619) when he married Sauda, the widow of Sakran, who, with her husband, had become an early convert to Islam and who was one of the emigrants to Abyssinia. At about the same time Muhammad contracted an engagement with 'A'ishah, the six-year-old daughter of Abu Bakr, and married her shortly after his arrival at Medina. 'A'ishah was the only one of his wives who had not been previously married; and she remained his favorite to the end. [...] In his married life, as well as in his religious life, a change seems to have come over Muhammad after his removal to Medina. In the space of ten years he took twelve or thirteen wives and had several concubines: even the faithful were scandalized, and the prophet had to resort to alleged special revelations from God to justify his conduct. Such was the case when he wished to marry Zainab, the wife of his adopted son Zaid.
  20. The messenger of God went out into the marketplace of Medina and had trenches dug in it; then he sent for them and had them beheaded in those trenches. They were brought out to him in groups. Among them were the enemy of God, Huyayy b. Akhtab, and Ka’b b. Asad, the head of the tribe. They numbered 600 or 700—the largest estimate says they were between 800 and 900. As they were being taken in groups to the Messenger of God, they said to Ka’b b. Asad, "Ka’b, what do you understand. Do you not see that the summoner does not discharge [anyone] and that those of you who are taken away do not come back? By God, it is death!" the affair continued until the Messenger of God had finished with them.
  21. Rahman al-Mubarakpuri, Saifur (2005), The Sealed Nectar, Darussalam Publications, pp. 201-05, «They [the Jews killed] numbered 600 or 700—the largest estimate says they were between 800 and 900. » .
  22. Spellberg, Denise A. (1994). Politics, Gender, and the Islamic Past: The Legacy of 'A'isha Bint Abi Bakr. New York: Columbia University Press. pp. 39–40. ISBN 9780231079990. 
  23. Tariq Ali (2003), The Clash of Fundamentalisms: Crusades, Jihads and Modernity, Verso, pp. 55-56.
  24. ClearQuran: Surah 25
  25. Walter Emil Kaegi, Jr., "Initial Byzantine Reactions to the Arab Conquest", Church History, Vol. 38, No. 2 (Jun., 1969), pp. 139–49 [139–42], quoting from Doctrina Jacobi nuper baptizati 86–87
  26. From Writings, by St John of Damascus, The Fathers of the Church, vol. 37 (Washington, DC: Catholic University of America Press, 1958), pp. 153–60. Posted 26 March 2006 to The Othordox Christian Information Center – St. John of Damascus’s Critique of Islam Archivado el 10 de enero de 2019 en Wayback Machine.
  27. Critique of Islam Archivado el 30 de junio de 2017 en Wayback Machine. St. John of Damascus, From Writings, by St John of Damascus, The Fathers of the Church, vol. 37 (Washington, DC: Catholic University of America Press, 1958), pp. 153–60. Posted 26 March 2006 on the Orthodox Information Center website Archivado el 2 de febrero de 2011 en Wayback Machine..
  28. Cited by Powers, David Stephan. 2009. Muḥammad is not the Father of any of your Men: the Making of the Last Prophet. USA: University of Pennsylvania Press, p. 29.
  29. Sbaihat, Ahlam (2015), "Stereotypes associated with real prototypes of the prophet of Islam's name till the 19th century". Jordan Journal of Modern Languages and Literature Vol. 7, No. 1, 2015, p. 25. http://journals.yu.edu.jo/jjmll/Issues/vol7no12015/Nom2.pdf Archivado el 22 de diciembre de 2015 en Wayback Machine.
  30. a b c d e "Muhammad." Encyclopædia Britannica. 2007. Encyclopædia Britannica Online. 10 Jan. 2007, [1].
  31. a b Kenneth Meyer Setton (1 July 1992). "Western Hostility to Islam and Prophecies of Turkish Doom". Diane Publishing. ISBN 0871692015. pp. 4–15
  32. See Sbaihat, Ahlam (2015), "Stereotypes associated with real prototypes of the prophet of Islam's name till the 19th century". Jordan Journal of Modern Languages and Literature Vol. 7, No. 1, 2015, pp. 21–38. http://journals.yu.edu.jo/jjmll/Issues/vol7no12015/Nom2.pdf Archivado el 22 de diciembre de 2015 en Wayback Machine.
  33. Watt, Montgomery, Muhammad: Prophet and Statesman. Oxford University Press, 1961. From p. 229.
  34. a b c d «Catholic Encyclopedia: Mohammed and Mohammedanism (Islam)». Newadvent.org. Archivado desde el original el 25 de mayo de 2017. Consultado el 29 de septiembre de 2015. 
  35. Lacy, Norris J. (Ed.) (1 December 1992). Lancelot-Grail: The Old French Arthurian Vulgate and Post-Vulgate in Translation, Volume 1 of 5. New York: Garland. ISBN 0824077334.
  36. J. Tolan, Medieval Christian Perceptions of Islam (1996) pp. 100–01
  37. Summa Contra Gentiles Book 1, Chapter 16, Art.4
  38. "Mohammed and Mohammedanism", Catholic Encyclopedia, 1913
  39. Moncure Daniel Conway (1879). Demonology and Devil-lore, Volume 2. H. Holt. p. 249. 
  40. Zwemer suggests Muhammad defied Arab ethical traditions, and that he personally violated the strict sexual morality of his own moral system.
  41. Zwemer, "Islam, a Challenge to Faith" (New York, 1907)
  42. Saraswati, Dayanand (1875). «An Examination of the Doctrine of Islam». Satyarth Prakash (The Light of Truth). Varanasi, India: Star Press. pp. 672-83. Consultado el 2 April 2012. 
  43. Vivekananda, Swami (1997). Vedanta Philosophy: Lectures by the Swami Vivekananda on Raja Yoga Also Pantanjali's Yoga Aphorisms, with Commentaries, and Glossary of Sanskrit Terms (Reprint edición). Whitefish, Montana, United States: Kessinger Publishing. p. 79. ISBN 978-1564597977. Consultado el 2 de mayo de 2012. 
  44. a b c d Thursby, Gene R. (1975). Hindu-Muslim Relations in British India: A Study of Controversy, Conflict, and Communal Movements in Northern India, 1923–1928: Volume 35 of Studies in the History of Religions. Leiden, The Netherlands: Brill Publishers. pp. 40-61. ISBN 978-9004043800. Consultado el 6 de mayo de 2012. 
  45. Kelly, John Dunham (1991). A Politics of Virtue: Hinduism, Sexuality, and Countercolonial Discourse in Fiji. Chicago: University of Chicago Press. p. 208. ISBN 978-0226430317. Consultado el 6 de mayo de 2012. 
  46. Sharpe, Warren B. (2002). Philosophy for the Serious Heretic: The Limitations of Belief and the Derivation of Natural Moral Principles. Bloomington, Indiana: iUniverse. pp. 214-18. ISBN 978-0595215966. Consultado el 2 de mayo de 2012. 
  47. The Works of Voltaire: The Dramatic Works of Voltaire. Voltaire, Tobias George Smollett, John Morley, William F. Fleming, Oliver Herbrand Gordon Leigh. Publisher Werner, 1905. Original from Princeton University. p. 12
  48. "But that a camel-merchant should stir up insurrection in his village; that in league with some miserable followers he persuades them that he talks with the angel Gabriel; that he boasts of having been carried to heaven, where he received in part this unintelligible book, each page of which makes common sense shudder; that, to pay homage to this book, he delivers his country to iron and flame; that he cuts the throats of fathers and kidnaps daughters; that he gives to the defeated the choice of his religion or death: this is assuredly nothing any man can excuse, at least if he was not born a Turk, or if superstition has not extinguished all natural light in him." – Referring to Muhammad, in a letter to Frederick II of Prussia (December 1740), published in Oeuvres complètes de Voltaire, Vol. 7 (1869), edited by Georges Avenel, p. 105
  49. Georges Minois (12 de octubre de 2012). The Atheist's Bible: The Most Dangerous Book That Never Existed. University of Chicago Press. p. 198. ISBN 978-0226530307. 
  50. "Je sais que Mahomet n’a pas tramé précisément l’espèce de trahison qui fait le sujet de cette tragédie... Je n’ai pas prétendu mettre seulement une action vraie sur la scène, mais des moeurs vraies; faire penser les hommes comme ils pensent dans les circonstances où ils se trouvent, et représenter enfin ce que la fourberie peut inventer de plus atroce, et ce que le fanatisme peut exécuter de plus horrible. Mahomet n’est ici autre chose que Tartuffe les armes à la main." – Letter D2386, to Frederick II of Prussia (January 1740), published in The Complete Works of Voltaire, Institus et Musée Voltaire, 1971, XCI, p. 383