Creúsa (hija de Erecteo)

hija de Erecteo en la mitología griega

En la mitología griega, Creúsa es hija de Erecteo, primer rey de Atenas.[1] Es la protagonista de la tragedia de Eurípides Ion.

Creúsa se casó con Juto, hijo del rey de Tebas, con quien no tuvo descendencia. Fue violada por Apolo junto al oráculo de Delfos, donde dio a luz a Ion. Creúsa dejó a su hijo bastardo en el templo, donde fue recogido por la Pitia, quien lo inició en los misterios de Apolo, sin que éste supiera la verdad sobre su origen.

En la obra de Eurípides, Juto, desesperado por no poder concebir un hijo con Creúsa, acude junto a ella a Delfos para demandar la llegada de progenie para el trono de Atenas; Apolo miente y asegura a Juto que la primera persona que vea a la salida del templo es su hijo. En efecto, Ion fue la primera persona que Juto vio tras el vaticinio de Febo, y éste saltó a sus brazos llamándole hijo. Luego se realizó un banquete como celebración, mientras Creúsa trataba de conocer el destino del hijo que concibió con Apolo, sin resultado. Al final de la historia, Atenea se les aparece para decirles la verdad, es decir, que Ion es realmente hijo de Creúsa y de Apolo.

ReferenciasEditar

  1. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica, 3, 15, 1.

Enlaces externosEditar