Criptorquidia

La criptorquidia es un trastorno del desarrollo en los mamíferos que consiste en el descenso incompleto de uno o ambos testículos a través del canal inguinal hacia el escroto. El término procede del griego κρυπτός “kryptós” (escondido) y ορχίς “orjís” (testículo).

Criptorquidia
Ultrasound Scan ND 0118093937 0944220.png
Especialidad genética médica
Criptorquidia inguinal derecha en un Chihuahua justo antes de la cirugía. A la derecha se puede ver donde se encuentra el testículo inguinal.

FisiologíaEditar

 
Escroto hipoplásico, un hallazgo exploratorio característico de los pacientes con criptorquidia.

El descenso testicular por el canal inguinal comienza a observarse a partir de la octava semana tras la concepción, estando totalmente completado el proceso a las 40 semanas. El descenso testicular tiene lugar en dos fases:

  1. El testículo desciende desde la posición en el interior del abdomen hasta el anillo inguinal interno. El proceso termina en la semana 12 de gestación, quedándose en este estado hasta las semanas 26-28. Se trata de un proceso que no es dependiente del nivel de andrógenos.
  2. Es en la segunda fase cuando el testículo desciende hacia el escroto. Sucede en el tercer trimestre de embarazo pudiéndose también dar en los primeros meses tras el parto. En este caso, es un proceso dependiente de andrógenos.[1]

Tratamiento y pronósticoEditar

 
Cirugía de corrección de criptorquidia (orquidopexia). La imagen muestra un testículo en localización inguinal, liberado, y un instrumento quirúrgico preparando el camino para el descenso del testículo hasta la bolsa escrotal.

Dado que la bolsa cumple la función de mantener los órganos separados del resto del abdomen pues son muy sensibles a la temperatura, la criptorquidia debe diagnosticarse tempranamente y resolverse lo más pronto posible, preferiblemente en la infancia, entre los 6 a 9 meses de edad. La mayoría de los casos reciben tratamientos hormonales o quirúrgicos.

Si no se atiende de manera oportuna, pueden surgir una serie de complicaciones o riesgos asociados a la criptorquidia:

  • Problemas de fertilidad (esterilidad ): para que se formen correctamente los espermatozoides los testículos deben estar a una temperatura inferior que la temperatura corporal (menos de 36,5 °C), de ahí su localización normal en la bolsa escrotal. Pero en este caso, las temperaturas altas de la cavidad pélvica destruyen las células que participan en las etapas iniciales de la espermatogénesis.[2]​ Aunque la cirugía no revierte completamente esta complicación, sí mejora significativamente la fertilidad. Por otra parte, los testículos criptorquídicos suelen presentar una disociación total o parcial de la vía espermática.[3]
  • Malignización: la criptorquidia incrementa en cuatro o cinco veces el riesgo de cáncer de testículo (seminoma) respecto a la población sin este problema. Además, debido a la dificultad para palpar el testículo este cáncer se diagnostica más tarde.
  • Hernia inguinal: por la alteración del canal inguinal.
  • Torsión testicular: se trata de un problema en el que el testículo puede girar sobre sí mismo y producir una interrupción de la llegada de sangre al testículo por los vasos sanguíneos, dando lugar a muerte celular y necrosis testicular. Esta torsión es más frecuente en niños con criptorquidia.
  • Menor tamaño testicular: debido a la criptorquidia pueden presentar un crecimiento anormal.
  • Efectos psicológicos del “escroto vacío” en el adolescente y adulto.

En ciertas especies como el perro, la criptorquidia es hereditaria y por ese motivo los ejemplares que la padecen son descartados para la reproducción.

EtiologíaEditar

Si nos basamos en la hipótesis de que los compuestos medioambientales pueden inducir criptorquidia, son de relevancia analizar los datos de exposición y acúmulo de compuestos químicos organoclorados (DDT/DDE) y otros pesticidas en el cordón umbilical, en la placenta y en la leche materna. A dichos compuestos es atribuida una actividad hormonal anormal durante el desarrollo genitourinario del individuo varón.[4]

 
Testículo intraabdominal, identificado durante una laparoscopia exploradora realizada en un paciente de 1 año de edad por testículo no palpable. Se observa una disociación completa de la vía espermática, hallazgo característico de la criptorquidia.

ReferenciasEditar

  1. Hutson JM, Hasthorpe S,Heyns C. Anatomical and functional aspects of testicular descent and cryptorchidism. Endocr Rev 1997; 18 (2): 259-280
  2. Gerard J. Tortora. Principios de Anatomía y Fisiología (Novena edición). Oxford University Press.
  3. Arredondo Montero, Javier; Ayuso González, Lidia; Hernández-Martín, Sara; Bronte Anaut, Mónica (2022-05). «Cryptorchidism and spermatic pathway complete dissociation». ANZ journal of surgery 92 (5): 1273-1274. ISSN 1445-2197. PMID 34658122. doi:10.1111/ans.17281. Consultado el 29 de agosto de 2022. 
  4. Olmos Ruíz, Begoña T. (2005). Exposición medioambiental a xenoestrógenos y riesgo de criptorquídia e hipospadias. Editorial de la Universidad de Granada. http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/581/1/15401133.pdf.

Véase tambiénEditar