Abrir menú principal

Cristóbal de Santa Catalina (Mérida, 25 de julio de 1638-Córdoba, 24 de julio de 1690) fue un sacerdote eremita que vivió su vida en la práctica de la oración y el silencio, además de fundar la congregación de Franciscanas Hospitalarias de Jesús Nazareno. Murió por infección de la epidemia del cólera.

Cristóbal de Santa Catalina
Cristóbal de Santa Catalina.jpg
Beato
Nacimiento 25 de julio de 1638
Mérida,
Fallecimiento 24 de julio de 1690 (51 años)
Córdoba (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Venerado en Iglesia católica
Beatificación 7 de abril del 2013 por Francisco
Orden religiosa Tercera Orden de San Francisco Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 24 de julio

Datos biográficosEditar

Cristóbal López de Valladolid[1]​ nació el 25 de julio de 1638 en Mérida, España en el seno de una familia sencilla, fue educado en los principios cristianos. Siempre estuvo atento a ayudar a los necesitados durante la guerra hispano-portuguesa (1640-1668), su carácter y su modo de vida le caracterizaron siempre. De joven sirvió de monaguillo en la parroquia de su pueblo e hizo voluntariado en el hospital. Según su biografo lo define como “un ángel solícito por todos, en medio de los horrores de la guerra, siendo el consuelo universal de aquel tercio español”.[2]​ Siendo sacerdote fue enviado al eremitorio El Bañuelo (Córdoba) donde se dedicaría a la vida de oración, silencio y penitencia, después le enviaron como apoyo a los sacerdotes castrenses.

En 1670 profesó en la Tercera Orden de San Francisco, imponiéndose el nombre "de Santa Catalina". De una cofradía recibió el noble regalo de un hospital de pequeñas dimensiones donde daba asistencia a los necesitados. Viendo los pobladores las intenciones del sacerdote, se decidieron ayudar en la misión que él llevaba a través del hospital; posteriormente fundó la Congregación de Franciscanas Hospitalaria de Jesús Nazareno.

MuerteEditar

En 1690 la ciudad es infestada por la epidemía del cólera, él en su afan de ayudar a los enfermos quedó contagiado y el 24 de julio en su agonía dictó a sus hermanos y hermanas su testamento espiritual:

Pido con todo encarecimiento a sus caridades, que atiendan ante todo a la honra y gloria del Señor. Y procuren guardar el Instituto con gran humildad de sí mismos y con gran caridad de los pobres, amándose unidos en el Señor

BeatificaciónEditar

El milagro comprobado que le permitió la beatificación fue lograr el nacimiento de un bebé después de sufrir a las diesisiete semanas de gestación una rotura prematura de membranas con perdidas de líquido amniótico; las religiosas que fundó el Padre, rezarón al Venerable y se logró la sanación. El entonces papa Benedicto XVI aprobó el 20 de diciembre del 2012 el decreto que reconocía el milagro. Su beatificación se ha llevado a cabo durante el papado de Su Santidad Francisco.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Hermanas Franciscanas, Hospitalarias. «Padre Cristóbal». 
  2. Catholic.net. «Cristóbal de Santa Catalina, Beato» (digital). 

Enlaces externosEditar