Abrir menú principal

Cuando quiero llorar no lloro (Los Victorinos)

serie de televisión

Cuando quiero llorar no lloro, más conocida como Los Victorinos, fue una serie colombiana emitida entre abril[1]​ y agosto[2]​ de 1991. Fue producida por RTI Televisión y basada en la novela homónima del escritor venezolano Miguel Otero Silva. Generó una enorme polémica y fue a la vez un gran éxito, que años después inspiró un remake, titulado Los Victorinos, producido para Telemundo en 2009, y en 2010 Tres Milagros, de RCN, contando en esta ocasión la vida de tres mujeres de diferentes clases sociales.

SinopsisEditar

El 8 de noviembre de 1963, nacen en Bogotá tres niños, uno rico, uno de clase media, y otro pobre. A la mamá del niño de clase alta, doña Sara Koppel de Umaña, un famoso mentalista, conocido como el Profesor Reinhart le había pronosticado meses atrás que iba a quedar embarazada, que su hijo se llamaría Victorino, y que aquel día nacerían otros dos bebés a los que bautizarían con el mismo nombre. Reinhart sentenció además el destino trágico que les esperaba: "Cuando Victorino se encuentre con Victorino y Victorino, Victorino morirá..." En la sesión en la que el vidente hizo aquel terrible vaticinio, predijo también que el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy sería asesinado antes de que terminara el año.

Victorino Umaña Koppel nace prematuramente el 8 de noviembre, en una elegante clínica del norte de la ciudad, debido a que su madre tuvo un accidente automovilístico mientras espiaba a su esposo Rodrigo, que se fugaba con una amante en un supuesto viaje de trabajo. El niño es bautizado de inmediato pues se teme que muera, y Sara descubre aterrada al volver en sí que le han puesto el nombre profetizado por Reinhart.

A la misma hora nace Victorino Perdomo Rangel, en un hospital público del centro de la capital. Sus padres son Rómulo Perdomo, un peluquero del barrio Quiroga, ferviente militante de la ANAPO, y Consuelo Rangel, una ama de casa. Los Perdomo ya tienen dos niñas, Carola y María Eugenia, bautizadas así en honor a la esposa y a la hija del general Gustavo Rojas Pinilla. Cuando se produce el parto, se aprecia que doña Consuelo Rangel es la misma mujer que estaba en el público de la sesión en la que el vidente Reinhart hizo sus predicciones.

Simultáneamente nace Victorino Moya en un tugurio en los cerros de la ciudad. Su mamá, Rubelia, es empleada doméstica en la casa de los Umaña. El padre del bebé, Ceferino, la abandonó para irse a buscar guacas en los Llanos Orientales, y ella actualmente vive con otro hombre, Facundo, un obrero que la golpea cada que llega borracho. Con él tiene luego dos hijos más, Mireya y Guillermo.

Con el pasar de los años, cada familia vive realidades completamente distintas. Victorino Umaña goza de todos los privilegios de haber nacido en la alta sociedad. Estudia en los mejores colegios, viaja por todo el mundo, va de fiesta en fiesta, y derrocha lujos en compañía de su prima Ana María Londoño y de su amigo "Juancho" Alzate. A pesar de que Sara ha guardado celosamente el secreto de la profecía de Reinhart, Victorino logra enterarse, al descubrir un papel en el que el mentalista la escribió y se la dio a su madre. De allí en adelante hace todo lo que está a su alcance para buscar y encontrar a los otros dos Victorinos, desafiando al destino. Luego de muchas averiguaciones, los localiza, pero no alcanzan a reunirse los tres en un solo lugar. Entretanto, se mete en una serie de problemas y escándalos, se casa con Ana María (que luego le es infiel con Juancho Alzate), y se involucra en negocios ilegales con un narcotraficante.

Victorino Perdomo muestra desde niño grandes habilidades artísticas, y una vez ingresa a estudiar al seminario (pues su padre no tiene recursos para pagarle un colegio privado), es apoyado por el padre Lajarreta. Debido a su espíritu inconforme, se ve envuelto en polémicas con las directivas de la institución y finalmente es expulsado, a tiempo que Rómulo Perdomo es enviado a la cárcel por persecuciones políticas. Victorino obtiene un cupo para estudiar arquitectura en la Universidad Nacional. Allí, entra en contacto con las ideas de izquierda y debido a la influencia de su novia, María Helena -alias "Rosana"-, ingresa a un grupo guerrillero llamado Defensa Popular. Uno de los planes de los guerrilleros es el de asaltar un banco.

Victorino Moya crece en medio de la miseria, y sin oportunidades de estudiar, se convierte en delincuente, junto con su entrañable amigo El Negro. Al no ser capaz de soportar las golpizas que le propina Facundo a Rubelia y los abusos sexuales a Mireya, Victorino asesina a su padrastro. Ya adolescente, hace parte de la pandilla de Perroloco y "El Buey", y es objeto de una violación. Después se une a la banda de criminales comandada por El Ciego, Rapidol y El Ganso. Como una prueba de lealtad, los jefes le ordenan a Moya que mate a su amigo El Negro, Victorino se niega, pero poco después aparece muerto El Negro. Victorino es arrestado luego de vengar a su amigo, y en la prisión se encuentra con su padre, Ceferino, quien lo ayuda a sobrevivir en ese lugar. Una vez queda en libertad, le es encomendada la misión de asesinar a un reconocido narcotraficante.

En 1983, cuando los tres Victorinos ya han cumplido 20 años, se produce el fatal encuentro. Victorino Umaña, Juancho Alzate y el pez gordo del narcotráfico acuden al "Banco Coreano" a gestionar un crédito que cubra la pérdida por un embarque de drogas que no llegó a su destino. Coincidencialmente, ese el mismo banco al que llegan Victorino Perdomo y otros guerrilleros con la intención de robar la caja fuerte, y allí aparece también Victorino Moya a matar al narcotraficante. En el intercambio de disparos entre los guardias de seguridad, la Policía, los guerrilleros y el sicario, perecen el mafioso, Juancho Alzate, varios clientes y Victorino Perdomo. Victorino Moya es herido mortalmente, y aunque escapa con vida, muere desangrado mientras trata de llegar a su casa. Victorino Umaña sale ileso. Al volver a su apartamento le confirma a Ana María que Juancho Alzate murió en el tiroteo, y le cuenta además que los dos deben huir porque están en bancarrota. Ella se enfurece, le confiesa que le fue infiel con el difunto y le dice no lo ama. Inmediatamente sale del apartamento. Victorino, desilusionado, saca un arma de fuego y se suicida, en el preciso instante en que Ana María regresa, aparentemente arrepentida de lo que había dicho, pero ya es demasiado tarde para evitar la tragedia.

El sepelio de los tres Victorinos se lleva a cabo el mismo día en el Cementerio Central, sin que ninguna de las tres familias sepa lo que le ha sucedido a las otras. Victorino Umaña es sepultado en un lujoso mausoleo, Victorino Perdomo en una bóveda de alquiler, "escoltado" por una docena de guerrilleros encapuchados, y Victorino Moya en una fosa del sector más pobre del camposanto. A la salida, las tres madres se encuentran en la puerta.

Acogida y controversiaEditar

Aunque fue emitida con su título original, Carlos Duplat consideraba que éste era muy largo, por lo que sugirió que se cambiara a Los Victorinos, algo a lo que R.T.I. se negó, excepto en la comercialización para venta y alquiler en videotiendas de un resumen de tres horas, en formato VHS.[3]​ Si bien la serie tuvo altos índices de sintonía, fue objeto de encendidas polémicas y miles de críticas por parte de los expertos y de los televidentes, debido a la crudeza de las escenas de sexo y violencia que se presentaron. Luego de dos meses, y con nueve capítulos emitidos, el Consejo Nacional de Televisión (transformado después en Comisión Nacional de Televisión) determinó su salida del aire durante cuatro semanas, contadas a partir del 30 de junio de 1991.[4]​ Se permitió que el programa regresara el 28 de julio, pero un horario más adecuado para su temática (de 9:45 a 10:45 pm, por la Cadena Uno). El último episodio se emitió el 18 de agosto de 1991.[2]

ElencoEditar

Actor/Actriz Personaje Descripción
David Guerrero Victorino Umaña Clase alta.
Ricardo Gómez Escobar Victorino Perdomo Clase media.
Ramiro Meneses Victorino Moya Clase baja.
Omar Sánchez Profesor Norman Reinhart
Maribel Abello Sara Kopell Madre de Victorino Umaña.
Jorge Emilio Salazar Rodrigo Umaña Padre de Victorino Umaña.
Margalida Castro Rosalía Koppel Tía abuela de Victorino Umaña.
Carlos Duplat Juan Koppel Abuelo de Victorino Umaña.
Alexandra Restrepo Ana María Londoño Kopell Prima y esposa de Victorino Umaña.
Andrés Marulanda Juan Andrés Alzate "Juancho" Mejor amigo de Victorino Umaña.
Edgardo Román Rómulo Perdomo Padre de Victorino Perdomo.
Patricia Grisales Consuelo Rangel de Perdomo Madre de Victorino Perdomo.
María Fernanda Martínez María Helena "Rosana" Novia de Victorino Perdomo.
Luis Fernando Montoya Padre Agustín Lajarreta Mentor de Victorino Perdomo.
Adelaida Otálora Rubelia Moya Madre de Victorino Moya.
Álvaro Rodríguez Facundo Padrastro de Victorino Moya.
Luces Velásquez "La Mona" Amiga y amante de Victorino Moya.
Jorge Herrera "El Ciego" Jefe de Victorino Moya en el hampa.
Ulises Colmenares El Negro Amigo de Victorino Moya.
Francisco Martínez Alvarado Heriberto Ronderos Compañero de celda de Victorino Moya.
Jesús E. Sandoval Victorino Umaña (adolescente)
Jorge Iván "Tito" Duarte Victorino Perdomo (adolescente)
Heyvars González Victorino Moya (adolescente)
Lucas Cristo Victorino Umaña (niño)
Manolo Cruz Victorino Perdomo (niño)
Larry Guillermo Mejía Victorino Moya (niño)
Ana Victoria Beltrán Ana María Londoño Kopell (niña)
Julián Román "El Negro" (niño)
Talú Quintero Elvira
Horacio Tavera 'Rapidol'
Waldo Urrego Edmundo de la Rosa
Carolina Vivas Nancy
Marco Antonio López
Fernando Arévalo
Alejandro Muñoz Ceferino Padre de Victorino Moya.
Carlos A. Ortiz
Ricardo Prado
Jorge H. Perdomo

Otras versionesEditar

Premios y NominacionesEditar

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c [Tres Victorinos Distintos y un solo Misterio, Revista Elenco, de El Tiempo, N° 597, 25 de abril de 1991. P. 1, 8-10]
  2. a b c d «Revista Elenco, de El Tiempo, 15 de agosto de 1991». 
  3. https://www.youtube.com/watch?v=ZEAgrtIVrlM
  4. [Victorinos: Vicio y Violencia. Revista Elenco, de El Tiempo, N° 606, 27 de junio de 1991. P. 1, 3, 8-11, 17]