Abrir menú principal

Darío el Medo

Personaje bíblico

Darío el Medo, según el libro bíblico de Daniel, fue rey en Babilonia tras la conquista de la ciudad por los persas. Se lo ubica entre el rey babilónico Belsasar, hijo de Nabónido, y el persa Ciro, conquistador de Babilonia. La única mención del personaje es el citado libro de Daniel, una obra escrita en el siglo II a. C.,[1][2]​ y textos derivados del mismo. Las fuentes contemporáneas indican claramente que Darío el medo no existió ya que Ciro sucedió a Belsasar.[3]​ Algunos autores fundamentalistas, sin embargo, lo consideran un personaje histórico.[4][5]

En la BibliaEditar

El relato bíblico proporciona la siguiente información sobre este personaje:

  • Era de origen medo (Daniel 9:1).
  • Hijo de Asuero (Daniel 9:1).
  • Tomó el reino de los caldeos a la edad de 62 años (Daniel 5:31).
  • Su gobierno duró más de un año (Daniel 9:1).
  • No es Ciro (Daniel 6:28).

En la HistoriaEditar

Las fuentes datan la conquista de Babilonia a mano de los persas en el año 539 a. C.[6]

El Imperio medo se convirtió en una potencia importante del Cercano Oriente en 612 a. C. cuando colaboró con Babilonia en la destrucción del Imperio Asirio. Según las fuentes contemporáneas, textos babilónicos datados en 553 a. C. y 550 a. C., los medos fueron conquistados por el rey de Anshan; Ciro, lo cual también es mencionado en las fuentes griegas posteriores. Ciro extendió el Imperio medo - persa desde el Mediterráneo, con la conquista de Lidia, hasta el Asia Central. Asegurado su poder, se volvió contra Babilonia.[7]

Las fuentes más importantes y contemporáneas de la conquista de Babilonia, son la llamada Crónica de Nabónido (quien fue el últmo rey de Babilonia), el Cilindro de Ciro y el reporte en verso de Nabónido, probablemente redactado por indicación del mismo Ciro.[7]

Según estos textos, Ciro comenzó su marcha contra Babilonia en 539 a. C., aprovechando las tensiones internas entre los sacerdotes de Marduk, el rey Nabónido y el príncipe heredero Belsasar El 10 de octubre de 539 a. C., Ciro derrotó a los babilonios en Opis y el 12 del mismo mes Ugbaru, el gobernador de Gutium, conocido como Gobryas en las fuentes griegas, se pasó al bando de los persas y entró en la ciudad (de Babilonia) sin combate. Pocos días más tarde, el propio Ciro ingresó a Babilonia por la Puerta de Istar y fue aclamado como Rey de Babilonia. Nabónido fue capturado y se le perdonò la vida, pero nada se dice en las fuentes sobre el destino de Belsasar.

Ningún historiador especializado en los imperios del Cercano Oriente (Asiria, Babilonia y Persia) considera al Libro de Daniel como fuente histórica. El consenso académico es que Daniel nunca existió y que el autor del libro, quien vivió en los tiempos de Antíoco Epífanes (175 a. C - 164 a. C.), tomó el nombre de un personaje legendario mencionado en el Libro de Ezequiel.[8][9]

En 1935, H. H. Rowley demostró en su estudio: Darius the Mede and the Four World Empires, que este personaje no podía identificarse con ningún soberano histórico en el tiempo y lugar asignado por el Libro de Daniel,[10]​ ya que los capítulos 5 y 6 de Daniel, son relatos folklóricos basados en tipos propios de la literatura del Cercano Oriente, en sus giros lingüísticos y sus convenciones reiteran formas propias de los cuentos de la época. La narración de Daniel en el foso de los leones, por ejemplo, sigue de cerca el cuento llamado "Ludlul-bel-nemeqi", donde un cortesano sufre la envidia de sus compañeros y es reivindicado finalmente por obra de un dios; el foso de los leones, es una metáfora babilónica que indica los cortesanos rivales, el autor de Daniel hizo de ella, un suceso "real"[11]

El capítulo 9 de libro se refiere a la duración del exilio, que Jeremías fijaba en setenta años, y lo interpreta en el sentido de semanas de años. Allí, en un contexto apocalìptico, se fija la profecía como dada en el primer año de Darío hijo de Asuero, un medo. Este rey ficticio es una figura compuesta sobre los reyes persas llamados Darío, que eran personajes poco conocidos para el autor, y el nombre Asuero (en hebreo אֲחַשְׁוֵרוֹשׁ, 'ʼAḥašvērōš') que procede del antiguo persa Xšaya.āršan (en persa cuneiforme: 𐎧𐏁𐎹𐎠𐎼𐏁𐎠𐎴, ) que equivale al griego Xerxes (Ξέρξης) o sea Jerjes. Este último, ampliamente utilizado en la literatura apócrifa y legendaria, se volvió una especie de nombre estándar para los soberanos persas. [12][13]

IdentificaciónEditar

Si bien Darío el medo es considerado como ficticio, no han faltado intentos de identificarlo con figuras históricas, bien sea para demostrar la historicidad de Daniel o bien para rastrear el origen del personaje. Entre los intentos más conocidos están:

  • Darío, el Grande (hijo de Histaspes) quien vivió entre 550 a. C. y 486 a. C. y fue el tercer Gran Rey Aqueménida entre 521 y 486 a. C. Figura muy importante en la historia judía por su autorización para reconstruir el Templo de Jerusalén. Es posible que el hecho de que Darío haya reconquistado Babilonia después de una rebelión, influyese sobre la creación de personaje literario. El autor de Daniel, considerando la profecía de Jeremías 51: 11 e Isaías 13:17 donde se aseguraba que los medos destruirían Babilonia, utilizó a Darío, qiene en realidad era un persa, como el conquistador de la ciudad para que cuadrase con su esquema de la historia universal tal como aparece en el episodio del Sueño de Nabucodonosor (Daniel 2). [10]
  • Astiages, según lo interpretó el historiador judío del siglo I, Flavio Josefo y popularizó Jerónimo. Astiages fue el último rey de Media, derrotado por Ciro, y su padre se llamó Ciajares. No hay constancia de que estuviese presente, o incluso vivo, en la conquista de Babilonia.[10]
  • Ciro, según Wiseman, quien interpreta Daniel 6:28 como diciendo: "Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío, (es decir) el reinado de Ciro el persa. "
  • Gubaru (o Ugbaru, llamado Gobrias), el general que entró en Babilonia antes de la llegada de Ciro.

Notas y referenciasEditar

  1. Collins, John ((2002)). "Current Issues in the Study of Daniel". en The Book of Daniel: Composition and Reception. (en inglés). BRILL. p. 2. ISBN 978-9004116757.
  2. «The Book of Daniel / Old Testament». 
  3. Coleman, G. Byrns (1990). «"Darius"». Mills, Watson E.; Bullard, Roger Aubrey, ed. Mercer Dictionary of the Bible. (en inglés). Mercer University Press. ISBN 9780865543737. 
  4. «Darío el Medo: Una aproximación histórica». 
  5. Varela, Christian (2016). «Un Analisis De La Identidad De Dario El Medo del Libro De Daniel». EL PUEBLO DEL PACTO Hechos Destacados de la Historia de Israel (DESCUBRA EDICIONES, Libertador San Martin, Entre Ríos, Argentina). 
  6. Tablilla cuneiforme "VAT 4956"
  7. a b Waters, Matt . (2014). Ancient Persia: A Concise History of the Achaemenid Empire, 550–330 BCE. (en inglés). Cambridge University Press. p. 38 - 39, 43. ISBN 9781107652729. 
  8. Collins, John J (1984). Daniel: With an Introduction to Apocalyptic Literature. (en inglés). Eerdmans. p. 419 - 420. ISBN 9780802800206. 
  9. Seow, C.L. . (2003). Daniel (en inglés). John Knox Press. p. 3, 4. ISBN 9780664256753. 
  10. a b c Newsom, Carol A; Breed, Brennan W (2014). Daniel: A Commentary. (en inglés). Presbyterian Publishing Corp. p. 192. ISBN 9780664220808. 
  11. Van Der Toorn, Karel (2001). «"Scholars at the Oriental Court"». John J.; Flint, Peter W.; VanEpps, Cameron (eds.). The Book of Daniel: Composition and Reception. 
  12. Levine., Amy-Jill (2010). «"Daniel".». Coogan, Michael D.; Brettler, Marc Z.; Newsom, Carol A. (eds.). The new Oxford annotated Bible with the Apocryphal/Deuterocanonical books : New Revised Standard Version. 
  13. Ahasuerus en JewishEncyclopedia.com