Uno de los dead drops de Aram Bartholl instalados en Brooklyn.

Un dead drop USB es un dispositivo USB colocado en un lugar público.[1][2]​ Por ejemplo, una memoria USB puede instalarse en un muro de ladrillos fijándose con cemento de secado rápido.[3]​ El nombre proviene del método de comunicación entre espías dead drop. Los dispositivos son considerados redes de intercambio de datos P2P anónimas y offline.

Como principal función propone el intercambio de archivos y de documentos en "el único espacio realmente público: los muros de cemento de la ciudad", a través de memorias USB.[4]

HistoriaEditar

Aram Bartroll es un artista berlinés quien en su estancia en la ciudad de Nueva York creó el proyecto. Han pasado más de cinco años desde que el alemán incrustara su primer USB en las calles de Nueva York.Hoy, su "red offline" cuenta con más de 1.630 dispositivos USB y más de 12.000 gigas de información, y ha logrado volverse global.Hay información oculta en muros de edificios de todo el mundo: desde Senegal hasta Tasmania, pasando por Japón, Islandia, China o Kazajistán.

También en América Latina: Nicaragua, El Salvador, México, Colombia, Argentina, Chile o Ecuador forman parte de la "red offline anónima", tal y como la definió su creador, el artista alemán Aram Bartholl.[5]

ReferenciasEditar

  1. Hern, Alex (8 de marzo de 2015). «Dead Drops: what to do if you see a USB stick sticking out of a wall». The Guardian. Consultado el 9 de marzo de 2015. 
  2. «Dead Drops: Bizarre new artwork embeds USB sticks in buildings». Mail Online. 3 de noviembre de 2010. 
  3. «How to make your own». Deaddrops.com. 10 de junio de 2013. Consultado el 25 de junio de 2013. 
  4. Lucía Blasco (1 de abril de 2016). «Dead Drops». BBC. Consultado el 4 de abril de 2016. 
  5. «Paises con Dead Drops». BBC. 1 de abril de 2016. Consultado el 1 de abril de 2016.