Delia Magaña

actriz, bailarina y cantante mexicana

Gudelia Flores Magaña (Ciudad de México, 2 de febrero de 1903-Ciudad de México, 31 de marzo de 1996), conocida como Delia Magaña o La Tostada, fue una actriz, cantante, bailarina y comediante mexicana. Participó en el teatro de revista mexicano.

Delia Magaña
Delia Magaña.jpg
Magaña en 1929.
Información personal
Nombre de nacimiento Gudelia Flores Magaña
Nacimiento 2 de febrero de 1903
Ciudad de México, México
Fallecimiento 31 de marzo de 1996 (93 años)
Ciudad de México, México
Causa de muerte Neumonía Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Mexicana
Familia
Pareja Roberto «El Panzón» Soto
Información profesional
Ocupación Cantante, actriz de televisión, actriz de cine y actriz de teatro Ver y modificar los datos en Wikidata
Instrumento Voz Ver y modificar los datos en Wikidata

Biografía y carreraEditar

Gudelia Flores Magaña nació el 2 de febrero de 1903 en Ciudad de México, aunque otras fuentes citan que en realidad fue en el año 1906. Sus padres fueron María Magaña y Vicente Flores, quién era contador. A mediados de 1923, el cine Salón rojo y el diario El Demócrata organizarón un concurso de baile, en el que Magaña decidió inscribirse con el nombre de Celia Hoyo, logrando ganar en una de las categorías y alcanzando el segundo lugar en otra de ellas. El director de escena Ricardo Beltri, uno de los jurados, la recomendo en la compañía típica mexicana de revistas y zarzuelas, en donde hizo su debut el 25 de agosto de 1923 en la obra La empleada más apta, decidiendo así abandonar la carrera de secretaria bancaria que se encontraba cursando.

 
Magaña en 1929.

Dos años después de su debut se estrena el Mexican Rataplán del empresario teatral José Campillo, con Roberto Soto, Lupe Vélez y Delia, una parodia del bataclán francés que alcanzó un inusitado éxito y elevó a la categoría de divas a la Vélez y la propia Magaña, poco después inicia una gira por Centroamérica. En 1929 el productor Robert J. Flaherty llega a México a instancias de la Fox para seleccionar a una nueva estrella. Nada más ver a Delia la invita a hacer un casting, pero por pura timidez esta le da plantón tres veces. «Me encontré en el salón con tantas muchachas bonitas y elegantes, casi todas de la mejor sociedad de México -se explicaría ella pasado el tiempo-, que temí un desaire». Cuando finalmente asiste a la audición, Flaherty la invita a un cabaret y tras pedir una botella de champán, le dice: «Magañita (como se la conocía entonces), dentro de un año espero que usted me invite a su hogar de Hollywood a tomar una copa de champán.» Dos semanas justas después recibió el contrato por correo y partió a Estados Unidos, junto a otra seleccionada: Lupita Tovar.[1]​ En aquella época triunfaban con gran éxito en la meca del cine: Dolores del Río y su primo Ramón Novarro y empezaban a despuntar Lupe Vélez, ex compañera de Magaña en teatro, y Gilbert Roland; todos ellos mexicanos.

A su llegada a Hollywood se organizó para presentarla un cóctel entre cuyos asistentes figuraban Charles Chaplin y Mary Pickford. Poco después empezó a trabajar y llegó a filmar una docena de títulos, pero al no poder adaptarse al medio decide regresar a México, en donde ya tenía un lugar de renombre en el teatro frívolo, haciendo las delicias de los asistentes con sus excelentes imitaciones de, entre otras, Carmen Miranda, Josephine Baker y Lupe Vélez, quien alguna vez asistió a verla, poniéndose furiosa por la imitación de su persona. La diva no se calmó hasta que le recordaron que ella misma había iniciado su carrera haciendo imitaciones de las actrices más importantes de la época.

Participa en la Época de Oro del cine mexicano debutando Delia en 1934 en la cinta La sangre manda, pero su creciente éxito en el teatro le impide aceptar más proyectos. Aún así fue quien mejor supo dar la réplica a Roberto Soto, con quien vivió en unión libre.[2]​ Es hasta los años 40 que empieza a forjar una carrera en el cine con papeles de apoyo, los mismo para comediantes consagrados en cine como Joaquín Pardavé en El gran makakikus (1944) y Mario Moreno “Cantinflas” en El siete machos (1951), como para los entonces debutantes Germán Valdés “Tin Tan”, de quien fue dama joven en su primera película: El hijo desobediente (1945), Adalberto Martínez "Resortes" en Voces de primavera (1947) y Manuel Palacios “Manolín” y Estanislao Shilinsky en Dos de la vida airada (1948). Sin embargo sus papeles más recordados fueron el de “la bicha”, que interpretó en ¡Esquina bajan! (1948) y Hay lugar para dos (1949) de Alejandro Galindo, cintas protagonizadas por David Silva y sobre todo con el de la teporocha “la tostada”, novia del “topillos” (Pedro de Urdimalas) e inseparable pareja de “la Guayaba”, interpretada magistralmente por una antigua compañera de teatro: Amelia Wilhelmy, en las películas Nosotros los pobres (1947) y Ustedes los ricos (1948), de Ismael Rodríguez y con un elenco de lujo que incluía a Pedro Infante, Blanca Estela Pavón, Evita Muñoz «Chachita», Carmen Montejo, Katy Jurado y Miguel Inclán. También trabajó en televisión, participando en las telenovelas Una noche sin mañana, El medio pelo, Sublime redención, Un original y veinte copias y La voz de la tierra. La última telenovela en la que participó fue la producción de época Senda de gloria, que a su vez fue su penúltimo trabajo como actriz.

Delia Magaña participó en telenovelas como. Yara en (1979) y siguió trabajando hasta finalizar la década de los 80, se retira definitivamente en 1990 y muere en la Ciudad de México el 31 de marzo de 1996, víctima de una neumonía. Por su contribución al cine norteamericano su nombre y huella se conservan en la acera del Teatro Chino, en el paseo de la fama de Hollywood.

ReconocimientosEditar

Diosas de Plata PECIMEEditar

Año Categoría Película Resultado
1979 Mejor actuación en comedia Las noches de la paloma Ganadora[3]

BibliografíaEditar

  • Miguel Ángel Morales, Cómicos de México, Panorama Editorial, 1987, ISBN 9683801757, 9789683801753.
  • Dueñas Herrera, Las divas en el teatro de revista mexicano, Archivo histórico testimonial, Asociación Mexicana de Estudios Fonográficos, 1994.
  • Varios, SOMOS: Las reinas de la risa, Editorial Televisa, S. A. de C. V., México, febrero de 2002, Año 12, Número 216.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar