Departamento de Transporte de los Estados Unidos

departamento federal ejecutivo estadounidense

El Departamento de Transporte de los Estados Unidos (en inglés: Department of Transportation; acrónimo: DOT o USDOT incluso DOT-US) es un departamento del Gabinete federal del gobierno de los Estados Unidos encargado del transporte. Fue fundado por el Congreso el 15 de octubre de 1966 y comenzó a operar el 1 de abril del siguiente año. Está controlado por la Secretaría de Transporte de los Estados Unidos.

Departamento de Transporte de los
Estados Unidos
United States Department of Transportation

Sello del Departamento

273px
Sede del Departamento de Transporte en Washington D. C., Estados Unidos.
Localización
País Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Coordenadas 38°52′33″N 77°00′10″O / 38.875811111111, -77.00285
Información general
Sigla DOT, USDOT, DOT-US
Jurisdicción Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Tipo Departamentos Ejecutivos Federales de Estados Unidos
Sede Bandera de Estados Unidos Washington D. C., Estados Unidos
Organización
Secretario Pete Buttigieg
Depende de Gobierno federal de los Estados Unidos
Entidad superior ORCID
Dependencias
Empleados 58,622[cita requerida]
Presupuesto $87.,6 mil millones de USD (año fiscal 2021)
Historia
Fundación 1 de abril de 1967 (56 años)
[1]

Su misión es "Servir a Norteamérica brindando un sistema de transporte rápido, seguro, eficiente, accesible y conveniente que esté al tanto de nuestros intereses vitales a nivel nación y mejore la calidad de vida de la gente de Estados Unidos, hoy y siempre".

En algunos lugares, como la ferrocarrilera y la aviación, el gobierno federal ha tomado rienda completa usando los poderes de su Cláusula de Comercio y retractado virtualmente toda regulación a nivel local y nivel estado. Pero la construcción y mantenimiento de autopistas y redes de tránsito han sido siempre responsabilidad del gobierno del estado de EUA. El gobierno federal ha incrementado su actividad en políticas de transporte a través del aumento de impuestos federales y haciendo concesiones al gobierno federal para proyectos específicos. Pero técnicamente, la responsabilidad cotidiana y los resultados del proyecto recaen en los estados. De esta forma, la Administración Federal de Autopistas y la Administración Federal de Tránsito no construyen y operan caminos, sino que existen únicamente para repartir concesiones a los gobiernos de estado y para asegurarse de que esas concesiones sean usadas de una forma que fomente las políticas de transporte nacional. Por su puesto, la creciente confianza de los estados sobre las concesiones federales ha dado a los gobiernos de la federación un monto significativo de control indirecto sobre las políticas de transporte del estado mediante sus Cláusulas de Consumo.

Enlaces externos editar