Derecho a poseer armas

Derecho al uso de armas para distintas actividades

El derecho a la posesión de armas consiste en el derecho a la tenencia, uso y transporte de armas, con fines defensivos, deportivos, cinegéticos (como medio de supervivencia o deporte), escolta privada o de otra naturaleza, sin perjuicio de otras actividades legales que pudieran realizarse con las mismas.[1]

La inclusión de este derecho en una constitución escrita es poco común. En 1875, el 17 por ciento de las constituciones incluía el derecho a portar armas. Desde principios del siglo XX, "la proporción ha sido menos del 9 por ciento y está cayendo".[2]​ En la actualidad, de las casi 200 constituciones del mundo, tres siguen incluyendo el derecho a portar armas: Guatemala, México y los Estados Unidos; de estos tres, solo el último no incluye condiciones restrictivas explícitas.[3]

Este derecho suele estar asociado con Estados Unidos de América, donde está plénamente reconocido con pocas limitaciones por parte de la ley. Es el país donde hay más armas en manos de particulares que en cualquier otro país del mundo. En realidad sus orígenes son más antiguos y su interpretación original dista de la actual.[4][5]

La expresión original, en inglés, es "right to bear arms". El verbo "bear", polisémico, equivale aquí a "portar".[6]

Índice

HistoriaEditar

La Declaración de Derechos de 1689 permitió a los ciudadanos protestantes de Inglaterra "tener armas para su defensa adecuadas a sus condiciones y permitidas por la ley" y restringió la capacidad de la corona inglesa para tener un ejército permanente o interferir con el derecho de los protestantes a portar armas "cuando los papistas eran tanto armados como empleados contrarios a la ley" y establecieron que el Parlamento, no la Corona, podría regular el derecho a portar armas.[7][8]

Desde el uso inicial del término en el 1300, las armas han evolucionado y avanzado.[9]​ En el siglo XVII, las armas de fuego eran dispositivos relativamente nuevos para la guerra o para usos prácticos, como la caza, y las espadas, lanzas y otras armas manuales eran más frecuentes hasta el siglo XVIII.[9]​ En los siglos XIX y XX, las armas de fuego pasaron a prevalecer cuando se habla del concepto del derecho a guardar y portar armas.[10]

No existe derecho a portar armas de fuego en virtud del derecho internacional, en particular, no existe el derecho humano a la legítima defensa ni a sus medios. En cambio, los estados tienen la obligación de limitar razonablemente el acceso a las armas de fuego como parte de su deber de proteger el derecho a la vida.[11]

SeguroEditar

Suele ser habitual la obligación de poseer un seguro específico para comprar armas.

Abuso y desviaciónEditar

Pueden existir situaciones de abuso o desviación de derecho inicial, como el cobrar deudas privadas con armas.[12]

El derecho a poseer armas en el mundoEditar

La mayoría de los países tienen una política restrictiva sobre la tenencia de armas de fuego, y solo unas pocas legislaciones se categorizan como permisivas.[13]​ Las jurisdicciones que regulan el acceso a armas de fuego normalmente restringen el acceso a solo ciertas categorías de armas de fuego y luego restringen las categorías de personas a las que se les otorgará una licencia para tener acceso a un arma de fuego. En algunos países, como los Estados Unidos, el control de armas puede legislarse a nivel federal o local.

En 2007, se estimó que había, a nivel mundial, alrededor de 875 millones de armas pequeñas en manos de civiles, organismos encargados de hacer cumplir la ley y las fuerzas armadas.[14]​ De estas armas de fuego, 650 millones, o el 75%, están en manos de civiles.[14]​ Los civiles de EE. UU. Representan 270 millones de este total.[14]​ Otros 200 millones están controladas por fuerzas militares estatales.[15]​ Los organismos encargados de hacer cumplir la ley tienen unos 26 millones de armas pequeñas. Los grupos armados no estatales (como grupos insurgentes o milicias) tienen alrededor de 1,4 millones de armas de fuego.[15]​ Finalmente, los miembros de pandillas tienen entre 2 y 10 millones de armas pequeñas.[15]​ Juntos, los arsenales de armas pequeñas de los grupos armados no estatales y las pandillas representan, como máximo, el 1,4% del total mundial

Salvo algunas excepciones, la mayoría de los países del mundo permiten a los civiles comprar armas de fuego con ciertas restricciones.[16]​ Una encuesta de 2011 en 28 países de los cinco continentes[16]​ encontró que una distinción importante entre diferentes regímenes nacionales de regulación de armas de fuego es si la posesión de las mismas por parte de los civilesl se considera un derecho o un privilegio.[16]​ El estudio llegó a la conclusión de que tanto los Estados Unidos como Yemen eran distintos de los demás países encuestados al considerar que la posesión de armas de fuego era un derecho básico de los civiles y en tener regímenes más permisivos de armas de fuego en manos de civiles.[16]​ En los demás países incluidos en la muestra, la tenencia civil de armas de fuego se considera un privilegio y la legislación que rige la posesión de armas de fuego es, en consecuencia, más restrictiva.[16]

ArgentinaEditar

En la República Argentina rige la Ley Nacional de Armas y Explosivos', las normas que la modifican y sus decretos reglamentarios.[17]​ La autoridad de aplicación es el Registro Nacional de Armas, dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

En la Argentina se exige a los legítimos usuarios que cada 5 años demuestren el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • Inexistencia de antecedentes penales (certificación emitida por el registro nacional de reincidencia criminal).
  • Medios lícitos de vida (mediante recibo de sueldo, recibos de jubilación, o pagos de los tributos como trabajador autónomo).
  • Examen de idoneidad donde se evalúan los conocimientos teóricos, prácticos y legales, por parte de un instructor certificado en el RENAR, el examen debe hacerse en un polígono habilitado por RENAR.
  • Aptitud física para usar armas de fuego, avalada por un médico matriculado.
  • Aptitud psicológica para usar armas de fuego, avalada por un psicólogo o psiquiatra matriculado.

Las armas de fuego portátiles se clasifican para la legislación argentina en: armas de uso civil, armas de uso civil condicional y armas de uso civil prohibido. En las últimas categoría entran las escopetas con cañones de menos de 38 cm de largo, las armas con capacidad de realizar fuego totalmente automático (ametrallamiento), las municiones perforadoras, etc.

La credencial para portar armas es un trámite adicional que el RENAR autoriza solo en casos especiales.

AustraliaEditar

Las leyes de armas en Australia son principalmente la jurisdicción de los estados y territorios australianos, con la importación de armas reguladas por el gobierno federal. En las últimas dos décadas del siglo XX, después de varios eventos de asesinatos de alto perfil, el gobierno federal coordinó una legislación de armas de fuego más restrictiva con todos los gobiernos estatales. Las leyes de armas se alinearon en gran medida en 1996 por el Acuerdo Nacional de Armas de Fuego, aunque las variaciones del estado continúan desarrollándose.[18]

CanadáEditar

La legislación sobre armas en Canadá se basa en gran medida en la concesión de licencias y el registro. El registro de pistolas se convirtió en ley en 1934, y en 1951 se agregó el registro automático de armas de fuego. En 1969, las leyes clasificaron las armas de fuego como "no restringidas", "restringidas" y "prohibidas".[19]​ A partir de 1979, las personas que deseaban adquirir armas de fuego tenían que obtener un certificado de adquisición de armas de fuego (FAC) de su agencia policial local. De 1995 a 2012, todos los propietarios de armas de fuego tenían que poseer una licencia de armas de fuego (ya sea PAL, POL, FAC)[20]​ y todas las armas de fuego debían registrarse. En abril de 2012, se eliminó el requisito de registrar armas de fuego no restringidas en cada provincia y territorio, excepto en Quebec[21]​; el requisito de que todos los propietarios de armas de fuego posean una licencia válida de armas de fuego sigue siendo ley.[22]​ En 2015, el Tribunal Supremo de Canadá falló contra Quebec, eliminando por completo los registros de registro no restringidos. Sin embargo, el gobierno de Quebec recibió una copia parcial del registro federal de armas de fuego eliminado y aprobó el proyecto de ley 64 para crear un registro de armas de fuego de Quebec.[23]​ Los residentes tienen hasta enero de 2019 para registrar todas las armas de fuego no restringidas dentro de Quebec.

EspañaEditar

En el artículo 149.26, la Constitución de España declara que el Estado español "tiene competencia exclusiva sobre la producción, venta, posesión y uso de armas y explosivos".[24]​ La situación en otros estados del Primer Mundo es similar y es objeto de discusión (Véase Controversia).

La ley española no contempla, salvo casos determinados por autoridades competentes (es decir, casos en los que una persona o entidad resulte expuesta a un grave peligro), ningún uso ni tenencia de armamento que no se halle relacionado con: o bien el tiro deportivo o bien las distintas prácticas permitidas relacionadas con el deporte de la caza[25]

En España, tras superar las correspondientes pruebas de aptitud, si se cumplen los requisitos un ciudadano puede obtener las licencias que siguen:[26]

  • A: Toda clase de armas salvo artilladas y automáticas (véase armas de guerra), esta licencia es exclusiva para los miembros de las fuerzas armadas (oficiales y suboficiales) de las Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y del Servicio de Vigilancia Aduanera.
  • B: Autodefensa, permite la tenencia y uso de armas cortas bajo estrictas legislaciones.
  • C: Tenencia y posesión de armas cortas como complemento de la licencia TIP (Seguridad Privada).
  • D: Licencia dedicada a la caza mayor en un contexto mayoritario, comprende rifles de ánima rayada y escopetas multifunción.
  • E: Licencia dedicada a la caza menor en un contexto mayoritario, comprende escopetas.
  • F: Documentación centrada en el empleo y tenencia de armamento de cara al tiro deportivo o tiro olímpico, comprende pistolas y carabinas.
  • AE: Licencia orientada al empleo y tenencia de armas de avancarga operativas (no inutilizadas para colección); así como aquellas cuya patente sea anterior a 1 de enero de 1890, aunque no sean de avancarga.
  • AEM: Licencia cuyo objetivo es otorgar, de cara a una futura obtención de la licencia F y bajo varias de sus mismas condiciones, el uso de armas enfocado a menores de edad españoles; esta licencia es difícil de obtener, no regula la posesión sino el empleo de las mencionadas armas de fuego, determina explícitamente que tal práctica debe llevarse a cabo en compañía de dos tiradores en el contexto de la licencia F (uno de ellos un tutor legal que, como ya se ha dicho, debe poseer la licencia F y estar federado, requisíto para obtener la licencia F, pero no para mantenerla)); comprende pistolas y carabinas.

Respecto a las demás armas que no son de fuego, el Reglamento de Armas establece la prohibición de fabricación, circulación, publicidad, compraventa o tenencia (con la salvedad del coleccionismo autorizado o por funcionarios especializados, según el caso) de:[27]

Se exceptúan de esta prohibición la venta a ciudadanos de dichos aerosoles de autodefensa que, permitidos por el Ministerio de Sanidad y Consumo, se venden en armerías a personas mayores de edad.[27]

Por otro lado, el Código Penal contempla la tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos, en los delitos contra el orden público.

Estados UnidosEditar

En los Estados Unidos, que tiene una tradición de derecho consuetudinario inglés, se reconoció un derecho de larga data para guardar y portar armas antes de la creación de una constitución nacional escrita.[28]​ Hoy, el derecho está específicamente protegido por la Constitución de los EE. UU. y muchas constituciones estatales,[29]​ que otorgan el derecho a poseer armas para uso individual y portar estas mismas armas tanto para protección personal como para su uso en una milicia. La Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos dice[30]​:

Una milicia bien regulada, que es necesaria para la seguridad de un estado libre, no se debe infringir el derecho de las personas a guardar y portar armas.

Los delincuentes condenados, las personas juzgadas como enfermos mentales y algunos otros tienen prohibido poseer armas de fuego y municiones en los EE. UU. En la mayoría de los estados, los residentes pueden portar una pistola u otra arma en público de forma encubierta o abierta en persona o en proximidad, pero eso está restringido por algunos estados y muchas ciudades. Algunas jurisdicciones requieren un permiso para llevar oculto, pero la mayoría de las jurisdicciones no requieren un permiso para portar abierto, si está permitido. Algunos estados y localidades requieren licencias para poseer o comprar armas y municiones, como se detalla en un resumen de las leyes de armas en los Estados Unidos. Otros estados no requieren tales formalidades. Los estados y las ciudades varían en cuanto a si permiten la propiedad y el uso de armas (como las armas automáticas) legalmente registradas y gravadas por la NFA.[31]

La formulación legal temprana se puede encontrar en la Constitución de Pennsylvania de 1776. Después de la Revolución de las Trece Colonias, uno de los primeros actos legislativos emprendidos por cada uno de los nuevos estados independientes fue adoptar un estatuto de recepción que dio efecto legal al cuerpo existente del derecho común inglés. en la medida en que la legislación estadounidense o la Constitución no lo hayan rechazado explícitamente.[30]​ Muchas tradiciones inglesas de derecho consuetudinario, como el derecho a tener y portar armas, el habeas corpus, los juicios por jurado y otras libertades civiles, fueron enumeradas en la Constitución de los Estados Unidos. Los principios significativos de la ley común inglesa anterior a 1776 siguen vigentes en muchas jurisdicciones en los Estados Unidos. La ley común de Inglaterra sigue siendo la regla de decisión, excepto si entra en conflicto con la Constitución de los EE. UU., Las constituciones estatales o los actos del Congreso o las legislaturas estatales, en todos los estados, excepto en Luisiana.[32]

MéxicoEditar

México es de los pocos países del mundo que reconocen en su constitución el derecho a la posesión de armas por parte de los ciudadanos.

La Constitución de 1857 contempla ya el derecho de posesión y portación de armas, que pasa a la Constitución de 1917, con cambios importantes pero añade dos limitaciones: la de armas prohibidas por el Estado o reservadas al ejército, y la de portar armas en lugares públicos de forma ilegal.

Artículo 10.- Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional. La ley federal determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas.” [2]

Generalmente, los ciudadanos pueden tener:

  • Pistolas de calibre 9mm corto o llamado .380 , revólveres de calibre .38 Especial o menores en cada caso.
  • Escopetas de 12 gauge o menor, con cañones mayores a 25 pulgadas (barril corto es prohibido)
  • Rifles de cerrojo y semiautomático

Armas y calibres superiores a éstos se consideran "uso exclusivo del ejército" y por ende prohibidos.

Permiso para transporte y uso fuera de la milicia son expedidas para un máximo de 10 armas y por un año por la SEDENA para uso legal. El uso legal se contempla como el derecho de cualquier individuo a la tenencia, uso y transporte de armas, con fines defensivos, deportivos y cinegéticos (como medio de supervivencia o deporte), sin perjuicio de otras actividades legales que pudieran realizarse con las mismas. La obtención de permiso para uso en competencia o deportivo es usualmente fácil pero es frecuente que se solicite prueba de afiliación a una asociación relacionada. Existe un solo lugar autorizado en México para comprar un arma, en el Distrito Federal, en la DCAM (Dirección de Comercialización de Armamento y Municiones), administrado por el ejército. Los requerimientos para el transporte requieren que el arma este descargada y en su estuche, y solo es permitido disparar en sitios de tiro o perímetros establecidos de cacería, disparar en el campo es prohibido.

Algunas empresas de traslado de valores y seguridad privada también pueden operar con armas similares a las fuerzas del orden público, esto es gracias a un permiso especial que se le da a dichas corporaciones privadas así como una capacitación especial que las certifica como portadoras de estas mismas, prefiriendo modelos de escopetas y pistolas especiales de estándar estadounidense.

Reino UnidoEditar

El derecho a tener y portar armas no está legal o constitucionalmente protegido en el Reino Unido.[33]​ La mayoría[34]​ de las pistolas, armas automáticas y de fuego semiautomáticas son ilegales para poseer sin una condición especial.[35][36]

La La Carta de Derechos Inglesa de 1689 permitió a los protestantes el derecho a portar armas dentro de la ley.[37]​ El primer control serio sobre armas de fuego se estableció con la aprobación de la Ley de armas de fuego 1920.[38]​ Desde la aprobación de las leyes de control de armas, el Reino Unido tiene una de las tasas más bajas de muertes por arma de fuego entre las naciones desarrolladas, con 0,2 muertes por 100.000, menor a la de otros países como Estados Unidos.[39]

GuatemalaEditar

Los derechos de armas en Guatemala han cambiado con el tiempo. En la constitución actual, los residentes tienen derecho a poseer y usar armas de fuego en sus hogares, que solo pueden perderse por orden judicial. El artículo 38 de la Constitución guatemalteca establece lo siguiente[40]​:

Se reconoce el derecho a poseer armas para uso personal, no prohibidas por la ley, en el lugar de residencia. No habrá obligación de entregarlos, excepto en los casos ordenados por un juez competente. El derecho a portar armas está reconocido, [y está] regulado por la ley.

Otros paísesEditar

  • Corea del Sur sanciona con hasta diez años de prisión a cualquier individuo que posea o utilice armas de fuego.[41]
  • Colombia A partir de 01de febrero de 2016 hasta 31 de diciembre de 2016 se prohíbe el porte de armas así tengan permiso en todo el territorio nacional, permite la tenencia y el porte de armas de fuego después de pasar por controles psicológicos y físicos, entre otros.{Decreto 0155 de 01/02/2016, Ministerio de Defensa}
  • Chile permite la posesión en su constitución, apoyada por la ley de quórum calificado 17.798 de Control de Armas y su Reglamento Complementario, clasifica las armas por su uso (caza, deporte, defensa y colección). Esta ley es restrictiva a personas que nunca se han visto envueltas en actividades delictivas, con domicilio conocido, y que se encuentren en condiciones mentales aptas. Además, para cada uno de los usos declarados se necesita la respectiva credencial de caza, colección o deporte. Es importante dejar claro que estas armas están registradas en la Dirección General de Movilización Nacional, y su ejercicio está a cargo de las Autoridades Fiscalizadoras, que fue delegada a Carabineros de Chile.[42]
  • Japón las leyes sobre armas en Japón empiezan estipulando: “Nadie poseerá un arma de fuego o armas de fuego o una espada o espadas”, y se conceden muy pocas excepciones. La propiedad de armas es minúscula, al igual que los crímenes con armas. El único tipo de armamento que un ciudadano puede plantearse comprar es una escopeta para caza y tiro al plato, pero después de someterse a un largo proceso para la obtención de la licencia.[43]

EstudiosEditar

EstudiosEditar

Las altas tasas de mortalidad y lesiones con armas de fuego se citan a menudo como un impulso primario para las políticas de control de armas.[44]​ Un estudio de 1998 encontró que las tasas de suicidio generalmente disminuyeron después de que se promulgaron leyes de control de armas más estrictas y concluyó que "los hallazgos respaldan las medidas de control de armas como una estrategia para reducir las tasas de suicidio".[45]​ Un estudio de 2016 encontró que las leyes que prohíben a las personas bajo órdenes de restricción debido a condenas de violencia doméstica el acceso a armas de fuego se asocia con "reducciones en el homicidio de la pareja".[46]​ Otro estudio de 2016 identificó 130 estudios sobre leyes restrictivas de armas y descubrió que la implementación de múltiples leyes al mismo tiempo se asociaba con una disminución en las muertes relacionadas con armas de fuego.[47]

Según un estudio de la ONU de 2011 declaró que una cantidad significativa de literatura científica tiende a sugerir que la disponibilidad de armas de fuego representa predominantemente un factor de riesgo y no un factor de protección para el homicidio. Estudios cuantitativos tiende a demostrar una asociación entre la disponibilidad de armas de fuego y el homicidio.[48]

AustraliaEditar

En 1988 y 1996, se promulgaron leyes de control de armas en el estado australiano de Victoria, ambas veces después de tiroteos masivos. Un estudio de 2004 encontró que, en el contexto de estas leyes, las muertes relacionadas con armas de fuego, especialmente los suicidios, disminuyeron drásticamente.[49]​ Un estudio de 1995 encontró pruebas preliminares de que la legislación de control de armas promulgada en Queensland, Australia, reducía las tasas de suicidio allí.[50]​ En 1996, después de la Masacre de Port Arthur, se introdujeron leyes de control de armas más estrictas en el país. Un estudio de 2006, dirigido por Simon Chapman, descubrió que después de promulgarse estas leye en 1996 , el país pasó más de una década sin fusilamientos masivos y las muertes relacionadas con armas de fuego (especialmente suicidios) disminuyeron drásticamente.[51]

CanadáEditar

En 1991, Canadá implementó la ley de control de armas Bill C-17. Según un estudio de 2004, después de que se aprobó esta ley, los suicidios y homicidios relacionados con armas de fuego, así como el porcentaje de suicidios con armas de fuego, disminuyeron significativamente en ese país.[52]

Estados UnidosEditar

Un estudio de 2014 encontró que los niños que viven en estados con una estricta legislación sobre armas de fuego viven más seguros.[53]​ Otro estudio que analizó específicamente las tasas de suicidio en los Estados Unidos encontró que las cuatro leyes de armas de fuego examinadas (períodos de espera, verificación universal de antecedentes, cerraduras de armas y reglamentación abierta) se asociaron con "tasas de suicidio realizados con armas de fuego significativamente más bajas ". El estudio también encontró que las cuatro de estas leyes (excepto la del período de espera) se asociaron con reducciones en la tasa general de suicidio.[54]​ Otro estudio publicado el mismo año, que analiza datos de panel de los 50 estados, encontró que las leyes de armas más estrictas pueden las muertes por armas de fuego.[55]​ Otro estudio del 2016 también encontró que las leyes de armas estatales más estrictas en los Estados Unidos redujeron las tasas de suicidio.[56]​ Otro estudio de 2016 encontró que los estados de EE. UU. con leyes de control de armas más indulgentes tenían más ingresos hospitalarios por lesiones infantiles relacionadas con armas que los estados con leyes de control de armas más estrictas.[57]​ Otro estudio de 2017 mostró que las leyes que prohíben la posesión de armas a personas sujetas a órdenes de restricción por violencia contra la pareja y que exigen que esas personas abandonen sus armas de fuego están relacionadas con menores índices de homicidio de la pareja.[58]

Otros paísesEditar

Un estudio de 2007 encontró evidencia de que las leyes de control de armas más estrictas aprobadas en Austria en 1997 redujeron las tasas de suicidio y homicidio con armas de fuego en ese país.[59]​ En Brasil, después de que se aprobaran las leyes de desarme en 2003,[60]​ la mortalidad relacionada con las armas de fuego disminuyó un 8% en 2004 en relación con el año anterior, la primera disminución observada en una década. Las hospitalizaciones relacionadas con armas de fuego también revirtieron su tendencia anterior al disminuir 4.6% de 2003 a 2004.[61]​ Un estudio de 2014 encontró que después de que se aprobara la Ley de Control de Armas de Sudáfrica en 2000, las tasas de homicidios en el país disminuyeron y concluyó que "un control de armas más estricto mediado por la FCA representó una disminución significativa del homicidio en general y de homicidios el período de estudio [2001-2005] ".[62]​ Un estudio de 2000 encontró que la prohibición de llevar armas de fuego en Colombia estaba asociada con reducciones en las tasas de homicidios las ciudades de Cali y Bogotá.[63]

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. Linder, Doug; Nancy Levit (Junio de 2008). «The right to bear arms» (Ensayo). En Doug Linder. Exploring constitutional conflicts (en inglés). Kansas City, MO, Estados Unidos: University of Missouri-Kansas City Law School. Archivado desde el original el 2012. Consultado el 1 de febrero de 2013. «The Court concluded that the Second Amendment does establish an individual right to keep and bear arms for self-defense and hunting.»  Parámetro desconocido |urltrad= ignorado (ayuda); |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  2. Elkins, Zachary (4 de abril de 2013). «Rewrite the Second Amendment». New York Times. Consultado el 29 de marzo de 2016. 
  3. Ginsburg, Tom; Elkins, Zachary; Melton, James (7 de marzo de 2013). «U.S. Gun Rights Are Truly American Exceptionalism». Bloomberg. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  4. Stearns, Cliff (1999). «THE HERITAGE OF OUR RIGHT TO BEAR ARMS» (Magazine review). Gun Control Symposium (en inglés). Local law library of St. Louis University. Archivado desde el original el 17 de enero de 2013. Consultado el 31 de enero de 2013. «Full comprehension of the gun control debate depends on seeing the origin of the right to bear arms and considering its relevance today.»  Parámetro desconocido |urltrad= ignorado (ayuda); |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  5. Velde, François R. (mayoo de 1995). «Right to Bear Arms». En François R. Velde. Heraldica (en inglés). http://www.heraldica.org/contact.html: heraldica.org. Consultado el 31 de enero de 2013. «The question of the right to bear arms (who has the right to bear which arms) is a controversial one. What follows is an exposition of my own opinions, supported, I think, by a lot of evidence, but be aware that others think differently.»  Parámetro desconocido |urltrad= ignorado (ayuda); |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  6. Diccionario Espasa Concise (mayoo de 2006). «Bear - English-Spanish Dictionary» (Electrónico). En Espasa Calpe S. A. Diccionario Español-Inglés (en inglés y español castellano). Calle Vía de las Dos Castillas, 33, 28224 Pozuelo de Alarcón: Grupo Planeta. Archivado desde el original el 16 de mayo de 2006. Consultado el 31 de enero de 2013. «bear 1 [beəʳ] (ps bore pp borne) I verbo transitivo 1 frml portar, llevar». 
  7. «1688 c.2 1 Will. and Mar. Sess. 2». The National Archives (UK). Consultado el 2 de julio de 2014. 
  8. «BBC: Bill of Rights Act, 1689 – The Glorious Revolution». bbc.co.uk. BBC. 2002. Consultado el 2 de julio de 2014. 
  9. a b Marshall, Michael. «Timeline: Weapons technology». New Scientist. Consultado el 11 May 2014. 
  10. Spitzer, Robert J. (2012). «Policy Definition and Gun Control». The Politics of Gun Control. Boulder, Colorado: Paradigm. ISBN 978-1-59451-987-1. 
  11. Hessbruegge, Jan Arno (2017). «Human rights standards for self-defense between private persons». Human Rights and Personal Self-Defense in International Law. Oxford University Press. pp. 235-292. ISBN 978-0-19-065502-0. 
  12. Cinco detenidos por cobrar deudas a punta de pistola
  13. Alpers, Philip. «Compare the United Nations – Firearm Regulation - Guiding Policy». www.gunpolicy.org. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  14. a b c Karp, Aaron (2007). «Completing the Count: Civilian Firearms». Cambridge: Cambridge University Press. 
  15. a b c Karp, Aaron (2010). «Elusive Arsenals: Gang and Group Firearms». Cambridge University Press. 
  16. a b c d e Parker, Sarah (2011). «Balancing Acts: Regulation of Civilian Firearm Possession». Cambridge: Cambridge University Press. 
  17. Legislación disponible en el sitio del Renar
  18. «Legislative reforms». Australian Institute of Criminology. Australian Government. Consultado el 21 de diciembre de 2017.    This article contains quotations from this source, which is available under the Attribution 3.0 Australia Australia license.
  19. Program, Government of Canada, Royal Canadian Mounted Police, Canadian Firearms. «History of Firearms Control in Canada: Up to and Including the Firearms Act». www.rcmp-grc.gc.ca (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  20. «Canadian Restricted Firearms Safety Course». Rcmp-grc.gc.ca. 5 de febrero de 2004. Archivado desde el original el 5 de enero de 2011. Consultado el 28 de febrero de 2011. 
  21. «Bill C-19 (Historical) | openparliament.ca». openparliament.ca (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  22. Gregg Lee Carter (2012). Guns in American Society: An Encyclopedia of History, Politics, Culture, and the Law, 2nd Edition [3 volumes]: An Encyclopedia of History, Politics, Culture, and the Law. ABC-CLIO. pp. 250-. ISBN 978-0-313-38671-8. 
  23. https://siaf.gouv.qc.ca/accueil.html?L=1
  24. Artículo 149, sección 26 de la Constitución española de 1978.
  25. Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas.
  26. Capítulo V:Licencias, autorizaciones especiales y tarjetas de armas del Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas.
  27. a b Sección 4 del Capítulo preliminar. Disposiciones generales. del Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas.
  28. McAffee, Thomas B.; Quinlan, Michael J. (1997). «Bringing Forward The Right To Keep And Bear Arms: Do Text, History, or Precedent Stand In The Way?». Scholarly Works. Paper 512. 
  29. Volokh, Eugene (2008). «State Constitutional Right to Keep and Bear Arms Provisions». law.ucla.edu. 
  30. a b Staff, LII (5 de febrero de 2010). «Second Amendment». LII / Legal Information Institute (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  31. «State Constitutional Right to Keep and Bear Arms Provisions». www2.law.ucla.edu. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  32. Milestones! 200 Years of American Law: Milestones in Our Legal History. By Jethro Koller Lieberman. Published by West, 1976. Original from the University of California. Digitized June 11, 2008. ISBN 0-19-519881-6, ISBN 978-0-19-519881-2, p. 16 [1]
  33. Alpers, Philip, Marcus Wilson, Amélie Rossetti and Daniel Salinas (29 de abril de 2015). «United Kingdom – Gun Facts, Figures and the Law – Gun regulation, Right to Possess Firearms». Sydney School of Public Health, The University of Sydney. Consultado el 13 de mayo de 2015. 
  34. https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/518193/Guidance_on_Firearms_Licensing_Law_April_2016_v20.pdf
  35. Alpers, Philip, Marcus Wilson, Amélie Rossetti and Daniel Salinas (29 de abril de 2015). «United Kingdom – Gun Facts, Figures and the Law – Gun regulation, Right to Possess Firearms». Sydney School of Public Health, The University of Sydney. Consultado el 13 de mayo de 2015. 
  36. Kopel, David (1995). «It isn't about duck hunting: The British origins of the right to arms». Michigan Law Review (Michigan Law Review Association) (93): 1333-62. Consultado el 7 de abril de 2013. 
  37. «Britain's unwritten constitution». British Library. Consultado el 7 de octubre de 2017. 
  38. John Pate (11 de agosto de 1903). «Dunblane Massacre Resource Page – Pistols Act, 1903». Dvc.org.uk. Consultado el 22 de mayo de 2012. 
  39. «How U.S. gun deaths compare to other countries». CBS. 7 de octubre de 2017. 
  40. Guatemala's Constitution of 1985 with Amendments through 1993. constituteproject.org. 6 de junio de 2017. p. 20. 
  41. ABC News (19 de diciembre de 2012). «Strict Gun Control Laws in South Korea». Consultado el 24 de abril de 2013.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  42. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (Octubre de 2012). «Control de Armas» (en español castellano). Compañía 1175 (salas de lectura) y Huérfanos 1117, piso 3, Santiago de Chile. Consultado el 21 de enero de 2013. «Carabineros de Chile es la institución que fiscaliza que el arma inscrita se encuentre en la residencia que se ha señalado en este trámite.» 
  43. «Japón, el segundo país con menos muertes por armas de fuego». International Press. 16 de junio de 2016. 
  44. Goldberg, Jeffrey (28 de noviembre de 2012). «The Case for More Guns (and More Gun Control)». The Atlantic (en inglés estadounidense). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  45. Lambert, Michael T.; Silva, Peter S. (1998). «An Update on the Impact of Gun Control Legislation on Suicide». Psychiatric Quarterly (en inglés) 69 (2): 127-134. ISSN 0033-2720. doi:10.1023/a:1024714619938. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  46. Zeoli, April M.; Malinski, Rebecca; Turchan, Brandon (5 de enero de 2016). «Risks and Targeted Interventions: Firearms in Intimate Partner Violence». Epidemiologic Reviews (en inglés) 38 (1): mxv007. ISSN 0193-936X. doi:10.1093/epirev/mxv007. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  47. Santaella-Tenorio, Julian; Cerdá, Magdalena; Villaveces, Andrés; Galea, Sandro (10 de febrero de 2016). «What Do We Know About the Association Between Firearm Legislation and Firearm-Related Injuries?». Epidemiologic Reviews (en inglés) 38 (1): mxv012. ISSN 0193-936X. doi:10.1093/epirev/mxv012. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  48. «Global Study on Homicide». ONU. 
  49. Ozanne-Smith, J; Ashby, K; Newstead, S; Stathakis, V; Clapperton, A (2004-10). «Firearm related deaths: the impact of regulatory reform». Injury Prevention 10 (5): 280-286. ISSN 1353-8047. PMC PMC1730132 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 15470007. doi:10.1136/ip.2003.004150. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  50. Cantor, C. H.; Slater, P. J. (5 de junio de 1995). «The impact of firearm control legislation on suicide in Queensland: preliminary findings». The Medical Journal of Australia 162 (11): 583-585. ISSN 0025-729X. PMID 7791644. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  51. Chapman, S; Alpers, P; Agho, K; Jones, M (2006-12). «Australia's 1996 gun law reforms: faster falls in firearm deaths, firearm suicides, and a decade without mass shootings». Injury Prevention 12 (6): 365-372. ISSN 1353-8047. PMC PMC2704353 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 17170183. doi:10.1136/ip.2006.013714. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  52. Bridges, F. Stephen (2004-06). «Gun Control Law (BILL C-17), Suicide, and Homicide in Canada». Psychological Reports (en inglés) 94 (3): 819-826. ISSN 0033-2941. doi:10.2466/pr0.94.3.819-826. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  53. Safavi, Arash; Rhee, Peter; Pandit, Viraj; Kulvatunyou, Narong; Tang, Andrew; Aziz, Hassan; Green, Donald; O'Keeffe, Terence et al. (2014-1). «Children are safer in states with strict firearm laws: a National Inpatient Sample study». The Journal of Trauma and Acute Care Surgery 76 (1): 146-150; discussion 150-151. ISSN 2163-0763. PMID 24368370. doi:10.1097/TA.0b013e3182ab10fb. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  54. Anestis, Michael D.; Anestis, Joye C. (2015-10). «Suicide Rates and State Laws Regulating Access and Exposure to Handguns». American Journal of Public Health (en inglés) 105 (10): 2049-2058. ISSN 0090-0036. PMC PMC4566524 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 26270305. doi:10.2105/ajph.2015.302753. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  55. «The effect of firearm restrictions on gun-related homicides across US states». 
  56. Kposowa, Augustine; Hamilton, David; Wang, Katy (12 2016). «Impact of Firearm Availability and Gun Regulation on State Suicide Rates». Suicide & Life-Threatening Behavior 46 (6): 678-696. ISSN 1943-278X. PMID 26999372. doi:10.1111/sltb.12243. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  57. Tashiro, Jun; Lane, Rebecca S.; Blass, Lawrence W.; Perez, Eduardo A.; Sola, Juan E. (10 2016). «The effect of gun control laws on hospital admissions for children in the United States». The Journal of Trauma and Acute Care Surgery 81 (4 Suppl 1): S54-60. ISSN 2163-0763. PMID 27488481. doi:10.1097/TA.0000000000001177. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  58. Díez, Carolina; Kurland, Rachel P.; Rothman, Emily F.; Bair-Merritt, Megan; Fleegler, Eric; Xuan, Ziming; Galea, Sandro; Ross, Craig S. et al. (17 de octubre de 2017). «State Intimate Partner Violence-Related Firearm Laws and Intimate Partner Homicide Rates in the United States, 1991 to 2015». Annals of Internal Medicine 167 (8): 536-543. ISSN 1539-3704. PMID 28975202. doi:10.7326/M16-2849. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  59. Kapusta, Nestor D.; Etzersdorfer, Elmar; Krall, Christoph; Sonneck, Gernot (2007-9). «Firearm legislation reform in the European Union: impact on firearm availability, firearm suicide and homicide rates in Austria». The British Journal of Psychiatry: The Journal of Mental Science 191: 253-257. ISSN 0007-1250. PMID 17766767. doi:10.1192/bjp.bp.106.032862. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  60. «http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/leis/2002/L10426.htm». www.planalto.gov.br. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  61. de Fátima Marinho de Souza, Maria; Macinko, James; Alencar, Airlane Pereira; Malta, Deborah Carvalho; de Morais Neto, Otaliba Libânio (2007-03). «Reductions In Firearm-Related Mortality And Hospitalizations In Brazil After Gun Control». Health Affairs (en inglés) 26 (2): 575-584. ISSN 0278-2715. doi:10.1377/hlthaff.26.2.575. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  62. Matzopoulos, Richard G.; Thompson, Mary Lou; Myers, Jonathan E. (2014-3). «Firearm and Nonfirearm Homicide in 5 South African Cities: A Retrospective Population-Based Study». American Journal of Public Health 104 (3): 455-460. ISSN 0090-0036. PMC PMC3953758 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 24432917. doi:10.2105/AJPH.2013.310650. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  63. Villaveces, Andrés (1 de marzo de 2000). «Effect of a Ban on Carrying Firearms on Homicide Rates in 2 Colombian Cities». JAMA (en inglés) 283 (9): 1205. ISSN 0098-7484. doi:10.1001/jama.283.9.1205. Consultado el 25 de junio de 2018.