Abrir menú principal

Derechos de los animales y subculturas punk

Los derechos de los animales están estrechamente asociados a dos subculturas del movimiento punk: el anarcopunk y el straight edge. Esta asociación se remonta a los años 1980 y se ha manifestado en aspectos que abarcan letras de canciones, conciertos benéficos para organizaciones animalistas, hasta acciones militantes de activistas influidos por la música punk. Entre estos últimos destacan Rod Coronado, Peter Daniel Young, miembros de SHAC, entre otros. Esta causa se extendió a varios subgéneros del punk rock y hardcore, e.g., crust punk, metalcore y grindcore, eventualmente volviéndose un atributo característico de la subcultura punk.

La inculcación de algunos conceptos y prácticas relacionadas a los derechos de los animales en la consciencia colectiva ha sido sustancialmente iniciada e influida por el movimiento punk. Esta asociación continúa en el siglo XXI, como lo demuestra la prominencia de eventos punk veganos internacionales como Ieperfest en Bélgica, Fluff Fest en República Checa y Verdurada en Brasil.

Visión general y anásisisEditar

 
Voluntario de Food Not Bombs en 2007

La relación entre el punk y los derechos de los animales está presente en la parafernalia y letras de estas bandas, el contenido de zines, conciertos y álbumes benéficos para causas animalistas, y la convergencia entre el punk y el veganismo en cafeterías, centros sociales, ramas de Food not Bombs, organizaciones como Animal Defense League y ABC No Rio (América del Norte), y grupos de sabotaje de la caza (Reino Unido).[1][2]​ El veganismo se ha vuelto la norma social en algunas comunidades anarcopunk (corriente del punk rock que promueve el anarquismo)[3]​ y straight edge (subcultura del hardcore punk basada en la abstinencia del alcohol, cigarrillos y otras drogas recreativas).[4][5]​ Por su parte, los devotos de la tradición Hare Krishna, presentes en la corriente krishnacore, tienen como obligación ser vegetarianos.[6]

Un estudio de 2014 señala que los punks veganos tienen más probabilidades de permanecer políticamente activos a través de sus dietas y estilos de vida que quienes no pertenecen a esta subcultura.[7]​ La mayoría de los encarcelados por activismo animalista ilícito a finales de los años 1990 y principios de los 2000 estaban involucrados en la música hardcore punk.[8]​ En la angloesfera, aunque las mujeres probablemente son la demografía más grande en la defensa por los derechos de los animales y el ecologismo, hombres jóvenes y blancos constituyen la mayoría en la criminalidad ecológica y por los derechos de los animales y el ambiente "hípermasculino" de la escena vegan straight edge, coincidiendo con el éxito propagandista de organizaciones como el Frente de Liberación de la Tierra.[9]​ A pesar de estas correlaciones, los sociólogos Will Boisseau y Jim Donaghey señalan que no todos los punks son veganos o siquiera están interesados en los derechos de los animales,[10]​ mientras que el sociólogo Ross Haenfler afirma que los straight edge tolerantes siempre han superado numéricamente a sus contrapartes militantes, los que, no obstante, "eclipsaron gran parte de la escena" por sus acciones violentas.[11]

Política y religiónEditar

El vegetarianismo, masivamente estigmatizado como una práctica oriental y femenina, ayuda a diferenciar a los punks de la corriente principal, corresponde de forma precisa a los valores igualitarios del punk y ofrece un desafío directo a las relaciones de género percibidas en la carne.
——Dylan Clark, 2004[12]

La investigadora Kirsty Lohman señala que la preocupación por el bienestar animal del punk se sitúa en una política más amplia de conciencia medioambiental y en contra del consumismo inconsciente, sugiriendo una especie de continuidad con contraculturas anteriores como los hippie y el vanguardismo.[13]​ Una de las principales características del punk es su naturaleza antiautoritaria que incluye una creencia en la libertad, concepto que rápidamente se extendió a la compasión por los animales.[2]​ Conforme a esto, el autor Craig O'Hara afirmó que "los punks con mentalidad política han visto el tratamiento humano hacia los animales como otra de las tantas formas de opresión que existen."[14]​ Además, debido a la considerable afiliación entre comer carne y masculinidad, muchos punks consideran sus estilos de vida vegetarianos como, al menos en parte , una práctica feminista.[12][nota 1]​ Por estas razones, Boisseau y Donaghey sugieren que la relación entre la cultura punk con los derechos de los animales y el veganismo es mejor entendida en el marco del anarquismo e interseccionalidad.[15]

A diferencia del anarcopunk, el straight edge no es inherentemente político.[16]​ Para muchos straight edge, según Haenfler, "lo personal es lo político", decidiendo encarnar sus valores en sus vidas diarias (e.g. al adoptar dietas vegetarianas) en vez de involucrarse en protestas políticas tradicionales.[17]​ También han habido interpretaciones de izquierda, conservativas, radicales, anarquistas y religiosas del straight edge.[18]​ Algunas personas straight edge se han vuelto Hare Krishnas porque este último proporciona un cuadro trascendental y filosófico en el cual situar los compromisos de no usar drogas, vegetarianismo y abjuración del sexo ilícito.[19]​ Francis Stewart de la Universidad de Stirling indica que aún existe una influencia anarquista en el hardcore punk y straight edge, aunque esta fuera sutil, especialmente en relación al veganismo y liberación animal, y en la posición de estos en patrones de opresión más grandes. En 2017, ella observó que el straight edge ha tenido una creciente hibridación con el anarquismo.[20]

Algunos círculos y autores políticos radicales, especialmente anarquistas, han criticado algunas ramas del straight edge, particularmente su forma americana de los 1990, por su "militancia pretenciosa", "enfoque reduccionista en cuestiones animalistas y ecologistas" y una inclinación religiosa "que, en sus peores momentos, recuerda a doctrinas cristianas reaccionarias", de acuerdo al escritor Gabriel Kuhn.[21][22]​ De igual forma, otros autores, como el teórico musical Jonathan Pieslak, así como activistas straight edge argumentan que los planes sociopolíticos de izquierda o polícamente correctos son nocivos para el movimiento porque la cantidad de partidarios es en realidad reducida al extender sus causas ya que no todos están de acuerdo en todas ellas. En su lugar, ellos proponen el biocentrismo inicial que permitía perspectivas muy divergentes en la medida en que los animales y la Tierra fueran su prioridad.[23]

A pesar de sus diferencias, el sociólogo Erik Hannerz señala que el anarcopunk y straight edge no solo coinciden en los derechos de los animales, sino que también enfatizan una ética de "hazlo tú mismo" (proveniente del inglés do it yourself o DIY) y restan importancia a un estilo ostentoso en favor a llamar a acción, conectando sus estilos de vida a la acción política.[24]​ Por su parte, Boisseau y Donaghey indican que mucha gente expuesta a los derechos de los animales continúa su activismo después de terminar su participación en las escenas punk, demostrando el rol politizante de estas subculturas.[25]

Influencia en participantesEditar

La politización y radicalización a través del punk típicamente envuelve concientización sobre liberación animal a través de letras de canciones y álbumes que incluyen información e imágenes sobre crueldad animal.[25]​ Las zines también interpretaron un papel fundamental al discutir los derechos de los animales, la industria alimentaria y los efectos a la salud y al medioambiente de dietas, a menudo recurriendo a autores académicos.[12]​ Para muchos oyentes, las escenas del punk rock fueron su primer encuentro con los "horrores" de los mataderos y laboratorios, como lo observaron la académica de religión comparada Sarah M. Pike y el vocalista Markus Meißner, especialmente "antes de que el internet hiciera disponibles los documentales para todos."[26][27]​ Respecto a los activistas vegan straight edge, Pieslak afirma que el "movimiento tuvo un impacto vehemente en los oyentes, con la música interpretando un rol transformativo".[28]​ Pike dijo que produjo una "revolución interna" en activistas a través de "la intensidad de la música hardcore y sus [ilustrativas] letras"; la música afectándolos en conjunto a documentales que reportaban la crudeza de la caza de focas o granjas de peletería; o simplemente las experiencias auditivas "reafirmaban a un nivel visceral" los deseos de liberación animal de los activistas.[29]

Recepción del movimiento de liberación animalEditar

La recepción del activismo punk ha sido variada a través del movimiento más amplio por los derechos de los animales, lo cual refleja la diversidad ideológica y táctica existente en ambos lados.[30]​ La socióloga y animalista Donna Maurer ejemplificó positivamente al vegan straight edge como un movimiento que incluye el veganismo ético como parte de su identidad colectiva, por lo tanto fomentando a la causa, pero advirtió que los adolescentes que la adoptan solo para ser parte del grupo pueden contribuir al problema del polizón.[31]​ Estrategias como incendios y daño a la propiedad han sido tradicionalmente atribuidas a la juventud y afiliación subcultural del punk de los activistas del Frente de Liberación Animal (F.L.A.) y agrupaciones similares. Los activistas más reconocidos suelen condenar estas tácticas y en ocasiones su relación con el punk, mientras que otros las han apoyado porque, en su opinión, parecen producir cambios más rápidos.[32]​ Otro foco problemático ha sido la postura provida de algunos de los activistas más religiosamente comprometidos que, en el caso del hardcore punk, fueron influidos por la creencia de la santidad de la vida del Hare Krishna y el hardline.[33]

AnarcopunkEditar

TrasfondoEditar

La asociación del anarcopunk con los derechos de los animales y el ambientalismo se remonta a los años 1980 en el Reino Unido.[34][35]​ Esta relación (y subgénero) surge en el marco de ruptura política, con un gobierno conservativo que desató una guerra contra Argentina (1982) y eventualmente desplegaría misiles nucleares en el país.[36]​ El anarcopunk intentó recuperar el objetivo original del punk rock de un cambio subversivo en el mundo, contrastando la "decepción, autodestrucción y corrupción comercial" que permeó a su primera generación de bandas claves, y en su lugar ateniéndose a una dedicada ética de "hazlo tú mismo" (HUM) y anarquismo político.[37]​ Las bandas anarcopunk, que en un comienzo eran ampliamente pacifistas, llamaron a vivir conscientemente y a comprometerse al activismo; algunas como Discharge y Crass enfatizaron sus posiciones en oposición a la guerra, mientras que otras se enfocaron en los derechos de los animales, especialmente Flux of Pink Indians y Conflict.[13][38]

La periodista Nora Kusche afirma que el anarcopunk fue el primer género musical en hacer de la liberación animal una de sus principales características.[39]​ Algunos punks, más notablemente Joe Strummer de The Clash, ya eran vegetarianos antes del establecimiento de este movimiento.[40]

El investigador Aragorn Eloff nota que a través de la historia del anarquismo han habido algunas corrientes e individuos que criticaron al especismo y adoptaron dietas a base de plantas, pero ninguna lo había hecho con tal militancia como el anarcopunk en los 1980.[41]​ En la tradición política del Reino Unido, esto fue incluso más marcado.[42]

CaracterísticasEditar

En las escenas HUM anarquistas, una de las demostraciones más notables del estilo de vida punk es una dieta vegetariana o vegana.[25]​ La filosofía anarquista del punk, que favoreció a la acción en lugar de una organización política formal, fue expresada en punks movilizándose como saboteadores de caza (cuyo tamaño fue "abultado" por ellos), recaudando fondos para agrupaciones activistas y circulando propaganda antiviviseccionista.[43][44]​ Imágenes de experimentación con animales fueron comúnmente exhibidas en portádas de álbumes, pegatinas, parches y botones.[39]​ Una contracultura de liberación animal ya bien establecida inspiró algunas de estas estrategias, como repartir folletos en conciertos.[45]​ Kusche destaca que la caza fue tradicionalmente vinculada a la aristocracia británica quienes entonces fueron interrumpidos por los "andrajosos [y] antisociales" punks.[39]

Durante este periodo también hubo una proliferación de zines punks que discutían los derechos de los animales y prácticas de consumo ecológicas.[13]​ Los académicos Russ Bestley y Rebecca Binns argumentan que el temprano establecimiento de la liberación animal en el anarcopunk condujo a una especie de "diálogo mutuo" entre bandas y participantes en vez de una imposición ideológica "desde arriba hacia abajo", lo ocurrió con desarrollos más tardíos.[45]

Muchos anarquistas británicos tradicionales difirieron en varios puntos con el anarcopunk, considerando su interés en el Frente de Liberación Animal (F.L.A.), la contracultura del punk underground y otras preocupaciones como "en el mejor de los casos, secundarias y, en el peor, irrelevantes." De la misma manera, los punks encontraron muchos de los debates intelectuales sobre política anarquista e, inicialmente, la violencia apoyada por revolucionarios tradicionalistas igualmente alienante. Aunque la separación no fue insalvable, las tensiones permanecieron irresolutas.[46]

EstablecimientoEditar

Un antecedente de esta asociación es la canción "Time Out" de 1979 de la banda Crass, iniciadora de esta corriente, en la cual comparan a las carnes humana y animal.[47][nota 2]​ La banda Flux of Pink Indians fue pionera en esta tendencia con su EP Neu Smellde 1981.[51][52]​ Durante su carrera, Flux entregó miles de folletos sobre vivisección y otros temas en sus conciertos.[45]​ En los próximos años, numerosas bandas anarcopunk crearon canciones promoviendo los derechos de los animales y en ocasiones lo hicieron un tema principal, abarcando el vegetarianismo, antivivisección y oposición a la caza.[47][35]​ A menudo también incluirían información e imágenes de crueldad animal en sus álbumes.[25]​ Los más importantes en abogar por el vegetarianismo y los derechos de los animales fueron el grupo Conflict, quienes se alinearon al Frente de Liberación Animal (F.L.A.). Esta banda hizo un "llamado a las armas" contra distintas instituciones, incluyendo los mataderos, y proyectaban videos de estos mientras tocaban.[53][43]​ El título de su canción de 1983 "Meat Means Murder" ("Carne significa asesinato" en español) se volvió un eslogan el cual rápidamente se extendió en la escena punk; artículos sobre el tema aparecieron en fanzines, incluso en americanas (Flipside and Maximumrocknroll) y australianas.[26]​ El siguiente EP de Conflict, To a Nation of Animal Lovers (1983), contó con Steve Ignorant de Crass como covocalista e incluyó ensayos ilustrados de vivisección sumado a direcciones de científicos, productores de alimento y peleterías.[54][43]

Bandas iniciadoras del anarcho-punk como Amebix,[47]Antisect,[47]Dirt,[55]Exit-Stance,[56]Liberty,[55]Lost Cherrees,[57]Poison Girls,[58]Rudimentary Peni,[59]​ y Subhumans[47]​ escribieron canciones abordando los derechos de los animales, así como lo hicieron bandas nopolíticas como The Business.[40]​ Otras obras destacadas dedicadas a la causa fueron los compilatorios de bandas The Animals Packet (1983), organizado por Chumbawamba,[47]​ y This is the A.L.F. (1989), organizado por Conflict y que fue descrito en una crítica retrospectiva como "una de las compilaciones del anarcopunk más cruciales de los 1980 (y más allá)".[58]​ Bandas políticas estadounidenses de principios de los años 1980 como las californianas MDC y Crucifix, ambas influidas por Crass, también promovieron el vegetarianismo.[60][61]

El sociólogo Peter Webb atribuyó el crecimiento de cafeterías vegetarianas y veganas, proveedores de comida orgánica, y reclutamiento del F.L.A. y Hunt Saboteurs Association en Brístol a través de la primera mitad de los años 1980 a su escena anarcopunk.[62]​ Varios miembros de bandas políticas y anarquistas realizaron acción directa, por ejemplo un miembro de Polemic Attack de Surrey fue encarcelado por invadir un laboratorio animal así como dos miembros de Anti-System de Bradford por destruir carnicerías e ingresar a un matadero y liberar a su ganado, mientras que los miembros de Wartoys (Mánchester), Virus (Dorset), Polemic Attack, Disorder (Brístol) e Icons of Filth (Gales) todos reportaron haber sido saboteadores de la caza, los últimos de los cuales también hicieron canciones contra la industria cárnica y cuyo vocalista, Stig Sewell, apoyó fielmente el F.L.A.[63][49]

A mediados y finales de los 1980, el estilo escueto y áspero del anarcopunk se mezcló con diferentes subgéneros del heavy metal y dio origen al crust punk[64]​ y grindcore,[65][66]​ los cuales compartieron su hincapié en cuestiones políticas y animalistas. Bandas tempranas del grindcore como Napalm Death, Agathocles y Carcass hicieron de los derechos de los animales uno de sus focos líricos.[66]​ Algunas de las primeras bandas de crust punk como Nausea,[60]Electro Hippies[39]​ y Extreme Noise Terror[67]​ también abogaron por estilos de vida vegetarianos.

En España, la banda anarquista de ska punk Ska-P, formada en 1994, ha escrito varias canciones criticando al abuso animal y han apoyado organizaciones por los derechos de los animales.[68][69]

En 2018, Gerfried Ambrosch de la Universidad de Graz llamó a los anarcopunks canadienses de Propagandhi "la banda contemporánea de punk vegana más renombrada".[70]

ImpactoEditar

Algunos autores acreditan a la escena anarcopunk originada en Crass de introducir diversos conceptos y prácticas contraculturales por primera vez en la cultura popular, incluyendo a las relacionadas con los derechos de los animales.[35][62][71]​ Eloff afirmó que el súbito crecimiento de teoría y práctica de liberación animal dentro del anarquismo desde la década de 1980, el cual también dio fruto a filosofías como el veganarquismo, fue más probablemente causado por su subcultura punk.[72]​ De acuerdo al autor John King, la posición animalista del anarcopunk se extendió a todas las áreas del punk, especialmente en las escenas gutter punks, hardcore, straight edge y folk-punk.[40]​ A pesar de esto, el escritor y músico Andy Martin de la influyente banda The Apostles no fue tan entusiasta, afirmando en 2014 que "Dave Morris y Helen Steel, por ejemplo, han logrado más por la campaña en contra de McDonald's que cualquier banda punk que ha existido. Esto no es para reprender excesivamente a las bandas de punk, pero deben ser consideradas en la perspectiva correcta..."[73]

Muchos activistas por los derechos de los animales como Rod Coronado,[74]Craig Rosebraugh,[74]Isa Chandra Moskowitz[75]​ y David J. Wolfson[76]​ fueron inicialmente inspirados por bandas anarcopunk.

Straight edge y hardcore punkEditar

CaracterísticasEditar

 
Pantalón de parches straight edge y de los derechos de los animales en inglés y alemán

Más allá de los principios fundamentales del straight edge (abstención total de alcohol, tabaco y cualquier droga recreativa), sus participantes pueden elegir sus estilos de vida libremente, pero una investigación de Ross Haenfler de la Universidad de Misisipi reveló algunos valores subyacentes a través del movimiento: vida saludable, mejorar la vida propia y la de otros, compromiso con el straight edge, abstención de sexo casual y participación en causas progresivas.[77][nota 3]​ En esto último, dos de las más adoptadas son la liberación animal y estilos de vida vegetarianos los que muchos ven como una extensión lógica de vivir una vida positiva y noexplotadora, e igualan el daño e inmoralidad de las drogas con el de los productos de origen animal.[79][18]​ Muchos activistas straight edge acreditan su empatía al sufrimiento animal y sus acciones para detenerlo al permanente estado de conciencia que les otorgan sus estilos de vida sobrios.[80]

El straight edge, como la mayoría de las subculturas, no es inherentemente político pero sus participantes buscan "remoralizar" la cultura dominante a través de sus actos individuales de resistencia.[81]​ No obstante, frecuentemente sirve como un vínculo para una mayor participación política, especialmente en justicia social y causas progresivas.[82]​ El académico Simon J. Bronner observa la falta de homogeneidad política en la ideología, notando que han habido bandas straight edge radicales, religiosas, anarquistas y conservativas las que a veces, tensamente, han coexistido en escenas locales. Por ejemplo, tanto Earth Crisis como Vegan Reich y Chokehold defienden el veganismo y la sobriedad, pero están en desacuerdo en otros temas.[18]​ El sociólogo William Tsitsos señaló que algunas de las bandas straight edge estadounidenses más influyentes que adherían a los derechos de los animales se centraron solo en la moralidad del individuo, incluso al referirse a corporaciones, mientras que algunas de sus contrapartes europeas vieron a estos estilos de vida como parte de una confrontación de izquierda más grande contra el capitalismo. Él argumenta que, en gran medida, esto fue el resultado de las políticias neoliberales y del bienestar que respectivamente dominaron a estos territorios.[83]

La corriente más controvertida que apoyó a los derechos de los animales fue el hardline, una ideología biocéntrica militante que combina el veganismo, políticas revolucionarias y una visión abrahámica del orden natural, por lo tanto abjurando la homosexualidad y el aborto. Hardline fue ampliamente marginado y permaneció un fenómeno marginal.[70][84]​ La creencia de la santidad de la vida introducida por el hardline y el movimiento Hare Krishna no solo abarca a los animales, sino que también a los humanos nonacidos, lo cual influenció la postura antiaborto de muchos de los activistas animalistas más religiosamente comprometidos y creó una ruptura con aquellos que la apoyaban.[33]

Influencias y primeros contactosEditar

A mediados y finales de la década de 1980, la música hardcore punk estadounidense y en particular su subcultura straight edge comenzaron a involucrarse en los derechos de los animales y el ambientalismo.[85][86]​ El periodista Brian Peterson atribuye diversas influencias en esta relación: la banda de post-hardcore Beefeater, el álbum Meat Is Murder (1985) de la banda británica de post-punk The Smiths, la tradición Hare Krishna y el rapero vegetariano KRS-One.[87]​ Por otro lado, Pike señala dos grandes orígenes para los activistas que eventualmente surgirían de la escena: la política, que comenzó con la llegada del Frente de Liberación Animal desde Inglaterra, y la religiosa, influida por el movimiento Hare Krishna.[88]​ Pioneras en esta tendencia fueron las canciones de 1986 "Do Unto Others" de Cro-Mags, banda con miembros Hare Krishna, y "Free At Last" de Youth of Today, straight edges, ambas criticando a los mataderos en un verso.[89][64]

EstablecimientoEditar

Después de los primeros contactos, obras como Diet for a New America (1987) de John Robbins y Liberación animal (1975) de Peter Singer comenzaron a circular cada vez más entre los miembros de la escena, influyendo a bandas y zines.[90]Youth of Today, el grupo straight edge más popular de la época y que popularizó la subcultura youth crew, incluyó la canción provegetariana "No More" y una recomendación de literatura vegetariana en su álbum de 1988 We're Not In This Alone.[91][nota 4]​ Varias bandas straight edge siguieron esta dirección, como Insted y Gorilla Biscuits.[93][94]​ A principios de los 1990, se desarrolló la vertiente krishnacore a través del straight edge, la cual tiene entre sus principios al vegetarianismo, centrada en las bandas Shelter (formada por dos ex miembros de Youth of Today) y 108.[6][19][nota 5]​ El sociólogo Ross Haenfler calcula que en esta época al menos tres de cada cuatro straigth edges en Denver, Colorado eran vegetarianos o veganos.[95]​ No obstante, no pasó mucho tiempo antes de que los nuevos entusiastas vegetarianos recibieran una dura reacción de punks que consideraban estas cuestiones como privadas.[70]

Simultáneamente, a finales de los 1980, el sugénero del hardcore powerviolence se estableció en California, contando con letras políticas y militantes que también abordan la liberación animal.[96]​ Una de sus bandas más notables es Dropdead de Rhode Island, quienes tomaron influencias del anarcopunk y una fuerte posición animalista.[97]

Propagación y militanciaEditar

En 1990, la banda californiana Vegan Reich, formada en la comunidad anarcopunk, publicó su EP del mismo nombre junto a un manifiesto que comenzaría el hardline, una ideología biocéntrica, militante, vegana, antidroga y sexualmente conservativa.[98][70][nota 6]​ El vocalista de Vegan Reich, Sean Muttaqi, afirmó que comenzó su banda para "difundir un mensaje militante de liberación animal," pero terminó desilusionado con los hardlines ya que estaban "todos consumidos en detalles minúsculos o mierda interna" para el final de su banda en 1993.[99][83]​ La corriente hardline fue pequeña, tuvo pocos actos asociados (incluyendo a Raid y Statement), y sus principios sobre sexualidad y aborto los marginaron extensamente, pero sus posiciones sobre los derechos de los animales fueron innovadoras y ayudaron a impulsar el veganismo, acción directa y concientización sobre liberación animal en el hardcore punk.[105][12][16]​ Vegan Reich también infundió un sonido más metalico en el straight edge.[106]

Los debates originados por las nuevas tendencias morales en el hardcore punk impulsaron a que los derechos de los animales se volvieran hegemónicos en la década de 1990. Agrupaciones animalistas como Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) comenzaron a armar puestos en conciertos hardcore, repartiendo literatura gratis. Estas organizaciones pagaron por anuncios en zines, algunas de las cuales dedicaron toda su editorial a discutir estas causas.[107]​ En consecuencia, la asociación entre el straight edge y el vegetarianismo o veganismo se impregnó en toda la subcultura y dio origen a una ramificación predominantemente militante centrada en el veganismo: el vegan straight edge.[107][95]​ Una de sus bandas pioneras fue Chokehold de Ontario, Canadá, pero la ideología fue ampliamente popularizada y radicalizada por Earth Crisis de Siracusa, Nueva York, cuyas letras de su álbum debut Destroy the Machines de 1995 "se leen como ensayos de acción directa del Earth First!, Frende de Liberación Animal y Frente de Liberación de la Tierra."[108][109]​ Otras bandas estadounidenses vegan straight edge notables durante los 1990 fueron Birthright (Indiana), Culture (Florida), Day of Suffering (Carolina del Norte), Green Rage (Nueva York), Morning Again (Florida), y Warcry (Indiana).[90]​ En gran medida, su estilo fue una mezcla de hardcore punk y metal extremo conocido como metalcore.[110]​ La compañía discográfica vegan straight edge Catalyst Records fue fundada en Indiana a principios de los 1990 también.[111]

 
Concierto de la banda vegan straight edge italiana To Kill en 2006

El vegan straight edge pronto influyó a bandas de muchos países, incluyendo Suecia (Refused y Abhinanda), Portugal (New Winds) y Brasil (Point of No Return).[26]​ En Bélgica, bandas straight edge como ManLiftingBanner[112]​ también abogaron por dietas vegetarianas y el festival de música vegano Ieperfest fue fundado en 1993, el cual también influiría la creación del festival vegano checo Fluff Fest en 2000.[113]​ En Umeå, la ciudad de Refused y Abhinanda, la cantidad de vegetarianos de 15 años aumentó a un 16% en 1996.[114]​ Desde mediados de 1990, la escena hardcore de São Paulo, Brasil ha estado altamente organizada, politizada e involucrada en los derechos de los animales por una agrupación que incorporaba el straigth edge, anarquismo y la tradición Hare Krishna.[115]​ Una de sus ramificaciones fundó el festival libre de carne y drogas Verdurada en 1996, en el que se sirve una cena vegana al final para los asistentes.[116]​ De igual forma, una porción de la escena hardcore en Israel entrelazó el straight edge, liberación animal y anarquismo en este periodo.[117]

Inspirados por estos desarrollos, algunos jóvenes se unieron a agrupaciones radicales por la liberación animal y el ecologismo, como el Frente de Liberación Animal, Animal Defense League (A.D.L.), Sea Shepherd Conservation Society y Earth First![118]​ Un incremento del activismo del Frente de Liberación Animal en Norteamérica corresponde con el surgimiento de influyentes bandas vegan straight edge y hardline en los 1990.[119]​ La mayoría de los activistas por los derechos de los animales encarcelados a finales de los 1990 y principios de los 2000 estaban involucrados en el hardcore punk.[8]​ A pesar de la preponderancia de esta asociación, algunas personas en la escena consideraron que la militancia fue llevada al extremo y a menudo respondieron reaccionariamente.[118]​ Los métodos de acción directa fueron especialmente debatidos por la agresividad y en ocasiones delincuencia que acarreaban.[104]

A finales de los años 1990, varias bandas vegan straight edge se separaron y pronto la ideología dejó de ser el tema principal en la subcultura hardcore de Estados Unidos, pero su impacto en la escena ha perdurado y se ha vuelto "casi inextricablemente enlazado" a ella.[120]

ImpactoEditar

El periodista Will Potter afirma que esta subcultura fue "incluso más influyente" para los activistas que su antecesora británica, con ambas habiendo "tenido un impacto formativo y duradero en" los movimientos animalistas y ecologistas radicales.[74]​ Peterson escribió que el impacto de los derechos de los animales en el hardcore no se siente solo en la escena, sino que también en la consciencia colectiva y en muchos activistas que se formaron en ella.[121]​ Dylan Clark de la Universidad de Toronto dijo que la defensa del veganismo del straight edge lo introdujo finalmente en todo el espectro del punk.[12]​ Muchos activistas como Peter Daniel Young,[74]​ varios miembros de Stop Huntingdon Animal Cruelty 7 (SHAC 7)[74][122]​ y Walter Bond[123]​ fueron inicialmente inspirados por bandas straight edge.

Corriente principal y otras manifestacionesEditar

En Alemania, la fanzine punk Ox-Fanzine fue fundada en 1989 y comenzó a publicar libros de cocina veganos.[26]​ En años posteriores, ha habido una afluencia de libros de cocina con temática punk publicados por grandes editoriales, como How It All Vegan (1999) de Sarah Kramer y Tanya Barnard, y Vegan with a Vengeance (2005) de Isa Chandra Moskowitz.[2]​ Varios punks han establecidos restaurantes vegetarianos a través de los Estados Unidos tras notar la falta de abastecimiento para ellos.[2]​ Compañías cosméticas y de ropa también comenzaron a servirle a su nuevo nicho de mercado punk-vegano, incluyendo líneas de Manic Panic (compañía fundada por ex miembros de Blondie) y Kat Von D.[2][124]

Desde el 2001, Vans Warped Tour ha estado afiliado a PETA, incluyendo vendedores de alimentos que distribuyen información sobre los derechos de los animales.[2][125]​ Otros grandes festivales de punk como Rebellion en 2011 hicieron su comida entre bastidores completamente vegetariana.[40]

La banda estadounidense de ska-punk Goldfinger, formada en 1994, comenzó como un proyecto "divertido" pero desde su cuarto álbum, Open Your Eyes (2002), su vocalista y actualmente prolífico productor John Feldmann se convirtió en un miembro de PETA y puso a los derechos de los animales al frente de su música.[126][127]

En España y algunos países latinoamericanos, varias bandas de punk han escrito canciones contra las corridas de toros.[128][129]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. El antropólogo Dylan Clark argumenta que, a pesar del enlace entre el vegetarianismo y feminismo hecho por algunos anarcopunks, un número de ellos continuó produciendo una subcultura muy sexista que está en contradicción con sus críticas al sexismo y comer carne. Por otra parte, para otros punks, la ingesta de carne se ha transformado en un desafío contra las ideas feministas presentes en algunas escenas punk, una rebelión contra la ortodoxia punk o simplemente consideran sus dietas como apolíticas.[12]
  2. Los miembros de Crass eran vegetarianos,[48]​ hicieron varios conciertos benéficos por causas animalistas y fueron constantemente asociados con este tema, pero su vocalista Steve Ignorant declaró que no escribieron casi ninguna letra relacionada a esta. En su lugar citó como líderes de esta trinchera a Conflict y Flux of Pink Indians.[49]​ El investigador Rich Cross llegó a una conclusión similar.[50]
  3. Haenfler afirma que los principios fundamentales detrás del straight edge son una vida "positiva" y "limpia", lo cual también lleva a muchos a evitar la cafeína, drogas farmacológicas y los productos de origen animal. Sin embargo, su lado positivo "tiene un significado amplio, incluyendo cuestionar y resistir las normas de la sociedad, tener una actitud positiva, ser individualista, tratar a la gente con respeto y dignidad, y tomar medidas para hacer del mundo un lugar mejor." Después de cuestionar una convención social (la de las drogas), él argumenta que "el consumo de sustancias, comer carne y el sexo promiscuo ya no fueron atractivos. Por lo tanto, la vida limpia y el positivismo son inseparables; ellos se refuerzan el uno al otro y constituyen la fundación para todos los otros valores straight edge."[78]
  4. El bajista Walter Schreifels declaró en una entrevista que él y los otros miembros de Youth of Today fueron exigidos durante la gira de Break Down the Walls (1987, el año en que Schreifels se les unió) a volverse vegetarianos por su vocalista Ray Cappo.[92]
  5. El autor Gabriel Kuhn señala que mientras bandas como Cro-Mags y Cause for Alarm hicieron algunas conexiones entre el hardcore punk y la tradición Hare Krishna en los 1980, el subgénero krishnacore transformó al servicio a Krishna en el único objetivo de su música. Esto se vio reflejado en el nombre de bandas, sus letras y sus apariencias.[6]
  6. Los periodistas Brian Peterson y Kelefa Sanneh señalan que Vegan Reich se formó e inspiró en la escena anarcopunk,[94][99]​ pero la influencia del hardline fue más prominente en el hardcore punk y la mayoría de los autores lo enlazan al vegan straight edge ya que ambas ideologías se centran en el rechazo de productos animales, drogas y, ocasionalmente, aborto, así como su influencia en bandas vegan straight edge.[100][83][101][102][103]​ No obstante, Peterson afirma que hay un debate sobre si el hardline fue parte o no del straight edge.[104]

ReferenciasEditar

  1. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, p. 73.
  2. a b c d e f Van Deven, Mandy (2010). «Punk rock». En Puskar-Pasewicz, Margaret. Cultural Encyclopedia of Vegetarianism [Enciclopedia cultural de vegetarianismo] (en inglés). Estados Unidos: ABC-CLIO, LLC. pp. 191-192. ISBN 978-0-313-37556-9. Consultado el 19 de marzo de 2019. 
  3. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, pp. 80-83.
  4. Kuhn, Gabriel (Noviembre de 2017). «Straight Edge in der Linken» [Straight edge en la izquierda]. Alpineanarchist.org (en alemán). Archivado desde el original el 21 de febrero de 2019. Consultado el 21 de febrero de 2019. 
  5. Peterson, 2009, p. 18.
  6. a b c Kuhn, Gabriel (Marzo de 2012). «"I'm Not the Flesh" Krishnacore und Straight Edge». Alpineanarchist.org (en alemán). Archivado desde el original el 19 de abril de 2014. Consultado el 13 de febrero de 2019. 
  7. Cherry, Elizabeth (2014). «I Was a Teenage Vegan: Motivation and Maintenance of Lifestyle Movements*» [Yo fui un adolescente vegano: motivación y mantenimiento de movimientos basados en el estilo de vida]. Sociological Inquiry (publicada en el portal de la Universidad de Viena) (en inglés) (Alpha Kappa Delta) 20 (10): 1-20. doi:10.1111/soin.12061. Archivado desde el original el 26 de febrero de 2019. Consultado el 26 de febrero de 2019. 
  8. a b Pike, 2017, p. 139.
  9. Pieslak, 2014, pp. 52-53.
  10. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, pp. 73 y 84.
  11. Haenfler, 2006, pp. 85-86 y 92.
  12. a b c d e f Clark, Dylan (2004). «The Raw and the Rotten: Punk Cuisine» [Lo crudo y lo podrido: cocina punk]. Ethnology (en inglés) (Universidad de Toronto) 43 (1): 6. Archivado desde el original el 19 de enero de 2010. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  13. a b c Lohman, Kirsty (10 de octubre de 2017). «6.4 - Practices of Consumption» [6.4 - Prácticas de consumo]. The Connected Lives of Dutch Punks: Contesting Subcultural Boundaries [Las vidas conectadas de los punks neerlandeses: disputando límites subculturales] (en inglés). Springer Science+Business Media. pp. 187-189. ISBN 3319510797. Consultado el 26 de febrero de 2019. 
  14. Pike, 2017, p. 146.
  15. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, p. 87.
  16. a b Foster, Erin (2001). «DON’T SMOKE, DON’T DRINK, DON’T FUCK: TOWARDS A THEORY OF STRAIGHT-EDGE CULTURE» [No fumar, no beber, no follar: hacia una teoría de la cultura straight edge]. Iowa Journal of Cultural Studies (en inglés) 2001 (20): 94 (nopolítico) y 100-101 (hardline). Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  17. Haenfler, 2004, p. 428.
  18. a b c Bronner, Simon J.; Clark, Cindy Dell, eds. (21 de marzo de 2016). «Straight edge and Hardcore» [Straight edge y hardcore]. Youth Cultures in America [Culturas juveniles en América] (en inglés). ABC-CLIO. pp. 657-659. ISBN 1440833923. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  19. a b Dines, Mike (Junio de 2013). «The Sacralization of Straightedge Punk: Bhakti-yoga, Nada Brahma and the Divine Received: Embodiment of Krishnacore» [La sacralización del punk straightedge: bhakti-yoga, nada brahma y lo divino recibido: encarnación del krishnacore]. Academia.edu (en inglés). Universidad de Liubliana. doi:10.4312/mz.50.2.147-156. Consultado el 16 de febrero de 2019. 
  20. Stewart, Francis (26 de junio de 2017). «'Stick to your Guns': anarchy, authenticity and 'religion'». Punk Rock is My Religion: Straight Edge Punk and 'Religious' Identity [El punk rock es mi religión: punk straight edge e identidad 'religiosa'] (en inglés). Routledge. p. 118. ISBN 1351725556. 
  21. Kuhn, 2014, p. 14.
  22. Pike, 2017, p. 153. : "In the 1990s, the influence of Krishna Consciousness on hardcore subculture again gave spiritual meaning to political activism and attracted similar charges of depoliticization within hardcore's anarchist-tinged communities." (En los años 1990, la influencia de la Conciencia de Krishna en la subcultura hardcore nuevamente dio un significado espiritual al activismo político y atrajo acusaciones similares de despolitización por parte de las comunidades hardcore inclinadas al anarquismo.)
  23. Pieslak, 2014, pp. 28 y 39 (David Foreman del Frente de Liberación de la Tierra y el activista vegan straight edge Walter Bond), y 68 (argumento de Pieslak en la nota 26).
  24. Hannerz, Erik (21 de enero de 2014). «Punk Subculture». En Forsyth, Craig J.; Copes, Heith. Encyclopedia of Social Deviance (en inglés). SAGE Publishing. pp. 562-563. ISBN 1483364690. Consultado el 22 de marzo de 2019. 
  25. a b c d Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, p. 77.
  26. a b c d Rude, Matthias (2015). «»Im Punk geht es um Freiheit – für Menschen und Tiere«» ["El punk es sobre libertad - para humanos y animales"]. Melodie und Rhythmus (en alemán) (2). Archivado desde el original el 13 de marzo de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  27. Pike, 2017, p. 154.
  28. Pieslak, 2014, p. 51.
  29. Pike, 2017, p. 140.
  30. Pike, 2017, p. 159.
  31. Maurer, Donna (2002). «6 - Organizational Strategy in Action» [Estrategia organizacional en acción]. Vegetarianism: Movement or Moment? [Vegetarianismo= ¿movimiento o momento?] (en inglés). Philadelphia, Pennsylvania: Temple University Press. pp. 124-125. ISBN 1-56639-935-1. 
  32. Pike, 2017, pp. 159-160.
  33. a b Pike, 2017, p. 160.
  34. Stewart, Francis (1 de septiembre de 2016). «This is [not] the A.L.F.?: Anarchism, punk rock and animal advocacy» [¿Este [no] es el F.L.A.? Anarquismo, punk rock y defensa animal]. Punk & Post Punk (en inglés) (Intellect) 5: 227-245. doi:10.1386/punk.5.3.227_1. 
  35. a b c Glasper, 2014, p. 8.
  36. Cross, 2010, pp. 1-2.
  37. Cross, 2010, pp. 4, 5 y 6.
  38. Cross, 2010, pp. 9 ("the pacifism of anarcho-punk (which began to corrode and fragment as the years passed) ... ") y 14.
  39. a b c d Kusche, Nora (3 de agosto de 2018). «So Punk! – Die musikalischen Wurzeln des Veganismus» [¡Qué punk! - Las raíces musicales del veganismo]. Greenpeace Magazin (en alemán). Archivado desde el original el 22 de marzo de 2019. Consultado el 21 de marzo de 2019. 
  40. a b c d King, John (6 de agosto de 2014). «Meat Means Murder». Rebellion Festivals Programme - 2014 (en inglés) (Rebellion Festivals Ltd): 34-35. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  41. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, pp. 197-198.
  42. Cross, Rich (2014). «7 - British anarchism in the era of Thatcherism» [Anarquismo británico en la era del thatcherismo]. En Smith, Evan; Worley, Matthew. Against the grain: The British far left from 1956 [Contra la corriente: la extrema izquierda británica desde 1956] (en inglés). Manchester University Press. p. 137. ISBN 978 07190 9590 0. «The political priorities of anarcho-punk were very different from what had gone before. Clear political foci [of British anarchists] were provided by the anti-nuclear and anti-war movements, but the attentions of anarcho-punk extended to include a matrix of other issues - including militant vegetarianism and animal liberation; [...] In the early 1980s it was from within anarcho-punk that so many of the profile events and developments which bore the imprint of the anarchist movement drew momentum - including [...] the rise of a newly militant animal liberation lobby; [...]». 
  43. a b c Worley, 2017, p. 166.
  44. Cross, 2010, p. 10.
  45. a b c Bestley, Russ; Binns, Rebecca (1 de octubre de 2018). «7 - The evolution of an anarcho-punk narrative, 1978-1984» [La evolución de una narrativa anarcopunk, 1978-1984]. Ripped, Torn and Cut: Pop, Politics and Punk Fanzines from 1976 [Rasgado, arrancado y cortado: pop, política y fanzines punk desde 1976] (en inglés). Oxford University Press. pp. 182-183 y 188. ISBN 1526120615. Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  46. Cross, 2010, pp. 8-10.
  47. a b c d e f Gordon, Alastair Robert (18 de enero de 2005). The authentic punk: an ethnography of DiY music ethics [El punk auténtico: una etnografía de las éticas musicales de "hacerlo uno mismo"] (tesis doctoral) (en inglés). Universidad de Loughborough. pp. 111-112. 
  48. Lowey, Ian; Prince, Suzy (25 de septiembre de 2014). «Punk Graphics: The Subversion of Style» [Gráficos punk: la subversión del estilo]. The Graphic Art of the Underground: A Countercultural History [El arte gráfico del underground: una historia contracultural] (en inglés). A&C Black. p. 130. ISBN 1472573552. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  49. a b Worley, Matthew (2016). «The End Result». The Aesthetic of Our Anger: Anarcho-Punk, Politics and Music [La estética de nuestra ira: anarcopunk, política y música] (en inglés). Minor Compositions (Autonomedia). p. 295. Archivado desde el original el 11 de noviembre de 2016. Consultado el 26 de febrero de 2019. 
  50. Cross, 2010, p. 14.
  51. Worley, 2017, p. 163.
  52. Glasper, 2014, pp. 32 y 38.
  53. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, p. 74.
  54. Glasper, 2014, pp. 106-107.
  55. a b «Vida y muerte de Jill Phipps: "Fue una tragedia, pero desgraciadamente no fue una sorpresa"». Eldiario.es. 2 de febrero de 2018. Archivado desde el original el 3 de febrero de 2018. Consultado el 6 de marzo de 2019. 
  56. Glasper, 2014, p. 317.
  57. Glasper, 2014, p. 152.
  58. a b Thompson, Dave. «Various Artists | This Is the A.L.F.». AllMusic (en inglés). Archivado desde el original el 27 de octubre de 2012. Consultado el 7 de marzo de 2019. 
  59. Horton, Ross (19 de mayo de 2014). «Rudimentary Peni - Death Church [Reissue]». The Line of Best Fit (en inglés). Archivado desde el original el 1 de julio de 2018. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  60. a b Peterson, 2009, p. 15.
  61. Boulware, Jack; Tudor, Silka (2009). «Peace Punks» [Punks pacifistas]. Gimmesomethingbetter.com (en inglés). Archivado desde el original el 5 de enero de 2010. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  62. a b Webb, Peter (10 de junio de 2010). Exploring the Networked Worlds of Popular Music [Explorando los mundos conectados en redes de la música popular] (en inglés). Routledge. pp. 48 (anarcopunk en Brístol) y 149-150 (influencia de Crass). ISBN 1135910782. Consultado el 10 de febrero de 2019. 
  63. Glasper, 2014, pp. 225 (Virus), 242 (Polemic Attack), 251 (Icons of Filth), 345-346 (Wartoys) y 395 (Anti-System).
  64. a b Thompson, Stacy (2004). Punk Productions: Unfinished Business (en inglés). SUNY Press (publicado el 2012). pp. 56 ("Free At Last") y 97 (crust punk). ISBN 0791484602. 
  65. Riches, Gabby (22 de marzo de 2016). «8 - Use Your Mind?» [¿Usar tu mente?]. En Brown, Andy R.; Spracklen, Karl; Kahn-Harris, Keith et al.. Global Metal Music and Culture: Current Directions in Metal Studies [Música y cultura metal global: direcciones actuales en los estudios del metal] (en inglés). Routledge. p. 129. ISBN 1317587243. 
  66. a b Barchi, Rodrigo (January 2017). «O ruído infame das ecologias menores» [El ruido infame de las ecologías menores]. Revista do Lhiste (en portugués) (Porto Alegre, Brasil) 4 (6): 190 (Napalm Death), 191 (Carcass) y 193-194 (Agathocles). ISSN 2359-5973. Archivado desde el original el 18 de marzo de 2019. Consultado el 17 de marzo de 2019. «O grindcore, em sua herança punk libertária, absorve e dissemina as mais diversas preocupações entre os próprios punks, [...] Uma das mais caras é a questão dos direitos dos animais, o vegetarianismo, o veganismo e o que é chamado de especismo.». 
  67. Rivadavia, Eduardo. «Extreme Noise Terror - A Holocaust in Your Head». AllMusic (en inglés). Archivado desde el original el 1 de octubre de 2012. Consultado el 21 de marzo de 2019. 
  68. «AnimaNaturalis con SKA-P en Argentina». AnimaNaturalis. Buenos Aires, Argentina (publicado el 11 de diciembre de 2008). 8 de diciembre de 2008. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2013. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  69. «Hemeroteca». Ska-P.com. Archivado desde el original el 29 de marzo de 2018. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  70. a b c d Ambrosch, Gerfried (2018). «The Punk Ideology: The Language of Politics in Punk's Poetry» [La ideología punk: el lenguaje de la política en la poesía punk]. The Poetry of Punk: The Meaning Behind Punk Rock and Hardcore Lyrics [La poesía del punk: el significado detrás de las letras del punk rock y hardcore] (en inglés). Routledge. pp. 167 (Propagandhi), 172 (reacción contra el vegetarianismo) y 172-173 (hardline). ISBN 1351384449. 
  71. Saintourens, Thomas (8 de septiembre de 2017). «Pourquoi les punks sont à l'avant-garde de tous les combats écolo» [Por qué los punks están a la vanguardia en todas las batallas verdes]. Usbek & Rica (en francés). Archivado desde el original el 15 de septiembre de 2017. Consultado el 11 de abril de 2019. 
  72. Boisseau, Donaghey y Eloff, 2015, p. 198.
  73. Glasper, 2014, p. 90.
  74. a b c d e Potter, Will (12 de abril de 2011). Green Is the New Red: An Insider's Account of a Social Movement Under Siege [El verde es el nuevo rojo: un reporte interno de un movimiento social bajo asedio] (en inglés). City Lights Publishers. pp. 100-102. ISBN 0872865525. Consultado el 12 de febrero de 2019. 
  75. Aitch, Iain. «Interview with vegan chef Isa Chandra Moskowitz» [Entrevista con la chef vegana Isa Chandra Moskowitz]. Vegetarianliving.co.uk (en inglés). Archivado desde el original el 28 de abril de 2015. Consultado el 28 de febrero de 2019. 
  76. David Wolfson – Superman of the animal rights movement. Plantriotic.com. Consultado el 21 de marzo de 2019.
  77. Haenfler, 2004, pp. 409 y 415-416.
  78. Haenfler, 2004, p. 416.
  79. Haenfler, 2004, p. 427.
  80. Pike, 2017, p. 155.
  81. Haenfler, 2004, p. 431.
  82. Haenfler, 2004, pp. 427-428.
  83. a b c Tsitsos, William (17 de noviembre de 2015). «An International Comparison of the Politics of Straight Edge» [Una comparación internacional de la política del straight edge]. En Horsfall, Sara Towe; Meij, Jan-Martijn; Probstfield, Meghan D. Music Sociology: Examining the Role of Music in Social Life [Sociología musical: examinando el rol de la música en la vida social] (en inglés). Routledge. pp. 202-203 y 205-209. ISBN 1317255844. Consultado el 26 de febrero de 2019. 
  84. Peterson, 2009, pp. 17 y 21.
  85. Pike, 2017, pp. 141-142.
  86. Haenfler, 2006, pp. 13 y 53.
  87. Peterson, 2009, p. 16.
  88. Pike, 2017, pp. 142 (F.L.A.) y 145-146 (Hare Krishna).
  89. Pike, 2017, pp. 146-147.
  90. a b Peterson, 2009, p. 19.
  91. Wells, Lance (24 de mayo de 2012). «Review: Youth of Today “We’re Not In This Alone” (1988)». Punks in Vegas (en inglés). Archivado desde el original el 4 de agosto de 2017. 
  92. «Interview with Walter Schreifels» [Entrevista con Walter Schreifels]. Nettverk for dyrs frihet (en inglés). Archivado desde el original el 18 de diciembre de 2011. Consultado el 13 de febrero de 2019. 
  93. Haenfler, 2006, pp. 13-14.
  94. a b Peterson, 2009, p. 17.
  95. a b Haenfler, 2006, p. 53.
  96. Raga, Suzanne (11 de diciembre de 2014). «10 Music Genres Designed To Scare And Offend» [10 géneros musicales diseñados para asustar y ofender]. Listverse.com (en inglés). Archivado desde el original el 14 de diciembre de 2014. Consultado el 18 de marzo de 2019. 
  97. Marika Z. (9 de abril de 2018). «DROPDEAD: 27 years speaking and living by their beliefs» [DROPDEAD: 27 años hablando y viviendo según sus creencias]. Idioteq.com (en inglés). Archivado desde el original el 9 de junio de 2018. Consultado el 18 de marzo de 2019. 
  98. Pieslak, 2014, pp. 47-48.
  99. a b Sanneh, Kelefa (invierno septentrional de 2009). «Vegan Jihad: A Conversation with Sean Muttaqi» [Yihad vegana: una conversación con Sean Muttaqi]. Bidoun (en inglés). Archivado desde el original el 7 de marzo de 2016. Consultado el 27 de febrero de 2019. 
  100. Pike, 2017, pp. 160-161.
  101. Pieslak, 2014, p. 47.
  102. Kuhn, 2010, p. 13.
  103. Haenfler, 2006, p. 78.
  104. a b Peterson, 2009, p. 21.
  105. Peterson, 2009, pp. 17 y 21-22.
  106. Pieslak, 2014, p. 48.
  107. a b Peterson, 2009, pp. 18-19.
  108. Pieslak, 2014, p. 49.
  109. Haenfler, 2006, p. 16.
  110. Kuhn, 2010, p. 16.
  111. Kuhn, 2010, p. 149.
  112. Haenfler, Ross (11 de junio de 2015). «Sober Revolution: The story of straight edge hardcore in 10 records» [Revolución sobria: la historia del hardcore straight edge en 10 grabaciones]. The Vinyl Factory (en inglés). Archivado desde el original el 6 de enero de 2017. Consultado el 22 de febrero de 2019. 
  113. Banga, Arina (verano septentrional de 2014). «“We hebben bewust gekozen voor een 100% veganistisch muziekfestival” Ieper Fest en Fluff Fest: meer dan muziek» ["Deliberadamente optamos por un festival de música 100% vegano" Ieper Fest y Fluff Fest: más que música]. Vegan Magazine (en neerlandés) (Nederlandse Vereniging voor Veganisme) (101): 8-9. Consultado el 22 de febrero de 2019. 
  114. Christel L. Larsson; Ulla Rönnlund; Gunnar Johansson; Lars Dahlgren (2003). «Veganism as status passage: The process of becoming a vegan among youths in Sweden». Appetite (en inglés) (Universidad de Viena) (41): 61-67. Archivado desde el original el 21 de febrero de 2019. Consultado el 27 de febrero de 2019. 
  115. de Menezes Bittencourt, João Batista (20 de diciembre de 2016). «Negociando condutas: estilo de vida Straightedge no Brasil e os discursos sobre política e sexualidade». Cadernos de Arte e Antropologia (en portugués) 6 (1: I Wanna Be Your Punk: DIY e culturas underground): 53-69. doi:10.4000/cadernosaa.1211. Archivado desde el original el 9 de abril de 2018. Consultado el 22 de febrero de 2019. 
  116. Reia, Jhessica (17 de marzo de 2017). «AROUND THE X: Reflections on Straight Edge, Visuality, and Identity Boundaries» [Alrededor de la X: reflexiones sobre el straight edge, visibilidad y límites de identidad]. Imaginations (a través de Academia.edu) (en inglés) (7): 106-123. doi:10.17742/IMAGE.VOS.7-2.6. Consultado el 22 de febrero de 2019. 
  117. Kuhn, 2010, pp. 266 y 275.
  118. a b Peterson, 2009, p. 20.
  119. Pieslak, 2014, p. 52.
  120. Peterson, 2009, pp. 20 y 22.
  121. Peterson, 2009, p. 22.
  122. Pike, 2017, pp. 143-144 y 156.
  123. Glasser, Carol L. (30 de junio de 2014). «Part IV: Interviews and Personal Reflections» [Parte 4: Entrevistas y reflexiones personales]. En Del Gandio, Jason; Nocella II, Anthony J. The Terrorization of Dissent: Corporate Repression, Legal Corruption, and the Animal Enterprise Terrorism Act [La terrorización de la disidencia: represión corporativa, corrupción legal y la ley de terrorismo de empresas animales] (en inglés). Estados Unidos: Lantern Books. pp. 240-241. ISBN 1590564316. Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  124. Saint Thomas, Sophie (12 de febrero de 2016). «How 70s Punk Became the Blueprint for Alt Fashion (and Subculture’s Doomed Demise)» [Cómo los 1970 se volvieron el modelo para la moda alternativa (y la condena de muerte para la subcultura)]. Noisey (en inglés). Archivado desde el original el 21 de marzo de 2019. Consultado el 21 de marzo de 2019. 
  125. Zlatapolsky, Ashley (19 de julio de 2017). «Vans Warped Tour volunteer: It's about music, gear and saving the cows» [Voluntaria de Vans Warped Tour: Se trata de música, equipo y salvar a las vacas]. Detroit Free Press (en inglés). Archivado desde el original el 20 de julio de 2017. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  126. Avery Natale, Ed (1 de diciembre de 2014). «10 - "Iron Fist" by Goldfinger». En Parmar, Priya; Nocella II, Anthony J.; Robertson, Scott et al.. Rebel Music: Resistance through Hip Hop and Punk [Música rebelde: resistencia a través del hip-hop y el punk] (en inglés). IAP. pp. 93-96. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  127. Cernansky, Rachel (Mayo de 2003). «Opening Eyes to Animal Rights—One Song at a Time» [Abriendo los ojos a los derechos de los animales-una canción a la vez]. Satyamag.com (en inglés). Archivado desde el original el 8 de julio de 2003. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  128. «Cinco canciones anti-taurinas». Kienyke.com. 11 de julio de 2016. Archivado desde el original el 25 de mayo de 2018. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  129. Jarque, Fietta (6 de febrero de 1999). «Rockeros españoles graban un disco en defensa de los animales». El País. Madrid. Archivado desde el original el 8 de septiembre de 2016. Consultado el 20 de marzo de 2019. 

BibliografíaEditar

  • Kuhn, Gabriel, ed. (2010). Sober Living for the Revolution: Hardcore Punk, Straight Edge, and Radical Politics [Vida sobria para la revolución: hardcore punk, straight edge y política radical] (en inglés). PM Press. ISBN 1604860510. 
  • Boisseau, Will; Donaghey, Jim; Eloff, Aragorn (2015). «“Nailing Descartes to the wall” (Boisseau y Donaghey) y “Do Anarchists Dream of Emancipated Sheep?” (Eloff)». En Nocella II, Anthony J.; White, Richard J.; Cudworth, Erika. Anarchism and Animal Liberation [Anarquismo y liberación animal] (en inglés). McFarland & Company. pp. 71-89 y 194-211. ISBN 978-1-4766-2132-6. 

Lectura adicionalEditar

  • Hein, Fabien; Blake, Dom (16 de noviembre de 2016). Écopunk. Les punks, de la cause animale à l’écologie radicale [Ecopunk: los punks, desde la causa animalista hasta el ecologismo radical] (en francés). Neuvy-en-Champagne, Francia: Le Passager clandestin. ISBN 9782369350361.