Abrir menú principal
Una despedida de soltera

Una despedida de soltero es una fiesta que organizan los amigos para alguien que está a punto de contraer matrimonio. Tiene como objetivo celebrar la última gran fiesta antes de casarse. Generalmente durante la misma se cometerán algunos excesos, teóricamente vedados en el ámbito del matrimonio.

Las despedidas de soltero se realizan tradicionalmente entre miembros de un mismo sexo, y se organizan separadamente la del novio (por sus amigos) y las de la novia (por sus amigas), aunque actualmente se han puesto de moda las despedidas mixtas. Suelen consistir en una fiesta en la que se acude a bares durante la noche o se visitan locales de strip-tease. También se contratan espectáculos de este tipo para disfrutarlos en un entorno privado o alternativamente con espectáculos públicos, con otros grupos ajenos; con los que se comparte salón, juegos y espectáculos y privados, solo para ese novio/a y sus amigos/as.

Durante la celebración, es habitual regalar a los despedidos regalos picantes y hacerles pasar por situaciones ridículas disfrazándolos total o parcialmente y haciéndoles acudir disfrazados a lugares públicos. A menudo, las prendas hacen referencia a su condición de novio como, por ejemplo, un velo de boda o se hace saber su próximo matrimonio a través de mensajes jocosos en carteles o camisetas. Es habitual también que todos los celebrantes se disfracen con prendas iguales formando así un grupo fácilmente identificable. Las despedidas de soltero son pagadas por todos los asistentes que invitan al novio o novia durante toda la celebración.

Evolución de las despedidas de solteroEditar

El origen de las despedidas de soltero se remonta al siglo V antes de Cristo. Los soldados espartanos antes de la celebración de la boda organizaban una fiesta al novio para comprobar la fidelidad del mismo hacia su futura esposa, para la ocasión contrataban a una mujer y esta debía intentar seducir al novio mientras organizaba un espectáculo.

Un alto porcentaje de las despedidas se centraban en salir de fiesta con los amigos, disfrazar a los novios y acudir a algún espectáculo subido de tono.

Con el tiempo, el mundo de las despedidas se ha ido sofisticando y han surgido gran cantidad de empresas dedicadas en exclusiva a preparar este tipo de eventos.

Un buen número de empresas organizan fiestas multitudinarias en las que el baile, el alcohol y los espectáculos picantes son los ingredientes principales. Hay otras empresas que utilizan el humor, ya sea con drag queens, bromas, novatadas y otros espectáculos.

El desarrollo del turismo rural en paralelo ha hecho que gran número de despedidas pasen de ser una celebración en la ciudad a un fin de semana rural lleno de actividades.

Más tarde se incorporó a las despedidas el deporte de aventura, acuáticos (ráfting, descenso de barrancos), terrestres (paintball, senderismo, escalada), de motor (karting, Quads).

Como última aportación al mundo de las despedidas de soltero, se incluye también el ocio experiencial (o turismo experiencial, cuando supone un desplazamiento de los participantes). En este tipo de ocio, los participantes participan más activamente en su despedida y se divierten con historias realistas. Básicamente, sería como meterse dentro de una película y ser los protagonistas principales.

CríticasEditar

En España, algunas ciudades intentan eliminar las despedidas de soltero, ya que genera númerosas molestias a los vecinos. Algunas ciudades, como Salamanca o Madrid, donde se celebran numerosas despedidas de soltero, se han propuesto medidas para regularlas y limitarlas en lugares públicos.[1]

ReferenciasEditar

  1. «Seis ciudades españolas han prohibido la celebración de despedidas de soltero». Telecinco. 23 de julio de 2018. Consultado el 17 de enero de 2019.