Diócesis de Segorbe-Castellón

jurisdicción católica de la Comunidad Valencia (España)

La diócesis de Segorbe-Castellón de la Plana (en latín: Dioecesis Segobricensis-Castellionensis y en catalán: Bisbat de Sogorb-Castelló) es una circunscripción eclesiástica de la Iglesia católica en España. Se trata de una diócesis latina, sufragánea de la archidiócesis de Valencia. Desde el 25 de abril de 2006 su obispo es Casimiro López Llorente.

Diócesis de Segorbe-Castellón de la Plana
Dioecesis Segobricen(sis)-Castellionen(sis) (en latín)

Escudo de la diócesis

Catedral basílica de Santa María de la Asunción
Información general
Iglesia católica
Iglesia sui iuris latina
Rito romano
Sufragánea de archidiócesis de Valencia
PatronazgoVirgen de la Cueva Santa
san Pascual Baylón
Fecha de erección Siglo VI (como diócesis)
Sede
Catedral basílica de Santa María de la Asunción
Ciudad Segorbe
División administrativa Comunidad Valenciana
País EspañaBandera de España España
Concatedral de Santa María (en Castellón de la Plana)
Curia diocesana Obispado, Paseo Obispo Ahedo 2, 12400 Segorbe; Palacio Episcopal, c/Gobernador Bermúdez de Castro 8, 12003 Castellón de la Plana
Jerarquía
Obispo Casimiro López Llorente
Vicario general Javier Aparici Renau
Estadísticas
Población
— Total
— Fieles
(2020)
492 253
422 215 (85.8%)
Sacerdotes 205
Parroquias 146
Superficie 4350 km²

Localización y extensión de la diócesis
Sitio web
www.obsegorbecastellon.es/

Territorio y organización

editar
 
Concatedral de Santa María

La diócesis tiene 4350 km² y extiende su jurisdicción sobre los fieles católicos de rito latino residentes en la Comunidad Valenciana: en la provincia de Castellón, excepto la parte meridional, constituida por 63 municipios, que pertenecen a la archidiócesis de Valencia.

 
Palacio episcopal en Castellón de la Plana

La sede de la diócesis se encuentra en la ciudad de Segorbe, en donde se halla la Catedral basílica de Santa María de la Asunción. En Castellón de la Plana se encuentra la Concatedral de Santa María. En el territorio diocesano existen otras tres basílicas menores: la basílica del Salvador, en Burriana, la basílica de San Pascual Baylón, en Villarreal, y la basílica de Santa María de Lledó, en Castellón de la Plana. Hay un Palacio episcopal en Segorbe, y otro en Castellón, residencia oficial episcopal en Castellón, del S:XVIII y de estilo neoclásico, está catalogado como B.I.C., y está inscrito en Patrimoni Cultural de la Comunitat Valenciana, y en Patrimonio Nacional.[1]

 
Basílica menor del Salvador, en Burriana

En 2021 en la diócesis existían 214 parroquias agrupadas en 14 arciprestazgos y estos en 4 vicarías.

 
Seminario diocesano, en Segorbe

Historia

editar
 
Imagen de la Virgen de la Cueva Santa

La diócesis de Segorbe fue erigida en el siglo VI. Aunque algunos historiadores han adelantado hipótesis según las cuales la fundación de la diócesis se remonta a siglos anteriores, no hay constancia documental anterior a 589, año en el que el obispo Próculo intervino en el tercer Concilio de Toledo.

A principios del siglo VIII Segorbe sufrió la invasión musulmana, que supuso el abandono de la sede y la interrupción de la sucesión episcopal, que se reanudaría recién en el último cuarto del siglo XII.

Entre los años 1160 y 1168 el caballero navarro Pedro Ruiz de Azagra, se convirtió en señor de Albarracín, y deseó refundar la supuesta antigua diócesis de la zona, pero el papa Adriano IV, donó la iglesia de la ciudad a la de Zaragoza, decisión apoyada por el rey de Aragón Alfonso II el Casto, que también la donó a aquella sede. Pese a ello, Pedro Ruiz de Azagra, trató de fundar silla episcopal en Albarracín. El obispo de Zaragoza, se opuso a la erección de este obispado y obtuvo dictamen favorable de la Santa Sede, declarando a Albarracín sujeta a la sede cesaraugustana. Pedro Ruiz de Azagra, recurrió al arzobispo de Toledo, que usando la facultad que había otorgado el papa Urbano II al primer arzobispo de Toledo de nombrar obispos en lugares que se hubieran conquistado y él creyese oportuno, concedió a Pedro Ruiz de Azagra su deseo. En 1172 Martín juró obediencia al metropolitano de Toledo, tomando cómo título el de obispo arcabricense, dado que durante la reconquista no se fundaban nuevas diócesis, sino que se procuraba restablecer las antiguas.

En 1200 la iglesia del Santísimo Salvador de Albarracín fue consagrada como catedral. En los años cuarenta del siglo XIII, tras la reconquista de la ciudad de Valencia en 1238, comenzaron las disputas en torno a los límites diocesanos. En este período los obispos adquirieron importancia y derechos.

Cuatro años más tarde, en Albarracín era ya común sentir que dicha tierra no perteneció a Arcabria, sino a la antigua diócesis de Segorbe, apoyándose en las antiguas divisiones territoriales del rey Wamba. A consecuencia de este hecho, se obligó al obispo Martín a tomar el título de obispo de Segorbe y de Albarracín, aunque Segorbe, todavía no estaba conquistada. El papa Gregorio IX y el papa Inocencio IV, exhortaron a la nobleza castellana y a la aragonesa para que tomasen dicha ciudad a los moros. Cuando se conquistó Segorbe en 1245, la sede episcopal se trasladó de Albarracín a Segorbe. En 1247 el papa Inocencio IV ordenó que se unieran las dos Iglesias, el obispo tomó posesión de Segorbe y erigió allí una nueva catedral. En 1259 la Santa Sede sancionó la unión de las dos diócesis bajo el nombre de diócesis de Segorbe-Albarracín, unidas definitivamente a principios de los años sesenta del mismo siglo con la bula Petitio Vestra por el papa Alejandro IV.

Territorio histórico

editar

Gracias a los pleitos de la diócesis de Segorbe-Albarracín con la archidiócesis de Tarragona, el papa Juan XXII elevó la cátedra de Zaragoza al rango de archidiócesis, dándole por sufragánea la diócesis de Segorbe-Albarracín.

Más tarde, Segorbe-Albarracín, tuvo grandes disputas territoriales con la sede de Valencia, ya que esta alegaba sus derechos sobre varias iglesias de Segorbe: la Villa de Altura, Alpuente, Aras, Arcos, Andilla, Villahermosa del Río, Cortes, Zucaina, Castillo de Villamalefa, Puebla de Arenoso, Jérica y hasta 32 iglesias más, de las cuales, Valencia cobraba rentas, por la donación en 1245 por parte del rey moro de Valencia Zeit Abuzeit al rey Jaime I. El obispo de Valencia, Arnaldo de Peralta, tomó a mano armada la Iglesia de Segorbe y echó al prelado segobricense. La Santa Sede zanjó la cuestión en favor del obispo de Segorbe-Albarracín, aunque muchos de los territorios ocupados, quedaron en manos de la mitra valenciana (hasta el reajuste de circunscripciones en 1953 año en el que se desprendió un grupo de 22 iglesias que formaban un exclave en la provincia de Castellón).

Composición del obispado

editar

La diócesis de Segorbe-Albarracín, estaba compuesta por un cabildo común, un deán común, un tesorero en común y un chantre común, pero cada iglesia tenía un arcediano propio y seis canónigos.

En el siglo XIII la elección del obispo correspondía al cabildo, aunque el poder real se opusiera al derecho. Miguel Sánchez no pudo tomar posesión del obispado para el que había sido legítimamente elegido, porque el rey de Aragón apoyó a otro candidato.

En el siglo XIV hubo otros conflictos con las órdenes militares de Montesa y Calatrava por los diezmos de algunos lugares, que también necesitaba la diócesis para financiar la construcción de las dos catedrales, que prosiguió desde el siglo anterior y continuará hasta el primer cuarto del siglo XVI. Elías de Perigueux, en 1347 fue el primer obispo elegido por el papa.

El fin del obispado de Segorbe-Albarracín

editar

La paz

editar

El arcedianato de Alpuente, fue una de las iglesias que se quedó Valencia después de las disputas de los dos obispados. Pero, esta fue la única devuelta (en 1347 por sentencia de la Curia Romana). A partir de entonces, las iglesias de Segorbe y Albarracín permanecieron unidas 318 años.

La separación

editar

El papa Gregorio XIII, a instancias de Felipe II de España, disolvió la unión alegando, en la bula Regimini universalis publicada el 21 de julio de 1577 las siguientes razones: Segorbe pertenecía al Reino de Valencia y Albarracín al de Aragón; todos los canónigos, residían en Segorbe y, el culto en Albarracín estaba abandonado debido a la gran población morisca. También aprovechó la vacante del arzobispado de Zaragoza y la del obispado de Segorbe-Albarracín.[2]

La orden, fue bien acogida en Albarracín, pero no en Segorbe, que retrasó la separación 20 años. El nuevo obispado de Albarracín, fue proclamado sufragáneo de Zaragoza, mientras que el de Segorbe, lo fue de Valencia.

A principios del siglo XVII el obispo Pedro Ginés de Casanova reorganizó las parroquias de la diócesis y creó nuevas fundaciones religiosas. En los años setenta del mismo siglo se fundó el seminario diocesano.

También fue destacable el largo episcopado de Lorenzo Gómez de Ahedo (1784-1809), consolidando el seminario, trasladando el hospital y el cementerio a nuevas ubicaciones y comprometiéndose con la biblioteca del seminario y el archivo diocesano. Apasionado de la agricultura y la botánica, dio impulso a nuevos cultivos. Reconstruyó la catedral en formas neoclásicas.

También fue interesante la figura del dominico Domingo Canubio Alberto, obispo a mediados del siglo XIX, profesor de filosofía y teología, quien incrementó el culto a la Virgen y a los santos. Predicó personalmente el dogma de la Inmaculada Concepción en 1854, el primero en España. Durante una epidemia de cólera ayudó personalmente a los enfermos.

Su sucesor Joaquín Hernández y Herrero reorganizó la diócesis en parroquias y arciprestazgos.

El siglo XIX finalizó con el episcopado de Francisco de Asís Aguilar y Serrat, fundador de numerosas obras sociales, como la Caja de Ahorros, escritor y periodista, fundador del boletín diocesano. Tomó parte contra el anticlericalismo de su tiempo y defendió el derecho de la Iglesia a intervenir en la política.

El obispo Miguel Serra Sucarrats fue encarcelado al comienzo de la guerra civil española en 1936 y martirizado el 9 de agosto del mismo año. La reconstrucción de la diócesis, que permaneció vacante hasta 1944, fue encomendada a Ramón Sanahuja y Marcé.

La nueva diócesis

editar

El Concordato entre la Santa Sede y España y el intento de adaptar las diócesis a los límites provinciales civiles propició la configuración actual de la nueva diócesis.

El 6 de junio de 1957 se amplió con la adquisición de la parroquia de Gátova y todas las demás parroquias de la archidiócesis de Valencia que estaban situadas en la provincia de Castellón.[3]

El decreto de la Sagrada Congregación Consistorial Quum sollemnibus Conventionibus, de 31 de mayo de 1960, desmembró del territorio de la diócesis de Segorbe las parroquias e iglesias filiales pertenecientes a la provincia de Valencia, las cuales fueron agregadas a la archidiócesis de Valencia. De la misma manera, de la diócesis de Tortosa fueron desmembradas las parroquias e iglesias filiales de los arciprestazgos de Nules, Villarreal, Castellón de la Plana, Lucena y Albocácer. Lo mismo ocurrió con la parroquia de Bechí, que como enclave, perteneció a la diócesis de Teruel hasta 1956.[4]

El 31 de mayo de 1960, a raíz de la bula Illas in Ecclesia del papa Juan XXIII, la iglesia de Santa María de Castellón de la Plana fue elevada a concatedral y la diócesis asumió el actual nombre de diócesis de Segorbe-Castellón de la Plana.[5]

Asimismo se alegó que Castellón estuviera descontenta con el obispado de Tortosa ya que, tanto el pueblo como las autoridades locales, estaban indignadas por el trato recibido por parte de los obispos dertosenses, que no acudían a las grandes celebraciones religiosas castellonenses como: la Romería de les Canyes, las fiestas de la Virgen de Lidón, el Corpus Christi, etc. La propaganda del franquismo presentó la unión de las dos iglesias, como un motivo de alegría en todas las iglesias castellonenses.

Como hecho histórico Castellón fue el centro de la diócesis debido a que el obispo de Tortosa fray Antonio José Salinas y Moreno (1790-1814) mandó construir el palacio epíscopal en la ciudad, como residencia en sus largas estancias en Castellón.

El 12 de mayo de 1961, con la carta apostólica Valde expedit, el papa Juan XXIII proclamó a la Santísima Virgen María de la Cueva Santa y a san Pascual Baylón como patronos principales de la diócesis.[6]

En abril de 2006 Casimiro López Llorente fue nombrado obispo titular de Segorbe-Castellón por el papa Benedicto XVI. López había sido obispo de Zamora durante 5 años previamente.[7]

Estadísticas

editar

Según el Anuario Pontificio 2021 la diócesis tenía a fines de 2020 un total de 422 215 fieles bautizados.

Año Población Sacerdotes Bautizados por
sacerdote
Diáconos
permanentes
Religiosos Parroquias
Bautizados
católicos
Total % de
católicos
Total Clero
secular
Clero
regular
Varones Mujeres
1950 80 000 80 020 100.0 97 56 41 824 4 68 69
1970 310 189 310 430 99.9 267 193 74 1161 122 640 148
1980 363 446 364 308 99.8 243 180 63 1495 104 574 148
1990 382 094 383 474 99.6 229 163 66 1668 3 106 534 148
1999 386 815 388 238 99.6 220 159 61 1758 3 76 402 148
2000 395 306 396 757 99.6 235 159 76 1682 4 102 457 128
2001 395 306 396 757 99.6 238 162 76 1660 4 102 450 127
2002 398 566 401 377 99.3 248 173 75 1607 4 89 470 148
2003 402 965 412 990 97.6 240 156 84 1679 4 91 422 148
2004 420 301 440 746 95.4 245 169 76 1715 4 88 430 146
2010 434 100 510 725 85.0 222 197 25 1955 3 36 385 147
2014 438 000 513 500 85.3 194 180 14 2257 3 22 363 146
2017 389 400 494 325 78.8 206 186 20 1890 3 30 331 146
2020 422 215 492 253 85.8 205 190 15 2059 3 20 277 146
Fuente: Catholic-Hierarchy, que a su vez toma los datos del Anuario Pontificio.[8]

Según cifras oficiales, en el curso 2018-2019 se formaron 18 seminaristas en la diócesis: 5 en el Seminario Mayor diocesano y 13 en el Seminario Redemptoris Mater local.[9]​ Además, se ordenó un nuevo sacerdote.[10]

Episcopologio

editar

Referencias

editar
  1. «Palacio Episcopal (Castellón).». Turismo de Castellón. 
  2. «Bula Regimini universalis» (en latín). 
  3. (en latín) Decreto Initis inter, AAS 49 (1957), pp. 864-865.
  4. (en latín) Decreto Quum sollemnibus Conventionibus, AAS 52 (1960), pp. 832-833.
  5. (en latín) Bula Illas in Ecclesia, AAS 53 (1961), p. 99.
  6. (en latín) Carta apostólica Valde expedit, AAS 54 (1962), pp. 267-268.
  7. «El Papa nombra Obispo de Segorbe-Castellón a Mons. Casimiro López». Consultado el 18 de abril de 2017. 
  8. Cheney, David (30 de mayo de 2023). «Diocese of Segorbe-Castellón de la Plana». Catholic-Hierarchy (en inglés). Kansas City. Consultado el 19 de agosto de 2023. «Datos tomados del Anuario Pontificio de 2021 y precedentes». 
  9. «Estadísticas de seminarios | CEE». www.conferenciaepiscopal.es. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2019. Consultado el 21 de marzo de 2019. 
  10. http://www.laregion.es/articulo/ourense/sacerdotes-aires-castellon/20180610091432800170.html

Bibliografía

editar

Enlaces externos

editar