Diana después del baño

cuadro de François Boucher

Diana después del baño es una pintura al óleo sobre tela (57 x 73 cm) realizado en 1742 por el pintor francés François Boucher.

Diana después del baño
(Diane sortant du bain)
Año 1742
Autor François Boucher
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Rococó
Tamaño 57 cm × 73 cm
Localización Museo del Louvre, París, Bandera de Francia Francia

Se conserva en el Museo del Louvre de París.

Descripción

editar

La tela representa a la diosa Diana, reconocible por la corona de perlas, con una joya en forma de media luna, en compañía de una ninfa arrodillada a sus pies.

La diosa está desnuda, sentada sobre sedas que resaltan su tez y el cabello rubio; la ninfa, a su derecha, e izquierda de la tela, tiene el cabello oscuro, y observa las piernas de la diosa.

La blanca desnudez de las carnaciones tiene brillos que adquieren reflejos rojizos, en contraste con los verdes azulados del paisaje. Cerca de ellas están los símbolos de Diana, como el perro de caza, el carcaj con las flechas y algunas presas.

Apropiaciones

editar

El pintor Herman Braun-Vega, en 1987, apropia a Diane después del baño en su cuadro Diane des tropiques[1]​. Añadiendo dos mestizas desnudas también saliendo del baño en primer plano delante de Diane y su ninfa[2]​, Braun-Vega expresa el advenimiento de un mundo multirracial y multicultural[3]​. Repitió el procedimiento en 1989 en su cuadro La danse (Boucher, Matisse) añadiendo el mestizaje de la pintura de Matisse con la de Boucher[4]​.

Referencias

editar
  1. Herman Braun-Vega (1987). «Diane des tropiques (Boucher)» (Acrílico sobre lienzo, 130 × 163 cm). braunvega.com. Consultado el 17 de marzo de 2024. 
  2. Nájar, Jorge (12/1/1988). «Memorias desnudas de un pintor peruano». La República (Lima). «El desnudo, ya se sabe, fue uno de los tópicos de la pintura clásica. En Francia, François Boucher lo llevó a su extremo galante y rococó haciéndolo proliferar en escenas pastoriles y libertinas, de facturas refinadas y vigorosas a la vez. Que Braun-Vega retome ese elemento adocenado como un componente más de su múltiple obra pictórica nos parece la expresión de su voluntad humorística. Lo sorprendente es ver el esplendor de las Dianas e infantas desnudas gozando a manos llenas, conviviendo con desnudos "metecos", ciudadanos venidos de otras razas, sociedades, culturas y continentes. Unos y otros compartiendo vidas y placeres; algo que supongo ha de haber provocado la irritación de alguno miembros de las hordas xenófobas que recorren estas tierras.» 
  3. TIBOL, Raquel (25 de enero de 1993). «Braun-Vega, peruano en Paris». processo (Mexico DF) (847): 53. «La pintura de Braun-Vega es ideológica y discursiva, en la medina en que sus cuadros son no solamente objetos que se contemplan sino textos que se leen. ¿Qué puede el espectador, además de apreciar la virtuosidad de la factura, leer en estos cuadros? A mi juicio dos cosas: la ocupación cada vez más visible del territorio privilegiado de Occidente por los adelantados del Tercer Mundo y el anuncio de una nueva civilización basada en la promiscuidad, el contacto, el cruce y finalmente el mestizaje étnico y el sincretismo cultural. Para expresar esto un escritor hubiera necesitado escribir un largo ensayo. A Braun-Vega le basta colocar en el mismo espacio pictórico a dos mestizas calatas al lado de la Diane au bain de Boucher». 
  4. «Insolente intimidad : Herman Braun y una muestra retrospectiva». El dominical (Lima: El Comercio): 1. 

Véase también

editar

Enlaces externos

editar