Dignidad (astrología)

Concepto astrológico

Dignidad o dignidad esencial en astrología es la naturaleza o significación que guarda un planeta en relación a un determinado signo zodiacal y su posición respecto al mismo.[1]​ Las dignidades esenciales tradicionales son cinco:[2]

  • Domicilio y detrimento
  • Exaltación y caída
  • Triplicidad
  • Término
  • Decanato o faz
Dignidades Esenciales en astrología tradicional y moderna.
Símbolos de los planetas.
Los símbolos de los signos.

El uso de las dignidades —nombre con el que se conoce la relación entre planetas y signos— es básico en la interpretación astrológica. Deben ser conocidas de memoria por el astrólogo que haga el trabajo de interpretar una carta natal.

Dignidades tradicionalesEditar

Domicilio y detrimento (o exilio)Editar

El signo que rige un planeta se llama su domicilio y se considera que, cuando el planeta se encuentra en su domicilio, su influencia es armónica y fluida. Se entiende entonces que sus manifestaciones serán fuertes y oportunas.

Al igual que ciertos signos se consideran beneficiosos para la "estancia" de un planeta, otros se consideran perjudiciales. Es el caso de los signos de exilio, que suelen ser los opuestos al domicilio. Cuando el planeta se encuentra en exilio, su influencia se considera inarmónica y forzada. Se manifestará a destiempo y sus efectos pueden ser negativos.

Un planeta rige o gobierna a otro (y en ese caso se llama dispositor) cuando este último se encuentra en el domicilio del primero. Esta influencia se realiza de forma que el planeta que gobierna, afecta mediante sus características que le son propias, al planeta gobernado. Es decir, si el Sol se encuentra en Aries, entonces el dispositor del Sol será Marte, porque Marte es el regente de Aries. Esto quiere decir que el Sol tendrá rasgos "marcianos" (agresividad, energía, impulso, etc...).

El domicilio es doble, diurno y nocturno. El domicilio nocturno y el diurno se diferencian en su manifestación. Según algunos autores, el domicilio diurno sería más favorable que el nocturno. Según otros el nocturno sería más inconsciente y el diurno más consciente.[3]

Exaltación y caídaEditar

 
El Sol es considerado un planeta en la astrología tradicional y su exaltación ocurre en el signo de Aries, la caída (en la posición opuesta) se encuentra en Libra.

La exaltación es donde un planeta ejerce una mayor influencia, mientras que la caída es una posición de debilidad con respecto a la función del planeta. La posición del signo directamente opuesta al signo de exaltación de un planeta se considera su caída.[4]​ En la astrología tradicional de origen greco arábico, cada planeta tiene:

  • Sol: exaltación en el signo Aries
  • Luna: exaltación en el signo Tauro
  • Mercurio: exaltación en el signo Virgo
  • Venus: exaltación en el signo Piscis
  • Marte: exaltación en el signo Capricornio[5]
  • Júpiter: exaltación en el signo Cáncer[6]
  • Saturno: exaltación en el signo Libra

Los domicilios, exaltaciones y caídas tradicionales se muestran en el cuadro siguiente:

Domicilios, exaltaciones y caídas[7]
Planeta Domicilio Exaltación Caída
Sol Leo Aries Libra
Luna Cáncer Tauro Escorpio
Mercurio Virgo, Géminis Virgo Piscis
Venus Libra, Tauro Piscis Virgo
Marte Escorpio, Aries Capricornio Cáncer
Júpiter Sagitario, Piscis Cáncer Capricornio
Saturno Capricornio, Acuario Libra Aries

TriplicidadEditar

La triplicidad es una de las cinco dignidades. Cada elemento (fuego, tierra, aire y agua) forma una triplicidad. Cada una de estas cuatro triplicidades consiste en tres signos zodiacales ubicados cada 120 grados y cada signo de la triplicidad es regido por un grupo de tres planetas. De acuerdo al astrónomo griego Claudio Ptolomeo,[8]

La triplicidad preserva acuerdo con un triángulo equilátero, y toda la órbita zodiacal está definida por tres círculos, a saber, aquel del equinoccio, y aquellos de los dos trópicos; los doce signos están, por lo tanto, distribuidos entre los cuatro triángulos equiláteros.
Tetrabiblos por Claudio Ptolomeo, siglo II a. C.

Estas triplicidades son las siguientes:

  • Primera triplicidad (o primer triángulo): Aries, Leo, y Sagitario;
  • Segunda triplicidad: Tauro, Virgo, y Capricornio;
  • Tercera triplicidad: Géminis, Libra y Acuario;
  • Cuarta triplicidad: Cáncer, Escorpión y Piscis.

Durante las horas diurnas (cuando el sol se encuentra sobre el horizonte) los planetas diurnos son los principales regentes y los planetas nocturnos los secundarios; en la noche, viceversa. Durante el día y la noche, los regentes participativos son de tercera importancia.[9]​ Lo anterior se muestra en el cuadro siguiente:

Triplicidades y regencias diurnas, nocturnas y participantes[10]
Elemento Signos Día Noche Participante
Fuego Aries, Leo, Sagitario Sol Júpiter Saturno
Tierra Tauro, Virgo, Capricornio Venus Luna Marte
Aire Géminis, Libra, Acuario Saturno Mercurio Júpiter
Agua Cáncer, Escorpio, Piscis Venus Marte Luna

TérminoEditar

Decanato o fazEditar

Un decanato o faz es una subdivisión en tres partes iguales de 10 grados de cada signo zodiacal. Al dividirse la eclíptica en 12 sectores de aproximadamente 30 grados, se generan 36 decanatos de 10 grados cada uno. Cada decanato en cada signo tiene su propia regencia.[11]

De acuerdo a la astrología caldea según Claudio Ptolomeo, los decanatos se asignan de la siguiente manera, empezando con el primer decanato de Aries y asignándole sucesivamente los siete planetas clásicos en el siguiente orden: Marte, Sol, Venus, Mercurio, Luna, Saturno y Júpiter, y se vuelve a empezar de nuevo.[nota 1]​ Este orden planetario, en el que el Sol se encuentra en el centro de la serie, con los planetas entre el Sol y la Tierra en un lado y los planetas exteriores en el otro lado, refleja la percepción de la velocidad del movimiento de cada planeta como se ve desde la Tierra. A esta regencia se le llama 'caldea'.

Existe otra forma de organizar los aspectos denominada regencia por triplicidad.

Dignidad modernaEditar

Ciertas dignidades han estado puestas en duda durante mucho tiempo. Algunas, incluso, sin contenido. A medida que se han ido realizando estudios serios sobre esta cuestión, durante el siglo XX, algunas se han replanteado totalmente.

Nicholas de Vore intenta encontrar una pauta lógica a las exaltaciones a través del ángulo existente entre los signos de regencia y el signo de exaltación. Esa relación existe, pues de hecho el ángulo es 120º ó 60º. Así Libra es la exaltación de Saturno, trígono con Acuario, regido por Saturno. Y Capricornio exaltación de Marte, sextil de Escorpio, del que Marte es corregente. Pero Libra está en cuadratura con Capricornio, el otro signo de Saturno y Capricornio también hace cuadratura con Aries, el otro signo de Marte, por lo que la teoría falla.[13]

La astrología moderna le ha asignado a cada signo un planeta que cumple arquetípicamente con el significado del mismo desplazando a regentes clásicos como Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Júpiter en 5 signos (Virgo, Libra, Escorpio, Acuario, Piscis)

Signo Regente verdadero Corregente Detrimento moderno Detrimento clásico Exaltación Caída Comodidad planetaria[14]
Aries Marte Ninguno o Plutón Eris Venus Sol Saturno Júpiter
Tauro Venus Ninguno o Eris Plutón Marte Luna Urano Júpiter, Saturno, Neptuno, Ceres
Géminis Mercurio Ninguno o Ceres Júpiter Júpiter Ceres Eris[15] Urano
Cancer Luna Ninguno o Sol Saturno Saturno Júpiter Marte Venus, Neptuno, Ceres
Leo Sol Ninguno o Luna Urano Saturno Neptuno Plutón Marte, Júpiter, Venus
Virgo mercurio Mercurio Neptuno Júpiter Mercurio[16] Venus Saturno, Urano
Libra Eris Venus Marte Marte Saturno Sol Mercurio, Urano, Neptuno
Escorpio Plutón Marte Venus Venus Urano Luna Mercurio
Sagitario Júpiter Ninguno o Neptuno Mercurio Mercurio Eris Ceres[17] Sol, Luna, Marte, Venus
Capricornio Saturno Ninguno o Urano Luna Luna Marte Júpiter Mercurio, Ceres
Acuario Urano Saturno Sol Sol Plutón Neptuno Mercurio, Eris
Piscis Neptuno Júpiter Ceres Mercurio Venus Mercurio Luna, Sol

Según algunos astrólogos todos los signos zodiacales tienen dos planetas regentes, uno dominante y más compatible con la energía del signo, otro menos potente y que se manifiesta con más frecuencia a nivel inconsciente junto al planeta dominante. Es decir, el planeta corregente no es exclusivo de Virgo, Libra, Escorpión, Acuario y Piscis, sino se convierte en algo propio de todos los signos.

Signo Regente Corregente
Aries Marte Plutón
Tauro Venus Eris
Géminis Mercurio Ceres
Cancer Luna Sol
Leo Sol Luna
Virgo Ceres Mercurio
Libra Eris Venus
Escorpio Plutón Marte
Sagitario Júpiter Neptuno
Capricornio Saturno Urano
Acuario Urano Saturno
Piscis Neptuno Júpiter

A los planetas en astrología moderna se les asigna un elemento más afín al igual que a los signos. En el siguiente cuadro veremos a los planetas correspondientes:

Elemento Planetas
Fuego Marte, Sol, Júpiter
Tierra Venus, Ceres, Saturno
Aire Mercurio, Eris, Urano
Agua Luna, Plutón, Neptuno

NotasEditar

  1. En la astrología, el Sol y la Luna se designan como 'luminarias' y se asumen como 'planetas'.[12]

ReferenciasEditar

  1. Lilly (1647): 101.
  2. «La función de las dignidades en la astrología helenística». www.astrologie-zentrum.net. Consultado el 2 de febrero de 2020. 
  3. Dumón, Eloy R. Manual de astrología moderna, 5ª ed., Kier, 1999, ISBN 950-17-0531-5, 9789501705317, 473 páginas, pag. 395
  4. «Ptolemy's Tetrabiblos: Book the First: Chapter XXII. Exaltations». www.sacred-texts.com. Consultado el 4 de mayo de 2020. 
  5. «Ptolemy's Tetrabiblos: Book the Second: Chapter III. The Familiarity of the Regions of the Earth with the Triplicities and the Planets». www.sacred-texts.com. Consultado el 4 de mayo de 2020. 
  6. «Ptolemy's Tetrabiblos: Book the First: Chapter XXIII. The Disposition of the Terms». www.sacred-texts.com. Consultado el 4 de mayo de 2020. 
  7. Gansten (2018): 171.
  8. «Ptolemy's Tetrabiblos: Book the First: Chapter XXI. The Triplicities». www.sacred-texts.com. Consultado el 4 de mayo de 2020. 
  9. Gansten (2018): 175.
  10. Gansten (2018): 176.
  11. Lilly (1647): 103-104.
  12. Leo (1913): 37.
  13. De Vore, Nicholas, Encyclopedia of astrology, Philosophical Lib., 1957, 435 páginas, pag. 110
  14. La comodidad planetaria se refiere a planetas que no están exaltados pero con cierta afinidad al signo (ejemplo: Saturno en Tauro se encuentra cómodo al ser el fijo de Tierra y ser un signo práctico mientras Venus en Capricornio está peregrino por las restricciones de Saturno sin estar incómodo).
  15. En Géminis, el planetoide Ceres es corregente y al mismo tiempo esta en exaltación.
  16. Mercurio es corregente y está exaltado en Virgo siendo las cualidades mercuriales muy visibles en virginianos.
  17. El planeta enano Eris esta en exaltación en Sagitario al ser el planeta emparejado con Venus. Cumple la simetría de la exaltación de este último planeta en Piscis.

BibliografíaEditar