Discusión:Luis Emilio Recabarren

Discusiones activas

Crítica cultural de RecabarrenEditar

Luis Emilio Recabarren, a poco tiempo de llegar a Iquique, publica El Bonete, Criticando la hegemonía cultural en la cual se había sumido el pueblo iquiqueño, un ejemplo es este extracto de su compromiso con la lucha cultural, PEDANTERÍA RELIGIOSA I:

"Yo he buscado a Dios en Iquique. Una noche me propuse recorrer todos los prostíbulos públicos y clandestinos. Uno por uno los fui visitando, en alas de mi imaginación. Había en ellos centenares de niñitas hermosas, muy jovencitas, cuyas modalidades y costumbres estaban ya, ¡en tan corta edad! muy relajadas, tanto que producía repugnante lástima. Muchas de esas niñitas estaban prostituidas por sus propias madres, convertidas en rufianes. Miré en esas niñitas sus rostros alegres, y vi en ellas la ausencia absoluta del poder de ese Dios imaginado por el clero. Si Dios existe y es poderoso, ¿cómo no da una prueba de su poder y de su bondad impidiendo la prostitución de tanta niñita en su edad temprana? Bastaría que Dios, (al existir) inspirase el sentimiento de la honestidad para detener la corrupción". El Bonete, Iquique 18/enero/1913.

De esta forma dejaba expuesto ante las miradas a las instituciones que cumplían con ese rol de reproducción social:

"Pero supongamos que Dios no venga a la tierra porque tiene acá sus iglesias y sus representantes autorizados y dotados del poder suficiente ¿cómo es, entonces, que mientras las iglesias aumentan su radio de acción, aumentando sus escuelas, sus templos, sus diarios y revistas, y predicadores y sus asociaciones, a la vez que cada día disponen de mayores recursos de dinero y de poder, como es, digo, que las iglesias no son capaces de impedir el desarrollo del mal y de la perdición de tantas niñitas que podrían ser útiles a la humanidad? ¿Dos mil años no son suficientes para adquirir un poder capaz de inspirar el bien? Todo esto prueba, irrefutablemente, que Dios no existe. Pero más que todo prueba que las iglesias carecen de poder y de influencia moral para detener el mal

La causa de esta incapacidad consiste en que las iglesias no tienen por base una doctrina justa y sabia capaz de apoderarse del cerebro y del corazón de todos los seres humanos, para impulsarlos a obrar bien. Si las personas buenas quieren ayudar a moralizar los pueblos desmoralizados, no deben recurrir al concurso de las iglesias. Es necesario buscar el poder regenerador muy lejos de las iglesias. Continuaremos tratando este tema" El Bonete, Iquique 18/enero/1913. --190.44.17.90 (discusión) 04:53 3 mar 2021 (UTC)<Recabarren, L.E. en "Escritos de Prensa">

Volver a la página «Luis Emilio Recabarren».