Abrir menú principal
Luchadores de pancracio. Copia de un original griego.

Dorieo de Rodas (ca. finales del siglo V a. C.) fue un atleta rodio, vencedor de pancracio en tres ocasiones entre los años 432 a. C. y 424 a. C., en los Juegos Olímpicos, Nemeos (siete victorias), Ístmicos (8 victorias) y Píticos.[1][2]

Era miembro de una familia noble de la ciudad de Ialisos, los Diagóridas, e hijo de Diágoras de Rodas, célebre por conseguir en varias ocasiones el premio otorgado al ganador de los cuatros Juegos: Olímpicos, Ístmicos, Nemeos y Píticos. A consecuencia de la guerra civil, se exilió de su ciudad y pasó a ser ciudadano de Turios, en la Magna Grecia.[3]

Dorieo luchó en la Guerra del Peloponeso. En el invierno de 412-411 a. C., Dorieo zarpó del Peloponeso con el espartano Hipócrates, al mando de diez naves de Turios, y con otros dos comandantes, uno laconio y el otro siracusano, arribaron a Cnido, que se había rebelado contra Atenas, a instigación del sátrapa persa Tisafernes. La flota del navarco espartano Astíoco destacada en Mileto, al enterarse de su llegada vigilaron Cnido con sus naves.[4]​ En el verano del 411 a. C., los pelolonesios acantonados en Mileto se quejaban de que no habían recibido la soldada prometida por Tisafernes, y que si no se libraba una batalla naval decisiva o no se iban a un lugar donde conseguir víveres, los hombres abandonarían las naves. Culpaban a Astíoco. Los marineros turios y siracusanos , en su mayoría de condición libre, lo asaltaron para exigir su soldada. Astíoco los amenazó e incluso levantó el bastón contra Dorieo, que defendía a sus marineros.[5]

En el 395 a. C., al mando de la flota de la Liga de Delos estaba Conón, que pactó con los diagóridas, aunque éstos eran aliados naturales de Esparta, y quitó a estos el control de esta importante base naval.

Fanóstenes, fue nombrado estratego en 407 a. C. para sustituir a Conón. Le enviaron a la isla de Andros con cuatro naves y se tropezó casualmente con Dorieo. Apresó las naves y a su tripulación, que fue encarcelada en Atenas. A Dorieo, antiguo desterrado de Atenas y Rodas, condenado a muerte él y su familia por votación de la Ekklesía (asamblea ateniense), lo perdonaron y soltaron sin rescate.[3]

Unos meses después Conón alentó una revuelta interna que derrocó y asesinó a los diagóridas e instauró un régimen democrático en la polis rodia, más del agrado de los atenienses, que junto a beocios, argivos y corintios iniciaron ese año la llamada guerra de Corinto. Los espartanos se enteraron del pacto acordado, y en represalia dieron muerte a Dorieo que viajaba por causas desconocidas por el Peloponeso, según cuentan Pausanias[6]​ y el desconocido Historiador de Oxirrinco.[7][nota 1]

Pausanias menciona las estatuas esculpidas por el escultor megarense Calicles, de Dorieo, su padre y sus hermanos Acusilao y Damageto, en Olimpia.[8]

NotasEditar

  1. El Historiador de Oxirrinco es un desconocido que recibe ese nombre porque se encontraron fragmentos de su obra entre los Papiros de Oxirrinco. La parte recuperada se refiere a combates navales durante la guerra jónica (última fase de la guerra del Peloponeso) y a los orígenes y estallido de la guerra de Corinto entre los años 397 y 395 a. C.

ReferenciasEditar

  1. Escamilla y Albert: op. cit., pág. 29.
  2. Pausanias, Descripción de Grecia, VI, 7, 1.
  3. a b Jenofonte, Helénicas, I, 5, 18.
  4. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso, VII, 34, 1-2.
  5. Tucídides, VIII, 84, 1-2.
  6. Pausanias, VI, 7, 6.
  7. Fornis: op. cit., pp. 58 y 59.
  8. Pausanias, VI, 7, 2.

BibliografíaEditar

  • Escamilla, P. y Albert, P. S. (1968). Los Juegos Olímpicos. Ed. AFHA Internacional. 
  • Fornis, César (2008). Grecia Exhausta. Ed. Vandenhoeck & Ruprecht. ISBN 3-525-25286-2.