Duarte Coelho

explorador portugués

Duarte Coelho (Miragaia, ca. 1485-Portugal, 7 de agosto de 1554) fue un noble, militar y administrador colonial portugués. Fue el primer capitán donatario de la capitanía de Pernambuco y fundador de Olinda. Era hijo de Gonzalo Coelho, marino y explorador de origen portugués

Duarte Coelho
Duarte-coelho-pereira-2-10-03-1534.jpg
Información personal
Nacimiento 1485 Ver y modificar los datos en Wikidata
Oporto (Portugal) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 7 de agosto de 1554 Ver y modificar los datos en Wikidata
Olinda (Brasil) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Portuguesa
Familia
Padre Gonzalo Coelho Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Beatriz de Albuquerque (desde 1530) Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Explorador Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Capitão do donatário (desde valor desconocido) Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Era hijo bastardo de una antigua familia, de nobles agrarios de Entre Douro e Minho. Sin tener un hogar organizado, fue criado por una tía materna, que era priora del Monasterio de Vila Nova de Gaia. Su padre, Gonçalo Coelho, era secretario de la Real Hacienda y comandante de la expedición portuguesa al Brasil en 1503, que acompañó Duarte. Su madre, Catarina Anes Duarte, era plebeya. En 1506, viajó a la India en la armada de D. Fernando Coutinho. Entre 1516 y 1517 fue embajador en Siam (hoy Tailandia); y, visitó China, en 1521, logrando la construcción de la iglesia de Nuestra Señora de Oiteiro en Malaca. Regresó a Portugal en 1527. En 1531 fue enviado de nuevo a la India. En 1532, recibió el mando de una flota, para expulsar a los franceses de la costa brasileña. Por sus servicios recibió el 10 de marzo de 1534, la donación de 95 km de costa de Brasil, en los actuales Estados de Pernambuco y Alagoas, en la capitanía de Pernambuco, o Nueva Lusitania.[1]

Al llegar a una factoría, en Pernambuco, el 9 de marzo de 1535, acompañado por su esposa, doña Brites de Albuquerque, su hermano Jerónimo de Albuquerque, y familiares, y además de familias del norte de Portugal. Ellos fueron a probar suerte en el desarrollo de la industria azucarera.

La historia dice que llegaron a las costas de Santa Cruz del canal, donde había un núcleo de asentamiento en el Puerto de San Marcos. Avanzó a la desembocadura del río Igaraçu donde fundó la villa del mismo nombre; y, lucha con los originarios. Construyó la Iglesia de los Santos Cosme y Damián, la primera en Brasil, dándosela a la administración de la ciudad Gonçalves Afonso, y se dirigió hacia el sur.

Con la ayuda de Vasco Fernandes Lucena, que había trabajado allí con Tabajaras en 1537, se trasladó a un pueblo vecino con la ciudad de Olinda. Lugar muy bello, especialmente la parte superior, con una gran vista del mar. La leyenda cuenta que el beneficiario habría exclamado: ¡Oh, qué hermosa vista para fundar un pueblo! Así, el pueblo fue elevado a ciudad, el 12 de marzo de 1537.

La nación de Caeté Marim fue la más belicosa de la región, por esa razón, Duarte Coelho se unió a ellos. Y logró consolidar la capitanía, instalando cultivos de caña de azúcar, y los primeros ingenios de tabaco y de algodón.

Muchas fueron las luchas entre indios y colonos de Duarte Coelho. Después de la boda de su hermano Jerónimo de Albuquerque con la hija del jefe de Tabajaras, Doña María del Espíritu Santo, los indios se aquietaron. Alcanzada la paz, siguió siendo una preocupación con los franceses, lo que llevó a Duarte Coelho a enviar barcos a lo largo de la costa y comenzar la exploración del río Sao Francisco.

Él de manera sistemática, sentó las bases de la industria azucarera. Así, trajo nuevas técnicas de fabricación del producto, con los maestros especializados de la isla de Madeira. Y, sobre todo, garantizó la trata de esclavos, para financiar la empresa. Buen organizador, trató de arreglar a los colonos creando plantaciones, importando negros de Guinea, dominando las naciones rebeldes y protegiendo a sus amigos. Bajo su guía, Pernambuco prosperó económicamente, sobre la base de familias burguesas y de la aristocracia de la región norte de Portugal.

Desde 1549, Brasil era dirigido por un Gobernador General. Los beneficiarios tenían que pagar sus impuestos. La sede del Gobierno General era Salvador de Bahía. El 24 de noviembre de 1550, sin embargo, Duarte Coelho fue eximido de la jurisdicción del primer Gobernador General Martim Afonso de Sousa.

En 1554, Duarte regresó enfermo a Portugal, donde murió, dejando el mando a su esposa doña Brites. Había manejado su Capitanía, durante casi 20 años. En el momento de su muerte, dos de sus hijos que estudiaban en Portugal, no llegaron inmediatamente a Brasil. Cuando llegaron, dieron un poco de ayuda en la gestión de la propiedad. Y, el gobierno tuvo que asumir la Capitanía, con la ayuda de su hermano, Jerónimo de Albuquerque.

A partir de 1560, Duarte Coelho fue sucedido por sus dos hijos, Duarte Coelho de Albuquerque y Jorge de Albuquerque Coelho. Sin embargo, en 1565, Jorge regresó a Portugal, y Duarte en 1572. Ambos se incorporaron al ejército del rey Sebastián I, que estaba avanzando en África. Ambos resultarían gravemente heridos tras la batalla de Alcazarquivir, el 4 de agosto de 1578, y nunca retornarían a Brasil. El último concesionario de la Capitanía sería Duarte Coelho de Albuquerque (1591 a 1658), hijo de Jorge.

ReferenciasEditar

  1. «Duarte Coelho». basilio.fundaj.gov.br. Consultado el 10 de junio de 2022.