Edad biológica

periodo en el desarrollo humano

La edad biológica es considerada como un indicador del estado real del cuerpo. A diferencia de la edad cronológica que solo se basa en el tiempo que ha pasado desde el nacimiento, la edad biológica se corresponde con nuestro estado funcional interno y es un concepto fisiológico que informa sobre el envejecimiento de nuestras células, tejidos, órganos y sistemas. La mayoría envejece a una tasa de año biológico por año cronológico. Dependiendo de la genética y/o estilo de vida que se lleve la edad biológica podría ser mayor o menor a la cronológica. Las personas con una edad biológica inferior a la cronológica corren un menor riesgo de mortalidad y de sufrir enfermedades relacionadas con la edad.

Según explica Mercedes Samaniego: «la edad biológica es la 'edad del organismo', la que tienen las células y los órganos de nuestro cuerpo. Una persona de 60 años pero con una edad biológica de 50 años, tendría, en principio, menos enfermedades de las que le 'corresponderían' por edad ya que la edad de sus órganos es, en principio, de un individuo más joven».

El tiempo no afecta a todos los seres humanos de igual modo. Unos envejecen más rápido que otros, por ejemplo, se les notan antes más las arrugas o desarrollan demencias u otras enfermedades asociadas al envejecimiento en diferentes tiempos. Es importante definir el concepto de “edad biológica”, que no mide el tiempo que ha pasado desde nuestro nacimiento, sino lo envejecidos que estamos molecularmente frente a un modelo estandarizado.

La edad biológica de algunas partes de nuestro organismo podría diferir. El cerebro, hígado, corazón y tus pulmones pueden tener diferentes edades biológicas. Así como cada persona puede envejecer diferente, de igual modo, dos órganos con funciones diferentes y con una expresión génica distinta podrían envejecer de manera divergente.[1][2]

Medición de la edadEditar

La edad se expresa generalmente como un número entero de años en adultos, adolescentes y niños. En bebés, puede expresarse en meses, semanas o días según cuál sea la unidad más significativa. En embriones y fetos, se considera como edad el tiempo transcurrido desde la concepción, y se expresa comúnmente en meses o en semanas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar